Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 9-9-19, 17:49

Floren (2019-09-09 17:49:55) : Papa Francisco, ¿pastor o gobernante? http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/09/el-papa-francisco-pastor-o-gobernante.html

José María Rosell (2019-09-01 21:51:18) : Pequeño video que explica de forma sencilla las inmatriculaciones de la iglesia: https://youtu.be/Dl8Jcu8zWe8

Equipo Atrio (2019-07-26 22:56:17) : Un excelente programa colombiano de TV: MARIA MAGDALENA, UNA LEYENDA HECHA MUJER... por Carmiña Navia.

Floren (2019-04-24 11:45:39) : LA VERDAD DE LA PASCUA. http://cartujoconlicencia.blogspot.com/2019/04/la-verdad-de-la-pascua.html

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

5022 Artículos. - 80638 Comentarios.

¡¡Indignaos!!

El 13 de enero de 1896, Émile Zola, célebre escritor francés, escribía en el diario “l’Aurore” un artículo que hizo historia J’accuse donde increpaba no únicamente al gobierno francés por el asunto de Albert Dreyfus –capitán condenado sólo por ser judío– sino también al mundo intelectual. ¿Qué ha sido de los intelectuales? ¿Quiénes son?

          Pues bien, el día 10 de octubre de 2010, en Francia se publicaba un panfleto con el título ¡INDIGNAOS! (Indignez-vous!). Una tirada de 8.000 ejemplares que hoy día, en el mes de enero, ha llegado a más de 1.000.000. Ha sido publicado por una editorial pequeña, llamada “Indigène” (Indígena) y en su colección denominada Los que caminan contra el viento. Expresión que los indios Omaha dan a los indios Sioux con quinees están vinculados. Una editorial que quiere romper con las lógicas mercantilistas, proteccionistas, estandarizadas. ¿Qué ha pasado?

          El autor nonagenario (93), coautor de los derechos universales del hombre (1948), miembro muy importante de la resistencia francesa (1944), prisionero en dos campos nazis (1944), de los cuales se evadió. Del primero, tuvo que regresar, pero la segunda vez pudo conseguirlo y encontrarse con su esposa e hijos en Paris. Es Stéphane Hessel. La prensa española aunque con poca resonancia ha hablado de este librito. La traducción se está haciendo en muchos idiomas.

          Su inquietud la ha plasmado en este opúsculo ¡INDIGNAOS! (de hecho 12 páginas) para hacer reaccionar a la gente. De forma particular, a la juventud.

          El motivo que le llevó alistarse en la resistencia francesa fue la indignación del orgullo nazi con sus atrocidades. La Resistencia le dio una escala de valores o axiología. Considera que aún son actuales ya que el gobierno francés no los ha llevado a cabo. Es preciso, por lo tanto, volverse a indignar. Es la indignación que quiere transmitir a la juventud y a la edad de la primera madurez. Y anima: Tomad el relevo, indignaos!!

          En la página 11 expresa: Los responsables políticos, económicos, intelectuales y el conjunto de la sociedad no han de dimitir ni dejarse impresionar por la actual dictadura internacional de los mercados financieros que amenazan la paz y la democracia.

          Recuerda que en el 1917 con la revolución bolchevique, se le tuvo demasiado miedo. Y este miedo llevó a realizar atrocidades extremas. Se perdió el espíritu. Como en tantas otras revoluciones cuando el egoísmo o egocentrismo, magnifico punto de partida, se toma el mismo como finalidad, entonces se pierde el espíritu de la revolución. O de la indignación. Entonces la paz, el progreso, la hominización desaparecen para dar lugar a las dictaduras de toda clase. Esto es indignante. Como lo es también la guerra de Argelia, las matanzas de Stalin como tantos otros totalitarismo y hecho inhumanos.

          Así y todo, siguiendo las ideas de Hessel, es preciso poder mirar la historia con otros ojos. Los progresos hechos por la libertad, la competición como solidaridad, la carrera de ser más que de tener. Todo esto puede parece un huracán destructor, pero no hace perder la sensibilidad humana, todo lo contrario.

          Es cierto que hoy día, continúa expresando Hessel, las razones para indignarse pueden no ser tan limpias y más complejas. No es fácil distinguir todas las corrientes actuales de gobierno, una interdependencia global, una dictadura de materias primas, un monopolio financiero. Vivimos, por vez primera afirma, en una interconectividad como nunca. No tenemos experiencia. Hay muchos asuntos insoportables. Ante todo, hay dos retos muy importantes, continúa Hessel, el abismo entre muchos pobres y muchos ricos. Como los derechos del hombre y el estado del planeta.

          Ante esto, hace el llamamiento contra la indiferencia, la peor de las actitudes actuales. Anima a buscar para poder encontrar caminos nuevos ante No puedo hacer nada…. Y escribe: Comportándoos así, perdéis uno de los componentes especiales que hacen ser humano. Uno de los comportamientos indispensables: la facultad de indignación y compromiso que es la consecuencia. .

          Y el panorama lo podemos ampliar de acuerdo con nuestro prisma y con autores de casa que escriben como Giner El futuro del capitalismo (2010) o Verdú El capitalismo funeral (2010) o Majó, Después de tocar a fondo (2010).

          El panfleto hessseliano, como los autores citados, entre otros, muestran la indignación como rebelión. Hay toda una sublevación contra las diversas dictaduras y no digamos la del mundo financiero. El mayor peligro es la resignación, la indiferencia. Cosa que no pasa en el mundo norte africano, como la prensa nos indica.

          Es precisa una rebelión optimista y humana. Evitando el cinismo del poder político de Israel que ante una manifestación pacífica de los palestinos por las tierras ocupadas, llego a exclamar: Esto es terrorismo no-violento. Lo recuerda Hessel con indignación a propósito de Palestina, visitada por él en el 2009. Y aboga por la no-violencia y por una insurrección pacífica.

          Hessel nos predica un cierto radicalismo, pero construido en tono a un proyecto común. No expresa una utopía revolucionaria que no pudiera cumplirse, sino ofrece encontrar una esperanza. Po esto, este librito ha tenido tanta resonancia. Es fruto de la experiencia y no de la especulación. El editor que cierra el librito con un resumen de la vida de Hessel, afirma que el opúsculo ha tenido tanto éxito porque no se trata de dinero sino de ideas. .

          Es muy cierto que hoy día el peor enemigo de todo tanto en la juventud como en las masas es la indiferencia ante la primera década del siglo XXII, llena de atrocidades de toda clase. La insensibilidad ante ciertas autoridades y muchas otras situaciones. Es preciso indignarse ante cierta prensa, de ciertas emisiones de radio como de algunas cadenas televisivas. Es preciso no perder la sensibilidad del entorno. Comprometerse en el que se pueda actuar de acuerdo con los talentos de cada uno, la edad, las circunstancias y sobre todo sin perder nunca la esperanza.

          Por eso Hessel exclama al final de sus doce páginas:

          CREAR ES RESISTIR Y RESISTIR ES CREAR

          Y al final nos toca preguntarnos: ¿Qué cosas o situaciones son las que nos indignan más ¿A qué debemos resistir o qué debemos de crear?

 

[Madrid, 27-1-2011. (EUROPA PRESS). – El próximo 22 de marzo, Ediciones Destino publicará ‘¡Indignaos!‘, el libro de Stéphane Hessel que ha despertado un insólito fenómeno de lectura en Francia, donde ha vendido más de un millón de ejemplares y lleva tres meses encaramado en las listas de ventas.

José Luis Sampedro unirá sus reflexiones a las de Hessel, con un texto exclusivo para la edición española. En este libro, Hessel invita, sobre todo a los jóvenes, a desperezarse y a cambiar la indiferencia por una indignación activa, por la “insurrección pacífica”. NdR]

 

10 comentarios

  • Josemi

    Hessel insta a los jóvenes franceses y, presumiblemente, el resto de sus lectores a recuperar el espíritu de resistencia que hubo durante  el nazismo, al rechazar el insolente y egoísta poder del dinero y los mercados y a defender los valores sociales de la democracia moderna. En la página 11 de su libro escribe : “la razón fundamental de la resistencia fue la indignación. Nosotros, los veteranos de ese movimiento, pedimos a las jóvenes generaciones  volver a vivir los mismos ideales. Lo que no hace es dar soluciones, sino analiza los problemas que ve en la sociedad, “traten de encontrar ustedes ¿cuál sería la solución.” También dice que las razones para indignarse en el complejo mundo de hoy puede parecer menos clara que en los días del nazismo, sin embargo, “busca y encontrarás”. Libro interesante y que se vende bien en Francia. Aunque no es del todo la idea que expresa el autor, hay quien, interesadamente, localiza con inmediatez a quien va dirigida su critica, que en mi opinión es más general que particular. Curioso que un señor en el ocaso de sus días sensibilice de esta forma a los jóvenes.
     
    Au revoir.

  • Antonio Vicedo

    – No sé, si somos tan conscientes como sería deseable al recibir los resultados del análisis de  la realidad que nos envuelve. 
     Por una parte estamos manteniendo un estado de infantilismo que frena todo avance hacia una adultez responsable demostrada en situaciones en las que la libertad real nos lo permite. 
    Se recurre al estado de ánimo concretado en la indignación frente a unas condiciones que están originando y manteniendo ese desajuste relacional en grado de casi imposibilidad de hacer nada por el logro de un cambio efectivo. 
     Nos sacuden  y alteran ciertas CONSECUENCIAS cuando nos son adversas, como llora el bebé cuando tiene apetito o le molesta la suciedad, pero todo se apacigua cuando chupamos teta y nos quedamos saciados,  y nos asean, aunque los bebes de nuestro entorno , o los de otros más lejanos, gritan, o no pueden ya hacerlo,  por extrema necesidad de supervivencia.
    ¿Cuándo nos daremos cuenta de que el problema es cultural; de promoción natural; de lograr cotas de auténtica realidad PERSONAL; de llegar a ser y considerar a los demás  SUJETOS LIBRES y también RESPONSABLES de nosotros mismos y también,  en la medida de nuestras POSIBILIDADES,  de TODOS LOS HUMANOS? 
     No creo que sea la indignación a la que hay  que apelar, si previamente,  no se ha adoptado y propuesto, con medidas eficaces,  la acción comprometida de un radical cambio de mentalidad  y actitud propias, superando individualismos  o  gremialismos ciudadanos,  con apertura a lo humano universal. 
     ¿Vale indignarnos con los demás desde la complicidad, más o menos consciente y libre,  con las causas que provocan aquello que nos indigna?

    ¿Por dónde encontramos asumidos y valorados los criterios y prácticas de limitar nuestras apetencias de tener, valer y poder, si encontramos posibilidad particular de lograrlas, mientras otros, que nos las favorecen, no las pueden disfrutar ni en grado de pura supervivencia? 

     Claramente  ¿Cómo valoramos,  practicamos, justificamos o explicamos  el estar mejor que los demás, por encima de ellos, y lográndolo a costa de su debilidad o carencias?  
    Dentro de un entorno que ofrece posibilidades de promoción en notable nivel de bien estar ¿Cómo está valorado y promocionado el nivel de pobreza,  condición indispensable para que los bienes del planeta nos permitan a TODOS LOS HUMANOS subsistir  con dignidad  personal?
     A esto nos conduciría una actitud adulta en la que las relaciones interpersonales  fueran una concreción del AMOR MUTUO,   abierto a la sociabilidad universal.
    ¿Pero es este el campo en el que se desarrolla nuestra humana cultura desde la familia hasta la ONU?
     ¿Nos hemos planteado de verdad, por qué los poderosos lo son, siendo, de suyo, tan débiles  y pequeños, como cualquier otro ser humano, si no cuentan con la complicidad de sus débiles víctimas?  ¿Entonces, cómo y de qué o contra quien nos indignamos?

  • pepe sala

    Muy oportuna información, Gabriel, que a muchos-as nos ¡¡ indigna !!
     
    Ayudaré un poco al cabreo, con la sana intención de que se sepa la realidad que nos lleva a una situación kafkiana:
    —-
    “” Es decir, podemos concluir que representando entre ambos al 14 por ciento de los asalariados en España y al 17 por ciento de los asalariados andaluces, UGT y CCOO son intermediarios de la mayoría de las políticas relacionadas con el empleo y la formación para todos los españoles y andaluces sin que sepamos por qué no tendrían que limitarse a recibir el porcentaje adecuado de ellas, no casi la totalidad. La argucia de eliminar a los demás sindicatos con un “listón” preparado ad hoc se lo permite. “”
    —–
    Y como la información proviene de un enlace ” sospechoso”, tendré que decir aquello de ” la verdad es la verdad, dígala Agamenón o su porquero”.  Además está respaldada por documentos oficiales:
     
    http://www.libertaddigital.com/nacional/ugt-y-ccoo-dependen-de-las-subvenciones-las-cuotas-no-costean-sus-actividades-1-1276374919/
     
    ( Aclaro que para mí no es ” sospechoso” ningún enlace, ni siquiera la Wikipedia, a la que considero muy bien documentada en la mayor parte de lo que ofrece. El hecho de que otros consideren la Wikipedia como poco fiable, puede estar relacionado con el hecho de que no escribe lo que se quiere leer y es mucho más sencillo descalificar lo que no nos gusta leer que tratar de reflexionar sobre la posibilidad de estar equivocados.)
     
    Buenas tardes.

  • Gabriel Sánchez

    ¿PREGUNTA, DEBERIAMOS INDIGNARNOS CON ALGO COMO ESTO?…
    “Habemus Pacto” O, “(…) nos están meando y dicen que llueve”.
    privatizaciones,… flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez
    Madrid, 3 de febrero de 2011
    “Tuvimos que asustar a la población para, tranquilizar a los mercados”.
      El   Roto:
    Se consumó la traición, estamos a la espera de que nos digan donde hay que depositar los impuestos del rescate, porque el beneficiario ya lo conocemos, la patronal.
    En toda negociación las partes deben ceder algo para conseguir alguna de sus pretensiones. Por mucho que pienso no encuentro que ha cedido el gobierno socialdemócrata que preside José Luis Rodríguez Zapatero, tampoco sé que ha cedido el Presidente de la Patronal (CEOE) Juan Rosell, tengo la impresión de que los trabajadores somos como las putas —  sin ánimo de ofender a las profesionales o no, que ejercen este antiguo y noble oficio —, que  además ponemos la cama, solo para el goce de los señores y sin retribución a cambio, por el servicio prestado.  El chulo, estaría representado por CCOO y UGT   que son los que cobran, en liberados, en locales, en millones de euros, y en fotos con el poder , que parecen gustarles. Lo siento por los compañeros que aún están en esos sindicatos amarillos, al servicio del capital.
    He escuchado en la cadena SER a los contertulios de Hora 25, cosas bastantes aclaratorias de por dónde van los tiros, por ejemplo estas afirmaciones:
    -. “El acuerdo es bueno para el Gobierno, los Sindicatos y la Patronal” (sic).
    Yo me pregunto ¿y los trabajadores?, ¿qué pasa con ellos?, se me contestará que, ya están representados en los Sindicatos. Eso no es cierto, otros están en otros  sindicatos de clase, no vendidos al capital y la mayoría de los trabajadores no están sindicados y, visto el panorama ni falta que hace, al menos en estos sindicatos.
    Otra de las mentiras que encierra ese comentario es que, no puede ser cierto que dos fracciones enfrentadas por intereses irreconciliables pueda ser bueno para los dos bandos, si es bueno para la patronal, es malo para la clase obrera y, viceversa. Como dice Wilhelm Reich en su ensayo, “La fuerza productiva del trabajo” (1927):
    “(…) El capital y el trabajo no pueden coexistir “pacíficamente”, salvo que la explotación aparezca enmascarada a los ojos de los explotados”.
    Está claro que todo lo que se dice sobre el “Pacto” es mentira y mienten a sabiendas de lo que están haciendo, a saber:
    1)                La crisis no la han producido los trabajadores, han sido los capitalistas.
    2)                El sistema de las pensiones no corre ningún peligro, lo saben y mienten.
    3)              Saben que si presentan el Gran Pacto como algo que se verá en el futuro están empleando la estrategia de la gradualidad, que dice:
    Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez”.
    Noam Chomsky
     

    Un abrazo…y el baile apenas empezo, así que ajustar el cinturon…Gabriel

  • Compromiso… SÍ !!!!
    Pero no como fruto de la indignación estéril y charlatana sino de la serenidad alerta y responsable. Difícil, no cabe duda, pero posible.

  • oscar varela

    Merde!
    et apres,
    quoi?

  • oscar varela

    Merde!

    et apres,

    q0i?

  • Guillermo

    Y sí hay muchos motivos para indignarse, aunque ahora yo y otros estemos muy cómodos en nuestros sillones y frente a un ordenador, si abro una pagina informativa cómo no me voy a indignar. Cuando los mercados empobrecen a las personas, cuando hay tanta falta de justicia y libertad en tantos lugares no muy lejanos a nosotros, cuando sufren tantas personas como nosotros.
    Yo, aunque más joven, que Stéphane Hessel, viví el nazismo, mi país fue ocupado y por consiguiente se aplicaban las injustas leyes que se implantaron en Alemania. En la mayoría de los casos la indignación y la rabia iban por dentro, hasta ahogarnos, manifestarla exteriormente era un suicidio pero hubo valientes que sí la exteriorizaron, a algunos no los volví a ver, pero me dejaron un recuerdo  imborrable, y sinceramente hoy mismo les estoy recordando.

  • Julián Díaz Lucio

    Estoy totalme nte de acuerdo con Hessel que el peor enemigo ante la situaición actual es la indiferencia tanto en la sociedad como en la misma Iglesia. Y que el camino es resistir y crear, más allá de las normas y de lo políticamente correcto. Y si en esta tarea nos unimos, se alcanzarán muchas más cosas.

  • Guillermo

    Me parece muy significativo esto que dice Stéphane Hessel: Pero en ese mundo, hay cosas insoportables. Para verlas, hay que mirar bien, hay que buscar. Digo a los jóvenes: buscad un poco, las vais a encontrar. La peor de las actitudes es la indiferencia, decir: yo no puedo hacer nada, a mí ya me va bien. Comportándoos así perdéis uno de los elementos esenciales que nos hacen humanos: la facultad de indignación y de compromiso que es su consecuencia”. Algo que pienso de lo que carecemos en nuestras sociedades, yo también me incluso, aunque hubo un tiempo, siendo más joven en que sí vivi esa indignación y me comprometí  consecuentemente.
    Un abrazo.

Responder a Guillermo Cancelar comentario