• A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

5843 Artículos. - 93545 Comentarios.

Esperanza en tiempos de crisis: ¡Adelante 2011!

 Terminó 2010. Esta mañana mirando las altas cumbres en las que se respalda mi pueblo recordé algo que nos regaló Luis Troyano hace ya un par de años:

“Si somos sólidos como montañas, los agentes exteriores difícilmente nos perturbarán. No vale intentar evadirse, vale reconocer la realidad serenamente. Y a partir de esa realidad actuar en nuestra medida. Y “siempre vale más encender una vela, que maldecir la oscuridad”.

  

          ¿Por qué nos sentimos tan tristes mirando hacia atrás y con tanto miedo mirando adelante?

          El fracaso a todos los niveles nos aterra. Es que la sociedad nos mentaliza para conseguir beneficios, para triunfar, para estar siempre por encima de todo. Nadie nos ha preparado para el fracaso. Pero el fracaso no es un mal en sí mismo. Cuántos empresarios, científicos, ingenieros, investigadores y mucha otra gente a niveles más triviales han logrado superarse y sobrepasar sus niveles anteriores después del fracaso.

          Hablamos de la crisis pero, ¿no estamos hablando también del fracaso total de nuestro modelo de sociedad? ¿Por qué no nos preguntamos ya de una vez qué es lo que va tan mal con esta sociedad nuestra que tanto nos afecta? Es algo que llevamos dentro, que marca nuestra manera de pensar, de sentir y de vivir.

          La mayor crisis comenzó hace mucho tiempo y es más profunda que la financiera. Es la crisis de los valores. Damos por buenas un montón de cosas que no nos atrevemos a analizar. Se trata de un patrimonio cultural común que venimos atesorando desde hace muchos años pero que ya ha sido puesto en tela de juicio por grandes inteligencias a lo largo de los siglos.

          Jesús de Nazaret ya nos ayudó a descubrir los males que conlleva el vivir en sociedad cuando nos dejamos mentalizar por ella. La masificación, el seguir haciendo lo que todos hacen, el aceptar las normas de la autoridad como sagradas, el miedo a romper con los prejuicios de los demás, todo eso nos impide ser fieles a nosotros mismos y a nuestros ideales. Jesús nos puso modelos muy pintorescos. Hay que hacerse como niños: esa es la etapa de la vida en donde lo social, los miedos y los prejuicios aún no han comenzado a roerla por dentro.

          Estos días hemos comentado con nuestros hijos, que pasan unos días con nosotros, el discurso del Gran Dictador que Chaplin puso en su famosa película de 1940 cuando el protagonista tuvo la oportunidad de suplantar a Hitler en una de sus arengas militares ante millares de soldados y seguidores. Hace 70 años que se proyectó esa película. En España se vio por primera vez en 1975 ¿?:

Lo siento. Pero yo no quiero ser emperador. Ese no es mi oficio, sino ayudar a todos si fuera posible. Blancos o negros. Judíos o gentiles. Tenemos que ayudarnos los unos a los otros; los seres humanos somos así. Queremos hacer felices a los demás, no hacernos desgraciados. No queremos odiar ni despreciar a nadie. En este mundo hay sitio para todos y la buena tierra es rica y puede alimentar a todos los seres. El camino de la vida puede ser libre y hermoso, pero lo hemos perdido.”

En Youtube podréis oírlo en vivo: http://www.youtube.com/watch?v=he26DAbk3Sw

          LA ESPERANZA.

          La esperanza se ha convertido en un palabra manida lo mismo que la fe y la caridad, sólo porque las convertimos en esquemas y categorías mentales (las tres virtudes cardinales).Las vaciamos de sentido y entonces las arrojamos por la borda con tantas otras cosas. Tenemos que recobrar el sentido de la esperanza.

          Cuando murió, en Atrio le cantamos esto:

“…Crecimos caminando por el sendero oscuro del miedo,
nos contaban negras historias de los que desaparecieron.
Tú te quedaste cantando a ver si volvía la Libertad
y siempre te acompañaba la chica aquella,
que se llamaba Esperanza,
Llenaste nuestras tierras de notas de Esperanza”.

          La esperanza no es echar tierra encima, ni esconder la cabeza debajo de la arena. Jesús no cerró sus ojos ante la realidad. Nos enseñó a verla de otra manera y acercarnos a ella desde otra perspectiva: “No temáis, yo he vencido al mundo”. Venció el modelo de sociedad de sus contemporáneos. Por eso pudo decir:” yo no soy de ese mundo”.

          Ciertamente hay muchas cosas que no funcionan en la sociedad, en España, en todo el mundo: el hambre, la desigualdad, los cambios climáticos pero ciertamente el alimentarnos de continuas lamentaciones no es una buena dieta. Esa sociedad tiene que cambiar y en la base del cambio está la esperanza.

          Para mucha gente la esperanza se basa en la lotería para ver si terminan de pagar la hipoteca o en falsas ilusiones para seguir viviendo. Otros le piden a Dios que no les duela más la cadera, que se marchen los vecinos de al lado, que termine la violencia, que no les pase nada a los hijos que están lejos.

          Pero la verdadera esperanza es más que eso. Es vivir de acuerdo con lo que creemos y esto vale tanto para los que tienen fe como para los que no la tienen. Todos necesitamos una actitud mental o unas referencias sociales de cualquier tipo a las que agarrarse. Hace falta ver muy claro a dónde vamos y qué queremos y luego, en el peor de los casos, quedar en paz con lo que venga para volver a empezar.

          La esperanza es al mismo tiempo una cualidad y una meta. Como cualidad es una actitud de la mente y del corazón. Dicho de otra manera creemos en algo porque lo sentimos vivamente y nos ayuda a inyectar vida en todo lo que hacemos. Como objeto es todo aquello que activamente nos empeñamos en conseguir. En nuestra sociedad occidental del siglo XXI el colapso total de los valores hace que mucha gente pierda la esperanza en el futuro. No se ve luz en sus miradas, no hay ninguna meta en sus vidas. Se trata de una cultura de desesperación que esta sólo a una paso del derrumbamiento total.

          Para darle la vuelta a nuestro fracaso moral y devolver la alegría a nuestras vidas, llegando hasta la regeneración moral necesaria, hace falta inyectar una gran cantidad de esperanza en todos nuestros afanes. Ya hay ejemplos asombrosos de todo esto en nuestro alrededor y como ejercicio de rehabilitación moral nos vendría bien tomar buena nota de todos ellos, recordando con Chaplin:

No luchéis por la esclavitud, sino por la libertad. En el capítulo 17 de San Lucas se lee: “El Reino de Dios no está en un hombre, ni en un grupo de hombres, sino en todos los hombres…” Vosotros los hombres tenéis el poder. El poder de crear máquinas, el poder de crear felicidad, el poder de hacer esta vida libre y hermosa y convertirla en una maravillosa aventura”.

Esperemos por un Feliz Año 2011

9 comentarios

  • Héctor Rodríguez Fariña

    Luis Troyano, tu comentario y la entrada de Leonardo me han hecho feliz en medio del caos que estamos viviendo. Yo también CREO contigo:  lo tuyo no es un “creo”  dubitativo, sino una certeza sentida, pensada y vivida. Sabemos  “que superaremos la mega crisis, aún dejándonos en el camino jirones del cuerpo social, y que recuperaremos la alegría colectiva y la fe en el futuro”.  Mantener esa certeza y sembrarla por todas partes es nuestro programa. Que la crisis de crecimiento no pase a ser también crisis de fe y de esperanza.  Un abrazo Héctor

  • Santiago

    muchas gracias Hector por tu magnifco articulo sobre la esperanza…Coincido contigo en que la gran crisis del mundo reside en la confusion de los valores y la carencia de los verdaderos, pues estos  se refieren a la profundidad del espiritu humano…son estos valores espirituales los que el mundo actual ha olvidado y ha postergado y que provoca un estado de desesperacion existencia,l puesto que la felicidad ultima del ser humano es inmaterial y consistira en la posesion completa del amor…De ahi que Cristo es el gran vencedor, el que vencio y vence la gran angustia del ser humano que piensa   que nada ha valido haber vivido tanto tiempo, si al final va a naufragar irremisiblemente en la nada absoluta…Contra esa vivencia existencial, Cristo antepone su trascendencia infinita…al prometer la pervivencia permanente del espiritu en EL mismo…pues EL es la Resurreccion y la Vida….y esta Vida sera por toda la eternidad
     Y mientras aguardamos que esa gran promesa se cumpla hagamos lo que AL-AMON propone en su credo, para que sea la receta de CADA DIA:
    SOLO POR HOY: tratare de vivir solo este dia. No me obsesionare con lo pasado, ni con el futuro. Tampoco tratare de resolver todos mis problemas subitamente, porque esto me desgastara gradualmente
    SOLO POR HOY: tratare de estar alegre. No me complacere en pensamientos depresivos. Si mi mente devaria como en sombras negras, las apartare de mi y llenare mi mente con la luz del sol
    SOLO POR HOY: tratare de aceptar lo que venga y lo que es mi realidad. Enmendare lo que se pueda enmendar, y aceptare lo que no pueda corregir de la mejor manera posible
    SOLO POR HOY: tratare de mejorar el estado de mi mente. Leere algo que requiera algun esfuerzo mental y cierta concentracion. Me entrenare en el fortalecimiento de mi mente
    SOLO POR HOY: tratare de hacer el esfuerzo de ser flexible. Sere amable y cortes con los que me cruzo este dia y procurare no hablar mal de nadie. Mejorare mi apariencia externa, hablare bien y articulado y no interrumpire cuando alguien esta hablando
    SOLO POR HOY: no tratare de “reformarle” la vida a nadie excepto mi propia vida
    SOLO POR HOY: tratare de hacer algo positivo para mejorar mi salud. Si soy adicto al cigarrillo, lo dejare. Si estoy sobrepeso u obeso, tratare de comer lo mas saludablemente posible. Me levantare de la inercia del sofa o de la butaca e iniciare un rapido paseo, aunque sea solo alrededor de la calle por donde vivo
    SOLO POR HOY: tratare de hacer lo que es correcto y tomare responsabilidad por mis propios actos
    Te deseo a ti a a todos los companeros de ATRIO un muy feliz 2011      saludos cordiales    de Santiago Hernandez 

  • Gabriel Sánchez

    Estoy de acuerdo contigo Hector, la Esperanza, que esta atada a la Utopia, al sentido de la vida y a nuestro accionar, llegará el día que se nos pregunte en que empleamos, nuestro tiempo, nos energia…nuestra entrega, nuestra lucha…que triste seria decir…aquello de nos hemos pasado…priorizandonos a nosotros, por sobre los demás…o maldiciendo la oscuridad…Ojala, podamos decir que cada instante, en cada sencillo gesto, fue una entrega…esperanzada por ser nosotros y el mundo…algo más humano, justo y fraterno (Mt 25,35 ss).- POR LA ESPERNAZA ENTONCES HECTOR Y ANTONIO…Gabriel

  • Gracias, Héctor, por tu valiosa colaboración, te echaba en falta, hace meses que no escribías y debes hacerlo con más frecuencia.

  • oscar varela

    Hola Fariña!
     
    Muy lindo tu “Puesto” (Post).
     
    Lo de Charly fue la frutilla del postre ¡gracias!
     
    Tu referencia a Troyano es delicada y generosa ¡vale!
    ··········
    Quedamos ¡alertas! a que no nos confunda la lengua española:
     
    1º) ESPERA (–“espera sentado que ya te van a servir”-)
    y
    2º) ESPERANZA (- “esperamos alcanzar la Meta”-).
    ··········
    NOTA (como anillo al dedo): ATRIO.ORG
    Esperanza realista para 2011 – Antonio 01-Enero-2011 – 14:28 pm
     
    Ad 2º) ESPERANZA:
    * hay que contar no sólo los más de 14.000 comentarios que se han hecho
    * a las 550 entradas,
     * sino el 1.350.000 visitas recibidas a lo largo del año
    * en la que se han abierto casi siete millones de páginas o entradas de las publicadas.
    * casi 13.000 visitas a cada página publicada.
     
    Ad 1º) ESPERA:
    * los ingresos económicos para sostener todo esto han llegado al 60% de lo previsto.
    * veremos de mejorar el resultado.
    ·············
    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • Gracias por citar mis palabras Héctor, creo que das en el clavo, como lo da Boff, en su Post inmediatamente anterior. Abundando en lo que dices tu, esta lo dicho por Boff.
    “No se trata de aquello relativamente estudiado del «asedio moral», es decir, de las humillaciones persistentes y prolongadas de los trabajadores y trabajadoras para subordinarlos, atemorizarlos, y llevarlos a dejar el trabajo. El sufrimiento ahora es más generalizado y difuso, unas veces más y otras veces menos, afectando al conjunto de los países centrales. Se trata de una especie de «malestar de la globalización» en proceso de erosión humanística.
    Se expresa por una especie de depresión colectiva, destrucción del horizonte de esperanza, pérdida de la alegría de vivir, deseo de desaparecer del mapa y, en muchos, por el deseo de quitarse la vida. Por causa de la crisis, las empresas y sus gestores llevan la competitividad hasta límites extremos, estipulan metas casi inalcanzables, infundiendo en los trabajadores angustias, miedo, y a veces síndrome de pánico. Se les exige todo: entrega incondicional y plena disponibilidad, dañando su subjetividad y destruyendo las relaciones familiares. Se estima que en Brasil cerca de 15 millones de personas sufren este tipo de depresión, ligada a las sobrecargas laborales.”
    Está muy claro. Enfrentamos una crisis sistémica. Yo prefiero decir que estamos ante una crisis de crecimiento. En toda crisis, o involucionamos o evolucionamos, todo tiene su riesgo en este mundo. De momento estamos en la etapa oscura. La misma que nos empujará a su superación, buscando el no sufrir, o simplemente comer y beber.
    Creo que superaremos la mega crisis, aún dejándonos en el camino jirones del cuerpo social, y que recuperaremos la alegría colectiva y la fe en el futuro. La hemos de superar, hemos de confiar en Eros, no en Thánatos. ¿Cómo no confiar en nuestro instinto de vida?. Si nos entregamos al instinto de muerte, entonces moriremos seguro.
    Lo triste del caso, es que estamos en manos de la aristocracia del dinero, y esta no tiene entrañas, son demonios. Si en los centros de poder hubiese personas que merecen este nombre, un amanecer esplendoroso para la humanidad estaba asegurado.
    Para los poderosos sin entrañas, el pueblo llano tiene una función, producir y consumir, y en este proceso ellos enriquecerse hasta la obscenidad. Nos meterán en 100 guerras y mataran cuando “proceda”, para evitar que el sufriente pueblo llano, se les escape de las manos de su control y explotación.
    Leí en mi juventud la novela Mobi-dick. En ella el capitán Ahab obsesionado por la persecución de la ballena blanca, lleva a su barco ballenero a la autodestrucción, al naufragio. Si no recuerdo mal, se salva el narrador flotando sobre un ataúd.
    Pues bien; estos estúpidos necios que nos manipulan, obsesionados con el crecimiento a toda costa, harán imposible la vida en el planeta, si no somos capaces de ponerles freno. Y ponerles freno es encender nuestra humilde vela, para combatir la oscuridad. ¿Y si esto fuere colectivo?. ¡Quien dice que no podemos hacer nada?.

    Seria muy triste, patéticos supervivientes flotando sobre ataúdes, porque a la humanidad le espera un futuro esplendoroso como digo, si somos capaces de superarnos venciendo las dificultades. Como digo también, todo tiene su riesgo estamos siempre entre Eros o Thánatos.
     

    Veo un importante resquicio, a la cruel trampa donde nos tienen confinados. Quedaos con el nombre Energías Libres. Podéis investigar en la Red. Significa que cada vez mas es de dominio publico, es decir, fuera de control de los controladores, el conseguir unas fuentes de energía limpia y casi gratuita. Y no me refiero a las Energías Alternativas, que también pueden servir, en determinados casos.
    No hace falta cavilar mucho para percatarse que unas fuentes de energía autónoma para cada caso e individuo, limpia y casi gratis, seria la mas grande revolución de todos los tiempos. Energía autónoma significa, que podremos tener dicha energía, “sin contadores…” Pensad, pensad. No me extiendo mas.

  • Héctor Rodríguez Fariña

    Gracias por la corrección Jordi y Antonio.
    Copié directamente de Internet el texto sin comprobarlo con el original del discurso en el video. Lo siento.  En la versión original en inglés   “dispice” y  en español “despreciar” no aparece para nada la palabra “ayudar”.  Una prueba más de que no podemos creer en el internet como si viniera de lo más alto. Está a ras de tierra como todo el mundo y como todos los que somo contingentes  estamos expuesto a errores.
    Me alegra que recordar ese programa de Chaplin después de 70 años nos sea útil en estos tiempos. Hay algo en el fondo que no cambia fácilmente. Pero estamos a tiempo. ¡Hope, esperanza!
    Saludos
    Héctor

  • Antonio

    Gracias, Jordi, por esa advertencia de error que ya hemos corregido, con beneplácito implícito del autor del post.

    Y aprovecho para desear, en nombre mío y del Equipo Atrio, a toda la familia de atrieros esa misma Esperanza realista para 2011.

    El interés que está despertando ATRIO es prueba de que mucha gente sintoniza con estos deseos. Hay que contar no sólo los más de 14.000 comentarios que se han hecho a las 550 entradas, sino el 1.350.000 visitas recibidas a lo largo del año en la que se han abierto casi siete millones de páginas o entradas de las publicadas. Casi 13.000 visitas a cada pada página publicada. Aunque muchos entrarán varias veces en la misma página para hacer o leer comentarios.

    Los resultados son reales y esperanzadores. Y los ingresos económicos para sostener todo esto han llegado al 60% de lo previsto. Y sin hacer la camapaña que hace Wikipedia para recaudar fondos. Los ingresos que nos lleguen en los próximos diez días se contabilizarán todavía en la campaña de 2010, para ver de mejorar el resultado.

  • Jordi Morrós

    Volver a escuchar este conocido discurso es una buena manera de empezar el Año Nuevo.
    Por cierto en la primera cita en cursiva del discurso hay un error de transcripción.
    Donde dice:
    No queremos odiar ni ayudar a nadie.”
    Debería decir:
    “No queremos odiar ni despreciar a nadie.
    Con los mejores deseos para todos.

Deja un comentario