INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6404 Artículos. - 100371 Comentarios.

La otra Navidad

Como estamos cerca de la famosa Navidad cristiana, vaya una historiuca un poco larga. Me ha animado a mandarla lo que he leido de Carmen respecto al famoso ” Reino” cristiano en el artículo de Pagola el martes. Por cierto, Carmen, yo tengo remedios ” ateos” contra la sarna y los piojos… lo tuve que aprender por narices. [Este textp fue enviado como comentario a la referida entrada. Pero se ha considerado oportuno presentarlo como enrada independiente. ATRIO].

 

Cuando Pereda escribió su relato de “ Noche de Navidad” recogido en el libro “ Tipos y paisajes” ( 1871) no podía suponerse que 90 años después la problemática que él trataba de poner de relieve con sus encantadores relatos, no solo no se hubieran arreglado, si no que se habían agravado.

 Sin ningún tipo de ánimo comparativo y solicitando disculpas a Pereda por mi atrevimiento, paso a relatar la historia de una noche de Nochebuena acaecida hace ya mucho, mucho tiempo….

 –¡¡ Cojhones…!! vaya nevá que nos ha caíu anoche – mi padre era el primero que abría la puerta – esti añu las moscas blancas nos han pillau con el culu al aire…

Mi madre se asoma a la puerta y pega un respingo un tanto airado. Cuando hacía ese gesto de contrariedad pegaba un tirón hacia abajo metiendo las manos en su sempiterno mandil.

Los muchachos vamos apareciendo por la puerta como pollitos perezosos, estirándonos, bostezando ruidosos, restregando alguna legaña… Aún quedábamos nueve muchachos en la casa; los mayores ya habían “volau del nial” y estaban en Bilbao buscándose la “cagá el lagartu”.

 — Ahora qué voy a poner pa cenar mañana?? Hoy es Lunes de mercau, y así no puede bajhar nadie de los pueblos.

 — Pos ahora inciensa con los cojhones – mi padre tenía dichos de éstos – tenía dos faroles encargaos y vendíos; y un calderu de chapa pa una de Soberao ( Los calderos se utilizaban para cocer la labaza de los chones, y los hacía con chapa de bidones de petroleo que reciclaba; de un bidón de 200 litros sacaba tres calderos. Se vendían bastante bien porque eran más resistentes que las calderas de cobre)

 — Pos si ellos no bajan a llevalos, habrá que apurríselos como sea, si queréis cenar algo de qué en la Nochebuena. La dispensa está vacía, y no tengo un rial pa ir a la tienda — se lamenta mi madre.

 En mi casa las dificultades eran la normalidad, por lo que no hubo una alarma especial . Simplemente había una dificultad puntual que había que abordar. Yo era el mayor de los candidatos, los otros dos más mayores ya trabajaban por un misérrimo jornal y se debían a sus obligaciones. No tenía escapatoria. Se pensó en un adelanto del sueldo; pero un concepto un tanto exagerado del orgullo y la dignidad hizo desechar la idea. Se apunta una posible solución:

 — ¿ Quién se atreve a llevar el calderu hasta Soberao?? Con el dineru del calderu saldríamos del pasu, y mañana será otru día….

 Me tocó, no había otra solución. Se pensó en que me acompañase el siguiente de la fila, pero era demasiado pequeño para semejante aventura. Desde Potes a Soberao no hay menos de 12 Km. Y la nevada que había en Potes no bajaría de 15 cm. de espesor.; por lo que había que calcular no menos de 30 cm. Por La Vega y por Soberao.

 El caldero se colocaba en bandolera saliendo la panza hacia atrás, como si fuese una enorme chepa. Si no empieza a nevar la cosa irá bien; pero si nieva se puede complicar mucho. Las nevadas en Liébana acojonan al más pintao.

 — Paice que está claru – mi padre mira al cielo y tiene voz muy animosa. –amárrate bien los escarpines y las botas, y sujétate bien las “pilis” a las piernas, y ¡¡ andando se quita el fríu ¡¡.

 No se me tome como pretensión si digo ahora que mi forma física y mi agilidad eran realmente extraordinarias; de otro modo no hubiera podido escribir esta historia.

 El paisaje es de ensueño; los picos están que argallan de tanta blancura. El respaldo donde se asienta Potes, el monte La Viorna, ha cambiado de color de la noche a la mañana… ayer era verde; miles de “ Lumias” lo tapizaron de blanco en una sola noche…

Yo no soy inmune a tanta belleza; pero mi atención se centra mucho más en otear el firmamento. Los nubarrones negros y desperdigados no me preocupan, lo que de verdad temo es que se ponga el cielo de color “panza burra”, pues dice mi padre que es síntoma inequívoco de que va a nevar. Lo jodido es distinguir tan impreciso color. ( todavía hoy no lo he conseguido)

 Paso por Valmeo; lo conozco muy bien . Aquí nací yo, en la casa de la capilla… aquí fui a la escuela. Siempre me gustó más Valmeo que Potes. Allí está “ El Otru Barriu” donde tantos recuerdos infantiles se quedaron impregnados en sus negros castros. ¿ Qué será de la señorita Lucita? Cuánto me quería la maestra, y qué guapa era…

 Con paso rápido y decidido llego a Naroba. Aquí mismo estaba yo cuidando la burra mientras pastaba en la cuneta cuando bajaron a Juanín muerto, tirado como si fuese un jabalí en la caja de un JEPP de Pablo el pescateru de Potes. Le vi las botas de tipo militar y mi instinto no me dejó lugar a dudas, era él y así se lo aseguré a mi hermano pequeño que me acompañaba. La rabia me hace apretar más el paso. Era un buen hombre, mejor que la mayoría de los que conocía…. Mi fantasía no está para apoyos solidarios, la supervivencia está en juego; tengo la impresión de que el cielo está tomando ese extraño color “ panza burra”…

 Pasando el Puentinojhu comienzan a caer las primeras sopas ( en Liébana llamamos sopas a los copos de nieve) Esto se pone feo. Me habían dicho que me diese la vuelta si se ponía a nevar; pero ya estoy a medio camino… y además si me vuelvo mis hermanos se van a reír de mí y me llamarán caganiales. No me siento cansado en absoluto, seguiré adelante.

 Desde el Puentinojhu hasta un poco antes de llegar a La Vega se puede optar por ir por la carretera o bien tomar un atajo que discurre por la vera del río. La elección es sencilla: por la carretera es más largo, y la capa de nieve es la misma, ya me entierro casi hasta las rodillas cuando camino. Tiraré por el atajo.

 La nevada empieza a arreciar; un viento gélido y furioso rasea la capa de nieve levantándola hacia arriba; .casi se podría decir que nevaba al revés, y esa fue la sensación que ocupó mi mente por unos instantes… luego comenzó la lucha terrible contra la furia de una cillisca impresionante. Apenas podía ver por donde avanzaba; los copos que caían se mezclaban con los que levantaba el viento y formaba unos remolinos que me entraban incluso por dentro del caldero metido por la cabeza a modo de paraguas. Las manos se me congelaban al aguantar el caldero en aquella posición, y solo de vez en cuando podía darles un pequeño alivio metiéndolas alternativamente en mi boca. El caldero pesaba demasiado para aguantarlo con una sola mano, por lo que se me hundía hasta los hombros y no podía ver para avanzar.

 Ya lo mismo me da tirar para atrás o para adelante. Descansaré un poco resguardado en el hueco horadado de esa piedra, y cuando caliente un poco las manos seguiré hasta La Vega. Allí conozco gente que me atenderá si se lo pido…

¡¡ Uff ¡¡ qué alivio … me acurruco sentado encima del caldero que ya me pesaba toneladas. Con mi aliento comienzo a calentar las manos que ya comenzaban a tener un raro color morado. Qué bien, parece que hasta el frío está remitiendo , que sueño me está entrando…. Si no tuviese que llegar a Soberao con el jodido caldero me quedaría durmiendo un buen rato … ¿¿ Quee ¿? Soberao… el calderu; … Nochebuena… hacen falta los tres duros en casa…. ¡¡ venga, Pepín ¡¡ no hay más remediu que seguir

¡¡¡ arribaa¡¡¡

 Intento ponerme de pies para continuar y mis rodillas no me responden. De pronto se me vienen a la mente historias que había oído contar sobre gente que se congelaba en la nieve. ¡¡ Coño ¡¡ me estoy congelando sin darme ni cuenta….

La reacción fue acorde con la edad y las circunstancias. Froté las rodillas con frenesí y comenzaron a reaccionar. Conseguí ponerme en pie, y cogí el caldero y lo puse por bandolera sin importarme un carajo si nevaba o no. Salí corriendo como un rebecu que escapa del cazador y no paré de correr hasta llegar a Soberao. Si alguien me vió pasar por La Vega, que lo dudo, a buen seguro que hubiese tenido tema de conjetura” ¿ a donde iría aquel rapaz corriendo como alma que lleva el diablu??

 Pasé las rollas de castaño acribilladas a balazos en aquella curva del molino donde acabó la guerra Civil española una trágica y traidora noche del año 1957. Juanín, el último guerrillero antifranquista, había cerrado la última puerta de esperanza a una sociedad más justa, se había cerrado la puerta a la Democracia con un terrible portazo de muerte . ( pero yo de eso no sabría nada hasta muchos años después. Hoy en día se escriben muchas tonterías sobre el lugar y forma de la muerte de Juanín. Que s

igan vendiendo libros; pero la REALIDAD no aparece en los libros famosos que he leído.)

 Por fin Soberao… a la casa que voy es una de las primeras del pueblo. Es un caserón pegado a la carretera que te da la impresión de que se te va a caer encima cuando pasas al lado. Llamo a la puerta…

No me da tiempo ni a saludar.

—¡¡ Jhesucristu del amor hermosu¡¡¡ comu vieni esti chiquilluuu….

— No se preocupe, señora: le traigo el calderu…

— ¡ Qué calderu ni calderu.¡¡ pasa p´acá inmediatamenti…¡¡ Ay, Virgen santísima ¡¡ ¡¡ Ay San Antonio benditu¡¡…

Hay una cocina económica ( de leña ) a pleno rendimiento. Qué maravilla… La buena señora me obliga a quitarme la ropa y el calzado para secarlo. El hombre de la casa ofreció un “ sorbu de aguardienti” ( con buen criterio, jeje )después de consultarlo. Ella felizmente lo permitió; pero no antes de :

— Lo primeru que se tome un caldu bien calienti pa que le asiente el estómagu… que vete tu a saber por ondi lu lleva con la mojhadura que trai. A más pa que no se li suba a la cabeza, que es mu pequeñu entávia.

Que mi agradecimiento perdura creo que lo demuestra el que pasados tantos años, no he olvidado los detalles; y en absoluto devalúa su gesto humanitario y maternal el poco feliz desarrollo que me obliga a escribir en aras de la fidelidad de la historia. Siempre que paso por Soberao miro la casa y cuento la historia a mis hijos y a mi esposa. ( la cuento más resumida ) Gracias señora de Soberao, aunque no recuerdo su nombre si recuerdo sus hechos. “ por sus hechos les conocereis”. dijo alguien.

Seco y restablecido se impone la marcha cuanto antes; es conveniente llegar a Potes antes de que se eche la noche encima. Los lobos cuando tienen hambre pierden la prudencia y bajan hasta los pueblos. Tengo constancia de haber visto lobos en Valmeo, e incluso una loba que parió en los Escobales, cerca de Valmayor. ( esa es una preciosa historia que quizás cuente algún día)

— Buenu, me tenía que ir pa casa ya. Muchas gracias por el tratu tan buenu. Pero…

— Si, hijhu, si, tiés c´andar listu antis que caiga la nochi. Dile a tu padri que el Lunes que vien bajharé al mercau y li pago el calderu… ahora no tengo dineru en casa.

Entendí lo que quiere decir aquello de “ se te cae el mundo encima”. Todo lo pasado había sido para nada. No se solucionaría la Nochebuena a pesar de mi esfuerzo…

Ni se me pasó por la cabeza hacer ningún tipo de reproche ni protesta. El estar formado en el sufrimiento y la abnegación me permitió encajar la contrariedad sin que la buena señora se diese cuenta; y si se dio cuenta, también ella disimuló perfectamente. Me despedí y salí corriendo para Potes. Era todo hacia abajo y ya no me estorbaba el caldero. 12 Km. para mí era una nimiedad incluso con nieve.

En mi casa jamás conté lo que había pasado en el Puentinojhu. Lo relevante era que había vuelto sin los tres duros que hubiesen solucionado la cena de Nochebuena.

— Que le vamos a hacer… nos arreglaremos como podamos – comentaría mi padre o mi madre.

No recuerdo el “menú” de aquella noche. Puede que algún gato del pueblo pagase los “platos rotos” ; no hubiera sido la primera ni la última vez. ( está mucho más exquisito que el conejo o el pollo )

Sí recuerdo que no faltó el “chiribiqui”, una especie de turrón casero que hacía mi madre y que estaba riquísimo. Nunca faltó el chiribiqui en la Nochebuena de mi casa hasta que se fueron perdiendo las buenas costumbres por culpa de la modernidad. También recuerdo que en aquella Nochebuena el imprescindible juego del “ engruñu” se jugó con demasiada prudencia. Se habían repartido pocas castañas para cada uno, y los mayores tenían ventaja por tener las manos más grandes:

— Al engruñu.

— Abre el puñu

— Sobre cuantas

— Sobre cinco

— Dame dos ( la diferencia entre las que tu aventurabas que tenía y las que había en realidad)

Aquella noche mi hermano mayor me “arruchó” todas las castañas; y después de fastidiarme un rato compartió conmigo las pocas que había. Luego se cantaban canciones del folklore de Asturias y de Cantabria. Se tocaban las cucharas, la botella de anís, y si había suerte nuestro padre nos contaba un cuento. El más bonito era el de Juanito el Osu; era un verdadero artista contándoles… y mientras lo contaba los muchachos se iban adormilando como pollitos guapos y morenos…uno en el regazo de mama, dos en las rodillas de papa, allí un saco de cuerda mitigaba el frío del suelo y se tumbaban otros; los mayores ya teníamos derecho a mesa, solo entraban tres…

La felicidad, como insinuaba Pereda en sus relatos, no dependía de nada extraordinario; dependía exclusivamente de poder darse un buen atracón una o dos veces al año. Aquella Nochebuena no hubo demasiada felicidad en casa de Pepe el hojalateru; pero la vida tenía que seguir. Y lo peor era que siempre había “otro ciego” que tenía que recoger incluso los restos de nuestras miserias.

La Iglesia de Potes estaba engalanada; cientos de cirios y velas alumbran un pesebre donde decían que había nacido el Salvador de los pobres… Los responsables de Acción Católica de Potes ( Don Desi ) jamás se pararon en aquella casuca de La Solana llena de pollitos guapos y morenos; siempre esquivaba la mirada cuando pasaba con ristras de chorizos y con jamones y entraba con ellos a la mejor casa del barrio. Que su dios le premie como se merece. En mi casa hace muchos años que tenemos costumbre de comprar un buen jamón para la Navidad; y aunque no tenemos especial interés en los villancicos o zarandajas de esa índole, sí tenemos por costumbre recordar tiempos pasados.

Nosotros ya hace mucho que lo hemos superado… ellos siguen anclados en su inmoralidad “caritativa”

U HAZME LOS POBRES Y YO HAGO LA CARIDAD.

Jomis.

57 comentarios

  • ana rodrigo

    Me permito transmitiros mis sentimientos con estos versos de García Lorca:
    La gran tumba de la noche
    su negro velo levanta
    para ocultar con el día
    la inmensa cumbre estrellada.

    Siempre habrá alguna lucecita que nos ilumine a través de oscuridades y desesperanzas. El protagonista de estas fiestas navideñas, Jesús, el Galileo, nos dió importantes pautas para caminar hacia la plenitud de nuestro ser y estar.

    Un fuerte abrazo extensivo a cada uno y a cada una de quienes lean este mensaje.

  • Carmen (Almendralejo)

    Querido Pepe Salas, he tenido la suerte de compartir contigo y tu gran familia (no por cantidad sino cualidad) horas de charlas, de esparcimiento y de fiesta, por eso quiero decirte que cuanto relatas es poco para cuantas experiencias te tocó vivir, y sobre todo como bien dices padecer.
    Si unes tu gran memoria a la fuerza con la que resistes aquellos momentos duros, se consigue que seas un hombre que defiendes con pasión aquellas injusticias y desagravios.
    Es fácil criticar, y muy fácil decir que caemos en cierto resentimiento o animadversión, a lo que solo es decir o recordar aquello que otros oídos no quieren reconocer o escuchar.
    Perfectamente se entiende que cuando se hace una crítica a ese catolicismos se hace a quienes ni están dentro del cristianismo y aún menos de ser Católic*s, porque la raíz y la verdad, lo que significa esta palabra se prostituye con demasiada premura, en las voluntades de quienes se auto justifican y se amparan bajo ese paraguas acomodaticio del Catolicismo único y no Universal.
     
    Creo que hay muchas formas de Revivir y Vivir la Navidad, para quienes no la englobamos en ciertas lecturas supeditadas a ciertas mentes y filosofías milenarias, que más que avanzar se han quedado entumecidas en ciertas mentes bien pensantes.
    Perdemos la Naturalidad de lo que es Nacer de Nuevo, sin ropa y en una gruta al amparo de uno animales, solo un hombre que sabe más bien poco de lo que es la mujer, y una mujer que conoce más bien poco de lo que es un hombre.
     
    Un niño, que nace desnudo como tod*s, que su primer olor es a establo, a la paja y al vaho, calor de dos seres racionales y otros dos irracionales.
    Hay una luz que brilla por encima de ese establo, hay unas voces que llaman a ciertos pastores que cuidan sus rebaños…
    Hay en camino ciertos reyes extranjeros, ciertos magos que buscan la piedra filosofal, pero que traen lo símbolos de aquellos poderes de entonces, pero que miran más allá de los dedos de sus manos.
     
    Otro año, hablando de navidad, y como ves seguimos estando a años luz de todo el SMS de Jesús, niñ* que no nos impide ser eso Niñ*s, para jugar… para quedarnos acartonad*s y muertos de miedo porque los Herodes de antaño son iguales a los que siguen en el templo, en la cúspide de los Parlamentos Políticos y en la Banca que maneja los hilos que mece la Cuna de los Niñ* de todos los tiempos.
    Gracias Pepe Salas, y Gracias a Mentxu y a tus hij*s… Dale un fuerte abrazo a Alma, ya sé que no le gustan muchos los besos.
    Feliz Recuerdos, Para Nati, el barrio de la Solana de Potes y su cuadrilla de mozangones, el perro Tony… porque en definitva somos lo que somos porque no quedamos dormid*s con cuentos sino que tenemos la memoria aún viva de recuerdos.
    Abracinos

  • mªpilar garcía

    Pepe un inmenso abrazo lleno de mi cariño y respeto por ser como eres. ¡¡Garcias!!
    mª pilar

  • pepe sala

    Viniendo de tí, Salvador, es un halago que no puedo dejar de agradecer.
    Ana, Carmen ( Almendralejo), Sergio y todos-as quienes me han animado tanto con sus buenas críticas, siempre he pensado que lo hacen porque me “ven con buenos ojos” debido al tiempo que llevamos peleando por éste ATRIO.  Tu comentario tan positivo me animará a seguir escribiendo aunque no creo que la cosa llegue a tanto como para:
     
    “”Merecen ser recogidas y publicadas.””
     
    En alguna otra ocasión me han comentado algo similar y siempre he contestado lo mismo. Si realmente tengo cierto estilo para contar historiucas ( que te aseguro que sigo sin creérmelo) ése don me ha sido regalado; por lo cual, de ningún modo trataré de sacarle partido en mi provecho. Ya sabes tú, mejor que yo, la máxima al respecto: ” lo que se te ha dado regalado has de regalarlo”.
     
    Por otro lado, las historias más duras están en el ” disco duro” de mi neurona. Bien dices que se nota que han salido de mis entrañas; porque de mi cerebro no consigo sacar nada que gustaría leer. A veces intento escribir alguna de las historiucas más duras y me resulta totalmente imposible.  Al tercer ringlón se me nubla el teclado ( antes se me nublaban el papel o cuaderno) y tengo que dejar de escribir. Me parece como si el alma ( ésa alma de las que carecemos los ateos) se me escapase tras las remembrazas y sólo puedo hacer una cosa para frenar la huída:
    ” Frena, Pepe, que aún no has rumiado suficiente esta historiuca… ya llegará el momento, y si no llega, déjalo para prau”.
     
    Una cosa sí que es cierta: cuando consigo escribir y compartir una historiuca  parece como si una especie de quiste  que me ahogaba se exfumase y me quedo totalmente liberado de él.
     
    Iremos desgranado los ” quistes” poco a poco que, como bien sabes, Salvador, ” todo tiene su tiempo” ( Eclesiastés capítulo 3º)
     
    Gracias, y recogido el abrazo te lo devuelvo efusivamente.

  • Salvador Santos

    Magnífica historia y excelentemente contada. Llega. Se nota que te ha salido de las entrañas, Pepe. En un momento de su lectura llegué a sentir que corría a tu lado junto al río animándote a llegar.
     
    He leído igualmente la de la loba, la del desgraciado marrano intervenido para extraerle el huevo que ya le habían sacado al pobre y la de Archidona. Igualmente admirables. Merecen ser recogidas y publicadas. Son parte de la verdadera historia.
     
    Con mi agradecimiento, un abrazo

  • pepe sala

    ( Hoy se me jodió la siestuca)
     

    Lo primero he de decir que las historias estrictamente navideñas me parecen tan empalagosas que sería imposible para mí escribir una. Así pues, como intento acercar éste relato a lo que se conoce como Navidad, me siento obligado a ponerle un poco de “ canela” para darle un cierto sabor profano.
     
    En la década de los años 1950 , Archidona ( Málaga) seguía siendo un pueblo dominado por lo que se conoce aún por “ los señoritos andaluces”. Salvo los asiduos al famoso Casino y pocos más, como en cualquier otro pueblo español de la época, había necesidades de todo tipo, incluida la necesidad principal: la comida.
    Y tal necesidad llegaba a más casas de las que se quiere reconocer.
     
    Archidona no necesitaba para nada la anécdota del famoso “ Zipote de Archidona”  que Camilo José Cela le sacó tanta punta y tanto provecho económico para sí mismo. La famosa anécdota del cine de Archidona no fue nada diferente de lo que pasaba en cualquier cine de cualquier pueblo español. El acomodador del cine a quien le tocó “ lidiar al cortijero” era tío carnal de mi esposa, y trataba de ayudar con alguna perrilla al sueldo mísero ( cuando en Ayuntamiento tenía a bien pagárselo) de Guardia Municipal del pueblo.
     
    ¿ A qué viene esto en relación a la Navidad?… Veamos.
     
    El Señor Municipal era padre de cuatro hijos ( el mayor un muchacho y tres hijas. Todos ellos viven y tienen una situación desahogada actualmente.) La hija mayor se llama Natividad. ( Nati)
     
    Nati era una niña preciosa , risueña y estudiosa, además de responsable en sus estudios y ayudas de casa. Tenía una bellísima mata de pelo que caía sobre sus hombros como Mezquita arabesca sobre el río Guadalquivir. Iba a la escuela pública y trataba de cumplir lo mejor posible los trabajos que se mandaban hacer en la escuela.
    Como todos lo años, desde que nació, en la Navidad se hacía el concurso de Belenes. Era una tradición popular y las tradiciones en Archidona están tan arraigadas, o más, que su famosa Mezquita del Cerro ( invadida por la Virgen de Gracia) y su “ porra archionesa” de tan exquisito sabor.
     
    En aquellos años no se había inventado la plastilina ni existían las tiendas de los “chinos” para comprarse las figuritas del Belén por poco dinero. Así pues, el PAN volvió a resolver la situación como tantas otras veces. Amasando insistentemente la miga de pan, se conseguía ablandarla lo suficiente para darle la forma que cada artista escultor-a sacase de su inventiva. Luego se metería un ratito al horno y unos días antes de las vacaciones de Navidad se montaban los Belenes de las alumnas para que las autoridades del pueblo, el cura y las maestras dieran el premio a la ganadora. ( era un premio bastante reconocido)
     
    La actividad comenzaba bastantes días anteriores a la exposición para darles tiempo suficiente a las artistas, y la maestra trataba de corregir, guiar, animar a las participantes para conseguir mejores resultados que otros colegios que competían. Nati estaba haciendo una verdadera obra de arte y la maestra estaba absolutamente segura de que aquel año el premio sería para su escuela y para su preciosa alumna.
     
    Llegó el día de la presentación. Cada artista puso su Belén y Nati compuso el suyo con las figuritas que tanto le había costado construir. La maestra se acercó al Belén de Nati con sonrisa de satisfacción; sabía que no podría haber competencia posible ante el trabajo de la niña. Pero…
     
    — Nati, se te ha olvidado poner a San José—le cuchicheó al oído al ver el “ despiste” de la niña que podría resultarle fatal para su calificación.
     
    La niña rompe a llorar desconsolada y con voz entrecortada responde:
     
    — Perdóneme, señorita, pero es que tenía mucha hambre y me lo he comido…
     
    Jomis.
     

  • Manuel V.

    pepe:
    Mis felicitaciones

  • ana rodrigo

    Pepe Sala, bien por tu matización, ya sabes que las generalizaciones suelen ser injustas.
    Un abrazo

  • pepe sala

    He recibido alguna riña ( cariñosa y seguramente merecida) por éste párrafo dedicado a mi ” amigo” Manuel V. :
     
    “”Si fuese ” humilde” como los católicos, seguro que estaría por algún país del mundo arruinando, matando y violando los derechos de las personas HUMILDES para poder ejercer ésa actividad tan reconocida  que algunos llaman ” caridad”.””
     
    No pensé en la necesidad de aclarar el tipo de catolicismo al que me refiero. Es obvio que respeto y admiro a quienes, desde sus propias creencias religiosas, llevan una vida llena de privaciones y compromiso en favor de quienes lo necesitan en distintos lugares del mundo.
     
    De ninguna manera considero igual el catolicismo de Rouco Varela o de Ratzinguer que el de Vicente Ferrer, Mº Pilar García y su preciosa y comprometida hija, o el de los católicos de ” a pie” que se sentirían absolutamente desamparados si las creencias que mamaron desde su tierna niñez.
     
    Si alguien se ha sentido molesto-a ( y sí se han molestado) y no pertenece al  tipo de catolicismo que quienes he nombrado ( puedo sumar a Munilla, Iceta, Camino y otros muchos) le ruego que disculpe mi dura crítica. En absoluto iba dirigido a ellos-as.
     
    En penitencia y, aunque Manuel V.  no haya recogido el güante, os dedicaré un pequeño relato navideño. Esta vez no será de mis vivencias personales, aunque tampoco andan lejos puesto que se refiere a familiares de mi esposa malagueña. ( de Archidona)
    Seguro que me costará más que tres avesmarías, pero creo que me pasé un poco y debo purgar mis culpas.
     
    Hasta luego.
    PD: Luciano, celebro mucho que hayamos acercado nuestras posturas. Bienvenidas sean las historiucas  si les sirven a los nietos-as de cualquier persona, sea creyente a atea.
    Por ahí abajo había dejado un enlace donde hay unos cuantos relatos que suelo mandar al foro de unos muchachos de Santander. Algunos relatos son demasiado duros para los nietos-as, pero otros no tratan más que de distraer y llevar un mensaje a la juventud actual sobre las quejas con las que suelen cargar a sus padres -madres- abuelos-as, sin tener en cuenta que a quienes presentan sus quejas lo pasaron infinitamente peor que ellos.
    Un relato que me gusta especialmente es éste:
    http://server3.foros.net/viewtopic.php?t=1931&postdays=0&postorder=asc&start=0&sid=8831986c074720330a09eb0d1d8647f3&mforum=forucantabria
    Y hay 6 páginas con relatos de diferentes contenidos, no todos aptos para menores.
     
    Saludos, pues.

  • Luciano Vazquez

    JOMIS, un saludo. D. Pepe Sala enhorabuena.
    Si tienes más pidele mi correo a Antonio y si hace falta te lo facilito yo y pasamelos, mis nietos estaran encantados y su abuelo más.
    FELIZ NAVIDAD

  • MAR Medina

    Pues tengo que reconocer, Luis y Ana, que habéis tenido más olfato que yo. Lo siento, y no precisamente por mí.

    Tampoco he estado muy atinada con lo del acrónimo: así que Oblato e Inmaculada, nunca lo habría imaginado.

    En fin, muchas gracias por tu historia de la loba de los escobales, Pepe. Feliz Navidad a todos. 

  • mªpilar garcía

    Pepe ¡¡¡genial!!!
     
    Manuel V: la vivencia personal, la capacidad de expresarla, no tiene porque ir unida a las brillantes carreras de… quien quiera que sea cada cual.
     
    Hay personas muy cultas, incapaces de comunicarse de manera armoniosa, agradable, ilusionante; hay verdaderos “dormideros” del personal…
     
    Pepe, creo que de verdad, deberías dedicarle tiempo, a ese don tuyo, de hacernos participar con tanta fuerza y gozo, al “escucharte”.
     
    Harías felices a muchas personas, por tu sencillez y fuerza cuando nos dejas entrar en tus vivencias.
     
    Recuerdo con gran gozo, el “baile con tu nietuca ¡Alma!”
    ¡que hermoso nombre! en el parque, mientras escuchabais un concierto de música, para disfrutar…
     
    ¿Cuantas de ellas, serían capaces de hacer vibrar con la experiencia que allá tuviste, mientras dabas vueltas con Alma entre tus brazos, atendiendo a su deseo de que siguieras bailando?
     
    Eso es ¡arte! en estado puro, y los títulos, no lo pueden mejorar.
     
    No dejes de hacernos felices con tus vivencias, es un hermoso regalo.
     
    ¡¡¡Gracias Pepe!!!
     
    Un abrazo entrañable.
     
    mª pilar

  • María

    Y yo que creía como MAR que Jomis era “Jo” de José, “Mi” de Miguel, y la “S” de Sala, y que habías invertido los apellidos poniendo el de tu madre primero . ¿Te has fijado que ese acrónimo del oblato de Maria Inmaculada coincide con tus apellidos puestos en ese orden?
    Muy buena la historia de la loba, Pepín. A ver si Manuel V te acepta el desafío y  el tema de la pobreza y tenemos una navidad atriera inolvidale.
    Un beso
     

  • Antonio Vicedo

    .- ¡Que bien! Si con todo el cariño y verdad posible  nos encontráramos  con ser Personas y que también lo son cuantos como humanos han poblado y poblamos esta Tierra. El serlo, individualizados, nos hace ricamente diferentes, pero no para excluirnos calificando el valor, sino para poder ensamblar cualidades con deficiencias en busca de ese MOSOTROS  progresivo hasta la plenitud alcanzable.
    Es posible que el Mensaje profundo del Sol que sigue dando vida, retornando hacia ella cuando se acercaba a la muerte de la sombra, y la inclusión en ese acontecimiento de lo que pasó en Belén, con AQUEL HUMANO CHIQUITO, coinciden en ser CARGA DE ESPERANZADA VIDA para desafiar toda clase de muertes y cuanto a ellas conduce.
    Sentirnos humanamente hermanados en tan diversas circunstancias   concretas,  y estar dispuestos a complementarnos,   es lo que estructuralmente hay que intentar en la sociedad.
    Para encontrar el sentido cristiano de ello, haríamos bien  el considerar lo anterior bajo lo que puede constituir señal de pertenencia real al colectivo de seguidores de Jesús según aquella prueba suya: “.En esto conocerán que sois discípulos míos, en que OS AMAIS UNOS A OTROS”, sin exclusión alguna.

  • pepe sala

    Vale, Manuel V. tienes razón, pero vete a tirar pedos en una lata que tengo otras cosas que hacer que responder patochadas tuyas.
     
    Encontré la HISTORIA DE UNA LOBA.:
    ( borro una introducción que no me gusta y sigue así:
    Sobre el paisaje de Liebana no seré yo quien se atreva a escribir; sería una pedantería imperdonable por mi parte. Plumas ilustres, y escritores mundialmente conocidos y en todas las épocas históricas han quedado subyugados ante el magnetismo que ejerce tanta belleza natural concentrada en el valle de Liebana; donde la diosa Naturaleza me permitió nacer, crecer, sufrir y disfrutar mi juventud.

    Como una pequeña muestra de lo que digo, contaré una historia que tuve el gozo de compartir con otros muchachos en las cercanías de Potes, hace cuarenta años aproximadamente.

    Por aquellos años el barrio de la Solana de Potes estaba vivo. A pesar de las dificultades que había para conseguir lo más elemental para seguir viviendo, los griteríos y el bullicio de la chavaleria hacían del barrio  La Solana posiblemente el más alegre del pueblo.

    Eran tiempos en que la imaginación y el saber aprovechar lo que el entorno te ofrecía resultaba indispensable si no querías morir de aburrimiento, como los “señoritangos” de la capital.
    En Potes, en aquella época (posiblemente ahora también) el ser de la capital, el tener modales demasiado “finodos” o simplemente hablar con la “o” en vez de hablar con la “u”. hacia perder muchos puntos a los ojos de quienes habían de ser tus amigos de fatigas.

    Yo estudiaba en un Seminario de Valladolid, y sólo pasaba en casa los tres meses de verano. Consecuentemente mi super-educación, mis modales de seminarista, mi excelente pronunciación del Castellano, me dejaba a la altura del barro ante los ojos semiburlones de los chicos de mi edad y de mis hermanos.

    Nunca supe si era porque mi léxico era demasiado correcto o porque tosía como un condenado cuando intentaba fumar un “celtas corto”, lo cierto es que nadie me respetaba hasta que conseguía hablar como Dios manda el “Lebaniegu” , fumada Celtas sin toser y tiraba de hacha como cualquiera de mi edad.

    Debido a estos parámetros, que eran casi de obligado cumplimiento, me costaba bastante enterarme de los grandes secretos que se cocían en el barrio entre mis hermanos pequeños y sus amigos. Ellos no estaban dispuestos a compartirlos con alguien tan remilgado como yo.
    Aquel año debía de cocerse algo gordo. Las reuniones y los cuchicheos abundaban más de lo normal. No se veía un muchacho por la Solana. Las madres se desesperaban porque no encontraban en todo el día a un solo muchacho para mandarles a los recados.
    Yo sabia de antemano que su secreto no lo iban a compartir conmigo. Todavía estaba recién llegado y no me había adaptado a las normas que, sin intención expresa, ellos exigían. Por lo tanto decidí expiarles y descubrir su secreto.
    ——-

    Tony era un perro de raza Pastor Aleman; no era muy grande, pero si era muy listo, y sobre todo era muy trabajador. Lo mismo “echaba las vacas” que cuidaba el bar en la C/ Cantabra, (el bar de Manel el de Cayo.) o perseguía a los zorros y a la lobos cuando bajaban al pueblo en la época de la nieve.
    Tony era un perro muy querido en la Solana porque era muy cariñoso y porque peleaba muy bien. Nunca se supo quien podría vencer, si el Tony o el “Cara” (perro callejero alimentado por la banda de chicos de la Solana.) El Tony era un perro muy bonito.
    Semejantes dotes no podían quedar sin el premio que la Naturaleza reserva a quien, como él, es tan fiel y tan trabajador. Por supuesto que Tony tuvo su recompensa.
    ——-

    La cuadrilla de la Solana estaba revuelta nuevamente. Los cuchicheos y los nerviosos tirones de brazos anunciaban que algo estaba pasando. De pronto salen todos corriendo hacia la carretera nueva. Les persigo a cierta distancia y les veo agazapados detrás de las Boneras. Silenciosamente algunos apuntaban con el dedo hacía la fuente Otero, al camino que sube al Campulvor.
    Tony no iba solo; una preciosa loba caminaba a su lado. Subían a trote, tranquilos, mirándose de vez en cuando. Iban en dirección a Valmayor.
    La banda de la Solana, una vez que la pareja encumbró al Campulvor, se levantaron, y semiagachados comenzaron a perseguirles.
    Yo no estaba dispuesto a quedarme sin participar en el acontecimiento, por lo que me hice ver y exigí que me contasen lo que pasaba si no querían que contase todo el asunto a nuestros padres.

    – Calla, tontu, que va a oíte la loba y se va a asustar.

    – Tienen una camá hecha en los Escobales.

    – La loba baja toos los días a buscar a Tony pa que suba a ver los cachorrines.

    – ¿Cómo va a hacer eso?,– pregunto incrédulo,– para bajar a Casa Cayo tiene que cruzar todo el pueblo, y la hubieran visto.

    – Mírale al curín, pues no es tan tonta como tú te crees. Baja por la fuente La Riega hasta San Cayetano. Tony la debe goler hasta allí y sale a buscala. Luego suben, unas veces por las casas baratas al Alcantarillón y otras veces por donde Pepe el de la lejía a la fuente Otero, listu.

    Los itinerarios los tenían tan constatados, y ante la evidencia de haberlo visto con mis propios ojos, no tuve más remedio que admitir el hecho.

    ——
    El lugar que se conoce como los Escobales está a medio camino entre Potes y la ermita de Valmayor (patrona del pueblo.) subiendo por el camino del Campulvor. Como su nombre indica es un paraje donde abundan los arbustos que proporcionan esas ramas duras y flexibles que se utilizan para hacer las escobas de “brezu” (Creo que se llaman así, no estoy seguro.)

    No muy contentos soportaron mi complicidad puesto que les era más conveniente; no porque les hiciera ninguna gracia. Todos juntos en una postura semiagachados que se utiliza cuando se va de caza, salimos hacia los Escobales.
    Cuando llegamos al lugar las precauciones se multiplicaron. Me miraban como si pensaran que de un momento a otro metería la pata y echaría a perder toda la magia que contenía la situación. Creo que les mire con seguridad y probablemente confiaron en mí.
    Casi me ordenaron que me tumbase. Arrastrándonos como los indios avanzamos lentamente entre los arbustos. Alguien levanto una mano en señal de alto. Otros indicaban en su dedo extendido hacia un lugar…

    Allí estaban; unos preciosos cachorrillos, con el pelo que parecía de algodón retozaban entre las tetas de la loba. Tony, tumbado a su lado, tolerante, soportaba los mordiscos que sus hijos le daban con la intención de jugar. La loba le miraba con admiración; posiblemente le miraba con amor.? ¿?
    En un momento dado, Tony y la loba miraron hacia donde estábamos escondidos. No se inquietaron en absoluto. Tony conocía a la mayor parte de la cuadrilla y sabia que era de fiar. Mi mirada se cruzó con la mirada de la loba… fija, penetrante, inquietante, salvaje; pero noble, sincera, exenta de temor, y yo tampoco la tuve miedo. Una mirada que no podré olvidar mientras viva.

    No sé el tiempo que permanecimos allí; simplemente recuerdo que con emoción y nuevo sentido de camaradería me encontré charlando con mis hermanos y con sus amigos como uno más de ellos. Simplemente me habían admitido en su cuadrilla porque habíamos compartido algo grandioso. Desde entonces me respetaban más y terminaron las puyas por mi forma de hablar.
    Por mi parte me esforzaba al máximo para conseguir cuando antes las costumbres y el deje “Lebaniegu”.

     
    Jomis.

  • Manuel V.

    pepe:
    1º- “…te DESAFIO a escribir un relato referido a la Navidad” !!!Ni que fuéra pistolero o caballero medieval!!!!
    2º:  Si quieres te dejo elegir el tema a comentar.  (Vamos mejorando)
    3º: “…el ” desafío”  trate sobre el tema de la pobreza”

    ¿Pero en qué quedamos, Burt Lancaster?
    Reconozca simplememte lo evidente, si quiere y puede, que, aunque con lo suyo puede hacer lo que le salga de donde le salga, copió y pego un texto que ha utilizado en diversas ocasiones. Ello no desmerece ni al texto ni al autor ni lo que ya le dije sobre los dos.
    Feliz Navidad

  • Manuel V.

    pepe:´
    Se lo guisa y se lo come solito ¿Pero no era usted casi analfabeto y lo tenía a gran honor?
    Podía haber dado respuesta a lo que le planteé, pero se fué por las ramas, como siempre, buscando lo que le interesa.  Y no he usado ni he hablado nunca de mi supuesta formación académica, he usado el sentido común, que, al parecer,  es el menos común de los sentidos
    La humidad es un valor universal, por si no lo sabía. 
    Que le aproveche y Feliz Navidad
    No se lo tome tan a pecho, le va a sentar mal

  • pepe sala

    No te pongas tan cansino, Manuel V., que esta vez tampoco tienes razón.
     
    1º: Para repetitivo el famoso padrenuestro ( y no te diga nada las avemarías y las letanías.)
     
    2º: Eclesiastés capítulo 3º: ” todo tiene su tiempo”. Cada cual consigue el tiempo necesario para escribir ( o lo que le apetezca) dependiendo de sus circunstancias. Ahora tengo mucho menos que cuando hacía rehabilitación y mi estado de salud no me permitía realizar demasiadas cosas. Así surgieron unas cuantas historiucas y así surgió mi afición por el internet. ( antes no sabía escribir a máquina y casi se me había olvidado escribir a mano.)
     
    3º: Yo no soy cristiano ( como creo que ya debes saber sobradamente) por lo cual, el asunto de la ” humildad” no entra dentro de mis parámetros vitales.  Si fuese ” humilde” como los católicos, seguro que estaría por algún país del mundo arruinando, matando y violando los derechos de las personas HUMILDES para poder ejercer ésa actividad tan reconocida  que algunos llaman ” caridad”.
     
    4º:  Respecto al ” copiar-pegar”, permíteme decirte que con lo mío hago lo que creo conveniente. Pero considerando mi falta de humildad y creyendo que mi forma de escribir es mucho mejor que la tuya ( a pesar de tu supuesta formación académica que tanto has tratado de utilizar para intentar ridiculizar mis argumentos) te DESAFIO a escribir un relato referido a la Navidad. ( es tu terreno, no el mío)
     
    Si quieres te dejo elegir el tema a comentar. Si quieres lo dejamos en tema libre y si quieres lo llevamos al terreno teológico. En cualquier terreno te  ganaré y espero que con ello comiences a participar de forma positiva en ATRIO.  Hasta ahora sólo y exclusivamente has entrado a  “joder”.
     
    Todo ello con la debida autorización del equipo ATRIO, a quienes tengo que agradecer que jamás me han censurado como lo han hecho en varios foros muy ” patrióticos” y muy católicos. ( El Diario Montañés es un periódico donde el Obispado de Santander tiene una influencia decisiva como gran accionista.)
     
    Mi propuesta es que el ” desafío”  trate sobre el tema de la pobreza, ya que ha surgido aquí. ¿ Aceptas?… o se  ” cagó el lorito” ?
     
    Venga ya…que estás más calado que la pipa de un Cheroki.
     
     

  • Manuel V.

    ana rodrigo:
    Sobran las adulaciones estériles. Yo constataba un hecho, no una acusación, un hecho (como ha quedado aclarado) que me había sorprendido, porl o que ya comenté y comento. Lo demás…pamplinas

    pepe:
    Pues solamente a eso me refería y al uso del copia-pega no aclarado. Bastaba con una pequeña aclaración, podía haber comentado a ATRIO, ante todas las loas y su publicaciñon como entrado indpendiente, que era un documento publicado ya varias veces y que no lo había escrito a propósito de este hilo… hubiera sido un detalle.
    De todos modos le dije que me sorprendió tanto cuando lo leí que lo tenía grabado en mi memoria y me sorprendió descubrir aquí al autor desconocido. Buen relato.
    Feliz Navidad

    La humidad es la verdad, lo demás… vanidad de vanidades

  • ana rodrigo

    Muy bien, Pepe Sala, la dudas se aclaran preguntando, no acusando.

    Manuel V, a Pepe Sala ya hace tiempo que lo conocemos en atrio y quien se haya adentrado un poquitín en su alma, no digo las acusaciones, sino las dudas, son una forma de atacar a alguien conocido y respetado. Máxime en una historiuca cargada de verdad, de sentimiento, de historia (común), de denuncia, de amor, de ternura y de un sin fin de valores que se desprenden de un hecho real. En un ambiente navideño, querer aguar la fiesta, siempre suena (volviendo al símil de la música) mal.

  • pepe sala

    Lo tienes muy fácil, Manuel V.  Cuando algo no se entiende, con preguntar a quien corresponda  se aclara todo y sobrarían los ” ataques a los disidentes”.
     
    De adrenalina, bien, gracias; pero mucho mejor si en vez de comentarios que contengan acusaciones veladas, se hiciesen comentarios en términos más positivos.  Si ” los disidentes” atacan, no pueden esparar que los atacados les permitan irse de rositas. Que cada cual aguante su vela y se responsabilice de lo que escribe.
     
    VALMEO en el pueblito donde yo nací. Durante un tiempo escribí en el foro del periódico de Santander donde contaba historias ( con nombres y apellidos) y me censuraron. Cualquier mensaje que llegase con mi propio nombre ( con el que comencé a escribir y como sigo haciendo en todos y cada uno de los lugares donde escribo. También en otros foros censuraron mi nombre e, incluso, la IP de mi oprdenador) El periódico en cuestión es el DIARIO MONTAÑES.
     
    LLegaron a utilizar mi nombre y apellido para escribir patochadas con la intención de desprestigiarme. Mis reclamaciones a la dirección del foro no surtieron efecto y decían que no podían hacer nada porque no se podía comprobar la certeza de mis reclamaciones.
     
    Visto lo visto, y como me apetecía seguir levantando alfombras llenas de basura, utilicé varios nombre supuestos. Todos ellos tenían relación con mi identidad verdadera. ( Valmeo, Naroba, Trescorá que todos conocen como cercanos a mi pueblo.)
     
    Supongo que leerías allí la historiuca y pensaste ” bien”, como casi siempre, deduciendo que yo escondía mi identidad para contar las verdades a quien guste leerlas.
     
    Pues ya ves que no, Manuel V., yo no niego mi identidad a nadie, y si alguien me la quiere robar PROTESTO a quien corresponda y ACLARO las cosas a quien pregunta;  no a quien acusa sin saber ” de la misa la media”.
     
    Pues éso… ” santas pascuas”

  • Manuel V.

    Se nota que alguno estaban falto de adrenalina. Cuando los disidentes desaparecen… aburrimiento total, en cuanto encuentran “carne”, ni leer… al ataque
    No se si los que me hablan han leído lo escrito, me temo que se han dejado llevar por sus arrebatos y ni se han parado.
    Solo constato que hace tiempo leí la historia y me impresionó y el AUTOR de la misma era un tal VALMEO, a quien no tengo el gusto de conocer y no tengo por qué suponer que es pepe sala ¿o ustedes lo saben todo y lo adivinan?  ¿Lo ha deducido Mar medina también? ¿Que será Valmeo además del nombre de un puebluco? ¿Será Voy Andando Ligero a Mear  En la Orilla?
    De JOMIS, N.. P..I..
    Adrenalina y poco más.
    Feliz Navidad

  • pepe sala

    Alguna aclaración pertinente, por alusiones, jejeje.
     
    María: Mis hermanos-as fueron 12. ( parío 16, pero se malograron algunos y a Carmina se la llevó la ” miringitis”… que mi madre aserguró siempre que fue por una maldición de una gitana que llegó a pedir a nuestra puerta y no había nada que darle.)
     
    La mayor es mujer ( lo que tuvo que pasar mi pobre hermana mayor tirando de tantos rebecos sin domesticar…) y la más pequeña también. Menos mal que llegó la más pequeña, puesto que mis padres se empeñaban en tener otra niña porque echaban mucho de menos a Carmina. La hermana más pequeña era el mimito de todos, sobre todo de mi padre que la adoraba.
     
    JOMIS es un pseudónimo que me inventé para mis trabajos de redacción en el Seminario. El profesor ( el Padre Isaac, gran profesor y mal ” compañero” de juegos) nos sugirió la idea del pseudónimo y casi todos nos inventamos el nuestro.
     
    Lo volví a recuperar cuando tuve el accidente laboral y pude volver a escribir algo. ( eran los años de 1990 y siguientes) Cuando escribía una historiuca que me parecía medianamente aceptable la firmaba con mi pseudónimo pensando si merecería un aprobadillo del P. Isaac. Cosas que se van llevando adelante, sin saber muy bien los motivos y sin importarme un carajo los motivos.
     
    El significado es el siguiente: J= José; O= Oblato; M= María; I= Inmaculada; S= Sala. ( Joder con el significado tan extraño para un ateo… dirá Manuel V. jejeje) La congregación donde pasé unos años se denomina Misioneros Oblatos de María Inmaculada.
     
    Pero como la historiuca es mía y el pseudónimo también, pues hago con ello lo que se me pone por ahí. Y si alguien ha utilizado mi historiuca y la ha firmado con otro nombre es porque es un ladronzuelo de historiucas.
     
    Sólo en una ocasión, alguien me pidió permiso para utilizar un relato mío. Fue una Asociación Republicana de Madrid que solicitó mi autorización para editar en un librito la historiuca de  EL  EXILIO INTERIOR.
     
    Sin ningún problema se lo concedí y sólo puse una condición. Que el precio del librito no superase los 2 euros y que toda la recaudación se utilizase en la lucha para recuperar la República en España. No sé cómo van las cuentas ni me interesa para nada. Les agradezco que lo hayan publicado porque así me ayudan a dar a conocer ciertas cosillas que pasaron y que todo quisqui se empeña en olvidar y en que lo olvidemos. No habrá olvido mientras no haya JUSTICIA.
     
    La misma Asociación la publicó ( con mi nombre) en versión digital y se encuentra en este enlace:
     
    http://www.nodo50.org/republicanos/memoria/mem_006.htm
     
    Buscaré tiempo a ver si encuentro la historiuca de la loba que parió en Los Escobales de Potes. Está publicada ( gratis) en una revista y en algún sitio más; pero tengo poco tiempo para transcribirla. A ver si en unos días que tomaremos de vacaciones en la Navidad puedo hacerlo.
     
    Nuevas gracias a todos y a Manuel V. también. Por sus felicitaciones navideñas y por su crítica que me ha permitido ” presumir” de mis dotes literarias, juas, juas.
     
    ( No hay mal que por bien no venga…)

  • Carmen (Almendralejo)

    Es otra Navidad, os dejo con la de mi paisano Luis Chamizo, y LA NACENCIA
    La Nacencia de Luis Chamizo es unas de las poesías que mejor definen a la personalidad de la gente campesina de Extremadura en suele ser el casi 90% de la población, porque Extremadura se compone de pueblos grandes separados unos de otros por muchos km, de ahí que nos den esa particularidad…
     Esta tierra que nos acogió al nacer, es así Extrema para dar calor, Extrema para enseñar el frío, extrema para empezar a vivir, para convivir entre los mismos pueblos por esa misma distancia…
     Es extremadamente dura, pero extremadamente bella en sus distintos parajes donde se pueden encontrar de todo, y extremadamente tierna en sentimientos que muchas veces escondemos porque la persona extremeña siente un poco de reparo en decir o hacer gestos de cariño.
     Luis Chamizo nació a unos 40 y picos de km del pueblo donde yo nací Villafranca de los Barros, la romana villa Perciana, lugar rodeada por un insignificante arroyuelo que en tiempos de lluvia se desbordaba y anegaba todas las casas adyacente a él, y en una de aquellas casas vio por primera vez la luz Luis Espronceda, aunque la “historia” haya recogido la versión oficial de los papeles, documentos que quedan escritos y los cuales no siempre dicen la ausencia Verdad.
     Este canto de la Nacencia es el primer verso que leí cuando apenas supe juntar letras y formar sílabas, con tan corta edad recuerdo que me hizo viajar por aquellos ojos de mochuelos, por aquella frondosa dehesa de encinares, y sobre todo de la búsqueda de palabras que aún desconocía.
    Creo que es la voz en la escritura, su desgarrado dolor por lo que desconoce en plena soledad con D*s y el paraíso:
    Tierra-Encina
    Espacio-Mochuelo
    Trinidad, Mujer-Amor-fruto de ambos, y todo amparado por ese silencio cómplice de D*s…
     Ni en el N.T José hace un canto más bello y noble, porque tienen que venir pastores a cantar a ver al niño D*s que nos nace, Luis Chamizo hace el canto del hermano, del amigo, del esposo amante que ve su amor reverdecido en aquella mujer amada…
    Comprueba su dolor como algo insuperable y habla con D*s sobre las demás criaturas, y el porque de aquel mal presagio que se dibuja en el rostro de la mujer amada.
     Un hombre hacia la Nacencia, hablado de los sentimiento ante la Nacencia del hij*s, la soledad en medio del universo, el dolor de este hombre ante el desconocimiento de aquel descubrimiento ante el parto de quien ama, su mujer, ¿Por qué ella no puede parir como hace las gacelas, las yeguas, las ovejas…?
     Él debe recordar, mientras no acuden a su memoria rezos aprendido de oído, aquellas otras nacencia, en esa conversación con D*s, él interroga y le recuerda, que hay animales hembras que paren solas, y que a nadie más le interesan,
     ¡Ellas solas con al vida, ellas solas con la creación y la Nacencia!
     ¿Por qué D*s, no mi Juana? ¿Por qué he de perderla?
     Entre oración y oración Luis Chamizo relata como la mujer pare en soledad, como Juana, María en medio de ese dolor dignificante deja paso entre sus carnes a aquel vestigio del D*s que nos nace
     Luis Chamizo hace ese relato de “Nacer en Extremadura” porque en aquel tiempo era más un milagro de D*s, más que de la propia ciencia… porque nacía entre colchones de paja, de lana y como tantas Juana en medio de la Dehesa, en chozos de paja y humo, embarraros de la roja tierra y el agua…
    Ningún techo más digno que aquel que alumbró a Juana, ni mejor amparo ¡El cielo arrojado en la bella Encina de la dehesa extremeña!
     El alumbramiento de María en una cueva, el de Juana en una dehesa…
     María y Juana, pariendo y alumbrando esa fragmentación  de D*s en sus entrañas encarnadas…
     Mujer dejada, donada en ese lugar fértil y libre para ser de D*s colmada, mujer que haces de tu cuerpo una bóveda de sal y agua pintada, repleta de sangre en la porosa entrañas de tu alcazarra.
     Mujer que eres de D*s útero encarnado, original y transcendente de sabía y luz al mundo de de tus entrañas, porque eres la gruta de toda Nacencia.

  • Luciano Vazquez

    Estimado amigo:
    Preciosa historia, humana, sencilla, real, de esas que uno lee y se dice así mismo, ésta se la tengo que contar a mis nietos.
    Los valores que destilan tus palabras, se los oia a mis padres y era el A,B,C, de aquellos tiempos, pocos tenían algo y lo que tenían se repartía en casa, e incluso a algún que otro vecino, que nada tenía.
    Esto sigue pasando en el mundo y aquí en nuestro país, provincia, pueblo o ciudad, como un grito permanente.
    Quienes seguimos provocando ésto, somos los seres humanos, no culpemos a nadie, lo digo por tu frase final, que me parece un grito desgarrador.
    Hay valores en el hombre que no vienen implicitos en una creencia o religión, sino que la vida los ha incorporado a su ser.
    Y esos valores mi querido amigo, te permiten expresarte a la busqueda de lo mejor para el ser humano.
    Siempre nos queda algo que aprender de los demás, gracias por compartir tu niñez.
    Paz para todos.

  • Carmen (Almendralejo)

    Pues si es Pepes Salas quien firma con el nombre coloquial, familiar…
    Pero la verdad, que quien defiende la mil y una mentiras repetidas, se digne a antrar y intentar poner en duda algo que una persona ha vivido, es para mear y no hechar gota.

    Los doctores de la letra siempre están dando por culo, no se como se las arreglan.
    Aunque mejor es dejarle pasar y que vaya a pegarse vientos a una lata, que es lo que les va.

    Querido Pepe, haber si cuentas algo más de las viviencia de niño, ya que pastores y reyes estamos hasta el gorro.
    Un besino

  • Antonio Vicedo

    Cuelgo aquí para TODOS  la felicitación navideña  con la que saludo a familiares y amigos.

    EN NAVIDAD 2010
                               Y   AÑO NUEVO 2011.
    ¡NAVIDAD!
                  ¡CELEBRACIÓN DEL NACIMIENTO!
                       – ¡De JESÚS de NAZARET!
    .
    Celebramos su NACIMIENTO lejano: 2010 años.
    Y mientras,  nos olvidamos
                de  SU PRESENCIA CONSTANTE y UNIVERSAL.
     El JESÚS de la Navidad
                               NOS sigue diciendo:
      -“Porque tuve hambre y no me distéis de comer; tuve sed y no me distéis de beber; fui extranjero y no me recogisteis; estuve desnudo y no me vestisteis; = enfermo y en la cárcel y no me visitasteis.
    . . . –Os lo aseguro: Cada vez que lo hicisteis o dejasteis de hacerlo con un hermano mío de esos más humildes lo hicisteis, o dejasteis de hacerlo CONMIGO.”
    Que,  viviendo CON ÉL en  Justicia y Amor,
     encontremos todos  PAZ y  FELICIDAD,  ahora y en adelante.
    Desde Alicante, un fraternal saludo de Paloma, Álvaro, Consuelo y Antonio.
     
     

  • ana rodrigo

     Querida Susi, yo no tengo el oído muy fino a efectos musicales, pero algo me rompió la armonía al leer a Manuel V. Sólo ha sido una percepción que, como tal, es puramente subjetiva.

  • María

    Es que Manuel V.  siempre entra a picar a Pepe Sala,  no se si será un poco de pelusilla.
    Bueno, yo quisera saber si los nueve muchachos eran solos o tenían alguna hermanina.  Pura curiosidad, porque nueve muchachos seguidos me parecen una cosa seria.
    Pepín, me has dado mucho que pensar con tu historiuca,  que pasan y pasan navidades  por nuestra vida y seguimos  comprando y comiendo a lo bestia, sin mirar demasiado a quien verdaderamente lo necesita.

  • MAR Medina

    ¡¡Hola Ana, preciosa!!

    Ya no quiero decantarme más por el mal o bien-entendido del comentario de Manuel. Lo que sea será, solo Manuel lo sabe. Manuel, que lleva tan hermoso nombre, por cierto.

    Bueno, lo que quería decir es que me ha encantado tu comentario de esta mañana, que acabo de leer. Es tan verdad lo que dices…

    Un fuerte abrazo

  • MAR Medina

    El nombre parece diferente, pero no lo es:

    Deduzco (sólo deduzco, pero no creo que me equivoque) que Jo-mi-s es un acrónimo de JoMiguel Sala: Jomis.

    Creo que esa deducción puede hacerla cualquiera, y no he detectado en la alusión a la re-re-publicación de Manuel V. la mala intención de que le acusas, Luis. No es que quiera llevarte la contraria, simplemente coloco aquí otro punto de vista, aunque también es posible que la equivocada, pese a todo, sea yo. Pero mira, yo lo de la historia re-re-publicada, más lo he interpretado como un juego de palabras, que de todos quienes conocemos a Pepe es sabida su simpatía por la República (y la mía más cada día, dicho sea de paso).

    Saludos cordiales a los dos

  • ana rodrigo

    Mnuel V. más repetitivo es hacer nacer al niño Jesús todos los años durante más de dos mil. ¿Será que necesitamos saber de dónde venimos o no son necesarios tantos nacimientos?
    En todos los belenes, los reales y los ficticios, hay todo tipo de personajes, tú, en éste, has desafinado más que un grillo en la filarmónica de Berlín.

  • Manuel V.
    Estas echando m…, a Pepe Sala, demuestras muy mala idea. Para decir lo que dices, debes dar datos, o te callas.
    No creo a Pepe capaz de una trampa tan tonta. Pero calumnia, calumnia, que algo queda…
    Es una c…, de tu parte, propia de un c…, el dedicarte a calumniar, en lugar de atender al relato de un superviviente. Que le den crisis ahora a Pepe…, está curtido, en mil retorcijones de estomago…

  • Manuel V.

    Hay historias que no se olvidan al  lerlas , por motivos diversos. Sorprende que aparezcan siempre como nuevas. No las desmerece en absoluto decir que son re-re-publicadas. Además evita confusiones, yo la leí con nombre de autor diferente.
    No se moleste, no es para tanto.
    Feliz Navidad

  • pepe sala

    ¡¡ Qué sorpresa más agradable!, Manuel V…
     
    No podía sospechar que fueras seguidor de mis historiucas. Sigue así y aprenderás algo interesante en la vida.
     
    Pue sí, es natural que mis historiucas las cuente en los foros de mis paisanos. Por dos motivos principales:
     
    1º: Porque lo que yo cuento es absolutamente real y cierto y no tengo miedo a que lo lean mis propios paisanos.
     
    2º: Porque los jóvenes de mi tierruca tienen derecho a saber la historia de sus padres y abuelos. Hasta la fecha nadie se la ha contado. Bueno es que alguien tenga interés en informarles de lo que los demás callan. ¿ por qué se lo callarán tanto?.
     
    Por si sigues interesado en mis historiucas, en este enlace, de unos muchachos de Santander, podrás degustar ( o vomitar cuando acabes de leer alguna) unas 5o historiucas de diferente estilo. Todas ellas han ido saliendo de mis tripas, de los hígados o del buen humor durante unos cuantos años que llevo escribiendo cosucas.
     
    Buen provecho y ” santas pascuas” :
     
    http://server3.foros.net/viewtopic.php?t=1931&start=50&mforum=forucantabria

  • Manuel V.

    A esto se le llama “sacarle partido” a un escrito, publicado y republicado desde hace ya algún que otro año en lugares diversos liebaniegus y otros
    ¿no pepe?
    Feliz Navidad

  • MAR Medina

    Pepe, querido amigo:
     
    No creo que tengas que pedir perdón ni a Pereda ni a nadie, tú narración no tiene nada que envidiar a la mejor literatura y tiene la doble belleza del arte con que la desgranas y el regalo que nos haces al compartir esos episodios llenos de calor humano y, la verdad, heroicos, tanto por tu aventura de rapaz como, en especial, en lo que toca a tu entrañable familia.
     
    Otro día anímate a contarnos la historia de la loba que parió en los escobales.
     
    Gracias por compartirla con nosotros. Un abrazo solidario.

  • M. Luisa

    La  otra Navidad! la  entrañable Navidad, la auténtica, la nuestra…
    gracias, pepe

  • José de Jesús Molina Perales

     

    Hola, amigos: Quise anoche poner una nota en el tablón, pero
    la puerta parecía tener traba.
    Entonces leí lo publicado, entre lo cual destacaba lo escrito por Pepe Sala y sus comentaristas.
    ¡Absolutamente conmovedor!
    La mesa estaba puesta. Me colé por esta otra puerta, por la que siempre me he colado.

    Navidad ecuménica.

    En pesebre de paja recostado,
    Dios niño, por mujer virgen parido.
    Animales, pastores, reyecitos:
    Testigos por el Cielo convocados
     
    Por siglos los cristianos han tomado
    Tal fábula como hecho definido,
    Vuelta feliz a un mundo bendecido,
    Pues Dios, con creces, todo ha perdonado.
     
    ¡Viva la Navidad, otra, crecida:
    Por niños de mujer plena nacidos,
    A quienes el Amor donó la Vida!
     
    ¡Y alegría florezca sin medida:
    Hermanos con hermanos bien queridos,
    Juntos hagamos casa compartida!
     

     

  • José de Jesús Molina Perales

    Navidad ecuménica.
     
    En pesebre de paja recostado,
    Dios niño, por mujer virgen parido.
    Animales, pastores, reyecitos:
    Testigos por el Cielo convocados
     
    Por siglos los cristianos han tomado
    Tal fábula como hecho definido,
    Vuelta feliz a un mundo bendecido,
    Pues Dios, con creces, todo ha perdonado.
     
    Hola, amigos:

    Quise anoche pegar una nota en el tablón de
    de Atrio; pero la puerta tenía puesta una
    traba. Hacía tiempo que no entraba a
    veros. Aproveché para echar un ojo a lo
    publicado. Y de manos a boca di con
    los emocionantes escritos de Pepe Sala
    y de los comentarios hechos. La mesa
    estaba puesta… y por esta puerta
    siempre me he colado.

    Navidad ecuménica.

    ¡Viva la Navidad, otra, crecida:
    Por niños de mujer plena nacidos,
    A quienes el Amor donó la Vida!
     
    ¡Y alegría florezca sin medida:
    Hermanos con hermanos bien queridos,
    Juntos hagamos casa compartida!

  • pepe sala

    Quisiera contestar a ésto, Oscar:
     
    “” EL HOMBRECITO
    Yo soy pequeño porque soy un niño. Pero cuando tenga yo la edad de mi padre, seré grande.””
     
    Me temo que no depende tanto de la edad como de las circunstancias de cada cual. Hay quienes no tienen responsabilidades en toda su vida y hay quienes las tienen que asumir a edades tan tempranas que descolocan a los gestores de normativas y declaraciones sobre los derechos de los niños. Y me temo que no fuese exclusivamente en mi familia donde se dió el fenómeno. Conozco otros casos similares al nuestro y tengo constancia de que actualmente hay millones de niños-as que se ven en la necesidad ineludible de cargarse con una responsabilidad que no deberían cargar sobre sus tiernas espaldas.
     
    Tanto los gestores de normativas como los declarantes de pomposas declaraciones sobre derechos de la infancia, se suelen olvidar de darles la solución a los tales niños-as para que no tengan que trabajar y NO MORIR EN EL INTENTO. Es muy bonito, y queda muy bien, decirles a los padres que no permitan trabajar a sus hijos tan niños aún, y, al mismo tiempo, quitar a los padres toda posibilidad de trabajo o posesiones que les permitiese alimentar y educar adecuadamente a sus hijos-as.
     
    Está muy en moda ir a los países a matar a los padres para luego hacer la jodida ” caridad” con los hijos de los muertos. En los tiempos que yo comento sobre nuestra experiencia, a los padres no nos los mataron ( de un balazo, los mataron a “pellizcos” y tardaron unos pocos años más en hacerles morir); pero en la Sentencia de mi padre ( el único con oficio y garantías de poderse ganar la vida dignamente) había un párrafo que determinaba la situación. Dice así: ( copio y pego de la sentencia de mi padre que obra en mi poder)
    ——

    “”Reservando en favor del Estado las acciones correspondientes para que ejercitándolas pueda resarcirse de los daños y perjuicios sufridos por la rebelión habida.

    Así por esta nuestra sentencia lo pronunciamos y firmamos.””
    ——
    Y vaya si se reservaron los derechos de quien fue juzgado y condenado, los de su esposa que nunca entendió una sola palabra de política y los de sus hijos que ni habíamos nacido cuando fue condenado. ( incluso sus nietos han sufrido las consecuencias)
     
    ¿ Las conclusiones respecto a lo que tratamos de la edad del ” hombrecito”?… Pues como lo que no mata fortalece, en mi casa, era absolutamente normal que un niño de 7 años trabajase. Con 9 años todos manejábamos el hacha mejor que la cuchara, puesto que una de las formas de llenar los platos era la venta de leña a las familias ricas de Potes. También había normativa que prohibía cortar leña en el monte; pero como eramos tantos, mientras unos cortaban la leña otros vigilaban al vigilante ( guardabosques) y si había peligro la agilidad en las piernas nos daba ventaja para llegar mucho antes y avisar. El mismo truco utilizábamos para pescar truchas a mano en los ríos. También estaba prohibido, pero las truchas llegaban a casa y las solíamos cambiar por carne a Juanito el carnicero.
     
    De hecho, Oscar, yo me tuve que hacer cargo de mis seis hermanos más pequeños cuando tenía 19 años. Me los traje a todos para Bilbao a la muerte de mi padre y me hice ” padre” hasta que me casé y tuve mis propios hijos. Mis hermanos mayores ( dos estaban en la mili a la vez) y los demás tenían ya sus propias familias. Me tocó otra vez sin remisión y, te aseguro que no me supuso una carga  demasiado pesada. ( sí era complicado, pero otras cosas mucho más complicadas me habían tocado sortear.)
     
    Amigo Oscar,  como dijo el sabio ése del nombre raro,  todo es relativo”, incluso la edad para hacerse ” hombrecito”.
     
    Saludos.

  • Carmen (Almendralejo)

    Querido Pepe… He recordado los días que mi madre mendigó un camión de plástico, para mi hermano y un juego de peluquería del mismo material para mi.
    Se lo denegaron, porque mi madre nunca fue a pedir a las casas de las señoritingas nuevas, o las siemrpres  marquesas de Villafranca.
    Y todo porque mi hermano y yo, nos emperramos en pedir a los reyes magos, algo que mis padres ese años no se pudieron permitir comprar.
    Ella que estaba harta de tener una naranja como regalo de reyes, así que ni corta y perezosa y sin pedir permiso a nadie, ni siquiera a D*s se fue a pisar ese umbral donde la caridad se hace con los vasallos.
    Por sus hij*s traspasó esa puerta donde por aquellos años,  la  beneficencias “caritas” solo la daban el cura de turno y l*s mea pilas, por desgracia hoy sigue siendo al 99% igual, poco ha cambiado, porque quienes hemos trabajado en caritas durante años sabemos quienes están repartiendo el bacalao.

    En mucho de lo que nos cuentas, veo retratada la figura de niña de mi madre… Solo que tú tuviste la gran suerte tener a tu made contigo, mi madre perdió a la suya cuando apenas tenía 11 años.

    Apenas alcanzaba al brocal del pozo, y en aquel cortijo donde la llevaron, la tenían horas sacando cubas de aguas como si fuera una mula.
    Es tiempo bueno para recordar, que aquellas castañas pilongas cocían durante horas y horas al amor de la lumbre encima de la trébedes, en aquella olla de porcelana roja, con los agujeros tapados con estaños por el hojalatero, y con el carbón que recogíamos de la lumbre del día anterior.
    Qué buenas las papas de harinas, el arroz con leches y los prestines “pestiños” de mi madre, y cuando no, aquellos calostros, aquella si que eran navidad, cada vez que “nos nacía” un becerrin*, el mejor juguete para pasar aquellos día sin colegio, mientras le dábamos la leche, le limpiamos y corríamos en el corral junto a El/ella.
    Gracias Pepe, y gracias a Atrio por dejarnos revivir estas experiencias que es la pura Teología de la Vida de D*s encanado.
     

  • Sergio Zalba

    ¡Gracias Pepe! Me encanta esta historia que, de miles de modos distintos, se sigue repitiendo. 

    Es uno de los mejores ‘cuentos’ de navidad que pude haber leído, porque de ‘cuento’ no tiene nada.

    Enorme abrazo.

  • pepe sala

    Gracias al equipo de ATRIO por la deferencia al dar entrada ” preferente” a mi humilde relato navideño.
     
    Gracias a los-las comentaristas por sus halagos ” literarios”, jejeje.
     
    Tengo que decir que las ” chicas” han cogido perfectamente la idea sobre el mensaje de la historiuca. Son madres y éso se nota.
     
    Ciertamente, Ana, las cosas han cambiado poco. En mi pueblo suelen decir que ” el hambre no desaparece, simplemente cambia de puertas”.
    Y éso es precisamente lo que más me duele. Cuando voy al pueblo veo a los mismos en los mismos lugares. Quienes permitieron ( fomentaron en muchas ocasiones) situaciones tan injustas siguen subidos en sus púlpitos y poltronas políticas de poder. Si algunos de ellos han muerto, ya de viejos, actualmente tengo que leer sus nombres en plazas y calles dedicadas en reconocimiento a sus labores ” patrióticas o caritativas”.
     
    “Don Desi” es, hoy en día, una institución a título póstumo. El Capitán Palacios ( mano derecha de Franco) luce su patriotismo  luchando bajo las órdenes de Hitler en Leningrado – División Azul- en la plaza principal de Potes de donde es hijo predilecto por su labor golpista en la guerra civil española.
     
    Mis amigos de penurias siguen en las mismas penurias… quienes consiguieron sobrevivir. ( tres de mis hermanos no lo consiguieron)
     
    Las Iglesias de Potes siguen y seguirán adornadas de riquezas insultantes. Santo Toribio de Liébana genera más dinero que el ” Barça”.  La famosa Navidad sigue exactamente igual ahora que cuando yo las pasaba más putas que Caín.
     
    Sólo hay una diferencia. Quienes nos largamos de pueblo y comenzamos una nueva vida sin ser los ” hijos de…” ( un condenado durante treinta años por no saber elegir ” bando”) conseguimos dejar atrás los piojos, pulgas a miles, hambres y falta de casi todo. No fue fácil comenzar de menos cero y sin apenas formación académica de ningún tipo; pero las enseñanzas caseras ( trabajo y honradez a prueba de canallas) fueron dando sus resultados y hoy podemos decir que el hambre y las miserias han cambiado de puertas.
     
    Lo que no significa que yo me olvide de mis amigos necesitados, de mis raices y de los canallas que siguen siendo tan representrativos en la ” democracia” como lo fueron en la Dictadura.
     
    A fin de cuentas, como éstas experiencias ya no influyen para nada en mi forma de vivir, bueno sería que sirvan para darles un mínimo mensaje de esperanza a las nuevas puertas del hambre. Cierto que en España hemos salido de situaciones tan dramáticas y hoy en día el hambre está casi erradicado . Pero me vienen a la cabeza ” pesebres” de Haití, Africa, Palestina…
     
    Y una confesión particular:
     
    Más que las necesidades de ropa, calzado, comida y sábanas en la cama ( lo de cama es muy pretenciosos, pero no os quiero joder más el domingo), lo que más me dolía en mi infancia era LA FALTA DE RESPETO que cualquier niño-a se merece por el mero hecho de serlo.
     
    Y a nosotros no nos respetaron ni los de ” Acción Católica” ni, mucho menos, “los patriotas” que ahora se dicen a sí mismos ” nosotros los demócratas”.
     
    Luego te cuento algo sobre lo de ” hacerse mayores”, Oscar. Seguro que conocerás algún caso similar ; pero no por repetido dejará de tener alguna utilidad.
     
    Abrazotes .

  • ana rodrigo

    Este relato, además de lo fantásticamente que está construido, lo hace grande la verdad que relata, lo que se suele decir, la forma y el fondo son de concurso y de premio.
     
    Pero conociendo un poco al autor, hay que añadirle mucho corazón, mucho valor, y, en medio del riesgo, mucha valentía o ¿inconsciencia infantil?, pero la ley de la supervivencia es más fuerte que cualquier necesidad vital. Visualizar a esa entrañable familia con tantas estrecheces, a quienes tenemos cierta edad, nos trae reminiscencias vitales semejantes a las narradas.
     
    Pero dando un salto en el tiempo, y cuando creíamos que estas situaciones límite ya las teníamos superadas en los países desarrollados, hete aquí, que nos encontramos las calles abarrotadas de indigentes, a miles de parados que no tienen para llegar a final de mes, a miles de desahuciados de sus hogares por no poder pagar la hipoteca, a miles de inmigrantes que pensaron encontrar la tierra prometida en la que sólo han encontrado abandono y soledad, y mujeres embarazadas que vienen a “empadronarse” a la tierra de promisión, y bebés que nacen en la patera arropados por el calor de un guardia civil, y madres solas con sus hijos o hijas como lo único que les da calor al corazón, y manteros perseguidos por la policía, y subsaharianos vendiendo pañuelos en los semáforos…. Estos son los “Belenes” vivientes que tenemos a nuestro lado.
     
    Pero quienes no somos los protagonistas de estos “belenes” vivientes, pasamos a su lado camino de los belenes de cartón piedra y sus villancicos correspondientes.
     
    ¡Esta es la triste realidad! La caridad hace lo que puede, pero la justicia brilla por su ausencia en la noche oscura de la indiferencia.

  • oscar varela

    Hola Pepe!
     
    Diría que la historiuca con el “niño” luego seguirá así
    -según te encontramos ya hombre maduro-:
     
    EL HOMBRECITO
    Yo soy pequeño porque soy un niño. Pero cuando tenga yo la edad de mi padre, seré grande. Entonces mi maestro vendrá y me dirá: “¡Que es tarde! ¡Ve por la pizarra y los libros!” Yo le contestaré: “¿No estás viendo que ya soy mayor como papá? ¡Yo no tengo ya que dar más lecciones!” Y mi maestro se quedará maravillado y dirá: “Pues es verdad. Puede si quiere dejar los libros, que para eso es ya un hombre“.
     
    Me vestiré y me iré de paseo a la feria, que estará toda llena de gente. Mi tío vendrá corriendo y me dirá: “¡Que vas a perderte, hijo mío! ¡Déjame que te lleve en brazos!” Yo le contestaré: “Pero tío, ¿no ves tú que ya soy grande como papá? Tengo que venir solo a la feria“. Y mi tío dirá: “Pues es verdad, puede ir donde quiera, que para eso es ya un hombre“.
     
    Cuando mi madre vuelva del baño, como yo sabré ya abrir la caja con mi llave, me encontrará dándole dinero al ama. Y me dirá: “¿Qué es lo que estás haciendo, loco?” Yo le contestaré: “Pero madre, ¿no lo sabías tú? Yo soy ya mayor, como papá, y tengo que pagarle a mi ama“. Y mí madre dirá para sí: “Que le dé dinero a quien quiera, que para eso es ya un hombre“.
     
    Para las vacaciones de octubre, mi padre volverá a casa, y creyéndose que todavía soy un niño, me traerá de la capital zapatitos nuevos y vestidnos de seda. Y yo le diré: “Dáselos a Dada, padre, que yo soy ya grande, como tú“. Y papá considerará y dirá; “Es verdad. Tiene razón. Él puede comprarse su ropa a su gusto, que para eso es ya un hombre“.
    ··············
    ¡Seguimos yendo todavía! – Oscar.

  • oscar varela

    Hola Pepe!
     
    Me hiciste recordar un Cuento “de” niños
    que en LA LUNA NUEVA escribió Rabindranath TAGORE:
     
    EL   HÉROE
    Figúrate tú, madre, que andamos de viaje y que estamos atravesando un peligroso país desconocido. Tú vas sentada en tu palanquín y yo troto al lado tuyo en un caballo colorado. El sol se pone, ya anocheciendo. Ante nosotros se tiende solitario y gris el desierto de Yoradigui. Todo alrededor es desolado y seco. Tú piensas asustada: “Hijo, no sé adonde hemos venido a parar”. Y yo te digo: “No tengas tú miedo, madre”.
     
    El sendero es estrecho y retorcido, y los abrojos desgarran los pies. Los ganados han vuelto ya de los anchos llanos a sus establos de las aldeas. Cada vez son más oscuros y vagos la tierra y el cielo, y ya no vemos por dónde vamos. De pronto, tú me llamas y me dices bajito: “¿Qué luz será aquella que hay allí junto a la orilla, hijo?”
     
    Un alarido horrible salta en lo oscuro y unas sombras arrolladoras se nos vienen encima. Tú te acurrucas en tu palanquín y repites rezando los nombres de los dioses. Los esclavos que te llevan se esconden temblando de terror tras los espinos. Yo te grito: “¡Madre, no tengas cuidado, que estoy yo aquí!” Los asesinos están más cerca cada vez, hirsutos los cabellos, armados con largas lanzas. Yo les grito: “¡Alto ahí, villanos! ¡Un paso más y sois muertos!” Se oye otro terrible grito y los bandidos se abalanzan sobre nosotros. Tú, convulsa, me tomas la mano y me dices: “Hijo mío de mi vida, por amor de Dios, huye de aquí”. Yo te contesto: “¡Madre, mírame tú! ¡Ya verás!”
     
    Entonces meto espuelas a mi caballo, que salta furioso. Chocan sonantes mi espada y mi escudo. El combate es tan espantoso que si tú lo pudieras ver desde tu palanquín, te helabas de espanto, madre. Unos huyen, otros caen hechos pedazos. Tú, mientras, ya lo sé yo, estarás pensando, sentada allí sólita, que tu hijo ha muerto. En esto yo vuelvo todo ensangrentado y te digo: “Madre, la lucha ha concluido”. Tú sales de tu palanquín, y apretándome contra tu pecho, dices mientras me besas: “¿Qué hubiera sido de mí si mi hijo no me hubiese escoltado?”
     
    … Todos los días pasan cosas como ésta. ¿Por qué no había de suceder algo así una vez? Sería como un cuento de los libros. Mi hermano diría: “Pero ¿es posible? ¡Yo que lo creía tan endeblito!” Y los hombres del pueblo repetirían asombrados:  Verdaderamente fue una suerte que el niño estuviera con su madre”.
    ··············
    ¡Gracias y seguimos yendo todavía! – Oscar.

  • Asun

    Pego el comentario del post de “jesús de Nazaret” aquí. Me alegra un montón, Pepe, encontrarlo donde se merece.

    Muchas gracias, Pepe por recordarnos, de vez en cuando, a través de tu preciosa historuca, la verdadera Navidad, la que está ahí y se vive día tras día con personajes reales. Ya está bien de tanta ceguera de navidad-san- para- mí. Lo que cuenta es estar juntos, saber que podemos contar unos con otros y compartir lo que sea. Y si hay piojos más alegría, ¿No, Carmen? La alegría tampoco es propiedad de nadie en exclusiva.
     
    Por cierto, el relato va que ni pintao con Jesús de Nazaret.
    Un fuerte abrazo a los dos.

  • mªpilar garcía

    Pepe… ¡¡¡Gracias!!!
    Siempre me impresionan y emocionan tus vivencias.
    Me empujas a intentar ser ¡Buena persona!
    Un abrazo entrañable.
    mª pilar

  • El relato lo merece… aunque eso suponga que mi sarna y mis piojos aparezcan también en “primera línea”, jejejejeje…

Deja un comentario