INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6399 Artículos. - 100312 Comentarios.

Poder y libertad en la Iglesia de Jesús

A raíz del artículo de Jose Arregi “Tomo la palabra”, además de decenas de comentarios, nos han llegado varios artículos más extensos que merecen la presentación en ATRIO. Hoy publicamos tres de ellos, por el mismo orden en que nos han llegado. Son los de Miren Jone Arzuza, Juan Cejudo y José Luis Vilanova. Como todos hacen referencia al obispo Don José Ignacio Munilla, publicamos antes de ellos la declaración oficial que emitió el obispado de San Sebastián tras conocerse el artículo de Arregi.

SE PUBLICA EL DÍA 20 EL COMUNICADO DE LA PROVINCIA FRANCISCANA DE ARANTZAZU.

23224

J. Ota

 

  • Comunicado sobre las declaraciones de JOXE ARREGI

1.  Los Franciscanos deseamos y pedimos que el proceso de diálogo iniciado hace tiempo con Joxe Arregi y retomado en los últimos días debe desarrollarse dentro de los ámbitos internos de la Orden y de la Iglesia. Lamentamos que unilateralmente se haya roto la privacidad y confidecialidad  de un proceso de  conversaciones no acabadas.

2. Sabemos que con frecuencia una expresión sacada de su contexto se distorsiona en su significados y adquiere muchas veces proporciones distintas a las reales. Lamentamos que también  en este caso haya ocurrido así. 

3. Haremos todo lo posible para que el conflicto se resuelva del mejor modo, dentro de los cauces normales de una institución, con el mayor respeto a la persona y a la misma institución.

   Consejo de la Provincia Franciscana de Arantzazu

 

* * *

 

  • Obispado de San Sebastián: A propósito de la nueva carta del P. Joxe Arregi ofm contra el obispo de San Sebastián:
  • OBISPADOSS

1º.- La comunicación entre un obispo y un sacerdote tiene lugar en el fuero interno de la Iglesia; y, es por ello que, como en ocasiones anteriores, el obispo de San Sebastián no va a contestar las declaraciones que, el P. Joxe Arregi ha realizado.

2º.- Nos limitamos a constatar ante la opinión pública que su escrito contiene graves falsedades, además de numerosas deformaciones de la realidad.

3º.- Los superiores de la orden franciscana se han puesto en contacto con este obispado, manifestando su hondo pesar por las declaraciones del P. Joxe Arregi.

4º.- Deseamos ardientemente continuar trabajando por la unidad en el seno de la Iglesia, bajo el cayado de nuestro padre y pastor Benedicto XVI; de forma que hagamos realidad en la Caridad y en la Verdad, el ideal de la Comunión a la que Cristo nos ha llamado.

San Sebastián, a 18 de junio de 2010

 *  *  *

  • ¿EN QUÉ PASTOS APACIENTAS TU REBAÑO?

Por Miren Jone Azurza. Donostia, San Sebastián, 18-06-2010

     Es la pregunta que me surge del alma ante la situación en que nos ha sumergido un pastor no elegido. Ante la no sintonía con una oveja del rebaño que se le ha encomendado, le insulta, lo reprueba y pide que se lo lleven a otra parte porque es “agua sucia que contamina a todos”.

      ¿Tiene esto algún parecido con la parábola de Jesús? ¿Es este prelado el pastor que corre y suda buscando a la oveja que se ha parado en un rincón del pastizal donde ha encontrado manjar de mejor gusto? ¿Es el pastor que, al encontrarla, se alegra, la coge en brazos, la acaricia y se la monta sobre los hombros para que no se canse en el camino de retorno al rebaño? 

      El delito de Joxe Arregi consiste en haber dado con el meollo de una nueva espiritualidad que la cristiandad actual está pidiendo con urgencia. Queremos conocer mejor a Jesús, lo que dijo, lo que hizo a lo largo de su vida. Para seguirle con alegría, con libertad, con inmenso amor. Para aprender de él cómo es el Padre y cómo ser hijos suyos, que lo somos.

      Joxe Arregi ha ayudado a cambiar de vida a miles de cristianos y cristianas, entre las que me cuento, buscadores del verdadero espíritu cristiano que nuestro tiempo nos exige. Al estilo que pide el hoy de la gente. Ni la ciencia ni las artes ni la cultura ni la religión pueden pararse en tiempos remotos. Hoy podemos sacar del evangelio jugos nuevos, alimento apropiado para la vida actual. Y para eso, necesitamos pastores que sepan y nos indiquen dónde están los nuevos pastos. Arregi es uno de ellos y se lo quiere quitar de encima quien precisamente ha venido para aprovechar lo bueno que había en esta diócesis.

      ¿En qué pastos apacientas el rebaño, Don José Ignacio? ¿En un catecismo obsoleto?

      Dínoslo pronto y claro para que podamos tomar nuestras decisiones personales y comunitarias. Porque el tesoro escondido que hemos encontrado nos hace vender todo lo no válido, toda la parafernalia innecesaria para quedarnos con Jesús de Nazaret, su ejemplo de vida sencilla, verdadera, libre, confiada en el Padre y valiente.         

 *  *  *

 

  •  EL TEÓLOGO FRANCISCANO JOSÉ ARREGUI “PIDE LA PALABRA”.

Por Juan Cejudo, miembro de MOCEOP y de Comunidades Cristianas Populares  Cádiz 18-Junio-2010.

 
      El teólogo franciscano vasco José Arregui ha roto su silencio impuesto y ha “pedido la palabra”. La jerarquía le condenó a más de 9 meses de silencio. No le había gustado que el teólogo denunciara en público lo que todos los curas de S. Sebastián sabían: que el nuevo obispo Munilla tenía carpetas sospechosas en su ordenador (con el nombre de “mafia”) y ficheros de curas donostiarras “fichados”.

      Por eso y por otras muchas cosas, Arregui se había manifestado abiertamente en contra del nombramiento del nuevo obispo de S. Sebastián, por su línea eclesial muy conservadora y muy distinta del anterior obispo Uriarte.

      Él aceptó ese obligatorio silencio que le impedía poder expresar sus opiniones teológicas durante muchos meses.

      Pero ahora ha “pedido la palabra” porque no puede aguantar más estar callado. Más cuando se sabe ahora que el obispo Munilla ha presionado a los superiores franciscanos de Arregui para que le den un ultimátum: “o el silencio para siempre o el destierro a Latinoamérica”

      “Debéis callar del todo a José Arregi. Yo no puedo, hasta dentro de dos años [hasta que haya tomado las riendas de la diócesis], adoptar directamente esta medida contra él. Pero ahora debéis actuar vosotros. Os exijo que lo hagáis”. Y pidió a mi provincial y vicario provincial que me destinen a América a trabajar con los pobres, y ello –les dijo– como “como medida de gracia”, como “ocasión de gracia”. Soy – les dijo también – “agua sucia que contamina a todos, a los de fuera de la Iglesia al igual que a los de dentro”. O irme a América o callar del todo: he ahí la alternativa.

      Uno se queda de piedra cuando lee estas cosas. ¿Qué clase de obispo es Munilla? ¿Cómo un pastor utiliza esos métodos represivos y antievangélicos contra un teólogo religioso de su diócesis tan estimado por el pueblo?

 

      Ya han empezado a oírse muchas voces contra esta decisión tan autoritaria del obispo. ¿No hay nadie en la Iglesia que llame al orden a este obispo?

      ¿Serán capaces de entenderse en el Vaticano con los cismáticos lefevrianos y no es posible dialogar y entenderse con teólogos de pensamiento abierto pero que se mantienen dentro de la Iglesia?

      Desde aquí mi solidaridad con el teólogo Arregui de quien he leído magníficos escritos teológicos y espirituales y mi denuncia personal contra todo tipo de autoritarismo en la Iglesia.

 

      Es verdaderamente inadmisible además que se pretenda enviar a Latinoamérica, con la amenaza del destierro, a quien es “agua sucia que todo lo contamina”. Sr. Obispo, las personas latinoamericanas son tan dignas como las de cualquier otra región del Mundo. Lo que Ud no quiere para su diócesis, no lo mande para Latinoamérica. Porque hechos como éstos lo retratan.

      “El agua sucia que contamina a todos, a los de fuera de la Iglesia igual que a los de dentro” son este tipo de actitudes verdaderamente caciquiles de los obispos e incomprensibles desde la referencia de Jesús en su Evangelio: “el que quiera ser el primero, debe ser el último”. La verdadera autoridad es la del servicio que Jesús nos dejó en la imagen del lavatorio de los pies a sus discípulos.

      Felicito al teólogo por haber recuperado su libertad perdida. Es cierto que a veces, para eso, es necesario buscar espacios de libertad lejos de las presiones de las instituciones eclesiásticas o religiosas. En este sentido el ejemplo de José María Castillo que se vio obligado dejar la Compañía de Jesús es muy claro.

      Por eso ahora puede escribir con total libertad desde su blog:
“Teología sin censura” ( http://josemariacastillo.blogspot.com ). Aunque todas las decisiones personales son muy respetables en cada caso.

      Y, por último, estoy con él cuando afirma: “Esta es mi Iglesia y en ella me quedaré. Pero en ella quiero ser libre y, como antiguamente Zacarías, yo también pido una tablilla. No callaré sino ante el Misterio.”

      Tampoco nosotros los cristianos podemos quedar callados ante hechos tan lamentables como los que estamos comentando.

*  *  * 

 

  • MATEO  23  O  EL  ESPUTO  DEL  NAZARENO

Por José Luis Vilanova Alonso, Madrid, Junio de 2010

   En la cátedra de Moisés y en el primado de Pedro han tomado asiento los letrados y fariseos, los monseñores y eminencias, los doctores del derecho canónico y los padres de la Iglesia. No imitéis sus obras, porque ellos dicen, pero no hacen.

    Lían fardos pesados y los cargan en las espaldas de los demás, mientras ellos no quieren ni empujarlos con un dedo. Atascan con normas y leyes la libertad de la razón y del pensamiento. Se les llena la boca hablando de la familia pero desconocen lo que significa tallar con las crisis vitales de los hijos, ni quieren saber nada del compromiso conyugal, sobre el que pontifican simplificando a diestro y siniestro. Sientan pauta y consejo sobre problemas de los que ellos se desmarcan, sin admitir infinidad de matices abiertamente humanos que ellos tachan de “relativismo”. Imponen una represiva y estricta moral sexual bajo pena del infierno, sin haber comprendido todavía que el sexo no es algo sucio o limpio, sino simple expresión de amor o de desamor.

    Todo lo hacen para llamar la atención de la gente: se ponen cintas anchas en la frente y borlas grandes en el manto; gustan del oro y la seda, del fino paño negro y de la púrpura escarlata. Celebran liturgias disfrazados con extraños y llamativos ropajes para dejar bien claro que ellos son el principio y el fin de la asamblea, y detentan su poder sobre las conciencias bajo el realce de la mitra y la empuñadura del báculo. Les encantan los primeros puestos en los banquetes y los asientos de honor en las sinagogas. Se sienten cómodos alzando los brazos desde los balcones vaticanos como los más rancios dictadores, aclamados por la muchedumbre acrítica, simplemente sedienta de salvación. Pisan alfombras entre mármoles y platas, mientras muchos de sus ¿hermanos? pugnan un día más por la simple supervivencia. Comparten tronos y tribunas con los poderosos del mundo, y a veces hasta con los señores de la guerra. Gustan de que les hagan reverencias por la calle, besen sus anillos y se arrodillen ante ellos, y que la gente los llame “señor mío”.

   Vosotros, en cambio, no os dejéis llamar “señor mío”, pues vuestro maestro es uno solo y vosotros todos sois hermanos; y no os llamaréis “padre” unos a otros en la tierra, y mucho menos “santo padre” al más prevalente de vosotros, pues vuestro Padre es uno solo, el del cielo, y sólo a Él le es dado el aura de la santidad. El más grande de vosotros será servidor vuestro. A quien se encumbra, lo abajarán, y a quien se abaja, lo encumbrarán.

   ¡Ay de vosotros, letrados y fariseos, monseñores y eminencias, teólogos oficialistas y doctores canónicos, padres y jerarcas de la Iglesia, hipócritas, que les cerráis a los hombres las puertas del Reino de Dios! Porque vosotros no entráis, y a los que están entrando tampoco les dejáis. Marcáis con el signo de la sospecha a quienes no son “de los vuestros” y a quienes piensan “distinto”. Negáis la entrada a quienes cuestionan vuestras imposiciones, a quienes preguntan lo que no entienden, a opciones que consideráis “de izquierdas” o a los que apuestan por amar de maneras diferentes. Consideráis a la mujer en un rango espiritual por debajo del hombre, y reducís su aportación de fe a la ñoñería, la sensiblería y la servidumbre, sin haberos enterado aún de que las prostitutas os precederán (ya os preceden) en el Reino de Dios. Y no disimuláis el convencimiento excluyente de que sólo la religión (la vuestra, claro) da paso a la vida eterna, trasladando así al mismo Dios vuestra mezquindad, vuestra falta de generosidad y vuestra invalidez para amar y perdonar.

   ¡Ay de vosotros, letrados y fariseos, purpurados y cabezas apostólicas, guardianes de la ortodoxia y estirados vaticanistas, hipócritas, que recorréis mar y tierra para ganar un prosélito y, cuando lo conseguís, lo hacéis digno del fuego el doble que vosotros! Recogéis y amparáis a lo más granado del integrismo lefebrista, a ultra-romanos inquisidores y anglicanos reaccionarios; construís prelaturas personales para ortodoxos recalcitrantes, mientras negáis el pan y la sal a los críticos estructurales y a los apóstoles de la liberación.

   ¡Ay de vosotros, guías ciegos, que enseñáis: Jurar por el santuario no es nada, pero jurar por el oro del santuario obliga! ¡Necios y ciegos! ¿Qué es más, el oro o el santuario que consagra el oro? ¿Qué es más, la ofrenda o el altar, que hace sagrada la ofrenda? ¿Qué es más, la esencia o el símbolo trasnochado? ¿La Eucaristía encarnada en el pueblo de Dios y en su propia expresión, o la santa misa ajustada a liturgia gélida y milimétrica? ¿La asamblea cristiana o la exuberancia de templos y catedrales? ¿Las cruces engalanadas de oro y piedras preciosas, o el sacrificio cotidiano de los crucificados?

   ¡Ay de vosotros, letrados y fariseos, conferencias episcopales y colegio cardenalicio, prelados prepotentes, hipócritas, que pagáis el diezmo de la hierbabuena, del anís y del comino, y descuidáis lo más grave de la Ley: la justicia, el buen corazón y la lealtad! Os ocupáis primero de vuestra subsistencia financiera para permanecer ajenos a la pobreza. No dudáis en utilizar los soportes del poder político para asegurar vuestras recaudaciones, mientras le reprocháis con descaro que se cuestionen vuestros infinitos privilegios sociales. ¡Y aún proclamáis con desvergüenza que sois perseguidos! Realizáis oscuras inversiones con las aportaciones de vuestros fieles, a quienes ocultáis sus maneras y formas así como sus ¿sonrojantes? resultados. En cambio, sois laxos en la defensa de los nadies, indolentes con los abusos de los poderosos y tolerantes con las estructuras de injusticia. Ocultáis vuestro corazón a los que consideráis “pecadores”, olvidando vuestra lealtad a la propuesta de perdón del Hijo del Hombre. ¡Guías ciegos, que filtráis el mosquito y os tragáis el camello! ¡Pastores irresponsables que coláis el preservativo y os coméis el SIDA que aún entierra la vida de los más pobres! Condenáis al fuego eterno a quien come chorizo un viernes de cuaresma y aprobáis el consumo desmesurado e insolidario de ricos y acomodados. Negáis la comunión a los divorciados que sólo buscan una nueva oportunidad para amar, pero la ofrecéis a dictadores asesinos simplemente por declararse católicos, apostólicos y romanos. Os atrevéis a prohibir la hostia sin gluten a los celíacos y acomodáis vuestras dispensas, bulas e indulgencias a los férreos defensores de vuestra estructura eclesial. Salís a la calle para defender y mantener vuestra religión de poder en las escuelas, pero ignoráis el grito contra la guerra o el ataque y la humillación al extranjero inmigrante.

   ¡Ay de vosotros, letrados y fariseos hipócritas, varones ministeriales y autodeclarados únicos detentadores de la Revelación, que limpiáis por fuera la copa y el plato, mientras dentro rebosan de robo y desenfreno! Vosotros, que señaláis públicamente a la mujer que aborta sin más consideración o al homosexual que declara su instinto y su opción de conciliarlo, mientras escondéis a vuestros pederastas y abusadores sexuales año tras año y destino tras destino. ¡Ay de vosotros! Que presumís de celibatos bruñidos e inmaculados y desautorizáis a los clérigos que declaran honestamente su propuesta de sexualidad, mientras vosotros dais rienda suelta en la oscuridad a vuestros desahogos sexuales (¿os creéis, acaso, hechos de otra pasta?). Que no mancháis vuestra mano derecha con el manejo directo de la riqueza, pero desconocemos lo que hace con los dineros vuestra mano izquierda. ¡Fariseo ciego! Limpia primero la copa por dentro, que así quedará también limpia por fuera. Reconoce tus miserias y pide perdón por ellas, que así las acogeremos y las depuraremos entre las miserias de todos

   ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, príncipes de la Iglesia y tribunales del santo oficio, hipócritas, que os parecéis a los sepulcros encalados! Por fuera tienen buena apariencia, pero por dentro están llenos de huesos de muerto y podredumbre; lo mismo vosotros: por fuera parecéis honrados, pero por dentro estáis repletos de hipocresía y de crímenes. Mantenéis incólumes vuestros templos, íntegras vuestras encíclicas e inmaculada vuestra presencia. Os camufláis tras turbios y complicados entramados teológicos que no los entiende ni el mismo Dios. Utilizáis técnicas de marketing y medios de comunicación al uso para manipular la buena fe de las gentes, condicionadas por su fragilidad y ávidas de fe y de seguridades. Y tras la fachada de vuestro inmenso decorado ocultáis el vacío y la mentira, el secretismo de todo lo que pueda comprometer vuestro tinglado, la falta de fe, la desesperanza y la hiriente verdad de vuestra historia.

   ¡Ay de vosotros, letrados y fariseos, ilustrísimas y colegiados, santidades y primados, hipócritas, que edificáis sepulcros a los profetas y ornamentáis los mausoleos de los justos, diciendo: Si hubiéramos vivido en tiempo de nuestros padres no habríamos sido cómplices suyos en el asesinato de los profetas! Y así pretendéis excusaros rescatando justos de vuestras propias hogueras inquisitoriales, rehabilitando a quienes dan su vida por causas que en otro tiempo despreciasteis, reponiendo a mentes y espíritus preclaros a los que simplemente ignorasteis, ensalzando a profetas de los que abominasteis por considerarlos “peligrosos” y contaminados de Satanás. Con esto atestiguáis, en contra vuestra, que sois hijos de los que asesinaron a los profetas. ¡Pues colmad vosotros la medida de vuestros padres! ¡Culebras, camada de víboras! ¿Cómo evitaréis la condena al fuego?

   Mirad, para eso os voy a enviar yo profetas, sabios y letrados: a unos los mataréis y crucificaréis, a otros los azotaréis en vuestras sinagogas y los perseguiréis de ciudad en ciudad. Allá quedarán en soledad los que, luchando por la justicia, abandonasteis en manos de sus asesinos. De otros marcaréis con vuestra indiferencia su obra de generosa entrega a los desvalidos, por considerarlos amancebados. Dispondréis gestos admonitorios públicos contra los que decidan, con sus aciertos y errores, ponerse al lado de su pueblo pisoteado. Apartaréis de sus clases, sus cátedras y sus sustentos, a quienes ofrezcan aspectos de Dios más cercanos, pero rechazados por vuestro magisterio. Silenciaréis y depuraréis a los críticos y a los heterodoxos. Y echaréis mano de la condena, el anatema y la excomunión siempre que entendáis que se amenaza vuestro aparato eclesial. Así recaerá sobre vosotros toda la sangre inocente derramada sobre la tierra.

   ¡Jerusalén, Jerusalén, que matas a los profetas y apedreas a los que se te envían! ¡Roma, Roma, que sistemáticamente rechazas el vino nuevo que reventaría tus odres viejos! Tembláis de miedo ante la irrupción del aire puro y limpio que ventile los siniestros rincones de nuestra anciana Iglesia y se lleve la podredumbre acumulada de tantos siglos, y cerráis puertas y ventanas con cancelas al Espíritu de Dios. ¡Cuántas veces he querido reunir a vuestros hijos como la clueca reúne a sus pollitos bajo las alas, pero no habéis querido! Vosotros, que sólo sois capaces de unir en el miedo al fuego eterno, disfrazáis el cisma con juegos de mano ecuménicos en los que sólo guardáis “vuestra verdad”. Nos hace falta otra casa de Dios, mucho más de todos y menos de sus administradores. Con más ternura y menos dogma. Con perdón a fondo perdido. Con la renuncia explícita al poder y la gloria. Con el corazón abierto y la ley del amor. Con la confianza infinita en Dios y su obra. Con el respeto a lo diverso y sus formas de expresión. Con mucha más sencillez formal y sin dobleces interiores. Pues mirad, vuestra casa se os quedará desierta. El Padre no mira como vosotros y todo se derrumba. Se desvanecen vuestras líneas y el desencanto impregna la vida de fe. Se deshacen vuestras vocaciones y habéis perdido el rastro del mundo. Y os digo que no volveréis a verme hasta que exclaméis: ¡Bendito el que viene en nombre del Señor!

 [En negrita, el texto original de Mateo, capítulo 23, versión Nueva Biblia Española (1975)]

139 comentarios

  • Carmen (Almendralejo)

    Pues no sé como va esto, sé de primera mano, que las Clarisas con autónomas, es decir que cada convento aún rigiéndose por los estatutos afines, cada  convento es un pequeño cortijo, donde si hacen dulces la que lleva esta “empresa” es la abadesa o madre,  como a ellas, les gusta llamarse…
    También sé, que mujeres que han estado en estos y por más de 3, 4 y hasta cinco años, han salido con una mano delante y otra de tras sin haber cotizado nada a la S. Social, ni paro ni nada aunque han estado en el obrador, limpiando, todo aquel trabajo que se genere en esos conventos, amén de estudiar los estatutos propios y vida de sus sant*s.
    Recuerdo haber escuchado, a alguna amiga, que al entrar la democracia, pudieron muchas de ellas coger una paga de aquellas de no contributivas ¿…? quienes estuvieron en contra de la izquierda, de la democracia, se beneficiaron de ella, de esta no rechazaron las prebendas, y eso que supuestamente son las esposas de cristo
    Ahora no se como va el tema, de estos aunque no creo que se le pida más, ni tan siquiera igual que a la ciudadanía española, esto es como a las personas que vienen de fuera, tiene más derechos que los de dentro.
    Cosas de la democracia bananera

  • María

    Eso de que no coticen religiosamente a la Seguridad Social por todos y cada uno de los  miembros de la comunidad, trabajadores de tiempo completo y dedicación exclusiva,  no creo que sea legal.  A ver si Peláez nos dice como está la legislación al respecto y hacemos algo…

  • Lali

    Corrijo: He dicho San Antonio de Papua donde debía decir San Antonio de Padua

  • Lali

    Querida Ana, el Santo Oficio (¡y los nombres que se gastan!) prohibía traducir los sermones de San Antonio de Papua hasta bien entrado el siglo XX. Esgrimían como razón que el pueblo no estaba preparado. ¿En qué habrían estado entretenidos, entonces, durante siete siglos? Siete siglos… Siete siglos ¡ya son siglos! ¿Verdausté, santoficio? Ande y no mienta, santoficio, que la razón era otra. Que no hay más que leer los escritos del portugués para darse cuenta. Copio alguno, santoficio: “Jesucristo es vendido hoy por aquellos mercaderes que son los arzobispos, los obispos y otros prelados de la Iglesia.  Corren y discurren; venden y revenden la verdad por mentira, destruyen la justicia con simonía”.
     
    Esto… no hay por donde cogerlo, Ana. ¿Para qué marearnos?
     
    Un beso
    Lali

  • ana rodrigo

    Querida Lali, lo que nos dicen otros casos semejantes a Arregui es que el quemado es el “hereje”, cuyas cenizas se echan al exterior sin compasión ni justicia, ni el más mínimo agradecimiento por los años entregados a la institución.
    Pepe Castillo ha confesado en su blog y, por tanto en público, que después de 53 años entregados a la Compañía de Jesús, habían cotizado 13 años a la Seguridad Social, y ¡allá te las apañes, con 87 años, con una mano detrás y otra delante!
     
    Eso sí, él ha recobrado la libertad para escribir y decir aquello que él cree debe decir con auténtica responsabilidad, como no podía ser menos de una persona cabal. Pero cuando se les trata como a menores de edad en pro de la obediencia a alguien que no piensa igual, quedan anuladas muchas personas valiosísimas.
     
    Recuerdo cuando a JJ: Tamayo, para desacreditarlo e impedirle que diese una conferencia a la CONFER, le acusaron de que negaba la resurrección en uno de sus libros, en el que, buscando con lupa, sacaron un párrafo de contexto y lo pusieron como prueba. ¡Como para negar la inquisición actual!

  • ana rodrigo

    Querida Victoria, 
    ¡A estas alturas, venir a minimizar  la Inquisición histórica de la Iglesia con argumentos  de porcentajes o contexto social, como que no viene al caso! Fue lo que fue y ahí está lo ocurrido.
     
    ¿Se trata de minimizar la inquisición actual de la jerarquía sobre teólogos que son los únicos que están bajo su autoridad?. Esto es lo que tratamos en este post,  condenar cuando se producen casos como el de Arregui lo mismo que lo hemos hecho con otros. Sin olvidar que otros teólogos ya han pasado por este tormento de tener que abandonar una vida a la que han entregado todas sus energías, su trabajo y sus años por el hecho de que alguien tiene poder sobre ellos para cambiar el rumbo de sus vidas.

  • Lali

    ¡Pssssssssssssch! ¡Psssssch! ¡Eh! Sres del obispado, ¿puedo preguntar cómo va el asunto? Porque no sabemos mucho, la verdad. Comprendo la técnica: Se echa la manta sobre las llamas, las ahoga y a otra cosa, mariposa. Pero no olviden que la manta se requema, ennegrece y no hay quien la vuelva a su color. Y lo que es peor, huele a chamusquina.
     
    Hay algo que me da vueltas en la cabeza y no quisiera callármelo. A ver, la crítica es inherente al modelo de sociedad proyectado por Jesús. Planteada desde el evangelio, la crítica es un valor al que no hay que temer porque ayuda a avanzar a y corregir el rumbo. ¿Qué esconde el miedo a la crítica?
     
    Y a ti, franciscano, quiero decirte que el olvido de la propia historia es síntoma evidente de la entrada en el alzhéimer… Y cuando uno entra ahí… se pierde y no hay quien le encuentre. ¿Acaso habéis olvidado a aquél portugués hermano vuestro, Fernando de Bulloes y Taveira de Azevedo, más conocido por Antonio de Padua? ¿No recordáis cuando en el sermón del día de san Pedro decía algo así: “Jesús dijo tres veces apacienta, pero ninguna vez, trasquila u ordeña”?
     
    Aunque han pasado siete siglos, hay quien no lo olvida, ¿verdad? Es lo que yo pienso: que lo que tapa la manta, se queda para los restos.
     
    No nos olvidamos de ti, Arregi.
     
    Saludos a todos
    Lali

  • mªpilar garcía

    Dejo una pregunta en el aire:

    ¿Por qué, siempre se quedan si solucionar los graves problemas que caen sobre las espaldas de los más pequeños, débiles, explotados?

    Esta pregunta, tanto en lo político como en lo religioso, sigue sin una respuesta coherente, clara, valiente, reconocer el mal causado, a ser posible, ¡cuando sucede! ¡no  siglos después!
     

    Los poderosos, suelen salir airosos de sus desmanes, las “otras personas” pocas veces obtienen justicia y se les restituye, su fama, dinero, tierras… etc.

    Esto lo he vivido y presenciado; solo por si alguien quiere pensar con rectitud de intención, y responder con justicia y verdad.

    mª pilar

  • MAR Medina

    Precisamente, Victoria, de eso se trata, de que la la institución católica traicionó el mensaje cristiano: ha defendido -y lo sigue haciendo- su reino de este mundo.

    Mataba con toda tranquilidad, y robaba con todo descaro (incautaba los bienes de los ajusticiados por la Inquisición) faltando a los preceptos que aseguraban le fueron dados a Moises por inspiración divina y que confirmó Jesús en un solo mandato Amarás a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo. Si de verdad hubiera sido fiel al evangelio jamás habría legitimado la pena de muerte y habría condenado su aplicación en los estados sobre los que tanta influencia tenía y tiene, en lugar de adoptarla para perseguir “herejías”, divergencias sobre conceptos que lo único que ponían en peligro era su poder y su hegemonía. Y de hecho sigue sin condenar la pena de muerte hoy día, ¿también se debe a una cuestión de contexto histórico cuando hay muchos movimientos civiles que sí la condenan? Es una verguenza, entre otras, que siga justificándola. 

    Pero he aludido a la actitud inquisitorial, en lo que concierne a este hilo, no en la aplicación de la pena de muerte, sino en la persecución de supuestas “herejías”. La institución católica sigue insistiendo en imponer una manera de pensar, y sigue invocando a la “unidad” de la iglesia (bajo su mandato, claro), cuando lo que se defiende son fundamentalmente sus propios intereses, los intereses de una institución corrupta.

    Saludos cordiales

  • ana rodrigo

    Para Jacob:
     
    Yo creo a Arregui, por algo muy elemental como es que nadie miente para que lo repatríen, lo silencien, lo insulten y/o lo echen de la orden y lo dejen en la calle solo, sin medios para seguir viviendo dignamente y (como suelen hacen las órdenes religiosas) sin haber cotizado a la Seguridad Social por él. Alguien que se juega el tipo por su verdad con la trayectoria de honradez de la que siempre ha dado muestras Arregui, tiene más credibilidad que quien cobardemente se pone del lado del más fuerte, en este caso su superior-jefe, precisamente porque no quiere arriesgar las consecuencias de decir otra cosa.
     
     Con esto no quiero decir que el párroco de Zumárraga mienta, quiero decir que cuando él llegó a la parroquia la dichosa carpeta o se habría eliminado o se habría traslado a otro artilugio informático. Eso sería lo normal. Lo que desconozco es porqué esta posibilidad le lleva a decir que la afirmación de Arregui es mentira, cuando lo más que podría decir es que él nunca la vio.

    También me extraña que otras personas que la conocían no salgan y den la cara. ¡Cuánto temor, miedo y cobardía hay en quienes su modo de vida depende de un superior!

  • Manuel V.

    ¡Pasó la cita del viernes y mañana es jueves de nuevo!

  • Victoria

    La interpretación de los hechos que afectan a la  historia de la Inquisición es muy controvertida. El análisis histórico  tiene que tener en cuenta el contexto en el que tuvieron lugar los hechos.  Algunos de los procedimientos atribuidos a la Inquisición, por ejemplo,  eran los mismos que utilizaban los tribunales civiles. Incluso el  procedimiento del proceso era el mismo. Muchos procesos terminaron con el  reconocimiento de la inocencia del imputado y la pena para los condenados  no era siempre la ejecución capital. El porcentaje de condenas a muerte fue  inferior a lo que normalmente se piensa un 1,90 % con respecto a los tribunales ordinarios. Pero se trata de un problema de  principio. Aunque hubiera habido poca gente condenada a muerte  injustamente, el problema sigue en pie. Las comparaciones cuantitativas me  causan repugnancia, pues no afrontan el verdadero problema.
    Pero quisiera añadir que la realidad moderna es paradójica. Hoy día vemos  cómo muchas personas critican las prácticas violentas de la Inquisición, y  cómo luchan contra la pena de muerte, pero al mismo tiempo asistimos a la  liberalización del aborto y de la eutanasia. De este modo, constatamos que  el progreso de la conciencia no es linear: se pueden dar pasos adelante en  un campo y pasos atrás en otro. Si, además, somos testigos de cómo algunos  sistemas totalitarios, en nombre de la «Razón de Estado», no han dudado en  cometer masacres y torturas de masa, entonces comprenderemos la complejidad  de la historia. El hombre está llamado a la santidad, pero es pecador y el  pecado forma parte de la historia.
    La Iglesia tiene que pedir perdón también por algunos pecados cometidos en la  historia. Pero se corre el riesgo de pedir perdón por hechos que nunca  existieron. El Papa habla de purificación de la memoria. Esto quiere decir  que tenemos que purificar nuestra imagen del pasado de los errores que son  promovidos por la propaganda. La idea horrorosa de la Inquisición difundida  entre la opinión pública es seguramente exagerada, por los estudios y los documentos al respecto deben de ser básicos a la hora de analizar su desarrollo, en un contexto histórico determinado.

  • Victoria

    la polémica sobre la Inquisición se nutre de la ignorancia histórica, la falta de contextualización de los hechos, el desconocimiento de las mentalidades de épocas pasadas, la escasez de estudios comparativos entre la justicia civil y la inquisitorial… Todo esto contribuye a formar no sólo una polémica justificada sino una injusta leyenda negra en torno a la Inquisición.
    La comparaciones son odiosas, y en este caso ruines e interesados. Los católicos del siglo XXI conocemos la doctrina del Concilio Vaticano II sobre la libertad religiosa, que coincide, en sus planteamientos básicos con la de muchos teólogos cristianos de los cuatro primeros siglos de nuestra era. Por este motivo, el Papa Juan Pablo II en su Carta Apostólica Tertio Milenio Adveniente (10-11-94) ha subrayado la necesidad de revisar algunos pasajes oscuros de la historia de la Iglesia para reconocer ante el mundo los errores de determinados fieles, teniendo en cuenta la unión espiritual que nos vincula con los miembros de la Iglesia de todos los tiempos.

  • María

    ¡Los dos comunicados son de pena!  Yo no sé que piensa esta gente cuando sacan este tipo de comunicados, que no aclaran nada y por lo tanto no convencen a nadie, pero dejan en el aire un montón de sospechas con olor a complot.  

    Que el obispo Munilla quiera cerrar para siempre la boca de Arregi es  algo que se esperaba de un ultraconservador como él. Está siguiendo el mismo  esquema probado hace años por su superior . Y no te cortan la cabeza ni te queman en la hoguera porque la legislación civil hoy día no se lo permite, que si pudieran, no me cabe duda de que lo harían.  Pero que tu propia orden religiosa no te apoye y se someta a cualquier determinación del obispo aunque sea injusta, habla bastante mal de la orden franciscana en particular,  y de todas en general, porque tenemos otros casos recientes, como el de Masiá, en el que  sus superiores también parecen ser manejados como peleles por el/los obispos de turno. 

    No dejes que abusen de ti, Arregi, no tienen ningun derecho humano ni mucho menos divino a hacerlo, nada de silencios, ni de exilios a lugares remotos desconocidos (donde también te quitarían la palabra), organízate con tu grupo de gente amiga, que te quiere bien, y sigue adelante. ¡Ánimo! y un abrazo.

    (No entenderé nunca  a esta iglesia institucional que trata de desembarazarse de sus mejores teólogos. Así le va…  )

      

  • MAR Medina

    ¿Por qué habrá defensores de los martillos de herejes? La “versión oficial” de lo que le está pasando a Arregi es una muestra más de la inquisición aplicada por quienes pretenden dominar su cotarro, definir qué debe ser creído y qué es objeto de anatema, quien puede ser admitido y a quien desearían excluir; una muestra más de la catadura de algunos que se presentan como siervos y se comportan como tiranos, que pretenden administrar y controlar aquello que dicen servir, sin detenerse ante lo más sagrado
    Pero muy posiblemente debajo de todo esté un móvil mucho más mezquino, como es la simple venganza. Qué triste
     

  • jacob

    Ana nos dice:
     
    Menudo progresista es Alfonso Rojo…! Ese es el quid de la cuestión: nada que no sea progresista puede ser veraz. Solo los progresistas dicen la verdad. Eso si que es un razonamiento lógico. Seguramente lo enseñan en la Facultad de Filosofía de la “Compluntense” esa que se menciona más abajo.
     
    Pero he aquí que el que lo dice no es Alfonso Rojo, que simplemente es el editor. Lo dice el párroco que sucedio a Munilla.
    ¡Ah, sí! Perdón, el párroco no es progresista. Y Munilla tampoco. Ergo el párroco y el obispo mienten. No hay duda, fuera del progresismo no existe la verdad. !Toma ya!

  • Manuel V.

    ana rodrigo:
    Y un poquito más arriba del texto que has copiado aparece la expresión más clara sobre el asunto:
    ¡¡ ES UNA CALUMNIA ABSOLUTA!!

  • Manuel V.

    ana rodrigo:
    ¿Y quién vió la carpeta? ¿Arregui? no, además no da nombres, poque debe ser solo una cuestión interna ¿no?  ¿quién la vió?
    Pues yo creo a quien dice no que no la vió sino que nunca existió… no existió afirma tajantemente.
    No es cuestión de fe es cuestion de nombres y hechos concretos que no aporta Arregui, ni tu.

  • ana rodrigo

    Aval de credibilidad a lo dicho por el párroco de Zumárraga según el enlace de Jacob:” La noticia desmentida por el padre Murua, fue publicada en CatalunyaReligió.cat, que además aporta un vídeo con las declaraciones de Arregui y ha sido reproducida por Religión Digital, en línea con la campaña contraria a Monseñor Munilla llevada a cabo en las últimas semanas por ese medio de comunicación que forma parte de Periodista Digital, dirigido por Alfonso Rojo.” Ja,ja,ja. ¡Menudo progresista es Alfonso Rojo…!
     
    Cada cual pone su fe en quien quiere. Seguro que cuando Munilla abandonó la parroquia iba a dejar allí la carpeta en cuestión al alcance todo el mundo. Munilla puede ser incompetente, pero tonto y tanto, no creo. Así que el padre Murua, si no vio la capeta, pues dirá que no la vió y ¿qué? ¿Y quien la vio va a negar que la vio?

  • MAR Medina

    Esta soleada tarde he estado dando un paseo junto al Ebro con Juan Luis y luego hemos estado en su casa, ya con Reyes, y hemos entrado también por Atrio. Su lucidez y sus palabras son un chorro de aire fresco. Es esperanzador que haya personas despiertas que siguen buscando el rastro del espíritu, que sopla donde quiere.
     
    Gracias por vuestras palabras, amigos, amigas, a todos quienes trabajan por la libertad en la Iglesia de Jesús, por esa verdad que nos hará libres.

  • jacob

    Bueno, pues como Ana quiere que vayamos a lo concreto, y Carmen dice que con el tema de la obediencia nos dedicamos a marear la perdiz, obedientemente ,¿por qué no?, pues cogemos información y vamos a lo concreto.

    Parece ser que hay gente que opina que lo de Arregi es un montaje, como el párroco de El Salvador de Zumarraga:

    http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=5058

    ¡Ah, sí! Éste no vale.

     ¿Y por qué no vale?

    Porque pone a Arregi de mentiroso.

    ¿Y porque hay que creer a Arregi y no al párroco?

    Pues yo no lo se, pero a mi personalmente el párroco mee merece credibilidad.

    Y como decía el otro: y dura, y dura y dura.

  • Manuel V.

    pepe:
    No te enteras, la cita de septiembre era para que te prepararas el exámen sobre inquisiciones y disquisiciones para entonces.
    Lo dicho, cuidate la fontanería

  • pepe sala

    Hombre, Alberto, tanto como para ” poner una escuela” no me da la neurona; pero a leer sí que ha aprendido. Además, sin ser maestro de “ciruelos” y sin tratar de corregir faltas de ortografía a nadie, no está bien citar la soga en la casa del ahorcado, hombre:
     
    Mira, tu sabiduría ha sufrido un lapsus que aún no has corregido:
     
    Alberto
    28-Junio-2010 – 19:53 pm
    Haber Pepe, no saquemos la cuestión de contesto
    ——
    Deberías acompañar a Manuel en sus vacaciones. De teología anda pez. De historia ” no recibe”; de lógica… ni se entera; pero lo que es de gramática sí parece andar bien y te puede hacer de ” maestro ciruela”.
     
    Y ya puestos… ¿ crees que por no ser una eminencia superconocida ( como otros que se han nombrado) está bien que la Inquisición se cebara con la persona que ha salido como ejemplo?
     
    Claro, así se comprende todo mejor. Si la jerarquía actual ( inquisición moderna) avasalla a alguien que no sea de renombre, no pasa nada, Y a las mujeres ” caña”, que la Tradicción hay que mantenerla. Total, las mujeres no cuentan y nadie va a poner en San Google ( otros utilizan al Espíritu Santo ) nada.
     
    Pues nada, ” maestro”…que dicen por ahí que ” todos tenemos pájaros en la cabeza; pero sólo los católicos lo confunden con el Espíritu Santo”.
     
    AAMEENN!!!!!

  • Manuel V.

    Gracias querido pepe:
    No te cabía otra despedida, que intuyo aplaudirán los que rien tus desatinadas gracias.
    Has acabado como siempre… desvariando que es lo tuyo.
    No he dicho que me vaya de vacaciones… te vuelves a colar, como es habitual.
    Pero ya que lo nombras, el aborto es un simple asesinato, ahora “legal” y ya quisieras llegarle a la suela de los zapatos a muchos curas, religiosos y religiosas que entregan toda su vida por los demás, no les queda tiempo para elucubraciones mentales “pepísticas” en la red.
    Que te aproveche,
    Un fuerte abrazo y cuidado con las fugas, cuídate la fontanería interna y externa.

  • pepe sala

    Bueno. Manuel V. que te lo pases muy bien en las vacaciones…Si no vuelves por aquí, te aseguro que no te echaré de menos.
     
    Y ya, para tus reflexiones constitucionales y sobre la obediencia, recuérdales a tus confesores que llevan a cabo tus propios argumentos.
     
    Se da el caso que en las Leyes españolas ( de obligado cumplimiento para todos-as) hay algo referente al aborto y a la educación.
     
    Hemos constatado, sin lugar a dudas, que tus colegas espirituales no cumplen las leyes al respecto; al contrario, insultan gravemente a quienes sí las cumplen llamándoles terroristas, asesinas y otras lindezas similares en las manifas de Madrid y también en ” provincias”.
     
    Supongo que, como españoles que sóis, deberíais ser desterrados ( al Vaticano) por cumplir las Leyes Vaticanas y despreciar, del modo que lo hacéis, las españolas.
     
    ¡¡ Ale, majo !!…llévate la Ley ESPAÑOLA sobre los supuestos del aborto y cuando vuelvas de vacaciones te quiero ver retractarte de las burradas que tus colegas católicos les llaman a nuestras mujeres por el simple hecho de cumplir las Leyes vigentes.
     
    ¿ O a vosotros no se os puede pedir también OBEDIENCIA y si no sóis obedientes se os debe desterrar o echar del trabajo?…
     
    Pues quien sea funcionario ( incluso los profesores y los curas que cobran del Estado) y no cumplan las leyes vigentes, aplíquese la receta de Manuel V. y cía…
     
    Que disfrutes en Fátima ¿ o vas a Luordes?…

  • Manuel V.

    pepe y cia:
    Me colé al leer intrepidamente el nombre del tal Bernardino y lo confundí con S. Bernardo.  Me colé y me colé… lo siento… otra  prometo fijarme más.
    Hasta septiembre, si Dios quiere y, si no vengo, no me espere

  • Alberto

    Algunos siguen anclados en lom mismo, una forma de pensar despegada de la realidad, sin sentido alguno de responsabilidad y sin visos de llevar a buen puerto. Ideas trasnochadas que vagan entre las tinieblas de quienes quiso ser revolucionario, pero sólo por el morbo que le causa, no porque hubiera alguna necesidad perentoria de cambiar las cosas de golpe. Ideas de quienes que sabiendo que no puede ni quieren, pero simulando poder serlo. Es decir, lunáticos.
    Sobre las citas un poco más de seriedad historica, pepe no seas como el maestro ciruela que no sabía leeer y puso una escuela……

  • Manuel V.

    En septiembre más…

  • Manuel V.

    pepe. por cierto, buscando a Juan de Ávila se ha encontrado con una tal “Bernardino Carleval”, que no lo conoce por ese nombre más que el autor del artículo único googleado por el, hay que ser un poco más fiable en los datos.

  • Manuel V.

    ana rodrigo:
    Como guión de serie televisiva valdría lo que relatas. En absoluto has retomado “los hechos originarios”, los que relatas es inventiva pura y dura, con algún pequeño detalle de realidad, casi solo los personajes. ¿De dónde sacas la irrefutable información de que son los “hechos” ocurridos?  Hay declaraciones que lo desmienten totalmente y son de los participantes, no de los guionistas posteriores.
    Saludos

  • Manuel V.

    carmen,  escurre el bulto para no darse por enterada de su “colada” con la obediencia. Te retratas en los párrafos finales. Lo dejamos

    pepe, inventa lo que inventa para no darse por aludido en su “colada” inquisitorial y nos trae ahora a san Bernardo y a todo lo que se le ocurra paran no concreta el el 20 de la consti y la obediencia… marear la perdiz es lo que se llama.

  • pepe sala

    Parece que no avanzamos. La inquisición moderna se parece a la medieval como dos gotas de agua.
     
    No sólo quienes he nombrado fueron perseguidos por la Inquisición. Ignacio de Loyola, también fue perseguido y condenado. Y miles de ILUMINADOS ( nombre que se sacó de la manga la Inquisición para perseguir a quienes tuviesen la osadía de comunicarse con Dios a través de su propio Espíritu, en vez de por mediación de la autoridad jerárquica correspondiente. En aquella época, la Iglesia robó el trabajo al Espíritu Santo. Hoy le roban el trabajo a la LIBERTAD y a la inteligencia.
     
    Veamos un ejemplo clarísimo de otro perseguido que tampoco le dió la gana callarse. ( aunque se vió obligado a rectificar para librarse de males terribles). Esta era, es y seguirá siendo in sécula seculorum la forma de actuar de la ICAR. Y si Dios no lo remedia ( que no lo hará si los humanos no lo remediamos) ésto seguirá pasando con Arregui, con Masiá, con las mujeres y con quien no sepa decir AAMEENNN bien alto y claro:
    —–
    “”-Bernardino Carleval tuvo que retractarse públicamente de haberlo defendido con una fórmula preparada al efecto por el Santo Oficio:

    “Yo, el Doctor Bernardino de Carleval, Rector del Colegio de esta ciudad de Baeza, digo que por cuanto yo, predicando en este lugar, dije con palabras ásperas, excusando a los judíos, que no habían muerto a Cristo, de que se escandalizaron los oyentes”, lo retracto, “porque es verdad que los judíos mataron a Jesucristo calumniándolo, acusándolo y entregándolo a Pilato”.

    De las acusaciones vertidas contra el baezano Diego Pérez de Valdivia, catedrático de la Universidad, arcediano de Jaén y canónigo de la catedral, que tuvo que abandonar el arcedianato (cuyos importantes ingresos dedicaba casi en su totalidad a limosnas), acusado de descender de judíos por el obispo Juan Delgado (quien “casualmente” deseaba el cargo para su sobrino), entresacamos las “escandalosas” y “pecaminosas” acciones o proposiciones siguientes, que don Diego, al parecer de sus acusadores, realizó o sostuvo:

    -Que pecaban los que observaban los estatutos de limpieza de sangre.
    -Que convenció a algunas mujeres para que no entrasen en órdenes religiosas porque servían a Dios mejor en el mundo.

    Después de condenado e indultado, ¡el propio Felipe II acabaría pidiéndole que ejerciera su brillante magisterio en Barcelona!…””
    ——-
     
    Verguenza les debería de dar, y siguen manteniéndola y no enmendándola.
     

  • Carmen (Almendralejo)

    hay, uno, y viceversa… dando vueltas en el molino de del molinero, y viendo las cohacciones ante los DDHH de las personas y queriendo ver que hay personas libres y democráticas que acatán las Leyes Civiles a las cuales hemos votado porque era “lo Mejor” dado lo que teniamos y sufrido con el Dictador-res.
    Ahora comparar eso, con la libertad de personas adultas que eligen una vocación y que estudian en primer lugar todo y cada uno de los estatuos de l*s fundador*s,  pilares de credibilidad y honestidad en el 90%,   novodoso y creativo ¡SUBERSIVOS! para su tiempo, lo que hoy hay es un nada, y un aborregameintos masivo, una destrución colateral de los mandos de los generales y…  
    Para nada  dejan que circule el aire limpio y el espíritu, que aquello que impulsó a estos hombres y mujeres de hace varía décadas de años o siglos hoy siga esa misma Ruah, para nada la subordinación es obediencia y la obendiencia subordinación que es lo que conlleva no pode rexpresarse en libertad por medios escritos u orales, al no ser que sea por medio de confesiones que salen en charla de amigos o reuniones de café en la sobremesas de mucha scomunidades, sé de lo que hablo, que los he escuchado,
    ¡Ami pesar y por desgracia…!

    ¡Agua estancada! mueve molino por muy buenos burros o mulas que se tengan en este

    Y dejo el tema, y pasad a otra cosa mariposa, que se os ve le plumero en algo que es reverntar los temas o cambiar los giros hacia una u otra persona…
    ¿No damos de señas, o contamos cuentos en la sobremesas?
    Dejo la administración si vos me dás, un trabajo como cura, jajajaja

  • ana rodrigo

    Retomemos los hechos originarios del conflicto.

    Un párroco “cualquiera” se dedica a espiar y catalogar en buenos y malos a sus compañeros párrocos, y crea una carpeta en el ordenador que titula “mafia”. Con el tiempo este párroco es nombrado obispo justamente de aquella diócesis de la que él tenía ya sus propios “pre-juicios” de los sacerdotes.
     
    En ese momento un sacerdote dice que existía esa carpeta y que había existido esa actuación. El obispo monta en cólera y le impone silencio al denunciante. A partir de ahí, aparece la acusación de heterodoxia del fraile en el se le acusa de desviaciones en la doctrina católica. Solución: enviarlo lejos, denominarle agua sucia que contamina, etc.
     
    ¿Alguien me puede decir quien es el “bueno” y quién es el “malo”? ¿Cuál ha sido el delito del sancionado? ¿La secuencia de los hechos nos pone en el camino correcto de análisis o ya damos por hecho que Arregui ha caído en herejía?

     

  • jacob

    Carmen

    Esto lo he sacado del documento que adjuntas:

    CAPÍTULO PRIMERO
    Adquisición y Pérdida de la Condición de Funcionario
    Artículo 34º.
    c) Jurar o prometer acatamiento a la Constitución, al Estatuto de la Comunidad Autónoma de
    Extremadura y a las Leyes.

    Por supuesto que puedes ser republicana, pero tu como personal al servicio de la Administración has jurado o prometido acatar la Constitución y en la Constitución se dice cual es el modelo de Estado que tenemos: Monarquía parlamentaria, asi que por muy republicana que me seas, yo también soy republicano, ya sabes acatamiento (obediencia de la Constitución y al Rey.
    Pero no te creas que te pasa sólo a ti. El I¡insigne ex-fiscal Jimenez Villarejo, ese que llama a los jueces “franquistas”, cuando empezó su carrera como fiscal allá por 1962, juro defendre los principios fundamentales del Movimiento, y en aquella epoca no se podía prometer, sólo jurar.

     
     
    Artículo 79º.
    Se considerarán como faltas muy graves:
    a) El incumplimiento del deber de fidelidad a la Constitución o al Estatuto en el ejercicio de la Función Pública.
     
    Esto es no solo para los funcionarios, sino también para los laborales. La unica diferencia a nivel práctico es que aun funcionario para echarle, le tienen que abrir un expediente y a un laboral no, además el laboral tendrá derecho al paro y el funcionario no.


    Artículo 80º.

    1. Se considerarán faltas graves:
    a) La falta de obediencia debida a los superiores y autoridades.

    Como verás lo de la obediencia es así: se toma o se deja (lentejas), y si alguien que trabaja para cualquiera de las Administraciones Publicas no acata por ejemplo la Constitución, cosa por otra parte a la que tiene perfecto derecho, si fuera coherente debería dejar la Administración y trabajar en la empresa privada

     
     

  • Alberto

    Hola Mar,
    Yo creo que el diálogo entre Arregui y su provincial, sí pertenece a lo privado, en un intento de solucionar un problema, Arregui afirma que el obispo ha realizado unas declaraciones a su superior, no a él,  llamandole ” agua sucia, etc….”, el comunicado de los franciscanos no ratifica dichas afirmaciones por el contrario: Lamentamos que unilateralmente se haya roto la privacidad y confidecialidad  de un proceso de  conversaciones no acabadas. Sabemos que con frecuencia una expresión sacada de su contexto se distorsiona en su significados y adquiere muchas veces proporciones distintas a las reales. Lamentamos que también  en este caso haya ocurrido así.
    El cominicado del obispado hablan de Nos limitamos a constatar ante la opinión pública que su escrito contiene graves falsedades, además de numerosas deformaciones de la realidad. Damos  crédito sólo a lo que dice una parte, cuyo racionamiento se basa en que el obispo ha dicho al provincial franciscano afirmaciones, que según las otras partes en conflicto no son realidad.
    me parece en la diócesis en donde ha ocurrido nestos hechos, sí existe radicalismo entre el clero, y sí hay  relación entre ambos hechos, nunca habido protestas por la forma de elección del obispo, ni se a cuestionado al Vaticano en ningun momento, claro que los anteriores obispos eran de ideología nacionalista, ahora que no gusta el obispo nombrado se utilizan planteamientos que jamás se tuvieron antes en cuesta.
    Entiendo que la Iglesia Católica no comparte  una concepción de la democracia que considera que todo debería estar sometido a la decisión de los ciudadanos. Lo más valioso de la democracia es que ofrece un camino para que en una sociedad brille la justicia en la convivencia. El fin, por tanto, es la justicia, no la democracia misma, que es medio de llegar a ella. Por esta razón, la democracia necesita contar con una referencia fuera de sí misma. Si la calidad de la democracia se juzgara solamente por la corrección de los procedimientos, correría el riesgo de pervertirse y corromper a la sociedad. Lo que molesta a algunos es que, no sólo la Iglesia, sino muchos ciudadanos corrientes, de diversas procedencias confesionales y culturales, defiendan la existencia de la verdad y el bien para la sociedad, como fundamentos de la justicia. Y es que solamente si hay una verdad y un bien más allá de la discusión, de las libres opiniones y del puro pragmatismo, es posible defender la justicia, especialmente respecto a los más débiles, en cualquier sociedad. Quienes no admiten esto, difunden un sentido de democracia que equivale a un relativismo epistemológico y moral: nadie puede decir a los otros qué es verdadero o bueno, por tanto, habría que limitarse a estar de acuerdo en aceptar, en dar por bueno lo que diga la mayoría en cada momento.

  • MAR Medina

    Hola Alberto:
    Permíteme que manifieste objeciones a tu razonamiento.

    Das por bueno el “tirón de orejas” a Arregi por parte del obispado y la reserva de su propia congregación porque dices que cometió una “indiscreción”, y afirmas que te parece lógico el comunicado del obispo.
    ¿Indiscreción o denuncia? Una indiscreción se comete cuando se desvela algo que pertenece al ámbito privado de una persona, cuya reserva es legítima. Pero desvelar una mala actuación de un superior es algo muy distinto de una indiscreción, más parecido a la denuncia (arriesgada y por lo tanto valiente) de un delito o, al menos de una actuación inmoral, cuya denuncia es legítima.
     
    A partir de esta consideración, todo lo demás apoya antes a Arregi que a Munilla. En ese escenario, el silencio impuesto a Arregi es más una venganza que una reprimenda. Y se da la difícil situación para Arregi de elevar su palabra contra la de quien posee un rango jerárquico superior. A mí me parece impensable que Arregi se invente toda esta historia de ser “agua sucia” y de la amenaza con el “destierro”, una imagen bastante peyorativa para nuestros amigos americanos, por cierto. Si alguien miente no me parece que lo haga Arregi, tirando piedras contra su propio tejado.
     
    Toda esa alusión al ámbito “interno” o ”externo”… ¿externo a qué? A Arregi le impusieron silencio aquí, en Atrio, como escribe el 7 de enero en este mismo  portal en su despedida:
    Esto que os escribo no es un testamento, pero sí una despedida. Llevo seis años compartiendo con muchos de vosotros, vosotras, reflexiones de fe y de búsqueda sobre lo divino y lo humano. Cada jueves por la mañana era para muchos como un rito, y para mí era también como una catarsis en que me empeñaba por liberar la luz del fondo de la sombra. Ahora debo interrumpir estos escritos. ¿Por qué? Porque las circunstancias así me lo imponen
    De modo que el ámbito al que se refiere es también éste, no hay ninguna razón para el secretismo y la ocultación, ni para esa actitud elitista que esgrime Munilla, de estar por encima de todo, de tratarnos como borregos a los que no se dan explicaciones sino de hechos consumados.
    El obispo trata con autoritarismo a quienes debería servir, según el evangelio, ¿o no?, a quienes al menos esperan ser tratados como personas adultas.
     
    Sobre la última cuestión que planteas, la imposición de un obispo a una comunidad, me parece que no tiene nada de evangélica, pues las primeras comunidades cristianas elegían a sus obispos, según tengo entendido. ¿En qué se basa la institución católica para proceder así? Si a ti te parece correcta una actuación tan “antidemocrática”, entonces no entiendo por qué acusas de “radicalismo” y falta de democracia (!?) a la región en que ha ocurrido, como si hubiera alguna relación entre ambos hechos.
     
    Saludos cordiales   

  • MAR Medina

    De una empresa o un partido se puede ser expulsado. De la iglesia no. Los jerarcas católicos llevan siglos intentando convencernos de que ellos hacen y deshacen,  atan y desatan, como si tuvieran a Dios en sus manos. Algunos parece que se lo han creído, pero se trata de una idea sacrílega. Lo siento por ellos.

  • Manuel V.

    Carmen:
    La obediencia, la cual aceptas cuando dices que trabajas “a las órdenes de…”, tiene un pequeño truco: Si me mandan algo que es de mi agrado y con lo que estoy en total acuerdo, nunca puedo saber si es exactamente obediencia. La obediencia se demuestra cuando ocurre lo contrario ¿O tú solo consideras obediencia lo primero? Si es así, craso error

Responder a ana rodrigo Cancelar comentario