INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6403 Artículos. - 100360 Comentarios.

Una nueva piedrecita que se desprende de la montaña….

…Y que amenaza con quebrar los pies de hierro y barro en los que se apoya la enorme estatua del gran Pontífice que tenía que salvar a la Iglesia de la dictadura del relativismo con su egregia inteligencia teórica y fuerza de gobierno.  Todos os habréis despertado con el nuevo caso del sacerdote pederasta Keisle y la carta de Ratzinger en 1985.

 

      Tiene que haber muchos casos y cartas de este tipo y es irremediable que todo lo oculto se publique en los tejados. Todo eso no es un perjuicio para Iglesia, sino un bien. Los profetas (Natán a David, Daniel a Nabucodonosor) se dedicaban a desnudar grandezas que ocultaban debilidades.

      Las circunstancias concretas de este último (por ahora) hecho pueden verse en toda la prensa, por ejemplo: El Periódico, El País y hasta La Razón. También hemos visto más detalles en Chicago now.

     Pero lo más importante es el texto mismo de la carta. Reproducimos del servicio internacional de la BBC la Imagen y la traducción:

casrta Ratzinger

Excelentísimo Obispo,

Tras recibir su carta del 13 de septiembre de este año sobre retirar de todas las responsabilidades del sacerdocio al Reverendo Stephen Miller Kiesle en su diócesis, es mi deber compartir con usted lo siguiente:

A pesar de que los argumentos presentados en favor de esa expulsión son de grave importancia, esta corte juzga necesario considerar el bien de la Iglesia Universal además de el del demandante. No es posible tampoco arrojar luz sobre el perjuicio que podría provocar en la comunidad de la Fe de Cristo el otorgar la expulsión, particularmente teniendo en cuenta la corta edad del demandante.

Es necesario que esta Congregación someta incidentes de este tipo a muy cuidadosa consideración, lo que requiere un periodo de tiempo más largo.

Mientras, su Excelencia no debe dejar de facilitar al demandante todo el cuidado paternal posible, y además explicarle al mismo las razones de este dicasterio, que está acostumbrado a proceder con la mirada puesta  sobre todo en el bien común  [procedere solet habito prae oculis praeprimis bono comuni].

Déjeme aprovechar esta ocasión para expresarle sentimientos de la más alta estima,

De Su Excelencia Reverendísima, adictísimo,

Cardenal Joseph Ratzinger

Al Ecmo. y Rvdmo Señor Don John S. Cummins, Obispo de Oakland

 * * *

      Dejamos una vez más abierta la cuestión a comentarios, que deben ser penetrantes y esclarecedores de una situación, más que ofensivos. Por mi parte se me ocurren estas consideraciones.

  • La noticia y la publicación de la carta aparece inmediatamente después de una declaración del portavoz Pontificio Federico Lombardi, que con mayor apertura y conocimiento de los medios pretendía cerrar la cuestión. Puede verse en el Servicio Informativo del Vaticano de ayer mismo. Acaba con estas palabras, intentando cerrar filas alrededor del Papa:

 Finalmente, Benedicto XVI guía coherente por el camino del rigor y de la veracidad, merece todo el respeto y el apoyo, y prueba de ello son los amplios testimonios de todos los rincones de la Iglesia. El Papa es un pastor que está a la altura de afrontar con gran rectitud y seguridad este tiempo difícil, en el que no faltan críticas e insinuaciones infundadas; hay que afirmar, sin prejuicios, que es un Papa que ha hablado mucho de la verdad de Dios y del respeto de la verdad, siendo un testigo creíble de ella. Le acompañamos y aprendemos de él la constancia necesaria para crecer en la verdad, en la transparencia, manteniendo amplio el horizonte sobre los graves problemas del mundo, respondiendo con paciencia a la aparición -gota a gota- de “revelaciones” parciales o presuntas que tratan de mermar su credibilidad o la de otras instituciones y personas de la Iglesia.  

  •  Tras la atenta lectura de la carta, deduzco que en este caso no se trataba de responder a una denuncia por los “delitos gravísimos” reservados a la Congregación de la Fe. Se trataba de algo más sencillo. Un joven sacerdote había sido incluso juzgado de abusos sexuales en 1978. Cumplido su castigo por un tiempo, en 1981, impulsado a ello por el su obispo, pide la secularización. Coincide en el tiempo en que Juan Pablo II quería cortar esta “sangría” de sacerdotes todavía jóvenes (a los mayores se les daba por “irrecuperables”). Aunque el obispo local insiste y hace un viaje a Roma para obtener la dispensa, sólo obtiene, cuatro años después,  esta respuesta de Ratzinger: “Intereses superiores de la Iglesia no permiten esta dispensa de obligaciones contraídas”. Debe continuar de sacerdote a la fuerza, pues aún es joven (38 años) y se puede enderezar si el obispo le rodea de cuidado paternal… En la crónica del Chicago now antes citado, se concretan más detalles.

 

  •  La concepción del “bien de la Iglesia Universal”  por encima del bien de la persona concreta del demandante (el sacerdote que pretendía liberarse)  y del bien de las posibles víctimas de un personaje así de descolocado es lo que hace más terrible esta carta. Muchos documentos así pueden ir apareciendo. Y José Ratzinger no recuperará autoridad moral hasta que no entone un solemne “mea culpa” (su antecesor lo hizo por otras culpas de forma solemne y fue criticado) por haber mantenido desde las instancias supremas esta mentalidad y esta actitud.

 

81 comentarios

  • Manuel V.

    Antonio:
    La Guía está publicada en la página OFICIAL del Vaticano.

  • Manuel V.

    Antonio:
    Me gustaría que de vez en cuando “reconviniera” alguna que otra opinión desviada de otros muchos participantes, curiosamente en su reconducción del tema solo me menciona a mi ¿Por qué será?
    Debe descubiri la ironía detrás de ciertas expresiones, no se ciña a la literalidad cuando le conviene.
    El moderador, se supone, es imparcial.
    Gracias y fin.

  • Fico Sánchez Peral

    “Sorry”, es que no había visto la llamada de Antonio a centrarnos en el tema. Seré güeno.

  • pepe sala

    Pues la guía que proponen ( sacado del enlace que manda Manuel V.) parace que puede ser peor el remedio que la enfermedad.
     
    Extraigo algo:
     
    “”Debe seguirse siempre el derecho civil en materia de información de los delitos a las autoridades competentes.””
     
    ¿ Y por qué no lo hacen de una santa vez? ¿ Quiere decir que hasta ahora ( 12 de abril, fecha en que se publica la guía) no lo han hecho?
    ¿ Quedaría demostrado con ello que han sido encubridores conscientes durante siglos? ( Pues vaya méritos para las canonizaciones de ciertos Papas.)
    Y lo más grave:
     
    “”Durante la etapa preliminar y hasta que el caso se concluya, el obispo puede imponer medidas cautelares para salvaguardar a la comunidad, incluyendo a las víctimas. De hecho, el obispo local siempre tiene el poder de proteger a los niños mediante la restricción de las actividades de cualquier sacerdote de su diócesis. Esto forma parte de su autoridad ordinaria, que le lleva a ejercer cualquier medida necesaria para asegurar que no se haga daño a los niños y este poder puede ser ejercido a discreción del obispo antes, durante y después de cualquier procedimiento canónico.””
     
    ¿ Y qué pasa cuando es el Obispo el pedarasta? ( Hay casos clamorosos)
    ¿ Y si el Obispo no quiere intervenir se da todo por zanjado?
     
    La guía es infumable, desde cualquier parámetro de Justicia hacia las víctimas. Supone un bloqueo a la intervención de la Justicia CIVIL ante el clamor social que ha surgido. Les importa un carajo el drama de los violados-as y simplemente tratan de seguir defendiendo su INMUNIDAD.
     
    Al menos es lo que he sacado en conclusión de la lectura de la Guía.

  • Fico Sánchez Peral

    Vamos a ver: No me gusta esto de usar trozos de Evangelio de sombrilla para mi y como arma arrojadiza para el otro. Lo que dice Jesús siempre está muy bien; lo que ya no suele estarlo tanto, es el uso que las personas hacemos de sus palabras.
     
    Pongámonos en una situación intermedia, evangélica (para que no sea discutible), pero equidistante; no como actores, pero sí como observadores.
     
    Imaginémonos en plena parábola del Buen Samaritano. (Cito de memoria, no es textual). Nosotros somos viajeros de paso en una posada y, en estas, que llega un fulano de Samaría que trae un herido y, como tiene que seguir urgentemente su viaje, encarga al posadero que lo cuide, pero insiste: – Cuídamelo bien ¡eh! Mira que dejo pagada una semana de pensión y cuidados, pero si no te llegara para todo, a la vuelta yo te pago lo que falte, ¿vale? Y se marcha tranquilo.
     
    Y los dos viajeros comentan la jugada, admirados de la buena acción del Samaritano. Hasta que, tras manosear un rato la cosa, empiezan a bajar a otras cuestiones y uno comenta que habría que atender lo primero a todos los heridos en los caminos y detener a los salteadores para que no se produjeran más víctimas y, además, habría que pegarle la bronca al sacerdote y al levita, pues por su especial carácter religioso debían dar mejor y más ejemplo que nadie y bla, bla, bla… Mientras que el otro dice que habría que disculpar –precisamente- al sacerdote y al levita (que pasaron de largo ante el herido), pues, a fin de cuentas, él, que también fue un herido en su día, entiende de eso y sabe que hay que aprender a perdonar y bla, bla, bla…
     
    ¡¡Pues claro que al sacerdote y al levita habrá (¡en futuro!) que perdonarlos cuando reconozcan su error, se arrepientan de él, prometan no reincidir y cumplan la penitencia que la iglesia y la sociedad civil les imponga!!  Pero ahora lo que importa, lo prioritario, es atender al herido, a fin de cuentas el sacerdote y el levita, que pasaron de largo, ya ni están presentes en la posada, sino en paradero desconocido (¡pues anda, que no saben esconderse!). Y el que sí está presente es el herido; es más, hay heridos por todas partes; y aunque, en el caso de abusos es más difícil que se den a conocer, si se rasca un poco y con mimo, acaban saliendo y pudiendo recibir los cuidados que requieren.
     
    Después, lo siguiente en el orden de prioridades, es frenar a los agresores, detener a los que se pueda para que no sigan creando víctimas, y lanzar a los que queden ocultos y a sus encubridores, el mensaje de que no quedarán impunes. Así empezaremos a frenarlos de verdad y a impedir que crezca el número de víctimas; e incluso a disuadir –preventivamente- a los que estuvieran en la cuerda floja a punto de caer del lado de los agresores; pues saben que, antes o después, serán descubiertos y expulsados. Es vital  que el mensaje sea rotundo: ¡¡No habrá impunidad!! Sí, ayuda a su recuperación, pero previo el tratamiento curativo adecuado por el personal especializado que corresponda.
     
    Y más adelante, habrá que ocuparse también de sus encubridores y de cómo crear condiciones en las que no se favorezca la aparición de más agresores. Y si se quiere, incluso unos cursos de reciclaje para agresores y encubridores arrepentidos y así cerramos el círculo.
     
    Ponerse a discutir ahora y aquí, antes de detectar y atender a las víctimas, del perdón al sacerdote y al levita (que está muy bien, pero para luego) y que además resultaron ser -en la parábola no, pero en la realidad sí- (…ya iba bien encaminado, ya… pero ni a Jesús se le ocurrió pensar que el sacerdote y el levita pudieran ser cómplices de los salteadores…), es como querer hablar de recetas para hacer poyo al horno, con el chorizo que te está robando las gallinas. ¡¡Qué no (¡coño!) que ahora no toca!! Tu receta de poyo al horno será ¡bueníííísima!, pero ahora no toca.
     
    Ahora lo que nos toca a los dos viajeros de paso por la posada es ocuparse de la mujer que decía Carmen Almendralejo, cuidarla, arroparla, curar sus heridas, mimarla, ayudarla a recuperar, no sólo la autoestima, sino a redescubrir el tesoro humano que es ella en sí misma, cubrirla de pies a cabeza de toda la ternura que añora y que merece y echarla a volar libre otra vez!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
     
    Saludos a todos y muy en especial a Manuel. Un abrazo; Fico.

  • Antonio Duato

    Personalmente creo que la deriva hacia la que ha ido este hilo -penas (que no “lapidación”) o misericordia- se sale del tema de esa carta de Ratzinger. Aunque nos haya permitido acoger testimonios y reflexiones tan acertadas como las de Fico y otros…

    El tema principal sigue siendo, para mí, primacía del bien de la Iglesia o del bien de las personas (de las víctimas e incluso del mismo delincuente). Y, junto a ello, la terrible primacía de la autoridad sobre la libertad. En ese escrito de Ratzinger, cinco años después de haber presentado la solicitud de secularización avalada por el obispo y por causas gravísimas, el “Sagrado Dicasterio” -que se reserva en exclusiva para todo el mundo conceder esas dispensas (!)-, contesta que aún tiene que examinar más el caso (?)… Manuel V. decía que era para dar oportunidad al joven sacerdote de enmendarse. ¡Eso no tiene justificación! ¡Y eso permanece en la nueva y extraña “Guía sobre procedimientos… ” que se ha colgado en el Tablón y cuyo carácter oficial no aparece por ninguna parte! El obispo local sólo puede “suspender a divinis“, pero no “reducir al estado secular” ni como castigo, ni a petición del interesado.  Menos mal que son muchos los que nunca se han sentido así de “atados” y han esperarado años a que un cardenal “inquisidor” les desligara de las obligaciones… Siguen viviendo esos canonistas en otro mundo. No entienden del valor ético fundamental: la libertad. No les intersan las personas ni la espiritualidad, sino el poder

  • Manuel V.

    Rodrigo:
    La novedad es total, entre otras citas exactas:
    “Habéis oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo. Yo, en cambio, os digo: Amad a vuestros enemigos y rezad por los que os persiguen. Así seréis hijos de vuestro padre que está en el cielo, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y manda la lluvia sobre justos e injustos. Porque si amáis a los que os aman, ¿qué premio tendréis? ¿No hacen eso mismo también los publicanos? Y si no saludáis más que a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de particular? ¿No hacen eso mismo también los gentiles?” (Mt 5, 43-47).
    A eso me refería yo, que no he afirmado en modo alguno que la humanidad no amara y que no ame , la gran diferencia está en el cómo.  “Como yo os he amado”, dice Jesucristo. Tampoco que no perdone, la diferencia también está en cuánto: “Hasta setenta veces siete”  (la totalidad, siempre). El mandamiento antiguo necesitaba de Alguien que le diera cumplimiento, eso es lo que menciona Juan en su carta: “la oscuridad pasa y ya brilla la luz verdadera”

    De todos modos creo que no es conveniente interpretar lo que ana ha querido decir, podemos incurrir en errores. Si quiere que lo aclare quien lo escribe.
    Saludos a todo el mundo

     

  • pepe sala

    Joder, Fico. no sabía por qué me caías bien.
     
    Ahora ya lo entiendo. ” inteligenti pauca”
     
    Nos conoceremos, no lo dudes.

  • Fico Sánchez Peral

    Se me olvidaba…
     
    Decía Eusebio: «¿Cómo hacer lo honesto y lo legalmente justo sin darle municiones a tus enemigos?» Pues muy sencillo: reconociéndole (que no dándole) la verdad que ya era suya y arriesgándonos a que la verdad que contenga su pensamiento nos alcance, que eso es el juego limpio cuando se dialoga; y si hay que pedir disculpas se piden y en paces. Peor sería seguir con la cabeza muy alta pero muy sucia por mantenella y no enmendalla.
     
    Esa si será una manera honesta de ver la verdad desde distintos ángulos, aceptando que, si desde éste nuevo ángulo que me presenta mi interlocutor (que no enemigo) debo cambiar de opinión, pues cambio y me enriquezco. Pero no por ceder a su presión dialéctica o por buenismo, sino porque cuando la verdad es verdad: ¡coño, pues es verdad!
     
    Perdón por el lapsus, es que me habían plantado a mi nieta encima (estamos de canguros hasta el domingo) y estaba haciendo varias cosas a la vez: 1-Tratar de escribir antes de que se me escapara la idea, 2- Darle el biberón, 3- Agarrarle las manos para que no me lo tirara. 4- Poner un video de Mickey en otra página de Internet para distraerla y 5- Pedirle a mi mujer que me dejara hacerlo a mi manera. Al final se lo he acabado dando a cucharadas y: ¡misión cumplida! Ahora la están durmiendo y veremos si nos deja cenar.

    Y si hay  algun otro lapsus, ya sabeis por qué ha sido.
    Hala, otro abrazo y hasta luego. Fico.

  • Rodrigo Olvera

    Manuel

    “¡Compruebe por qué aparece un Mandamiento NUEVO!!!”
    No es “nuevo” en el sentido de que antes de Jesús la humanidad no supiera amar, que es a lo que se refería Ana.

    Textualmente lo dice la primera carta de Juan “Hermanos queridos, el mandamiento acerca del que les escribo no es nuevo, sino un mandamiento antiguo, que tenían desde el principio. Este mandamiento antiguo es la palabra que oyeron. Sin embargo, el mandamiento del que les escribo -que se realiza en él y en ustedes- es nuevo, en el sentido de que la oscuridad pasa y ya brilla la luz verdadera” (1 Jn 2 7-8 Versión de la Biblia de América edición popular)

  • Fico Sánchez Peral

    Tranquilo Pepe,  que no me iré muy lejos. Sólo una retiradita puntual a que se me pase el cabreo. Es que si no desbarro. Ah, y gracias por el abrazo de apoyo. ¡Coño!, algún día tenemos que vernos.
     
    Por cierto Eusebio, lo del concordismo, el conformismo, el buenismo y todos esos ismos, quedan estéticamente muy bien y se agradece tu buena intención; pero el hecho de que todas las verdades puedan ser miradas desde distintos ángulos, hacen distintas las miradas, pero no a la verdad, que en sí misma permanece inmutable. Y si no díselo a la mujer abusada que cita Carmen Almendralejo; la mires desde donde la mires captarás un matiz psicológico, moral, penal, material… distinto, pero ella sigue siendo una mujer abusada y asustada, que lo que necesita es afecto y sentirse apoyada para recuperar la autoestima y le importa un carajo (y a mi también) que se perdone o no a su abusador. ¡Coño!, lo que me importa prioritariamente es ella.
     
    Y en este debate la cosa –de salida- está muy clara y aunque para admirar una casa se puedan subir los distintos observadores a distintas atalayas y cada uno la verá desde una fachada, un panorama, un ángulo distinto;  la casa en sí seguirá siendo siempre la misma casa.
     
    Por eso me cabreo a veces, porque no se puede retorcer la verdad para ocultar los errores propios y hacerla cuadrar, por narices, con lo que a uno le interesa. Ni tan siquiera por concordismo y tolerancia se puede acabar diciendo que la casa es un zapato.
     
    Un foro de diálogo es para dialogar, que no es convencerse, sino comprenderse; y para eso, además de hablar hay que saber escuchar poniéndose en la piel del otro para tratar de entender lo que piensa desde su propia perspectiva, para lo cual, si se juega limpio, aunque no lleguen a acuerdo alguno, las personas se acercan, pues han sido honestos hasta en la discrepancia. Por eso, cuando te cruzas con quien no quiere entender y para ello juega sucio, me cabreo, me pongo como una moto y me retiro, porque se convierte el foro en diálogo de sordos o de besugos y ya no merece la pena intervenir.
     
    Siento infinitamente más respeto por un oponente que ideológicamente está en mis antípodas pero que es honesto y congruente con la verdad evidente, que con alguien próximo que trapichea con ella.
     
    Mis respetos a casi todos los foreros. A la que me relaje vuelvo.
     
    Saludos; Fico.

  • Eusebio Ramirez

    Fico escribe:
    de encuentro, pero se ve difícil cómo sería posible tal encuentro, cuando algunos creyentes, por ciega sumisión, se empeñan en negar la realidad.”
    El problema recide en que partimos del falso presupuesto de que la realidad es una sola. La verdad de la realidad tiene muchos angulos. Unos se complementan, otros se espanden y otros se contradicen.  Partimos del presupuesto de que la Verdad es unica y por lo tanto solo hay una respuesta justa. Pero diran ?Como puede haber verdad en la contradiccion? Pero resulta que nuestro pensamiento tiende a lo monolitico y no puede comprehender la complejidad en un solo movimiento. La diferencia de opiniones es difedrencia de enfasis. Cada quien defiende un angulo de la realidad y, asi, aunque les paresca descabellado tanto los detractores de la Iglesia como la jerarquia defienden la verdad de la realidad. Reconocer esto es lo unico quen permitira el dialogo honesto. Todo lo que plantea Fico y todos los ataques a la Iglesia son legitimos y  ?Que hay del otro lado? Estan los problemas politicos a los que se enfrenta toda institucion. La constante lucha por el poder entre los diferentes grupos e instituciones que buscan aumentarlo.  ?Como hacer lo honesto y lo legalmente justo sin darle municiones a tus enemigos? y el problema ignorado pero que afecta permanentemente a una istitucion religiosa. La forma que la Iglesia enfrente este problema tendra profundas repercuciones en lo doctrinal, en las ensenyanzas y en su concepcion del mensaje evangelico.  No es posible extenderme en este importante problema. Es suficiente con plantearlo.

  • Carmen (Almendralejo)

     
    Hay aún religiosos que siguen manteniendo relaciones sexuales con mujeres de poco más de treinta años,  y que empezaron cuando estas eran niñas de 12 o poca más…
    Cuando hablas con ellas, compruebas el total sometimiento que ha ejercido sobre ella, la total anulación como mujer, como persona que y no puede ejercer ni siquiera como victima porque se ve ella misma como la culpable de que este varón que le lleva 40 años tengo encima remordimientos de tener sexo con ella.
    Para más INRI la hace culparse de que él fuera un pederasta, de que hoy mantenga relaciones sexuales con ella.
    ¿Por qué no tiene él remordimientos?
    Sí porque  esta mujer ya es incapaz de ver o mirar a otra persona, de pensarla como algo suyo de pareja, ni siquiera tener una relación como aquella de subordinación moral y de un superior hacia hacía ella, y es que este hombre la lleva  ejerciendo desde que ella tenía 12 años y empezó a frecuentar la parroquia donde este religioso llevaba parte de la pastoral y le permitió relacionarse con chicos y chicas.
    Ni siquiera sabe más de sexo de aquello que este hombre le ha querido enseñar, y que para nada es lo que ella misma cree… es un tipejo donde ella no está sola acompañándole en esas mentiras.
    ¿Cuántas victima tendrá aparte de ella?

    Lo más doloroso, es que ahora es ella la que pierde, no ve y no comprende que es una victima y que está viviendo el síndrome de Estocolmo.

  • pepe sala

    Fico, no nos ” dejes tranquilos”, puesto que hay asuntos que no permiten la tranquilidad.
     
    como bien señalas, aquí tratamos de acercar posturas entre lo ” sagrado y lo profano”. Bueno es que lOs problemas se traten en familia ” sagrada-creyente”. Pero si los Ficos no hablan, hablarán las piedras.
     
    Y las piedras profanas podemos ser muy indigestas. Vuelvo a descansar mi brazo izquierdo en tu hombro izquierdo en éste día señalado para mí:
     
    14 de Abril…. ¡¡ VIVA LA REPUBLICA !!

  • Manuel V.

    ana rodrigo:
    No siga creandose imágenes de los demás. ¡Cambie de gafas, por favor!! y  no afirme ni ponga en mi boca las mentiras que se inventa. ¡Un poco de respeto y menos manipular!
    ¿Qué significa para usted TODOS? ¿en TODOS se excluye a quien a usted le salga de las narices y le interese con el fin de manipular y hacer decir a los demás lo que usted quiera? ¡Amos anda!!!
    ¡Y mire el diccionario de la Real Academia antes de hablar y de acusar a otros de no saber!!!  consulte, consulte el significado de las palabras.
    ¡Solo me faltaba la referencia teológica! ¡Lea el Evangelio! ¡Compruebe por qué aparece un Mandamiento NUEVO!!!
    Mire ana… afine y déje de interferir, gracias
    Con Dios

  • pepe blanco

    Leo en Religión Digital que para la conferencia episcopal mexicana, que ha pedido perdón por los abusos sexuales a menores, la culpa de la pederastia sacerdotal la tiene la sociedad actual “muy liberal en su ética sexual”.
     
    ¡Jesús…! Ya no saben qué discurrir para justificar lo injustificable. Si no fuera por la tragedia que para las víctimas supusieron los abusos, la reacción de la iglesia daría risa, pues ya han entrado en el terreno del esperpento. Acabarán diciendo que la culpa de los abusos del clero es de la serpiente que ofreció una manzana a Eva, que es mala, muy mala (la serpiente), o que la culpa es de Zapatero.
     
    Con lo fácil que es reconocer la incapacidad de muchos sacerdotes para cumplir sus votos de abstinencia sexual o, sencillamente, el desarreglo mental que sufren.

    …………………………..
     
    Por cierto, no os perdáis esta entrevista que le hicieron a Ratzinger cuando aún no era papa, en la cual se congratula de que le llamen “gran inquisidor” y en la que afirma que “la Inquisición fue un gran progreso”. Aunque parece referirse a la innovación que parece que supuso la investigación previa a los juicios que hacía la Inquisición, el juicio de valor parece tan injustificable como lo sería afirmar que el nazismo supuso un gran avance, por las investigaciones de Von Braun para construir cohetes para bombardear Londres, y que constituyeron el primer paso de la investigación espacial, o por los conocimientos que adquirieron algunos médicos investigando con judíos en los campos de concentración. La podréis encontrar aquí:
     
    http://www.elplural.com/noticiasred/detail.php?id=45322

  • Fico Sánchez Peral

     
    Tienes parte de razón, Eusebio, en algunas de las contradicciones que planteas, pues en la vida las cosas nunca se dan químicamente puras, sino mezcladas, y ya se sabe que: «A río revuelto, ganancia de “pescadores”». De eso se aprovechan algunos…, desde ambos lados del río.
     
    Pero precisamente por eso es tan grave que, en algo tan obvio como el tema de los abusos por parte de una minoría de la jerarquía eclesiástica (que no de la Iglesia, que eso es algo mucho más amplio y más digno); la propia jerarquía, por evitar inútilmente (puesto que es un secreto a voces) su personal desprestigio, dé el escándalo de incurrir en los siguientes errores, que llevan al desprestigio global de la Iglesia y del mensaje evangélico (que eso es lo más grave):
     
    1- Niega y oculta la gravedad y cantidad de los abusos.
    2- Desatiende a las víctimas.
    3- Encubre a los agresores.
    4- Al encubrirlos les da impunidad, fomenta su permanencia y proliferación y desatiende su tratamiento médico o jurídico según proceda.
    5- Promueve la ciega y sumisa adhesión de los “fieles” en defensa de la negación de tales evidencias, aduciendo la necesidad de cerrar filas ante una campaña contra la Iglesia y no contra los manifiestos errores de la jerarquía.
    6- Fomenta la división de la Iglesia al provocar (por no rectificar sus errores y llamar a la sumisión) graves discusiones entre los sumisos y los insumisos.
    7- Alimenta con sus errores y su cobarde incapacidad para rectificarlos, la campaña en contra de la jerarquía, que ella, para escurrir cínicamente el bulto, traduce en contra de la Iglesia global.
    Y 8- Genere -con todo ello- un desprestigio y un DESCRÉDITO mayor de la Iglesia en general, que el que por si sola la jerarquía merece.
     
    Y la lista podría seguir, pero ¿para qué?, creo que ya hay suficiente “material”.
     
    Todo eso es lo que, entre otras muchas cosas, aprovechan los que sí están interesados en cargarse la Iglesia (que haberlos haylos, y a veces –a la vista está- ¡con razón!).
     
    ¡Pues era lo que nos faltaba!, que la propia jerarquía sea la que les regale más razones para criticar a la Iglesia. Así no es de extrañar, que empiecen a salir teólogos que afirmen que es la propia “iglesia” la que alimenta las filas del ateismo, pues lleva a muchos creyentes a la desesperación y a la duda de que pueda existir ese diosecillo que ella representa.
     
    Atrio es, según dice su tarjeta de presentación, lugar de encuentro de lo sagrado y lo profano. Insisto: de encuentro, pero se ve difícil cómo sería posible tal encuentro, cuando algunos creyentes, por ciega sumisión, se empeñan en negar la realidad.
     
    Yo no formo parte de ninguna campaña anti-iglesia, soy Iglesia y amo a la Iglesia, pero me avergüenzo de la iglesia que así se representa, por eso llevo toda mi vida viviéndola desde la frontera, con la esperanza de que algún día aprendamos a dar testimonio del verdadero mensaje de Jesús de Nazaret, sin que él tenga que avergonzarse de nosotros, y no del de una jerarquía que (cada vez más) no se representa más que a sí misma.
     
    Perdonad las imprecisiones, pero en este momento me siento profundamente triste y cabreado. Creo que me voy a retirar al silencio una temporadita, a ver si así os dejo tranquilos.
     
    Saludos; Fico.

  • ana rodrigo

    Manuel V, hasta ahora tenía un determinada imagen de tu persona a través de lo que tú trasluces en tus escritos, ahora añades algo bastante más inquietante como es la persistencia, como te dice Fico, en pedir misericordia para todos, sin mencionar a las víctimas,  pidiendo explícitamente misericordia para los agresores, mientras llamas lapidadotes a quienes pedimos  justicia, nunca venganza, para los abusadores.
     
    De teología creo que cojeas bastante, cuando dices “Le cito otro Síndrome que me afectó más gravemente: Cristo nos adquirió con su sangre la posibilidad de amar a nuestros enemigos, de perdonar y ser perdonados”. ¿Realmente crees que la humanidad antes de Cristo no sabía amar y perdonar? ¿Realmente crees que quienes no son cristianos/as no saben lo que es el amor y el perdón?  Tu calificas de grave la afección que la sangre de Cristo te ha producido. Con esta teología, no me extraña que estés afectado gravemente y te manifiestes de la manera que lo haces.

  • Correccion:
    ¿como puede la Iglesia estar en contra del aborto y bendecir las guerras?

  • Frente al innegable horror de las acciones criminales de sacerdotes pedófilos se encuentra el ángulo político ignorado por muchos. Se que me arriesgo demasiado en atreverme a lanzar este comentario después de leer las intervenciones presentes pero en lo siguiente téngase siempre presente que mi posición es que estos casos de deberían juzgar en una corte criminal con sus correspondiente condenas de cárcel.  L a mayoría de los comentaristas califican estos crímenes como el mal absoluto ya en otro foro alguien argumentaba que era peor que matar. Es imprudente de mi parte intentar algo que parezca una defensa de la Iglesia pero no me puedo quedar callado. Estos crímenes son la oportunidad dorada de los grupos y las personas que siempre han soñado con desmantelar la Iglesia y muchas veces la expresada indignación por las víctimas,es también, (nótese que digo también) un escudo para avanzar determinadas agendas.  Como he argumentado en otras ocasiones ¿Como puede la Iglesia estar a favor del aborto y bendecir las guerras? ahora diría ¿Como  escandaliza tanto la pedofiia y se defiende el aborto como un derecho personal? ¿Cuales son estos grupos? Están las iglesias protestantes, los movimientos ateos que están poniendo una demanda para que se aprese al papa en su viaje a Inglaterra, el movimiento gay y claro muchos de ATRIO. Ha, y no pedo dejar de lado el interés de las firmas de abogados por los millones de dólares en ganancias y que evitan que los casos sean juzgados por una corte criminal y los trasladan a la civil por ese motivo. Para muchos es válida el aprovechar esta coyuntura y lograr la destrucción de la Iglesia pero no se les olvide que es una de las raíz  del cristianismo y por estas mismas razones pudo haber sido desmantelado en los primeros doscientos años de su historia y ser ahora solo una curiosidad académica. Hay mucho mas que decir pero aquí paro y solo espero que no sean tan crueles en sus ataques. P. S. no soy pedofilo ni defiendo la pedofilia.

  • Manuel V.

    Fico
    No quiero quedarme esto en el tintero:
    Lo del Síndrome de Estocolmo era previsible que lo citara. Le cito otro Síndrome que me afectó más gravemente: Cristo nos adquirió con su sangre la posibilidad de amar a nuestros enemigos, de perdonar y ser perdonados. Eso vale para todos la humanidad.
    Con Dios

  • Manuel V.

    Mi petición de misericordia, no se si lo ha leido bien, es para todos, me incluyo. Si no, no es misericordia, será cualquier otra cosa.
    Pues eso.
    Quede con Dios.

  • Fico Sánchez Peral

    Perdón, omití decir que mi comentario anterior es para Manuel V.

  • Fico Sánchez Peral

    Veo que tu misericordia sigue sin incluir la más mínima referencia a las víctimas, y si, como dices, tienes experiencia de hijos y nietos, entonces tu olvido no se puede deber a un lapsus; luego, no queda más opción que la de su omisión deliberada, porque te debes sentir (como ya has evidenciado por dos veces) más interesado en manifestar adhesión hacia los agresores y sus encubridores que hacia ellas, y por eso me reclamas a mi, misericordia hacia ellos y no hacia ellas.
     
    Lo incomprensible es, que después de que nos reveles algo tan terrible como haber padecido alguna forma de abuso (ante lo que quisiera poder hacer algo más que manifestarte mi máxima adhesión y mi afecto), te sigas manifestando tan ajeno a las víctimas, pues, no sólo no las mencionas ni una sola vez (mientras pides misericordia para los agresores y sus encubridores), sino que, además, persistes en llamar lapidador a quien se interesa por ellas y desea se les exijan responsabilidades a los agresores y sus encubridores. Con toda mi comprensión y mi respeto hacia ti como persona, pero con todo mi desacuerdo hacia cómo planteas este asunto, déjame que te diga que, una de dos, o bien padeces algo muy cercano al síndrome de Estocolmo: «Relación de complicidad del secuestrado (agredido, en este caso) con su secuestrador (agresor)…, que le lleva a acabar ayudando a los captores a alcanzar sus fines…», en cuyo caso te recomiendo te dejes ayudar por un especialista; o en caso contrario y peor aún, lo tuyo es pura y llanamente servilismo de la peor especie, puesto que para defender tu fanático interés por los agresores eres capaz de ignorar a sus víctimas.
     
    Hay en el resto de tu comentario toda una serie de presunciones y suposiciones, sobre cosas personales que no conoces y sobre las que podría darte más explicaciones; pero como por discreción no debo dar más detalles y como además no te veo en disposición de querer entender más que tu exclusivo planteamiento, no te las daré, porque además creo que no las mereces.
     
    No olvides que el tema de este debate es la desgraciada postura de la jerarquía eclesiástica en el tema de los abusos y no nuestros asuntos personales, que si uno trae -ingenuamente- alguno a colación (confiando en el honesto interés de sus interlocutores por profundizar en el tema) es porque cree poder iluminar algún aspecto con su aportación personal. Por eso no deseo dialogar más contigo sobre este asunto, porque no conduce más que a perder de vista el objeto de debate y a enredarse en confrontaciones personales que no llevan (visto lo visto) más que a hacerse daño y para nada.
     
    Y a hacer perder el tiempo al resto de foreros, a quienes pido disculpas por haber caído en la ingenuidad de creer que tenías honesto interés en profundizar en este asunto.
     
    Que Dios te ilumine Manuel, te lo deseo sinceramente. Pero asegúrate que sea Dios y no sólo ideología vaticana porque, a la vista está, si la información que recibes de ella te pone más cerca del agresor y sus encubridores que de la víctima, ¡sospecha Manuel, sospecha!, porque algo no funciona bien.
     
    Saludos. Fico.

  • ana rodrigo

     
    Manuel V., me dejas estupefacta con tu respuesta a Fico.
     
    Dices: “Se sorprendería encontrarse, como yo me sorprendía diariamente, con niños que, ante el juez, solicitaban ir con su “malos” padres antes de irse con “buenas” familias, con todo el sufrimiento que ello suponía”. ¿Quieres decir que tú considerabas que los niños tenían capacidad para discernir con quién debían vivir para su desarrollo integral adecuado? Parece como que estaban en Protección por el capricho de algún chiflado. También me sorprende que pongas entrecomillado lo de buenos y malos.  Lo que me sugiere suponer que tú no los considerarías  ni tan malos a los padres a quienes se les había retirado la custodia, ni buenas a las familias bajo las cuales se les intentaba proteger.  Dejas entrever demasiadas suposiciones cada cual más perversa. ¡¡¡Pobres criaturas!!!! ¡¡¡Vaya protección con estas ideas de buenos y malos!!!
     
    Si a esto añades que tú fuiste objeto de abusos, con la aclaración añadida de que
    Hay muchas variables que, en estos análisis, casi todos teóricos, no se tienen en cuenta”, ya es que no salgo de mi asombro. Parece que quieres dar a entender que los abusadores de niños deben tener atenuantes, que no los niego a nivel penal, pero me asombraría que lo fuesen también a nivel moral.
     
    Claro que nadie es quien para lapidar a nadie, pero nadie pide la lapidación, lo que pedimos es com-pasión para las víctimas y justicia para los delincuentes. Que yo sepa la justicia en un estado de derecho no es lapidación.

  • Manuel V.

    Fico:
    La misericordia, o es misericordia o no lo es.  Va en todos los sentidos, no solo en uno, si no, no es misericordia. Puede lucirla y adornarla del modo que quiera, pero no lo es. Será cualquier otra cosa
    Por lo que relata:
    1.- Tengo más hijos y nietos que ud.
    2.-  Dice: “el juez  tuvo misericordia de él y le devolvió a dos de los cuatro hijos que había abandonado, incluida la niña que tuvimos en casa; pero ya no se atrevió a tocarla porque estuvimos muy pendientes de ella, hasta que dos años después, al cumplir los dieciocho los volvió a echar de casa”
    Yo trabajé unos cuantos años en protección de menores. Queda la profunda duda de saber si fue la misericorsia del juez que, al darle una oportunidad y “fiarse” del padre el que modificó su conducta o fue la “vigilancia” impuesta. Se sorprendería encontrarse, como yo me sorprendía diariamente, con niños que, ante el juez, solicitaban ir con su “malos” padres antes de irse con “buenas” familias, con todo el sufrimiento que ello suponía.
    ANA RODRIGO:
    No se impaciente. De momento le puedo apuntar que yo mismo fui objeto de abusos y, en otro lugar y en otro momento, le contaría, si quiere saber. Hay muchas variables que, en estos análisis, casi todos teóricos, no se tienen en cuenta.  Repito definitivamente:

    ·         ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Mandagüevos!!!!!!!!!!!!!!!!!!!  La miiiiiiiseeeeeeeriiiiiicooordiiiiiaaaaaa de ciertos criiiiiistiiiiiaaaaanoooooos. Laaaapiiiidaaadoooreeessss NOOOOO Gracias!

  • pepe blanco

    He leído en la prensa que el cardenal Bertone ha puesto la pederastia sacerdotal en relación, no con el celibato obligatorio, sino con la homosexualidad.
     
    – Primero, ¿por qué con la homosexualidad y no con la heterosexualidad, como si los abusados hubieran sido siempre y solamente niños varones?
     
    – Segundo. No tengo dudas acerca de las tendencias homosexuales de una parte del clero. Ahora bien, poner la pederastia sacerdotal en relación con la homosexualidad de ciertos sacerdotes, como insinuando que son malvados, pervertidos y delincuentes no por su incapacidad para asumir el celibato y/o la abstinencia sexual, sino simplemente porque son homosexuales, me parece que expresa:
     
    – o bien una profunda ignorancia, o un cretinismo agudo por parte de quien sugiere esa relación.
     
    – o bien, admitiendo, que tal vez sea mucho admitir, que el Secretario de Estado del Vaticano no es un cretino, entonces, lo que revela es el punto de hijoputez al que pueden llegar algunos curas con pretensiones de algo y otras ínfulas. Acabarán atragantándose con sus vómitos nauseabundos y se ahogarán en la mierda que escupen cada vez que abren la boca para hablar de ciertos temas.

  • Asun

    No había leído hasta ahora el comentario de Fico. Contundente, claro y muy humano. Ejemplar en todos los sentidos. Me alegra encontrar tu testimonio en Atrio. GRACIAS.
     
     Un fuerte abrazo.

  • M. Luisa

    Querido Fico tu prioridad en la vida  no podía ser otra más  que  por la de la misericordia, lo que sucede es que ésta es incompatible  cuando se trata de relacionarla  con una realidad que no es tal sino que se la ha convertido en objeto manipulable. De ahí la confusión de quienes pretenden que a algo así, es decir  a algo que ha sido manipulado  pueda abrirse a la compasión o a la misericordia  pues  la realidad de ésta sólo lo está con respecto a cosas reales  o a otras realidades.

    Es un pensamiento condensado extraído de tu hermoso relato.
     
    Un cordial saludo

  • ana rodrigo

    Manuel V, estoy esperando con impaciencia qué piensas decir al comentario de Fico, e, incluso más, a qué te refieres con tus exclamaciones, especialmente la identidad de aquellos a quienes llamas lapidadores y a quién crees tú que lapidan.

  • pepe sala

    De parte de otro ” lapidador”:
     
    De ” excesos verbales” nada de nada, Fico; te has quedado muy corto y la prudencia que has utilizado ( considerando tu experiencia)  te honra a ti y nos honra que quienes tenemos el privilegio de leerte. ( obviamente nunca llueve a gusto de todos.) Para mí quisiera tu prudencia y comedimiento a la hora de expresarme. Me das envidia; pero como decía mi padre:
    ” cada cual es cada cual, y seis media docena”.
     
    Admiro tu firmeza ante los abusadores y sus encubridores, mucho más conociendo tu posición de creyente.
     
    Un abrazote, y permíteme descansar mi brazo izquierdo sobre tu hombro  izquierdo. Caminando juntos parece menos árido el desierto  que nos toca recorrer. Ya llegará el oasis y prometo dejarte beber primero… ( no sea que el agua esté envenenada, jejeje)

  • Fico Sánchez Peral

    Para Manuel V.
     
    La misericordia, como todo en esta vida, la priorizo.
     
    Por eso primero es para las víctimas de los abusos; y una vez puesta en práctica de forma real, es decir, después de darles el apoyo psicológico y material que necesiten durante el tiempo que lo necesiten; (cosa que en la Iglesia casi está por estrenar, quizá porque algunos están más interesados en atender primero a los abusadores y sus ocultadores); entonces les llegará el turno a los demás; que, dicho sea de paso (y si no te sabe mal ¿eh?), lo que interesaba era frenarlos para que no siguieran cometiendo abusos y creando nuevas víctimas. (Víctimas, por si lo has olvidado, no sólo son difusos daños colaterales menospreciables o simples cifras de estadística, sino personas heridas, personas –generalmente menores- agredidas mediante abuso de confianza, ¿vale?).
     
    De lo que dices deduzco (pongamos otro ejemplo más gráfico): que en un hipotético caso de “atropello” de una niña de trece años en un confesionario, por parte de un sacerdote que se da a la fuga y es ocultado por sus superiores; tú, y sin hacer la más mínima mención de la víctima, te sientes prioritariamente más inclinado a la misericordia hacia el agresor y quienes le ocultan y llamas lapidador (o sea: ejecutor) a quién sí se interesa por la víctima y pide (sólo pide, no ejecuta) que se juzgue y sancione al agresor y sus ocultadores, (que en lugar de atender a la niña la abandonan, mientras ocultan al agresor –su subordinado- para que no les salpique la mierda).
     
    ¡Pues te has cubierto de “gloria”! No te digo más.
     
    Está uno tan cansado de que, gracias a reacciones como la tuya, en la iglesia las palabras: bla, bla, bla, bla, bla… no sirvan para nada, que cuando hay víctimas de por medio, a uno no le queda más remedio que ser intransigente.
     
    Mientras no hagan una declaración clara de apoyo real a las víctimas y de condena también real (y práctica) de los agresores, yo no dejaré de exigirles ambas cosas, ni mostrare misericordia más que para las víctimas. A ellos les llegará el turno cuando primero se ocupen de las víctimas y empiecen a cambiar de actitud.
     
    No te conozco pero, o ha sido un lapsus, o casi seguro que no tienes hijos y por eso no eres capaz de ponerte en su lugar y en el de un padre/madre que descubre, horrorizado, que han abusado de su hija o su nieto. ¿Si eso te consuela?, sigue llamándome lapidador, pero yo prefiero equivocarme y ser un mal cristiano intentando hacer algo preventivo para que no haya más niñas convertidas en víctimas.
     
    Yo he tenido cuatro hijos y también he tenido tres años en acogida legal a una niña de trece años a quien llegamos a tiempo de sacar de un riesgo de abuso por su padre (con su hermana de quince ya era tarde…). Quizá por eso soy tan “exageradamente” sensible a los abusos de menores y tan intransigente con los abusadores. Por cierto, al padre lo denunciamos (no lo lapidamos) y fuimos a juicio, donde el juez  tuvo misericordia de él y le devolvió a dos de los cuatro hijos que había abandonado, incluida la niña que tuvimos en casa; pero ya no se atrevió a tocarla porque estuvimos muy pendientes de ella, hasta que dos años después, al cumplir los dieciocho los volvió a echar de casa.  Pero bueno, cada uno es fruto de su personal experiencia. Hace tres años me hizo feliz al pedirme que fuera su padrino de boda y ahora ella es feliz esposa y madre.
     
    Ojala que todos, aun a riesgo de cometer algún exceso dialéctico, ayudáramos a que las demás víctimas (lo sean de quien lo sean) alcancen un final feliz.

  • Manuel V.

    ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡Mandagüevos!!!!!!!!!!!!!!!!!!!  La miiiiiiiseeeeeeeriiiiiicooordiiiiiaaaaaa de ciertos criiiiiistiiiiiaaaaanoooooos. Laaaapiiiidaaadoooreeessss NOOOOO Gracias!

  • Fico Sánchez Peral

    A pesar de que la carta es de 1985 -o quizá precisamente por serlo- se les trasparentaban ya las ideas…; lo malo es que se les siguen trasparentando ahora las mismas.
    Eran tiempos ya del anticoncilio, cuando por una parte aparentaban intentar dar valor a la participación del seglar en la iglesia, mientra que (en la Iglesia española que yo conozco) a la vez desconfiaban, obstaculizaban y manipulaban el crecimiento autónomo de los movimientos seglares. Por eso no son de extrañar las contradicciones contenidas en las dos frases de la carta que subrayo en negrita:
    «A pesar de que los argumentos presentados en favor de esa expulsión son de grave importancia, esta corte juzga necesario considerar el bien de la Iglesia Universal además de el del demandante
    Aquí Ratzinger parece entender que el bien del demandante sea la expulsión, pero renuncia a ella a cambio de un hipotético bien superior que para la Comunidad de Fe sería no prescindir de un sacerdote, aunque éste sea pederasta. Pintoresco razonamiento ¿no?  Y continua diciendo:  
    «…No es posible tampoco arrojar luz sobre el perjuicio que podría provocar en la comunidad de la Fe de Cristo el otorgar la expulsión, particularmente teniendo en cuenta la corta edad del demandante».
    Y ahora parece que no acierte a valorar qué perjuicio considera peor para la Comunidad de Fe, si el del escándalo –por el descrédito de la jerarquía- si se aprobara y divulgara la expulsión, o el de hipotéticos nuevos abusos si no se le expulsara. Y opta por evitar el desprestigio de la jerarquía, a cambio de que la Comunidad de Fe quede en situación de soportar otros posibles abusos.

    La pregunta es la de siempre: ¿por qué será que cuando la alta jerarquía dice Iglesia (en sentido global), siempre es para amortiguar algún escándalo particular de la jerarquía al englobarla en la Comunidad general de creyentes (mayoritariamente laica), mientras que para otras cosas, a la comunidad de creyentes se la menosprecia y deja al margen? Por muchas razones, creo yo, pero las primeras que parecen trasparentarse de la carta son dos: Porque siguen actuando como si pensaran que la Iglesia sólo son ellos y pueden mangonearla impunemente y porque si deben tolerar a los seglares en ella, al menos que sirvan para amortiguar los golpes, ¿no?

    Es curioso que, diciendo hacerlo por el bien de la Iglesia Universal, sólo se preocupen de mitigar el desprestigio de la jerarquía provocado por algunos de sus miembros, incluso por encima del interés (el de las víctimas ni se nombra) por el propio demandante (el abusador) que se ve obligado (quizá refocilándose de gusto sólo de pensar que le obligan a permanecer en disposición de poder seguir abusando…) a seguir ejerciendo su “peculiar ministerio” con sus víctimas. E incluso también, por encima del interés de la Iglesia universal, que así queda toda ella salpicada por la duda. Genial, ¿no?

    Y tiene el Ratzinger de 1985 el cinismo de decir que no ve claro: “…el perjuicio que podría provocar en la comunidad de Fe otorgar la expulsión…”.
    ¿Perjuicio para la comunidad de Fe prescindir de un abusadooooooor?
    ¿Cooooooño, pero no era al revés???????  
    Normalmente el que tiene un pederasta en casa lo que desea es perderlo de vista ¿nooooooo?
    ¡¡¡¡¡Mandagüevos!!!!!!!!!! En la iglesia vamos a tener que llevar todos un pin con un eslogan que diga: “Pederastas: ¡no!, gracias”, a ver si así se enteran. Claro que seguro que entonces alguien dirá que es una campaña en contra de la iglesia y el papa!!!!!!  A esos yo les diría que si ellos callan o incluso si hablan de campañas, estarán dando impunidad a los abusadores y sus ocultadores. Yo, desde luego, no pienso callar y no soy parte de ninguna campaña anti-iglesia. ¡Yo soy Iglesia y no pienso permanecer callado mientras la jerarquía la desprestigia!

    Lo curioso, a pesar de ser del año 1985, es que hoy siga sin haber el más mínimo indicio de que hayan cambiado (o piensen cambiar) de actitud y mentalidad. No, al menos, mientras no hagan una declaración oficial desmarcándose de aquellas actitudes (¡que aún no la han hecho!) y poniendo a disposición de la justicia civil toda la información y pruebas que tengan contra los abusadores. O sea: que mientras no la hagan, ¡ni tienen credibilidad, ni hay esperanza de que cambien!

    ¡Esa es la verdadera campaña de desprestigio que parte de jerarquía (los implicados, más quienes la silencian) está causando contra la Iglesia, y que todos los demás (¡y sobre todo las víctimas!) padecemos!

  • Jaume PATUEL.Mataró(Barcelona)Catalunya. 4.09.2009

    ¿Venganza?¿Traición? ¿Ajuste de cuentas?….El hecho es que la credibilidad de la Institución ha tocado fondo…. Es cierto que es un mínimo de personas…(Cfr. La Vanguardia de hoy, domingo, dia 11).
    Las cuestiones jurídicas deben hacer su proceso… ¿Debe dimitir el Papa? Sería un gran ejemplo evangélico… Y el momento oportuno de llevar a cabo la  nueva visión del Pueblo de Dios en el mundo de la globalización. La época premoderna como la moderna donde lo mítico se considera  al pie de la letra  ha sido ya superada, pero en la pràctica continúa. Nos encontamos en otro paradigma  donde la Justicia debe continuar  y el Amor por encima de las instituciones periclitadas (aunque aún durarán mucho  tiempo) deben ser la Luz.  Y aquí no hay que olvidar que el perdón produce mucho más placer  que la venganza sin dejar la Justicia y sin olvidar que la venganza  tambièn produce placer y las leyes permiten esta clase de placer vengativo por bien que encubierto legalmente y con “justicia”(en minúscula). 
    ¿No puede ser lo que está sucediendo un signo de los tiempos para  un cambio total y radical la Institución si tiene capacidad para ello?.
     No sólo “Otro cristianismo es posible”, sino también “Otra Humanidad es posible”.   Pero el cambio junto con la justicia pide otros esquemas, otra reflexión y otros compromisos.  
    Jesús es lo que somos nosotros, cada ser humano: estamos en el cuerpo pero somo Divinidad, Totalidad.  Y eso nos compromete a todos.  

  • Héctor Rodríquez Fariña

    “El bien de la Iglesia”, esa es la disculpa del papa. Esa disculpa sólo sirve para dejar en manifiesto increíbles contradicciones y sobre todo falta de atención al mensaje del Galileo.  Ese mensaje permanece escondido en libros, sermones, imágenes, sagrarios pero no se hace vida en la comunidad cristiana.
     
    Según los teólogos, como Ratzinger:  “las puertas del infierno no prevalecerán contra ella”.  ¿Por qué tanto miedo por el bien de la iglesia? La comunidad cristiana lleva en si misma  la fuerza para su crecimiento.

    Lo que está claro es que ocultando información, afirmando el poder absoluto de la decisiones papales, manteniéndonos a todos en la ignorancia, exponiendo a más niños al abuso de los pederastas, echando por tierra derechos humanos elementales, todo eso demuestra que la jerarquía está apoyada en calcañales de barro como la estatua de Nabucodonosor que dice Antonio.

    Qué distinto sería todo con una declaración humilde y sincera que apoyara nuestra fe, dejando al impulso creador del Padre el porvenir de la comunidad cristiana.  Es que no se lo creen y eso da pena.
     
    Hay una disociación entre las directrices jerárquicas y el mensaje de Jesús. El Papa duda, le falta fe: como Pedro «¡Señor, sálvame!» Al punto Jesús, tendiendo la mano, le agarró y le dice: «Hombre de poca fe, ¿por qué dudaste?»(Mt 14: 31).

    Gran parte de las decisiones papales destinadas a mantener la unidad o a enfrentarse con una nueva visión de la iglesia en el mundo moderno o simplemente a evitar escándalos,  no se diferencia en nada a las tácticas de cualquier empresario que no ha oido nunca esto: “Mirad las aves del cielo, que no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros; y vuestro Padre celestial las alimenta. ¿No valéis vosotros mucho más que ellas? ¿Y quién de vosotros podrá, por mucho que se afane, añadir a su estatura un codo?.

    La iglesia no se salva con nerviosismos ni decisiones estemporáneas  sino con fe.
    Un abrazo
    Héctor.

  • pepe blanco

    ¿Será una simple casualidad que después de décadas de pederastia sacerdotal celosamente escondida, de repente  salgan a la luz pública y se publiciten tantos escándalos, tantos encubrimientos, tanta miseria?

    Y digo yo, los Legionarios de Cristo, en el fondo más profundo de sus sentimientos, ¿no sentirán una cierta satisfacción ante la implicación de Ratzinger en el gran encubrimiento que se está destapando? Por muy perfectos y caritativos que sean los dichos legionarios, tiene que resultarles cuando menos tentadora la agradable sensación de contemplar el agónico hundimiento del  responsable de su propia ruina.

    Otrosí, ¿es creíble que Juan Pablo II no tuviera ni la más mínima información, ni la más remota sospecha del comportamiento pecaminoso y delictivo de Maciel? Si tuvo conocimiento o sospecha de ello, ¿prefirió obviarlo en aras del “bien de la Iglesia”, del poder y del dinero que le proporcionaba la Legión de Cristo? Juan Pablo II, ¿un santo súbito o un súbito defensor de pederastas?

  • Manuel V.

    Antonio:
    Precisamente porque es el demandante el que lo solicita y teniendo en cuenta que toda persona es capaz de enmendar sus errores, para ayudarle a no tomar una decisión “a la fuerza” no reflexionada y perjudicial para su vida, se dilató un poco la aceptación de su solicitud ¿no puede leerse así?. Lo cual no implica culpabilidad alguna, como se quiere deducir, del cardenal Ratzinger., que también analizaría, seguro, la posibilidad de que
    cometiera o NO nuevos abusos. De eso no nos libra nadie: “El que esté en pie, tiemble, no sea que caiga”
    Donde dice “además” dice “ADEMÁS”, lo de “por encima” cae en la libre interpretación del que quiera suponer lo que no dice el texto.
    Evidentemente duele más cuando afecta a la Iglesia; pero, si la preocupación es por las víctimas; hay muchísimo más campo fuera de ella.

  • Antonio Duato

    Manuel V.

    En el texto de la carta está claro que el “demandante” (orans, en latín) es el sacerdote que tras esas conductas y juicios desea dejar de ser clérigo. ¿O no?

    La reflexión del cardenal es que el “bien de la Iglesia Universal” debe tenerse en cuenta “además” (en definitiva, por encima ) del bien del demandante (que se supone sería concederle lo que pide, a no ser que se considere que el bien de esa persona es que siga siendo sacerdote a la fuerza, con el riesgo de cometer otros abusos). En el tercer punto de mi comentario tenía precisamente en cuenta la persona de ese sacerdote y de sus posibles víctimas.

    No todo es tirar contra la Iglesia. Me duelen estas cosas, efectivamente más que cuando se producen en ambientes laicos, porque me siento convocado (iglesia) por Jesús.

  • Manuel V.

    “el sacerdote involucrado Kiesle Rev, fue condenado a tres años de libertad condicional en 1978 por conducta lasciva con dos menores en San Francisco. La diócesis de Oakland recomendó la reducción al estado laical de Kiesle en 1981, lo cual tuvo lugar en 1987
    Entre líneas de todo documento uno puede entresacar lo que interesa.  ATRIO defiende en el párrafo final “el bien de la persona”. Curiosamente esa defensa parece ser que va solo en la dirección que interesa. ¿Acaso el sacerdote implicado ya dejó de ser persona?  ¿Lo lapidamos?. Quien esté libre de culpa que arroje la primera piedra.
    CELSO  Ya que vuelve a traer el tema a colación, parece que usted ya lo sabía todo, sin haber trabajado con el card. Ratzinger. Que conocía la existencia de este y de otros documentos (por cierto seguimos  a la espera de la cita de Pablo VI sobre el celibato, lapsus)  Si como dice ud., “otros hablan y documentan lo uqe yo ya habría podido hacer”  , le repito la pregunta que ya le hice ¿por qué no lo hizo cuando tenía “carrera vaticana” por delante? ¿Por qué ahora?
    Yo también afirmo, porque me lo han contado secretamente y no tengo otras pruebas, que hay mucho negocio detrás de estas acusaciones a la Iglesia, algunos de los implicados son firmas laicistas conocidas. Más aún, de primera mano, conozco la doble moral sobre el asunto de una o dos personas de las que he leído algún texto aquí.

  • ana rodrigo

    Ya estamos una vez más embarullando el tema. Voy a separar diversas cuestiones por cuestión de claridad.

    -Una cuestión es la pederastia por parte de determinados clérigos, nadie dice de todos.
    -otra  el sufrimiento de las víctimas en número infinitamente mayor que el de los clérigos, puesto que unos sólo corrompía a varios, incluidos los que todavía guardan silencio.
    -otra la responsabilidad de las autoridades sobre estos clérigos al mantenerlo en secreto
    -otra el que estos pederastas han quedado impunes por ello.
    -otra que estos pederastas eran los encargados de educar en la moral y todos los aspectos a las víctimas
    -otra que los padres y madres de estas víctimas habían confiado a sus hijos/as a estas personas porque les avalaba una institución que predicaba un mensaje determinado que es el querían para sus hijos/as.
    -otra que los pederastas conocidos en otras instituciones no religiosas, cuando se han descubierto, han ido directamente a los tribunales de justicia.
    -Otras es el exigir que el Papa, los cardenales obispos u otras personas responsables de la ocultación y consentidores de que estos clérigos siguieran siéndolo y recayendo nuevamente con otros menores, pidan perdón y que dejen de amparase en el silencio ante tantas evidencias.
     
    Quienes acuden a la teoría de que atacamos a la Iglesia, de que generalizamos a todos los clérigos, de que parece que seguimos la moda o que nos dejamos influir por la prensa, creo que no son justos, aunque no niego que haya algún caso en todos estos apartados. Yo personalmente quiero que la Iglesia se parezca más al proyecto de Jesús, que siempre estuvo al lado de las víctimas y nunca del lado del “Bien de la Iglesia” como dice la carta de Ratzinger.
     
    Que, además, ha habido corrupción por dinero en el Vaticano, tapando bocas con dinero, yo sé de un caso y de primera mano, que cobraba fuertes cantidades en negro por nulidades matrimoniales, pero, como no tengo ninguna otra  prueba que la persona que me lo dijo, pues me tengo que quedar en dejar constancia de que lo sé. Aunque este tema siempre ha sido vox populi. Conozco un funcionario, clérigo, del Vaticano que le salen los millones por las orejas desde hace muchísimos años con estos tejemanejes.
     
    Así que, a barrer y limpiar a la Iglesia de tanta porquería, y que dejen de quejarse de persecuciones y de acoso y derribo. Ganaremos todos y todas con que el mensaje de Jesús llegué nítido al mundo.

  • Sergio Zalba

    Claro Miguel que es igual de ‘animalada’, pero es que aquí estamos comentado sobre los abusos de los clérigos y la responsabilidad que le quepa a la institución eclesiástica.

    Y no me parece que lo que se busque sea ‘erosionar a la Iglesia’, con estas cosas se erosiona sola.

    Pero hay mas, y es que muchos de nosotros también nos reconocemos parte de la Iglesia y este tipo de situaciones no sólo nos dan bronca, también nos duelen. El contrasigno es demasiado grande y el asunto es indefendible.

  • Rodrigo Olvera

    Por si fuera necesario aclarar: claro que estoy consciente que ya ha habido por lo menos dos obispos que han renunciado recientemente por el escándalo eclesial. Lo digo por el comentario de que en la escuela de Odenwald renunciaron 5 de 7 integrantes de la Junta Directiva.

  • Rodrigo Olvera

    Hola Miguel

    Gracias por apuntar a ese caso. He estado revisando un poco. Si bien el diario alemán dió a conocer la noticia -en alemán obviamente- desde el 6 de marzo de 2010; las notas en español son apenas del 9 de abril: Me parece demasiado aventurado deducir que la única razón por la que no se mencione en Atrio sea ideológica. Hablaré sólo por mí, no conocía el asunto.

    He leído las notas en español; y sobre todo las notas directas del periódico alemán -las que aparecen en línea. Comento lo siguiente:
    a) Completamente condenables los abusos. De comprobarse los relatos de las víctimas, no se trata sólo de una cuestión de abuso sexual, sino de tortura
    b) Queda claro que las autoridades de la escuela conocían algunos de los casos y lo ocultaron. Completamente reprobable tal encubrimiento.
    c) 5 de los 7 integrantes de la Junta Directiva de la escuela renunciaron por la presión de las víctimas. ¿Cuántos directivos de las escuelas de los Legionarios en que han ocurrido abusos sexuales han dimitido?
    d)  Las notas en alemán han sido abundantes, de modo que no se percibe que se le de menos difusión que los casos en que están involucrados presbíteros
    e) Me parece muy acertado el comentario de la psicóloga infantil que destaca como el elemento común , entre este caso y otros casos de abusos sexuales en que se han visto involucrados religiosos, el régimen de internado; y las condiciones de vulnerabilidad y secreto que se dan en sistemas cerrados como los internados

    Saludos

  • Miguel González

    No veo que se comente nada sobre el elitista colegio laico vinculado a la UNESCO del que se han destapado también casos de abusos sexuales. Parece ser que eso no es noticia en Atrio.  Es triste pero la pederastia no está ligada tan directamente como algunos quisieran al celibato. Igual de animalada es si la practica un laico como si la practica un sacerdote, pero parece ser que lo único que importa es erosionar a la Iglesia.

  • Celso Alcaina

    Ese estilo. Ese proceder. Esa frialdad. Esa ocultación. Los conozco. Mi labor de años como funcionario en el Vaticano me lo confirma. Con ocasión de destapar alguna de la vergüenzas de la cúpula católica, ha habido lectores que me criticaron. Han dicho que estoy sujeto al secreto. ¿De verdad lo estoy?
    Ahora me siento aliviado. Otros hablan y documentan lo que yo habría podido hacer. Invito a releer algo que atrio me colgó hace pocos días:  “Los hijos de los clérigos son sobrinos”.   Sin dar el nombre, revelo que el expediente de un arzobispo presuntamente pedófilo se archivó en el momento en que se conoció su preconización con cardenal. Es el estilo. Es el proceder. El secreto. ¿Ratzinger? Yo no trabajé con Ratzinger.

  • Qué es peor? Escandalizar la incipiente sexualidad del niño o escandalizar al pobre con alardes de riqueza, en vestiduras, protocolos y propiedades muebles e inmuebles?
    Quienes son las víctimas y quienes los verdugos?
    No nos dejemos encandilar por propagandas ocasionales.

  • Rodrigo Olvera

    Invito a leer el intercambio que estamos teniendo Pedro Lamet y yo en los comenarios de esta entrada de su blog, respecto de si hay o no hay una responsabilidad PERSONAL de Ratzinger

    http://blogs.21rs.es/lamet/2010/04/05/intolerable-manipulacion-de-la-cadena-ser/

    Quizá les pueda interesar aquí en Atrio

    Saludos

  • Antonio Vicedo

    .- Sigue la avalancha tan propicia para el afincamiento, mantenimiento y fortaleza de las estructuras de poder con las que se implicó la Iglesia desde hace siglos.
    Poner la estructura por encima de la vida concreta es todo lo que Jesús se empeñó en desacreditar y vaciar de sentido  y valor en su Nueva Alianza. 
    Era el ser humano concreto, y para que no hubiera ninguna duda para quienes pensaban que el TODOPODEROSO necesitaba en la Humanidad representantes apoyados en el PODER ABSOLUTO, sacralizando el propio, lo que marcó el inicio, recorrido y fin de la Mesianidad de Jesús, HIJO DEL HOMBRE, habiéndose VACIADO DE DIOS (No realmente se supone, sino funcionalmente y como EMMANUEL ENVIADO)
    Es (TODA) PERSONA HUMANA lo que para el DIOS, que las hizo a SU IMAGEN Y SEMEJANZA y las adopta como PADR por hijas, lo que al DIOS DE JESÚS le interesa prioritariamente.  Y por eso marca la CITA donde debe centrarse la verdadera relación con ÉL : En sus HIJOS y, sobre todo,  en CADA UNO DE SUS MÁS PEQUEÑOS HERMANOS (Jurisprudencia suprema en la Justicia de SU REINO -Mt. XXV): “CONMIGO lo hicisteis.”
    El AMOR no puede tener como finalidad y objetivo propio las estructuras, sino a los SUJETOS que en ellas y por ellas se relacionan. Y plantear el AMOR en abstracto o en la universalidad de la estructura, marginando a solo uno (Y nada menos que al principal Jesús) por salvar ese TODO ECLESIAL, equivale a marginar a la MISMA Y PROPIA CABEZA de ese CUERPO que se quiere cuidar.
    Aquí en esta dinámica de ostentación del poder es donde aparecen los pies de barro de la gran imagen eclesial de la incoherencia evangélica.
    Está el Espíritu tocando los resurtes para que aparezcan con claridad y fuerza irresistibles los síntomas de inutilidad y contradicción de empecinarse en usar odres viejos para el VINO NUEVO.
    Frente a la Sacralidad del TEMPLO aparece la destartalada CUADRA DE BELEN y el SENCILLAMENTE HUMANO HOGAR DE NAZARET recordándonos la BUENA NUEVA para la HUMANIDAD: La POSIBILIDAD Y NECEWSIDAD DE SENTIRNOS PERSONAS Y RELACIONARNOS COMO TALES.

  • Arropar al papa en estos momentos es como mínimo curioso. Y la pregunta es: ¿por qué? Si lo necesita lo pedirá (aunque no creo que lo haga) pero si no lo necesita, ¿quien son yo o nadie para “darle la razón” en algo que podemos juzgar como buano o malo, sólo porque lo creemos conveniente?
    ¿Os recordáis aquellos versos del final de la historia del poeta que le lee los versos al maestro y le dice que no son buenos, se los lee al cerdo y le aplaude? “Si el sabio no aprueba mal, si el necio aplaude, peor.

Deja un comentario