INFORMACIÓN Y FORMULARIOS INGRESOS YA: -Trasferencia a ES26 2100 7344 7313 0021 2801 -Bizum a 34-609 51 08 62
  • A  A  A  

Otros temas

Autores

Archivo de entradas

6404 Artículos. - 100383 Comentarios.

Pascua de la Tierra crucificada

 

El Planeta como un todo está pasando por una severa pascua. Estamos dentro de un proceso acelerado de pérdida: de aire, de suelos, de agua, de bosques, de hielos, de océanos, de biodiversidad y de sostenibilidad del propio sistema-Tierra. Asistimos aterrados a los terremotos de Haití y de Chile, seguidos de tsunamis.

¿Cómo se relaciona todo eso con la Tierra? ¿Cuándo van a terminar las pérdidas o hacia donde nos podrán conducir? ¿Podemos esperar, como en la Pascua, que después del Viernes santo de pasión y muerte, irrumpa siempre nueva vida y resurrección?

 

Necesitamos una mirada retrospectiva sobre la historia de la Tierra para que nos arroje alguna luz sobre la crisis actual. En primer lugar, hay que reconocer que terremotos y devastaciones son recurrentes en la historia geológica del Planeta. Existe una «tasa de extinción de fondo» que se da en el proceso normal de la evolución. Las especies existen durante millones y millones de años y luego desparecen. Es como un individuo que nace, vive durante un cierto tiempo y muere. La extinción es el destino de los individuos y de las especies, también de la nuestra.

Pero más allá de este proceso natural, existen las extinciones en masa. La Tierra, según los geólogos, habría pasado por 15 grandes extinciones de esta naturaleza. Hubo dos especialmente graves. La primera ocurrida hace 245 millones de años con ocasión de la ruptura de Pangea, aquel continente único que se fragmentó y dio origen a los actuales continentes. El evento fue tan devastador que habría diezmado entre el 75% y el 95% de las especies de vida entonces existentes. Por debajo de los continentes continúan activas las placas tectónicas, chocándose unas con otras, superponiéndose o alejándose, en un movimiento llamado de deriva continental, responsable de los terremotos.

La segunda ocurrió hace 65 millones de años, causada por alteraciones climáticas, subida del nivel del mar y calentamiento, eventos provocados por un asteroide de 9,6 km que cayó en América Central, provocando incendios infernales, maremotos, gases venenosos y un largo oscurecimiento del sol. Los dinosaurios que durante 133 millones de años dominaron, soberanos, sobre la Tierra, desaparecieron totalmente así como el 50% de las especies vivas. La Tierra necesitó diez millones de años para rehacerse totalmente. Pero permitió un abanico de biodiversidad como nunca antes en la historia. Nuestros antepasados que vivían en las copas de los árboles, alimentándose de flores, temblando de miedo a los dinosaurios, pudieron bajar a la tierra y hacer su camino, que culminó en lo que nosotros somos hoy.

Científicos como Ward, Ehrlich, Lovelock, Myers y otros sostienen que está en curso otra gran extinción, que se inició hace unos 2,5 millones de años, cuando extensos glaciares empezaron a cubrir parte del Planeta, alterando los climas y el nivel del mar. Se aceleró enormemente con la aparición de un verdadero meteoro rasante, que es el ser humano a través de su sistemática intervención en el sistema-Tierra, particularmente en los últimos siglos. Peter Ward (O fim da evolução, 1977, p. 268) refiere que esta extinción en masa se nota claramente en Brasil, en donde en los últimos 35 años se están extinguiendo definitivamente cuatro especies por día. Y termina advirtiendo: «un gigantesco desastre ecológico nos aguarda».

Lo que nos causa crisis de sentido es la existencia de los terremotos que destruyen todo y matan a miles y miles de personas como en Haití y en Chile. Y aquí humildemente tenemos que aceptar la Tierra tal como es, ya sea madre generosa o madrastra cruel. Ella sigue los mecanismos ciegos de sus fuerzas geológicas y nos ignora, por eso los tsunamis y cataclismos son aterradores. Pero nos pasa informaciones. Nuestra misión de seres inteligentes es descodificarlas para evitar daños o usarlas en nuestro beneficio. Los animales captan tales informaciones y antes de un tsunami huyen hacia lugares altos. Tal vez hace tiempo nosotros sabíamos captarlas y nos defendíamos. Hoy hemos perdido esa capacidad, pero para suplir nuestra insuficiencia, ahí está la ciencia. Ella puede descodificar las informaciones que previamente nos pasa la Tierra y sugerirnos estrategias de autodefensa y de salvación.

Somos la propia Tierra que tiene conciencia e inteligencia, pero todavía estamos en la fase juvenil, con un aprendizaje escaso. Estamos entrando en la fase adulta, aprendiendo cómo manejar mejor las energías de la Tierra y del cosmos. Entonces, los mecanismos de la Tierra, a través de nuestro saber, dejarán de ser destructivos. Todos tenemos todavía que crecer, aprender y madurar.

La Tierra pende de la cruz. Tenemos que quitarla de ahí y resucitarla. Entonces celebraremos una pascua verdadera, y nos será permitido desear: Feliz Pascua.

 

 

Leonardo Boff

5 comentarios

  • Gabriel Sanchez

    En realidad con mucho respeto y desde mi humilde pensamiento me voy a permitir decir que la creación no es la cruel, ni tampoco Dios, la crueldad esta en el hombre, que a sabiendas desencadena la tragedia y te equiocas Pepe con respeto a los terremotos, si bien (aunque algunos aùn lo discuten, por ejemplo Rusia), son catastrofes naturales, la cantidad de muertos que dista bastante entre Chile y Haiti…se debe al capitalismo neoliberal…Finalmente sobre este tema es bueno conocer lo que por muchos lados se piensan en movimiento mundial VIA CAMPESINA, publica un comunicado de los movimientos sociales en preparaciòn de la En Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y defensa de los Derechos de la Madre Tierra que se llevará a cabo el 22 de abril

    “Cochabamba, Bolivia, 19 de abril de 2010, 10 h
    Nosotras y nosotros activistas de diferentes movimientos sociales, caracterizamos el momento actual por la prepotencia de Estados Unidos, Unión Europea y las transnacionales, que se expresó en Copenhague cuando muy pocos países intentaron imponer un resultado, que no fue acordado en la COP 15, de no hacer nada para detener el incremento de la temperatura del Planeta y el daño climático.”

    Si alguien le interesa escriba a mi correo charines@adinet.com.uy
    Desde Montevideo Gabriel

  • Gabriel Sanchez

    Te equivocas Pepe, si bien los terremotos, cosa que hasta ahora algunos discuten, como el gobierno Ruso…son insucesos naturales, la cantidad de muertos que ellos causan son acción directa del capitalismo enfermizo…y te prometo una cosa, que verás un clima cada vez màs extraño y agresivo…y eso no es accidente…Y estoy profundamente en desacuerdo con la crueldades de Oscar, ni la de Dios, ni la de la creación son crueldades, el hombre genera las condiciones del desastre…ES MUY INTERESANTE UNA PUBLICACIÒN DE VIA CAMPESINA SOBRE EL TEMA…para que se entienda que la posiciòn de Leonardo es hoy la mayoritaria en los pueblos de Amércia Latina…
    “Cochabamba, Bolivia, 19 de abril de 2010, 10 h
    Nosotras y nosotros activistas de diferentes movimientos sociales, caracterizamos el momento actual por la prepotencia de Estados Unidos, Unión Europea y las transnacionales, que se expresó en Copenhague cuando muy pocos países intentaron imponer un resultado, que no fue acordado en la COP 15, de no hacer nada para detener el incremento de la temperatura del Planeta y el daño climático.
    http://viacampesina.org/sp/index.php?option=com_content&view=article&id=976:convocatoria-asamblea-de-los-movimientos-sociales&catid=46:cambios-climcos-y-agro-combustibles&Itemid=79
     
    La cumbre de los movimientos sociales se prepara rumbo a La Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y defensa de los Derechos de la Madre Tierra que se llevará a cabo el 22 de abril y como vez aqui te pegue un fragmento del pensamiento de esos movimientos.- Gabriel

  • pepe blanco

    Muy sugerente la observación de Oscar Varela, sobre el paralelismo entre la paternal crueldad del Dios cristiano y la maternal crueldad de la Gaia boffiana.

    No obstante, (¿será una falsa apreciación mía?) noto un Leonardo Boff más prudente y menos entusiasta en sus afirmaciones sobre Gaia, que en artículos anteriores. Como era lógico que sucediera, ante la destrucción y la muerte inmensas que causan ciertos sismos, que nada tienen que ver con la forma de producción occidental y capitalista (que se sepa), Boff, se ve obligado a añadir (que no sustituir, de momento) el apelativo de “madrastra”, al de Madre, que tan querido le venía siendo, para referirse a la Tierra: “Lo que nos causa crisis de sentido [claro…, recuerdo haberlo comentado en otro artículo]es la existencia de los terremotos que destruyen todo y matan a miles y miles de personas como en Haití y en Chile. Y aquí humildemente tenemos que aceptar la Tierra tal como es, ya sea madre generosa o madrastra cruel”

    No me ha quedado clara su reflexión sosbre las extinciones masivas y recurrentes: ¿son necesarias o aleatorias? En particular, la actual, ¿tenía que suceder o sucede -si es que de verdad está sucediendo- como sonsecuencia de los actos humanos? ¡Uf! ¡Qué terrenos de arenas místico/movedizas! Para algunos místicos judíos, Dios es la sombra de los actos de los hombres; para Boff, es la Tierra la que parece convertirse en la sombra de los actos de los hombres.

    La vena mística que a veces se aprecia en los textos de Boff, se estropea totalmente cuando parece querer intentar sustentarla en ciencias imposibles, en pseudociencias, o algo así.

    (No sé por qué me he acordado de una frase célebre: Dios perdona siempre; los hombres, a veces; la naturaleza, nunca.)

  • oscar varela

    Hola!
     
    La Alegoría es un estilo que el ser humano ha ido puliendo para no rechiflarse.
     
    Cuando en su cabeza no le entra toda la Info que recibe
    cuadricula el caos para tenerlo a raya y que no se le venga encima.
     
    La Alegoría puede ser, entonces, un recurso piadoso
    ···········
    Acá Boff alegoriza utilizando el recurso de la exageración extrapolante:
    inyecta hipo-térricamente la sangre pascual en la evolución planetaria.
     
    Acá des-madeja la lana del piadoso manto que venía tejiendo:
    La generosa Pacha MAMA, muestra su envés de cruel Pacha MADRASTA.
     
    Boff se contradice (o yo no lo entiendo suficientemente).
    ···········
    Acá, machaconamente, Leonardo realiza una Pascua (paso) que le es extraño y que yo no se lo voy a creer, porque no lleva el “compás” de su liberadora marcha en el mundo.
     
    Digo “machaconamente” porque el cuerpo del Artículo nos habla de EXTINCIÓN:
     
    * Existe una «tasa de extinción de fondo»
    * La extinción es el destino de los individuos y de las especies, también de la nuestra.
    * Pero más allá de este proceso natural, existen las extinciones en masa.
    + La primera ocurrida hace 245 millones de años con ocasión de la ruptura de Pangea
    * La segunda ocurrió hace 65 millones de años, causada por alteraciones climáticas, subida del nivel del mar y calentamiento.
    * está en curso otra gran extinción, que se inició hace unos 2,5 millones de años.
    ···········
    Acá Boff deja sembrada una semilla equivocada en el campo de la vida humana.
     
    Nos presenta el PASO (Pascua) terráqueo de una Madre cruel.
    (el mismo problemita del Padre cruel matando a su Hijo)
     
    A esta Alegoría algo le está fallando.
    Tal vez un cambio en camufladas resurrecciones.
    ·········
    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • Gabriel Sanchez

    La Resurrección es una realidad que abarca todo los aspectos de la realidad…Es decir a toda la creación…Y El Espíritu  que sostiene la Vida…y los equilibrios escenciales (en mi modestísima Fe), tambièn desata la fuerzas de la nueva creación…que parece que en el proyecto de Dios, que cuenta con nuestra praxis creativa…Gabriel

Responder a Gabriel Sanchez Cancelar comentario