Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 19-11-18, 19:50

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4547 Artículos. - 73163 Comentarios.

El santo sepulcro del dictador

Ningún día mejor que hoy, en el 43º aniversario de aquel “Españoles, Franco ha muerto”, para leer y comentar este artículo de nuestro colaborador Juan José Tamayo, que apareció ya el 2 de noviembre en su blog de amerindiaenlared.org. AD.

        Desde que los obispos españoles apoyaron el golpe militar del general Franco contra la República en la Carta Colectiva del 1 de julio de 1937, la jerarquía católica no ha logrado liberarse del yugo que le ataba al dictador y a su régimen. Juntos celebraron la victoria con el brazo en alto y el canto del Tedeum en iglesias, catedrales, seminarios y centros religiosos.

La Santa Sede Apostólica y el Estado Español firmaron el Concordato de 1053 que llenaba de privilegios a la Iglesia católica: económicos, culturales, educativos, fiscales, culturales, religiosos, familiares, laborales, jurídicos y militares. El Concordato exigía a los sacerdotes españoles “elevar preces” por el dictador.

        Se conformaba así el nacionalcatolicismo, sistema político-religioso de doble legitimación: de la dictadura a la “Religión Católica, Apostólica y Romana”, reconocida como “la única de la Nación española” con carácter “de sociedad perfecta” y de la Iglesia al régimen de Franco. Ni siquiera el Concilio Vaticano II, que desmontaba pieza por pieza el edificio nacionalcatólico, defendía la democracia y condenaba las dictaduras, logró modificar las relaciones de dependencia de la iglesia del Estado y eliminar los privilegios de entrambos.

        Durante casi cuarenta años Franco contó con el privilegio de entrar bajo palio en las iglesias y catedrales con los mismos honores que el Santísimo Sacramento de la Eucaristía. Colocar al mismo nivel al Jefe del Estado que a Jesús Sacramentado es, teológicamente hablando, un sacrilegio. A la muerte de Franco la mayoría de los obispos españoles, incluidos quienes en la última hora habían sido moderadamente críticos con el franquismo, le reconocieron como un cristiano ejemplar y se prodigaron en panegíricos. El arzobispo de Toledo y cardenal Primado de España Isidoro Gomá y Tomás le llamó “instrumento de los Planes de Dios sorbe la Tierra”. Es de destacar el panegírico del cardenal Tarancón: “Creo que nadie dudará en reconocer aquí conmigo la absoluta entrega, la obsesión diaria, incluso, con la que Francisco Franco se entregó a trabajar por España, por el engrandecimiento espiritual y material de nuestro país, con olvido incluso de su propia vida”.

        Desde hace cuarenta y tres años Franco tiene su Santo Sepulcro en la Basílica del Valle de los Caídos protegido por una comunidad de Benedictinos -orden religiosa masculina-, dedicada a mantener viva la memoria del dictador. ¡Triste menester! Conviene recordar que el primer abad del Monasterio benedictino fue fray Justo Pérez de Urbel, procurador en Cortes y confesor de la esposa de Franco, y el actual, Santiago Cantera, fue candidato en las listas de Falange y defensor a ultranza de la permanencia de Franco en el Valle de los Caídos. ¡Franquismo en estado puro!

        Durante este tiempo la jerarquía católica española se ha mostrado complaciente con dicha permanencia y en ningún momento se ha pronunciado a favor de su retirada. Ha sido el Congreso de los Diputados quien ha acordado la exhumación de los restos del dictador de la Basílica. Solo entonces los obispos han expresado su voluntad de respetar la decisión parlamentaria.

        Ahora la familia quiere enterrarlo en la catedral de la Almudena y la jerarquía eclesiástica dice no poder oponerse a dicho deseo, apelando a tres razones: que la familia es propietaria de un panteón en la catedral, que la Iglesia acoge a todos y que los muertos no tienen carnet político. ¿Una propiedad privada en un espacio religioso? ¿No es eso simonía? ¿La Iglesia acoge a todos? Claro que no: a las personas divorciadas vueltas a casar les puede impedir comulgar; las mujeres que interrumpen el embarazo y las ordenadas son excomulgadas; a los homosexuales se les prohíbe el acceso al sacerdocio, etc. ¿Los muertos no tienen carnet político? Por supuesto que lo tienen, y alguno como el de dictador es contrario a los valores evangélicos.

        Si se retira a Franco del Valle de los Caídos y se le entierre en la Almudena supondría sacarlo del Santo Sepulcro basilical, colocarlo bajo el manto protector de la patrona de Madrid y prolongar la legitimación del dictador. ¿Alguien se imagina que el papa Francisco permitiera que el general Videla fuera enterrado en la catedral de Buenos Aires?

        El 20 de noviembre me parece la fecha más señalada para exhumar los restos de Franco de la Basílica benedictina y entregarlos a la familia para que les den sepultura conforme a sus deseos, menos en la Catedral de la Almudena, que sería la profanación de un lugar sagrado. Asimismo, me parece una fecha simbólica para que el episcopado español pida perdón por haber apoyado el golpe de Estado de Franco, legitimado durante cuarenta años la dictadura y mantenido el Santo Sepulcro de Franco durante cuarenta y tres años en el Valle de los Caídos. Si, al final, se cediera a los deseos de la familia y Franco fuere enterrado en la Almudena no estaríamos hablando ´de nacionalcatolicismo, sino de franco-catolicismo. Espero y deseo que eso no suceda.

        Juan José Tamayo es profesor emérito de la Universidad Carlos III de Madrid. Sus últimos libros son: Teologías del Sur. El giro descolonizador (Trotta, 2017) y ¿Ha muerto la utopía? ¿Triunfan las distopías? (Biblioteca Nueva, 2102).

27 comentarios

  • Me alegra haber contribuido con mi artículo “El Santo sepulcro del Dictador” a la información, conocimiento  y lectura de la Carta Colectiva del Episcopado Español del 1 de julio de 1937 –no fue firmada por cinco obispos-, dirigida “a los obispos de todo el mundo”, algo insólito en un documento de un episcopado nacional. Este documento que no solo apoyó de manera incondicional el golpe de Estado de Franco contra la República, sino que, en un acto de fe ciega en su triunfo como condición necesaria para la recuperación de la paz, osó afirmar: “Hoy por hoy no hay en España más esperanza para reconquistar la paz, la justicia y los bienes que de ella se derivan que el triunfo del movimiento nacional (sic). Muchas gracias por los comentarios tan clarificadores tanto al artículo como a la Carta.  Agradezco a María Luisa la información –que yo desconocía- sobre el apoyo del Cardenal Vidal i Barraquer a la concesión de la secularización al filósofo X. Zubiri. Otro motivo más para manifestar mi reconocimiento humano, religioso y político a quien con razón ha sido calificado como “Cardenal de la Paz”.

  • Alberto Revuelta

    Me salgo de la vía. Como tengo documentada algunas detenciones y estancias en celdas varias y multas no tengo que dedicar palabras a la introducción. Cuando dirigía “Juventud Obrera” con 18 años, tuve de censor eclesiástico al simpático moderador de este lugar de encuentro. Se de lo que hablo. Y no tengo que hacer profesión de antifranquismo ahora. Ya la practique y peche con las consecuencias.

    Por eso quiero recordar que la mayoría de los ciudadanos españoles apoyaron, cayaron, no hicieron nada por cambiar la situación ya que era, pese a lo que ahora se diga, una forma de vivir no demasiado penosa más allá de las penas del pobre vivir de un país entonces pobre. El personal nos acostumbramos a vivir, como ahora, al margen de los políticos y sus manejos y de los periodistas  los suyos. Entonces cayando, mirando para otro lado, disimulando o dejándonos llevar. Como ahora la inmensa mayoría de los sufrientes.

    Me irrita oír a tanto manso mudo de hace unos años, cuando vivía don Francisco, y después de muerto, de la obligada exhumación de sus huesos, mientras callamos en los últimos 43 años sobre reparto de la riqueza, control del poder, exigencia de responsabilidad a las jerarquías eclesiásticas a quienes hemos seguido dando dinero y poder sin tino, con sociatas o aznaristas manteniendo El Valle de los Caídos y sus presupuestos.

    Hombre por favor!. Franco lleva allí 43 años y la izquierda y la derecha han tenido mayorías mayoritarias para hacer lo que debieron hacer, sin querer ahora ponerse de perfil. Me indigna esta comedia.

    La Torre del Temple fue derruida en 1808 para evitar que se convirtiera en un lugar de peregrinación de los partidarios de la monarquia. El niño del Temple, Luis Carlos de Borbon y Habsburgo-Lorena, hijo de Luis XVI y de Maria Antonieta fue encarcelado con su familia en la torre del Temple tras la revolución y murió allí a los 10 años en 1995. 13 años después fue derruida y se destruyó como signo de atracción.

    El miedo es libre desde luego y el que han tenido nuestros dirigentes de izquierda a la jerarquía eclesiástica que bien se ha beneficiado y se beneficia de él , al ejército y al franquismo sociológico, bien vivo aún, ha impedido destruir en estos 43 años el monumento a una guerra desgraciada, cruel, traicionera y criminal.

    Montar ahora el sainete de priores, cardenales, diputados y comunicadores dándole vueltas a los restos del general Franco, me produce náuseas.

    Cuando el Tribunal Supremo falló a favor del Duque de Medinacelli y su derecho a que el gobierno de Franco no pudiera instalAr en su finca de La Almoraima, en el Campo de Gibraltar, el actual pueblo de colonización de Castelar de la Frontera, nos levantaron de madrugada a los soldados de un regimiento de guarnición allí cerca, nos llevaron a la finca en camiones militares, el coronel mandó cercar el terreno con soldados y tomó presión de las hectáreas necesarias para asentar la poblCion de colonos y construir el pueblo. Por el bien común superior, dijo el coronel en la arenga. Firmó el decreto Su Excelencia el Jefe del Estado.

    ¿Por que Felipe González, Aznar, Rodríguez Zapatero, Rajoy, Sanchez no cercaron en su día, u hoy, El Valle, sacan los restos de quienes allí descansan y lo tapian para la eternidad?. Se puede legislar, como Rajoy, a base de decreto-ley refrendado luego por las Cortes. Es cuestión de riles.

    Riles es lo que no hay.

    • Juan García Caselles

      Es que la derecha es la derecha, en la que van, juntitos hoy en día, iglesia jerárquica (que no es la iglesia), ejército, `poder judicial, policías varias, medios de comunicación y, sobre todo, la burguesía española, amén del dominio incontestable de capitalismo a nivel mundial.
      Problema: ¿cuántos riles serían necesarios para sacar por la brava los restos del execrable de su refugio post mortem?

      • Alberto Revuelta Lucerga

        Estoy seguro , querido amigo, que no pasaría nada. Nada ha pasado tras un año de cárcel a los dirigentes del proces y hay dos millones de personas indignadas por ese encierro. Riles, Juan, riles es lo que no hay.

    • A lo mejor no se atrevieron a afrontar semejante decisión. La transición tuvo su precio. Todo tiene su precio.
      Fíjese la que se ha liado cuarenta años después. No sabemos los acuerdos que hubo. Me refiero a los que no están escritos sobre el papel. Nunca los sabremos. Nunca sabemos los entresijos de casi nada.

      Es cierto. En España se vivió guardando un silencio absoluto. Los que nacimos después del 39, nos criamos con la figura de Franco como si fuera un abuelo entrañable.
      Pero hubo muchos muertos, un millón leí en algún sitio. Creo recordar que hay un libro con ese título. El mismo señor, Gironella, que escribió: la sombra del ciprés es alargada. Creo recordar.
      Las personas solamente no querían líos. Habían salido de algo horrible. La historia la escribieron los vencedores, como siempre. y los vencidos que no habían muerto, callaron . A lo mejor tenían miedo a la alargada sombra del ciprés.
      A lo mejor, los nietos y bisnietos de los que participaron en la guerra , pues ya no tienen miedo.
      No sé.
      Estoy encantada de que salga de ahí. Si usted ha entrado alguna vez en ese lugar, habrá notado como una sensación de querer salir porque te falta el aire. No lo sé explicar mejor.
      En fin.
      Opiniones.

  • INTENTO DE GOLPE DE ESTADO.Cuando en enero de l936 el predssidente de la República disolvió las Cortes y convocó eleccioness , varios generales acordaron entonces sublevarse el l9 de febreero si el Frente <popular ganaba las elecciones.Algunos confiaban en que las derechas lograrían imponerse en las elecciones a las izquierdas.Nada más conocerse la victoria en las elecciones del Frente Popular, lo que suponía la “vía política” para impedir la vuelta de la izquierda al poder habia fracasado tras la derrota de Gil Robles y de la CEDA en las elecciones, se produjo el primer intento de “golpe de fuerza” por parte de la derecha para intentar frenar la entrega del poder a los vencedores.Fue el propio Gil Robles – que ya en Diciembre había pulsado la opinión de los generales que él mismo había situado en puestos clave de la cadena de mando (Fanjul, Goded, Franco) en torno a un “golpe de fuerza”-el primero que intentó sin éxito que el presidente de Gobierno en funciones Manuel Portela Valladares declarase el”estado de guerra” y anulara los comicios. El líder de Renovación Española José Calvo Sotelo, se manifestó en términos similares.Le siguió el general Franco, aún jefe del Estado Mayor del Ejèrcito, que se adelanto a dar las ordenes pertinentes a los mandos militares para que declarasen el estado de guerra (lo que según la Ley de Orden Publico de l933 suponía que el poder pasaba a las autoridades militares) Franco telefoneó a los generales Goded y Rodriguez del Barrio para que convencieran a otros altos militares e intentó sondear a varias guarniciones militares de Madrid para que se sublevaran y salieran a la cale. Sin embargo, tras varias llamadas tanto a Goded como a Rodriguez del Barrio le comunicaron el fracaso de sus gestiones. Mientras esto ocurría, Franco fue desautorizado por el todavía jefe de gobierno Porela Valladares y `por el ministro de la guerra el general Nicolás Molero. Un papel en el fracaso del golpe lo desempeñaron el director de la Guardia Civil, el general Sebastián Pozas  (viejo africanista pero fiel a la República) que cuando recibió la llamada del general Franco para que se uniera a una acción militar que ocupara las calles se negó; y también el general Miguel Nuñez de Prado, jefe de la policía, que tampoco secundó la intentona. Al final, el general Franco no vio la situación madura y se echó para atrás, especialmente tras el fracaso de los generales Goded y Fanjull para sublevar a la guarnición de Madrid.(Tomado de Wikipedia  en ELECCIONES GENERALES DE ESPAÑA DE 1936).

    Hablando de Franco, Caudillo de España por la gracia de Dios.

  • Ese mismo dolor que dices Antonio y el de Rodrigo es el mío. Pero pasé muchos años, hasta que llegué a la Universidad en la más absoluta indigencia del conocimiento de la gran tragedia de mi pais. Compañeros que se decían comunistas, y me parecían algo raro. Y el raro era yo. Y cuando acabé magisterio (la primera promoción a la que exigieron el Bachillerato Superior,  l968) y a la única que le pagaron el curso de Prácticas, 45.000 pesetas mensuales…..que yo sepa, entré a saco en esa carencia y vi y sentí el horror de aquel Golpe de Estado criminal, genocida, donde la consigna de su Director Mola era “Eliminar sin escrúpulos ni vacilación a todos los que no piensen como nosotros”.Tomado de “El holocausto español”.Prólogo. De Paul Preston.

    Luego vendría la justificación, que si comunistas, que si marxistas, que si ateos, los sin dios…..Todo mentira.Los comunistas habían sacado l6 diputados en las elecciones de l936¡¡¡¡.¡¡¡Cuanto  comunista!!!.

    Y si la República había construido 10.000 escuelas en dos años, con sus correspondientes maestros y maestras, ¿que fue de ellos después del Golpe de Estado, la Guerra y la Dictadura…..un atroz desmoche.

    Ayer mismo, volví a leer la carta de Gomá del 1de Julio de 1937. No existen los republicanos por ninguna parte, y  mucho menos los Hitler y Mussolini decisivos en la desigual guerra.La mentira sistemática, la demonización de los que se opusieron a una iglesia vendida a los monarquicos, banqueros, terratenientes…..Y  sólo Vidal i Barraquer y Múgica no la firmaron…….Y todavía, el carnicero en  el valle de los caìdos, y los demócratas en las fosas comunes y las cunetas.

    • Rodrigo Olvera

      Estimado Antonio

      Muchas gracias por compartir tu experiencia. Siempre leo con interés tus comentarios; por alguna razón pensaba que eras mexicano, veo ahora que no. Así nos juegan las percepciones en los foros. ¿En dónde vives ahora?

      Abrazos y esperanzas

  • M.Luisa

    Liberarse del yugo,  dice J.J.Tamayo, esa es la palabra clave!

    Cómo desatarse ahora  de él la Iglesia si la atadura de ambos autoritarismos les ha proporcionado a cada uno de ellos tantos privilegios?

    No hay más que ver cómo actúa esa estructura  de relaciones  de poderes a nivel individual, pues aunque ahí  el yugo es  distinto   igualmente existen en él dos fuerzas de atracción: los privilegios que ofrecen las ideologías  y el fuerte apego a ellas que hacen de la conciencia algo muy  granítico.

    Tras  esta reflexión, permítaseme una pequeña anécdota a propósito del  cardenal Vidal y Barraquer de quien descubrí su talante sereno y mediador  leyendo, hace unos años, la biografía de X. Zubiri,  pues ambos    coincidieron  en Italia precisamente por  aquellas fechas circunscritas en el artículo de I.V.

    Zubiri se encontraba allí, tras vivir una grave crisis religiosa, esperando que Roma le concediera la secularización. Pasó por largas esperas y grandes dificultades y fue la intervención de Vidal y Barraquer  quien le facilitó  al final el camino para obtenerla.

    En definitiva, Vidal y Barraquer  fue un cardenal que ennobleció con su persona y su paso por ella  el caracter hostil de la Iglesia.

  • Perdón.

    La lectura del documento de los obispos en el 37 , uf.  Me ha dejado KO.

    Cuando murió Franco, tenía 22 años. En mi casa jamás se habló de la guerra. Hace un par de años me enteré que mi padre era republicano. No te acuerdas cómo nos reíamos cuando salía Franco en la Navidad de don Pedro? Así llamamos a mi padre. Con razón. Con razón todo. Tuve mucha suerte con mi familia.

    Leí al principio de los ochenta algún que otro libro. La guerra civil de Hug Thomas era genial. Me llevó tiempo, eran dos libros. Leí, claro, que la iglesia había apoyado el golpe. Claro. Lo sé desde hace muchos años.

    Otro libro que me gustó un montonazo fueron las memorias de un señor , se llamaba Luis Varea o algo así. Narra su historia en Madrid, durante la guerra.

    Quiero decir que algo sé.

    Pero me he quedado muerta. Muerta.

    No logro entenderlo.

    Por qué? Qué querían?

    Ahora están saliendo muchas cosas a la luz. No me extraña nada de lo que oigo o leo. Hubo una época que me dio por leer cosas sobre la Alemania de la segunda guerra. Después de eso, sabiendo que en España hubo una dictadura fascista, no me sorprende nada.

    Me he emocionado hasta las Lágrimas viendo el Guernica de Picasso, lo vi cuando estaba en la casa del buen Retiro. Impresionante. No solo por Guernica, sino por todas las guerras del mundo mundial. No logro entender la guerra. Me rompe la cabeza. Ahora he visto una serie inglesa sobre treinta días antes de la primera guerra mundial. Es alucinante. No sirvió para nada. Alemania la volvio a liar 25 años más tarde y el problema de los balcanes y oriente medio, sigue igual o peor a día de hoy.

    Y porque está internet que ha modificado todo. Si no,  Alemania la volvería a liar , esta vez por cuestiones de economía. La guerra es absurda. Totalmente absurda. El concepto en sí mismo es absurdo.

    Pero esta intromisión de la iglesia. Esto es imperdonable. Absolutamente imperdonable.

    Pobre Jesús.

    Perdonen, pero me apetecía decirlo.

    Buenas noches.

  • Javier Pelaez

    Además la intención de la familia de enterrarlo en La Almudena va contra los usos funerarios que es enterrarte con tu cónyuge que está en Mingorrubio.Lo sabe de sobra la familia que ya anuncia que va trasladar a Carmen Polo a La Almudena si Franco fuera allí.Probablemente con todas sus joyas como los antiguos faraones.En fin,una familia de tocapelotas.Y la Iglesia ya se sabe,lavándose las manos como siempre…

  • mauricio

    mateo Mujica,obispo de Vitoria(no existía la de Vizcaya) tampoco la firmo.Es una autentica vergüenza que la jerarquía epioscopal no haya condenado el franquismo y su escandaloso apoyo.

  • ana rodrigo

    Creo que hace falta otro “Guernica” con los hisopos episcopales bendiciendo a un dictador asesino y a sus víctimas que, después del golpe de Estado, después de haber ganado una cruel guerra civil, no tuvo reparos en encarcelar, maltratar, humillar, asesinar y tirar a la cuneta  como si fueran escombros, a tantos seres humanos por el hecho de no pensar como él y aún más, por defender la justicia y la libertad, incluso a víctimas cuyo delito era ser familiares de sospechosos.

    A esto debemos añadir las escandalosas y numerosas beatificaciones y canonizaciones de personas, exactamente iguales, como personas, que las asesinadas por el dictador, pero que  tenían el pedigrí de haber sido asesinadas por los rojos. Unos fueron asesinados/as por la religión, otros y otras por luchar por la libertad, la democracia y la justicia. Unos están en le cielo y otros y otras en las cunetas de este desgraciado y cainita país.

    Sólo la poesía y el arte en general serán capaces de sacarnos de este surrealismo tan real que nos hace daño a las entrañas.

    Gracias Juanjo por encender una luz más para ver más claro este maldito camino del despropósito en la relación Iglesia Católica con un golpista-dictador-asesino. Ya sabemos que la Iglesia suele llevar un desfase con la actualidad de no menos de 300 años, pero si pidiese perdón por todo lo ocurrido con su relación con el dictador, sería un hito en su habitual trayectoria de cerrar los ojos y hacerse la ciega.

    Ay, el miedo de obispos y Papas que han pasado por encima de este escándalo sin mojarse y sin mancharse en pro de privilegios eclesiásticos, sumisión a otras jerarquías superiores (cinco o seis Papas) y mucha cobardía.

  • Rodrigo Olvera

    Yo sabía de la carta episcopal de 1937, pero jamás la había leído; hasta ahora. Tuve que hacer un esfuerzo para llegar hasta el final, asqueado de tanta manipulación y mentira descarada. Especialmente al responder a las acusaciones de los crímenes franquistas, ya documentados en ese año.

    Pero más repulsión me dio caer en cuenta que ese documento es un documento magisterial; y que esa enseñanza sigue siendo -eclesialmente-  magisterio vigente hasta el día de hoy. No ha habido retractación ni desautorización de la enseñanza de esa carta.

    Y, como Navarro, no veo al papa Francisco ni pidiendo perdón en general por el papel de la Iglesia Católica en la dictadura franquista, ni desautorizando la carta del 37. Entre otras cosas, porque sabemos que Bergoglio se posicionó al lado del bando del “movimiento” y siguió la interpretación del conflicto que hicieron los obispos en la carta del 37, de una forma en que ni el anticomunista de Wojtila se atrevió a hacer, con las tristemente famosas canonizaciones masivas.

     

    • Antonio Duato

      Querido Rodrigo! Admiro tu interés y tu capacidad de búsqueda y de crítica.
      Y que te comuniques a todos en Atrio.

      Ese dolor por el no perdón oficial de la Iglesia Española (y del Vaticano, bien dices tú) lo llevo en el alma, por lo menos, desde hace cincuenta años.

      El momento que estuvo a punto de cuajar una declaración oficial fue en el otoño de 1971, cuando fue aprobada en la Asamblea Conjunta, aunque no con la mayoría suficiente para ser oficial, un punto en que se reconocía (suavemente) que “la Iglesia no supo ser instrumento de reconciliación en nuestro país, dividido por una guerra civil”.

      Sí quiso serlo un cardenal español, el arzobispo de Tarragona Vidal i Barraquer. Precisamente a final de aquel año 1971 escribía yo mi primer artículo en Iglesia Viva: una emocionada reseña de la biografía de Vidal i Barraquer en el el número 35/36 de la revista que después iría tan unida a mi propia biografía.

      Ya ves los recuerdos que eres capaz de suscitarme. Espero que pronto podamos reanudar nuestros encuentros en Valencia.

    • Mª Pilar

      Ayer en Zaragoza… La imagen de N. S. del Pilar, lució durante más de dos horas, el manto de la falange…

      Alguna persona debió protestar, porque le fue retirado en pleno día (según comenta la prensa) cosa jamás vista.

      El arzobispado a respondido a la prensa… como siempre… lavándose las manos diciendo:
      “El arzobispado, no ha dado permiso para poner ese manto…”

      ¡Pero lo tiene y lo guardan!

      mª pilar

    • Rodrigo Olvera

      Querido Antonio

      Tardé bastante tiempo en redactar mi comentario, dudando de la referencia final a las canonizaciones. Por una parte, en mi pensamiento era inevitable hacer la referencia y por ello terminé haciéndola; pero por otra, tenía muy presente que en su momento fue un escándalo doloroso para tí y para otras muchas personas queridas en España que mantienen la esperanza en los aspectos luminosos del papado de Francisco.

      Conozco muy poco de Vidal i Barraquer; lo ubico por la polémica del uso del catalán en liturgia y, justamente, por negarse a firmar la carta del 37. Te confieso que acá son 4:28 am, pero tu referencia a tu primer artículo para Iglesia Viva es un anzuelo que no puedo dejar de morder y me he metido a leerlo. Me ha gustado el título de “cardenal de la paz”. Me recordó que acá en México, durante la visita de Francisco, se repitió mucho la consigna “queremos más obispos al lado de los pobres”. Nos sigue debiendo el Vaticano suficientes cardenales de paz, obispos al lado de los pobres. Bueno, éso y tantas otras cosas que nos sigue debiendo, como va documentando este querido ATRIO.

      Estos días han sido terribles; al infierno habitual que se ha vuelto México, se suma ahora una explosión de racismo y xenofobia contra las personas integrantes de la caravana migrante. No puedo, me desgarra el alma ver las noticias falsas intencionadas para generar odio, y leer en amistades que caen en ese perverso juego. Me sobrepasa. Si siempre he sentido tan pequeñito mi aporte a la mesa común, estos tiempos duros me aplastan. Será un alivio poder compartir mesa y palabra contigo, para nutrirme una vez más con tus experiencias y tu ser excepcional.

      Vale, regreso al curro, o al laburo, o a la chamba. No sin mandarte un fuerte abrazo, aún desde esperanzas ligera (y espero que sólo temporalmente) debilitadas.

    • Estoy sin poder reaccionar todavía. Esa carta episcopal ni sabía que existía.
      Es bestial.
      Ahora entiendo totalmente por qué la iglesia no puede oponerse a que entierren a Franco en la Almudena. La iglesia católica en España es prisionera de su historia.
      Tuvo respuesta ?
      El Papa de entonces creo que era Pío XII.
      Estoy horrorizada.

      • Varios obispos no la firmaron. Pero la lista de los que si lo hicieron es tremendamente larga. Es todo tan, tan horrible…

      • Rodrigo Olvera

        Querida Carmen

        Antes que otra cosa, gracias por las palabras de ánimo.

        Sobre la pregunta de si la carta tuvo respuesta. No públicamente por parte de obispos. Ubico yo que el canónico gaditano José Manuel Gallegos publicó ese mismo año un folleto titulado “La carta colectiva de los obispos facciosos”. Escribió después, en inglés, una obra titulada “¿Cruzada o Guerra de clases?”.

        Así le fue al honesto Gallegos, fue suspendió A divinis (aunque tiempo después le fue levantada la suspensión). Murió exiliado en México.

    • ana rodrigo

      Buen escrito el tuyo, Rodrigo. Gracias

  • Antonio Duato

    A este artículo de Juan José Tamayo, que fué publicado en diferente versión en El Periódico el 1 de noviembre, ha servido de fondo para este artículo de Vicenç Navarro que publica hoy el mismo medio:  La iglesia católica española y el general Franco.

    Yo solo le pediría a Vicenç Navarro y a quien lea estos artículos que se den cuenta de que Juan José Tamayo sigue considerándose miembro de la “Iglesia Católica de España” y sus críticas no van contra ella en su conjunto sino contra algunas elementos de ella, que son solo una parte, como los “obispos españoles” o “la Santa Sede” que legitimaron o firmaron acuerdos con el dictador.

    • Creo que las voces críticas con la iglesia lo que reclaman es un cambio en ella.
      Al menos así lo entiendo.
      Diría que dentro de la iglesia hay otra iglesia que está luchando por abrirse camino dentro de la misma.
      Y no se asusten porque haya voces críticas sobre el Papa actual. La crítica siempre es sana. Y es imposible contentar a todos. Tiene un montón de personas que le adoran y algunos otras que no les convence, entre las que me incluyo. No veo ningûn problema en eso.
      Un abrazo

  • Me gusta leerle, ya lo sabe.

    Me gusta Pedro Sánchez. Tratan de ridiculizarlo porque es guapo y lo sabe. Pero menuda determinación tiene el muchacho. Es un luchador. Se equivocará o no en determinados asuntos , pero está jugando muy bien en éste.

    Tiene usted toda la razón. Toda. Si le digo la verdad, no creí nunca que se pudiera evitar que Franco acabase en La Almudena.  Su familia ha jugado bien. Sabían que la iglesia no se iba a oponer. Solamente hay que tirar de cuarenta años de historia. Pero ha chocado con  este gobierno, que a su vez se siente respaldado, además de un tanto por ciento muy elevado de la población, por personas como usted, de reconocido prestigio dentro de un sector de la iglesia, que cada vez es más numeroso.

    No creo que la iglesia tenga ningûn interés en que Franco esté enterrado en la  Almudena, pero no puede oponerse. La de puntos que perdería con un sector de sus fieles es un precio que no está dispuesta a pagar. En el fondo , este gobierno le está haciendo un favor.

    Hacen falta voces críticas dentro de la iglesia. Voces con  autoridad y no cabe duda de que usted la tiene.

    Gracias por sus artículos en nombre de todos aquellos que no tenemos voz.

    Mucha suerte.

  • Juan García Caselles

    Totalmente de acuerdo. Solo añadir que amén de pedir  perdón por el apoyo al franquismo, la iglesia jerárquica debe pedir perdón especial por su colaboración en la represión posterior a la guerra incivil.

Deja un comentario