Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4512 Artículos. - 72502 Comentarios.

Atrio se prepara para los años veinte

Artículo Editorial
Y buzón para sugerencias y completar la evaluación que se propone

        En este editorial vamos a hacernos unas preguntas sobre ATRIO:

  • ¿Qué es y quién es ATRIO?
  • ¿Para qué ha servido y puede servir ATRIO?
  • ¿Cómo continuar y mejorar ATRIO?

        Aquí se empezará una especie de evaluación. Pero deberemos continuarla entre todos, en los comentarios que seguirán a continuación.

        Tal vez lleguemos a elaborar un nuevo PROYECTO ATRIO PARA LOS AÑOS VEINTE. ¿Cómo serán esos años? ¿Felices como en el siglo pasado? ¿Terribles? ¿Cómo puede ayudarnos ATRIO a vivirlos como personas conscientes y libres?

        Pero vayamos paso a paso. Aunque puede parecer antipático se enumeran las partes y elementos del esquema para favorecer la referencia a quienes quieran comentar algo concreto.

1. ¿Qué es y quién es ATRIO?

1.1 El qué: se refiere a su concreción material y, en este caso, digital.

    • 1.1.1 Es un sitio de Internet basado en una serie de páginas y documentos ligados al dominio atrio.org.
    • 1.1.2 La sede del sitio radica en Valencia (España). ADG-N, propietaria y administradora, es una sociedad limitada abierta a aportaciones de ejercicio a fondo perdido y de capital (consultar).
    • 1.1.3 La estructura informática es de tipo blog (con software de Word Press) distinto de otras alternativas: red comunitaria, diarios o wikis temáticas. A lo largo del tiempo se han sucedido estos tres sistemas que siguen accesibles en el sitio (columna derecha, abajo):
      • 1.1.3.1 Blog artesanal, hecho con páginas html diseñadas y enlazadas una a una, con comentarios por e-mail: 2001-2005.
      • 1.1.3.2 Blog dinamico con base de datos sql y con la primera versión de WordPress: 2006-2009. Se consumó el espacio de almacenamiento previsto y se perdieron los comentarios, con algunos debates interesantísimos sobre teología emergente y trinidad.
      • 1.1.3.3 Blog actual, a partir de 2010, con las nuevas versiones actualizadas de WordPress. Espacio suficiente en el servidor dedicado para conservar todo. Incluso los muy estimados Cursos y Talleres. En este enlace se muestra información y enlaces de cada uno. Dadle, por favor un vistazo.
    • 1.1.4 Tiene una audiencia media diaria que supera desde hace años los 4.000 visitantes distintos. Los visitantes únicos al mes superan los 40.000
    • 1.1.5 Ver la estadística de actividad último año. Los indicadores más importantes son visitas (al día o al mes, amarillo) y sitios por mes (personas distintas que han visitado ATRIO en el mes determinado, naranja).
  • 1.2 El quién: Lo importante no el instrumento sino las personas que se informan y comunican con este instrumento informático. En ATRIO podemos distinguir estos grupos de intervinientes:
    • 1.2.1 Los promotores: Constan en el documento Proyecto Atrio de 2006.
    • 1.2.2 Los autores: Se empezó pidiendo colaboraciones, traduciendo algunos artículos de especial interés o reproduciendo otros aparecidos en otros medios (siempre haciendo constar la fuente). Pronto empezaron a llegar artículos originales. Algunos provenían de comentaristas que no habían escrito en otros medios. Estos han gozado siempre de preferencia en ATRIO. Ver la información sobre Autores.
    • 1.2.3 Los comentarsistas: Ha sido la mayor sorpresa y es el valor mayor, la señal distintiva de ATRIO. Se ha sido creando sobre cualquier tema una cultura de diálogo en libertad y escucha mutua. Con momentos de fricción. Y con algunos fallos. Puedes ver un elenco de los comentarios enviados a ATRIO en el último año: Comentarios 2018.
    • 1.2.4 Los gestores: Quienes estamos al tanto de todo, moderación y problemas técnicos. Somos muy pocos e intentamos realizar este trabajo con carácter de servicio al grupo, no con ambición de liderazgo, aunque a veces ha habido que tomar decisiones.

 

2. ¿Para qué ha servido y sirve ATRIO?

        Se trata de evaluar el recorrido de estos años, desde que se inició o, al menos, se publicó el Proyecto en 2007. Aquí adelanto mi evaluación personal. Pero espero que todos la completéis y formuléis mejor, haciendo referencia a cada punto.

  • 2.1 Informar en un tiempo en el que el exceso de mensajes desinforma. Pues se repiten las noticias de siempre y desde el punto de vista de siempre. Para cumplir esta misión, se ha pretendido:
    • 2.1.1 Seleccionar por el interés y escaso nivel de difusión de la noticia.
    • 2.1.1 Abarcar la diversidad de temas y ámbitos geográficos
    • 2.1.1 Verificar los hechos en sí, aunque sea contrastando diversidad de visiones y relatos de real. A veces, en el afán de llegar a fondo, nos hemos quedado en la perplejidad: ¿qué pasa en Venezuela o Nicaragua? ¿qué pasa en Siria y en el Vaticano? Otras veces la realidad se hacía más evidente y era más sangrante. Está por hacer el estudio sobre nuestro contenido informativo. ¿Podéis evaluarnos vosotros?
  • 2.2 Comunicarnos y escucharnos mutuamente. Esto se ha hecho con:
    • 2.2.1 Artículos de opinión escritos o aportados por unos y otros, a veces en contraste. A veces pienso que en Atrio se ha producido una verdadera escuela de escritura, pues personas que no se creían capaces de escribir “un artículo” se han visto impulsadas a hacerlo y cada vez se han ido expresando mejor. Aunque esto se ha visto más aún en el punto siguiente.
    • 2.2.2 Comentarios: Han sido siempre destacados (incluso tipográficamente) en ATRIO y en los “hilos” que están al final de cada debate (siguiendo la costumbre de Internet, de abajo arriba) hay verdaderos ejemplos de coloquios y debates. Otras veces los “hilos”:
      • 2.2.2.1 se han desviado del tema de forma clara,
      • 2.2.2.2 han sido excesivamente repetitivos,
      • 2.2.2.3 se han personalizado los argumentos, lanzando descalificaciones genéricas e incluso insultos (en estos casos pídase intervención del moderador),
      • 2.2.2.4 se ha reducido todo al debate a un intercambio entre dos personas (se puede pedir en estos casos los email para seguir el diálogo en privado).
      • 2.2.2.5 Dudas sobre utilidad de “anidar comentarios” a diversos niveles (ahora tres), respondiendo a respuestas o de introducir posibilidad de señalar solo “Acuerdo” o “Desacuerdo” para valorar cada comentario.
    • 2.2.3 Formación de una comunidad virtual. De hecho, sin pretenderlo, se ha ido creando una comunidad de acuerdos y afectos que llamamos atriera. Esto es inevitable y es señal de que ha habido comunicación entre personas. Esto puede y debe crecer pues todos, en nuestro caminar, necesitamos acompañamiento. Pero hay que tener en cuenta ciertos peligros a evitar:
      • 2.2.3.1 Presentarse excesivamente como algo cerrado, a lo que otros visitantes que pasan por aquí no se sientan inclinados a entrar con comentarios.
      • 2.2.3.2 Caer en la autorreferencialidad o confundir ATRIO con una red comunitaria en la que se espera que se vaya contando todo lo que acontece, se hace o se piensa. (En ocasiones se pensó completar ATRIO con otra web de acceso limitado que llamamos la rebotica de ATRIO, pero no funcionó. ¿Podría surgir espontáneamente que alguien creara un grupo de whatsapp o de Messenger para completar esta necesidad fuera del ATRIO?).
    • 2.2.4 Formación de una mentalidad mayoritaria de ATRIO no impositiva a todos los participantes. No es una ideología oficial. Pero es normal que se coincida en unos planteamientos comunes ante hechos y debates. Realmente así ha sido y es un patrimonio que hay que estimar y formular en futuros documentos oficiales. Pero sin cerrar espacio a la discrepancia que siempre será protegida en ATRIO.
    • 2.2.5 Adquisición progresiva de un estilo dialogal. Será difícil e inútil concretarlo en normas. Pero es un patrimonio que hay que defender.

 

3. ¿Cómo continuar y mejorar ATRIO?

        Llegamos al Actuar, a proyectarnos hacia el futuro, aun sabiendo que lo mejor es ir paso a paso en el presente. No hay un camino hecho en nuestro andar, pero sí un destino común que podemos entrever. Por eso nos atrevemos a ver ese horizonte en los próximos años veinte e ir preparándonos y preparando nuestro lugar de encuentro para esos años que aún esperamos vivir (al menos en parte) todos nosotros y que van a ser muy difíciles, nada alegres y divertidos como los del siglo pasado.

        Aquí podemos iniciar una reflexión, como se hacía cuando empezamos el nuevo siglo y milenio, que vaya concretando nuestra hoja de ruta. Pongo solo el esquema para ir añadiendo sugerencias y opiniones que iremos sintetizando en sucesivos editoriales hasta completar el Proyecto ATRIO para los años veinte:

  • 3.1 Algunas prospectivas para los próximos años.
    • 3.1.1 Un capitalismo voraz que se aprovecha y promueve las TIC (tecnologías de la información y la comunicación) para manipular personas y hacerlas dóciles consumidores y votantes de líderes o partidos manejados a favor de sus intereses.
    • 3.1.2 Una guerra a etapas (Francisco dixit) que crea víctimas y expulsa a millones de prófugos civiles. Perspectiva de nuevos contrastes por la ascensión prevista de China como poder hegemónico.
    • 3.1.3 Una Iglesia católica que decidirá en los años veinte si opta por la reforma de Francisco o vuelve a acomodarse a las tradiciones y al papel legitimador del capitalismo y de los fascismos.
    • 3.1.4 Personas desorientadas, jóvenes y adultos, sin capacidad de concienciar su situación y dirigir su vida por valores auténticos de humanidad. Personas vividas por otros no vivientes por sí.
    • 3.1.5 Personas mayores (la mayoría de atrieros) que están dando un salto responsable en su vida, saben que no dudarán mucho y quieren dejar un legado para las generaciones que siguen.
  • 3.2 Ayudas que puede y debe prestar Atrio a sus usuarios y visitantes ante esta situación: Se vuelve a repetir el esquema del punto 2:
    • 3.2.1 Información rigurosa y global sobre lo que está pasando: completando, no supliendo, a otros medios.
      • 3.2.1.1 Desmontando las postverdades y Fake-News que seguirán pululando. Lo posibilita el sistema actual de las TIC. Lo que podría servir para formar y empoderar personas se convierte en instrumento de esclavización.
      • 3.2.1.2 Difundiendo testimonios auténticos de quienes vivan las situaciones en directo.
      • 3.2.1.3 Ser, con otros, referentes fiables de información.
    • 3.2.2 Analizar la realidad con rigor crítico y apertura en la búsqueda de sentido, que permitan mantener juntos realismo y esperanza.
      • 3.2.2.1 Armonizar la visión global de las situaciones con la vida real comprometida en lo concreto posible.
      • 3.2.2.2 Conseguir una espiritualidad y mística personal que nos permita tener los ojos abiertos, pero manteniendo la paz interior y la concreta ayuda posible a los demás.
    • 3.2.3 Hacer acopio de sabiduría, releyendo textos y tradiciones:
      • 3.2.3.1 Tradiciones primitivas: El saber vivir de los pueblos originarios.
      • 3.2.3.2 Religiones del mundo: Todas contienen un prisma para ver algún aspecto de la realidad cósmica y humana.
      • 3.2.3.3 Cristianismo: Sobre todo, lecturas vivas y actuales de los evangelios y de la figura de Jesús.
      • 3.2.3.4 Cultura laica: Heredera de la ilustración, con fe en lo mejor de filosofía griega y la ilustración moderna.
    • 3.2.4 Contrastar ideas e itinerarios personales en una auténtica comunicación que respete la pluralidad de circunstancias y vivencias.
      • 3.2.4.1 Comunicación más personal y testimonial que teórica y doctrinal. Si despreciar talantes y aportes estrictamente intelectuales.
      • 3.2.4.2 Cuanta más diversidad de circunstancias y diferencias ideológicas convivan en ATRIO, con escucha y respeto mutuo, más fiel a sus principios será.
    • 3.2.5 La estructura informática del blog. Se trata del instrumento para todo lo anterior:
      • 3.2.5.1 Aspecto general y diseño: ¿posibles cambios? Señalar otro ejemplo…
      • 3.2.5.2 Añadir o cambiar algunos elementos concretos de información y ayudas para la navegación
    • 3.2.6 La gestión de todo:
      • 3.2.6.1 La redacción: ¿Un posible grupo de trabajo para selección y publicación de temas y artículos?
      • 3.2.6.2 Cursos y talleres: ¿Vale la fórmula? ¿Repetir la presentación de alguno?
      • 3.2.6.3 La moderación de diálogos: ¿Concreción de normas? ¿Cómo resolver conflictos?
    • 3.2.7 La viabilidad económica: last but non least.
      • 3.2.7.1 Estamos solo sobreviviendo con dificultad, sin poder dedicar más trabajo y medios. Un futuro desarrollo necesitará más medios. ADG-N ha ido haciéndose cargo de pérdidas o realizando trabajos no retribuidos.
      • 3.2.7.2 Se probó la inserción de publicidad, pero introducía mensajes opuestos al contenido de ATRIO y no aportaba recursos considerables.
      • 3.2.7.3 El sistema actual consiste en aportaciones voluntarias, señalando bien el modo de hacerlo en el formulario de APORTACIONES (columna izquierda, arriba).
        • 3.2.7.3.1 ¿Alguna sugerencia para conseguir una financiación mayor que nos permita tener un pequeño equipo dedicado a gestionar todo esto?
        • 3.2.7.3.2 Al menos, para completar bien 2018, esperamos algo más.

19 comentarios

  • Me asomé a ATRIO allá por el año 2010, más o menos, y en ese sentido puedo decir que soy un recién llegado. A lo largo de estos ocho años, a mi sí que me ha servido para formarme, informarme y comunicarme, con personas que considero interesantes.

    Siendo esto así, cuando leo lo de… ATRIO para los años veinte, lo primero que se me ocurre decir es que merece la pena ayudarle a seguir. ¿Cual es el problema, a mi modesto modo de ver?.  Pues que demasiados atrieros somos ya bastante mayorcitos y poco más podemos hacer que, en la medida de nuestras posibilidades, seguir aportando nuestro granito de arena.

    ¿Es esto suficiente para hacer avanzar a ATRIO, hacia el futuro ambicioso que nos presenta el incombustible AD?. No soy nadie para negarlo pero, siempre en mi modesta opinión, diría que estaría bien poder contar con algo más. Por ejemplo, con la ayuda de savia nueva sigloXXI, que comprenda bien de qué va la cosa y sea capaz de integrarse en el equipo que, con tanto entusiasmo, está tirando del carro.

    La otra cara de la moneda es la financiación del proyecto, por ejemplo a medio plazo. Es evidente que no somos ni lirios del campo, ni pajarillos del cielo, así que, por mucho que sople el espíritu, a alguien le toca…. rascarse el bolsillo. De momento parece que estamos fuera del circuito de circulación del dinero, a la vista de como cojea el crowdfunding actual de ATRIO. Lamento ser incapaz de ofrecer sugerencias para mejorar la situación.

     

     

  • Antonio Duato

    Bienvenido, Ramón, por segunda vez!

    No es que te conozcamos por telepatía cuando te dispones a hacer un comentario. Es que nuestro “sistema” ha captado lo que se llama la IP de tu ordenador y reconoce que tú habías entrado otra vez en junio y habías puesto un comentario. Esa es la grandeza y las grandes posibilidades de las técnicas informáticas, que pueden servir para facilitar contacto de quienes estamos en la “misma honda”, aquí en concreto la de ATRIO. Desgraciadamente también sirven para aniñar y manipular a muchos humanos, ambigüedad constante de la técnica.

    Veo desde este puesto de moderador del “sistema” que declaraste en el anterior comentario que habías sido cura obrero y que ahora, aunque no vayas a misa, sigues haciendo todo lo que puedes por los pobres. Ánimo, Ramón! ATRIO es para tí, para escuchar y comunicar. Aún eres joven y puedes dar mucho. Bueno, te veo joven porque tienes tres años menos que yo…

    ¡Ojalá ese Proyecto Atrio para los años veinte  vaya unéndonos a muchos más, jóvenes y mayores! Es una manera de hacer algo por los demás en momentos críticos como este…

  • Ramon

    Me sorprendeis  y considero una verdadera invitación cuando en “deja un comentario” , me cuesta comprender cómo sabeis mi nombre  – me bautizaron con tres – y conoceis mi dirección electrónica. La cosa es que soy muy mayor, entiendo bien las cosas pero expresarlas ya se me hace bastante más difícil. Me coge cuando Eloy dice de ” plantear acciones de futuro “. Por hoy ya me he esforzado bastante hasta replantear mi futuro más o menos.

  • Lola Cabezudo

    Queridos amigos: Solo me queda desear que Atrio cumpla todos los fines propuestos por Antonio y su equipo. lamento no tener todo el tiempo necesario para seguirle la pista a los colaboradores y para rumiar sus propuestas, pero confío en hacerlo a partir de ahora con más asiduidad.

    El comentario de Honorio me sugiere aconsejaros la lectura de alguno de los  libros de Michael J. Sandel, filósofo, Premio Príncipe de Asturias de Sociología de este año. Consumo desaforado, capitalismo, …

    Por último, ¿Es necesario recurrir a  términos malsonantes?

  • Román Díaz Ayala

    Para Carmen.

    A la pregunta, ¿qué hizo Moisés para no entrar en la Tierra Prometida?

    No se sabe, y se supone que ha sido objeto de interminables discusiones rabínicas a lo largo de la historia.

    Si nos ceñimos al trasunto de los escritos del Pentatéutico (Deuteronomio, Número, Exodo) El capítulo final deuteronómico (34) habla de la muerte de Moisés, cargado de años (120), viendo la Tierra y a su entrada sin poner presenciar la posesión de la misma. “Te  dejo verla con tus propios ojos, pero no pasarás a ella.” Y en el 32: “Por haberme sido infieles en medio de los israelitas, en las aguas de Meribá de Cades, en el desierto de Sin,por no haber reconocido mi santidad en medio de los israelitas, por eso, sólo de lejos verás la tierra, pero no entrarás en ella, en esa tierra que voy a dar a los israelitas.”

    Lo cierto es que Yahvé unió el destino final de Mosés al del pueblo en rebeldía, por quien había orado diciendo que le hiciese a él mismo anatema por amor de su pueblo, sólo los menores de 20 años entrarían en la tierra junto a Caleb y Josué

    Podemos comparar Números 20, 1-11 con Exodo 17,1-7, para notar que en el primeroMoisés golpea la roca con su vara dos veces, lo cual fue fuente de especulación, si la confianza rabínica si la confianza de Moises flaqueó. Lo que sí parece cierto es que Moisés es castigado a causa del pueblo que rehusó subir de Cades a Canaan.

  • Asun Poudereux

    Muy buen trabajo, Señor Moderador, con equipo pequeño  incluido. Gracias, Antonio.
    Esto parece un salto en aspiraciones y objetivos, que entre todos, se puede ir haciendo, no tan sombrío y tan solitario como la imagen primera de la Entrada a Atrio, confío.
    El hecho de ir haciendo el camino, con los ojos y brazos abiertos, y siempre alertas, es ya optar por un modo de vida no prefabricado, en sus resultados, y mucho menos conformista.
    Y aunque aquí en Atrio, nos demos  “la mano”  al caminar en mayor consciencia-conciencia, cada caminante ha de hacer suyo su propia andar,  andadura que se acepta y se respeta a sí misma, haciendo posible,  este auto-encuentro previo, la acogida y respeto a la que hacen los demás.
    Un abrazo atriero cordial y bien abierto, siempre entrañable.

  • ana rodrigo

    Miles de gracias, querido Antonio por habernos creado este atrio, espacio de encuentro  inmejorable. Gracias por el tiempo y el interes que le dedicas.

    Saludos cordiales a toda la familia atriera.

  • oscar varela

    Hola!

    Si alguien pude avisarle a Román,

    que le avise que hay un Post con el Tema

    por el cual ha bregado tanto de tanto en tanto.

    Gracias!

    • Román Díaz Ayala

      ¡Hola, Oscar!
      Gracias por tu delicadeza.
      No es necesaria la búsqueda, porque sigo aquí presente, aunque sólo sea como mero lector lo cual es una forma altamente participativa.
      He tenido que ir administrando mi tiempo libre sin dejar Atrio, que ahora se reduce a sólo unos minutos en dos periódicos digitales, y mi estudio queda reducido asimismo a la Biblia. Llevo mes y medio leyendo y orando con la Epístola a los Hebreos, y estoy por el capitulo tercero.
      Son las servidumbres de tener una extensa familia que se enriquece con los nietos ( siempre varones hasta ahora) y el castigo de la crisis cuyo tsunami nos golpea en muchos aspectos arrastrados o condicionados por lo económico y la desigualdad creciente.
      ¿Qué te voy a decir?. Desde hace algunos meses ATRIO ha emprendido un ritmo muy firme en determinadas direcciones consolidando lo conseguido y sacrificando algo de lo mismo. Lo bueno sería que esto vaya/haya ido ocurriendo por determinación del conjunto y no por posturas supremacistas que predeterminan credo, y no me circunscribo al aspecto religioso. Pero se ha enriquecido.
      No sé si somos conscientes del soporte, su alto valor hasta “histórico”, diferentes a los de las obras de los antiguos (tablillas, papiros, pergaminos etc). Lo etéreo de la red, es su permanencia, registros que quedan para esas generaciones, a las cuales aparentemente no llegamos, acostumbrados como estamos inmersos en “la inmediatez” (lo que no se conoce en el momento no existe). Muchas obras de los antiguos han desaparecido y apenas quedan referencias de las mismas, citados y vueltos a citar. Las nuevas generaciones sólo tendrán que apretar, si acaso, un botón para saber de nosotros. Hoy, mañana o quizás, pasados los años 20 de los que se habla aquí puestos como referencia.
      Gracias a toda la familia atriera.

      • Me aLegro de leerle. Me tenía usted preocupada.
        Perdón le voy a hacer una pregunta, algo que me tiene intrigada desde todos los siempres. Qué hizo Moisés para no poder entrar en La Tierra Prometida?
        Es un personaje fantástico. A mí me encanta
        Debió de ser de armas tomar. Creo que es una injusticia gordísima.
        Como veo que sabe usted de cosas de Biblia, pues…
        Cuando sus nietos le dejen y le apezca , me contesta. Me da igual el hilo.
        Gracias.

  • Honorio Cadarso

    Una de mis obsesiones en Atrio.org y en mi visión del mundo actual es romper las ataduras que nos sujetan y nos esclavizan a una filosofía, cultura y praxis, cien por cien neoliberal y capitalista, cien por cien occidental. Somos hoy por hoy el territorio de Trump, erizado de guerras coloniales frente al islamismo, mejor dicho, a cuenta del universo islámico, y frente a la ideología y praxis china.

    Necesitamos salir de ese cerco y prisión, entrar en diálogo y relación con los otros universos. Valorar lo que puedan tener de positivo, apreciar en su justo valor lo negativo, tomar conciencia de los contravalores de nuestra idiosincracia occidental, romper las “concertinas” y hacer viable la travesia del Rrio Grande y la muralla de Trump y la del Mediterráneo, para que el bienestar europeo pueda pasar al otro lado de ese mar, hacia el sur, y la riqueza de Canadá y USA pueda ser compartida y repartida a toda Sudamérica y Centroamérica, y toda la capacidad de solidaridad que vive en el hemisferio sur del planeta contagie al norte, para que todos nos sintamos responsables de salvaguardar el planeta del cambio climático, del calentamiento global, del envenenamiento de la atmósfera…

    Un Evangelio así, un Corán así, una praxis así, pueden ser compartidas por la juventud de todo el mundo, por los políticos bienpensantes. Una desmilitarización evangélica, una fraternidad universal, puede convertirse en un banderín de enganche para todo un ejército de voluntarios dispuestos a aceptar el martirio por tal causa.

    Y puede poner en marcha todas las capacidades de comunicación a través de las redes sociales y arrebatar el dominio sobre ellas a los Trump, Saudíes y Putines o p…tones que andan por ahí sueltos.

    Con el respeto a todas las formas de expresarse que aquí vemos en el día a día, me inclino a exposiciones de hechos y experiencias vividas por nosotros mismos, rogaría que nos moderemos en la presentación de temas excesivamente filosóficos y académicos que par la mayoría de la población pueden resultar o bien demasiado difíciles de comprender o bien excesivamente teorizantes. Hablemos más del pan de cada día, del comercio de armas a escala mundial, de las pequeñas batallitas que estamos ganando a diario, de los pequeños y grandes fracasos que sufrimos, de los pecados y las hipocresías de personas religiosas a estilo fariseo, de los tinglados capitalistas de tantas religiones “divinas” que adoran a Mammon y el Toro Apis…Y del amor entre hombre y mujer en un clima de libertad que es el único capaz de hacer florecer al amor, porque donde no hay libertad no brota ningún amor verdadero…

  • Gonzalo Haya

    Me impresiona ver un análisis tan detallado de la realidad y de las posibilidades de Atrio, y agradezco todo el esfuerzo de Antonio y su apertura a las sugerencias de todos los lectores. Habrá que pensarlo despacio y al hilo de las sugerencias que vayan surgiendo. Personalmente me interesa Atrio como lector, porque me informa de la realidad socio-religiosa; como comentarista, porque me permite dialogar con otros puntos de vista; y como autor más o menos ocasional, porque me permite aclararme mis propias ideas y contrastarlas con tantas personas competentes. Todo esto me parece importante en un momento de profundos cambios sociales y religiosos. En general estoy satisfecho con el formato y la andadura actual de Atrio, pero comprendo que pueden presentarse sugerencias para potenciarlo y adaptarlo a los cambios que se avecinan. La preocupación mayor que tengo es la posibilidad de interesar a los jóvenes o dejarlo para otras publicaciones, que nazcan con este objetivo específico.

    • Con todos mis respetos a todos ustedes con los que he aprendido un montonazo.
      Yo diría que este lugar no le va mucho a la gente joven. A lo mejor me equivoco. No sé.
      Es una pena porque aquí hay autores y comentaristas que son auténticas joyas. Al menos para mí.
      Quizás habría que plantearse lo que usted dice. Los jóvenes son el futuro y ustedes tienen mucho que ofrecerles. Muchisimisimo.
      Un saludo cordial.

  • Bueno. Esto de Atrio es mucho más complejo de lo que me creía.

    Siento haber caído muchas veces en eso que dicen de mantener una conversación entre dos personas. Lo siento. Y sin embargo creo que se ve como de puntos de partida diametralmente opuestos, se van acercando posturas. Pero la gente , claro, se aburre. Pensaba que esto era como algo más familiar. Pero no es así.

    Es cierto, habrá muchas personas que quieran escribir y sientan cierto pudor porque siempre escriben los mismos.

    Es un sitio estupendo y prometo no caer en los mismos errores. Aprenderé a leer y a no opinar sobre todo, no salirme del tema y mis vivencias personales guardårmelas para mí , mis amigos y mi diario personal.

    Gracias a Antonio Duato y a todos los que haya detrás de que Atrio funcione.

    Un saludo a todos los que leen Atrio. No me podía imaginar que fuese tanta gente. Y es que esto de internet no me entra en la cabeza. Si hubiera pensado que esto era así, quizás habría actuado de otra manera. O no

    • Antonio Duato

      Tus intervenciones en este año, Carmen, han sido una bendición para nosotros en Atrio. Haz lo que quieras, pero no pierdas tu espontaneidad. Tu diálogo con Santiago Hernández me ha interesado muchísimo.

      ¿Te acuerdas que empezamos una correspondencia offline pensando en los jóvenes y te encargué a ver si podías hacer algo para que ATRIO fuera algo más fumable para ellos? Es mi preocupación aunque a veces pienso que debemos ser realistas también en esto y encontrar nuestro auténtico servicio, aunque directamente no les llegue. Lo que no me gusta es lo que hace la Iglesia con los jóvenes. Dice que les escucha y quiere rejuvenecerse, pero al final sus palabras y el mensaje siendo el mismo. Castidad y oración.

      Pero Atrio intenta estar abierto incluso a reformas radicales. Y buscar esos valores últimos por los que los jóvenes de hoy están dispuestos a dar y darse.

      • Tienes razón.
        Este lugar es para gente que ha luchado contra viento y marea. Quizás gente muy joven no entienda.
        Si, si me acuerdo si. Fuiste muy amable, como ahora.
        Gracias por todo. Me encuentro en mi casa. Espero que no demasiado .
        Y sí. La conversación con Santiago ha sido, para mí, superinteresante. Menudo encaje tiene. Le he dicho alguna que otra cosa tremenda. Me interesaba saber si efectivamente dice cosas de las que está convencido. Y como me contestaba, insistía
        Otro candidato al Nobel de la paciencia.
        Un abrazo

  • ELOY

    Lo primero que me sugiere este detallado informe es dar gracias a Antonio Duato por su trabajo en ATRIO en todos estos años, así como por el contenido y presentación de este informe.

    Pienso que este informe constituye un instrumento útil de información para conocer “el historial” de ATRIO y plantear acciones de futuro.

    Quisiera poner el acento en el número de personas que figuran como autoras y comentaristas.

    Ese es un importante conjunto de personas que con su participación, sus ideas y aportaciones pueden contribuir decisivamente a la sostenibilidad y mejora de ATRIO.

     

Deja un comentario