Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 19-11-18, 19:50

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4547 Artículos. - 73163 Comentarios.

En recuerdo agradecido

Ante el fallecimiento del obispo Setién

        Sabíamos que Setién estaba mal, que su estado físico había decaído mucho los últimos meses, por no decir años. Sin ser uno de sus más cercanos, sin embargo, he compartido muchas cosas con él. La última vez, públicamente, en una Mesa Redonda, en el Koldo Mitxelena, junto a Garbiñe Biurrun, hará cosa de tres o cuatro años. Ya estaba tocado.

        Encuentro entre mis notas las que utilicé en Herri Irratia el 30 de octubre de 2005. La víspera se habían presentado, de la mano de José Antonio Pagola, en la Diputación de Gipuzkoa los tomos 2º y 3º de las Obras Completas de Setién. Su sucesor como Obispo de Donostia, Juan Marí Uriarte, en la presentación de los libros, vino a pedir que algún estudioso se zambullera en esas páginas para hacer una tesis doctoral con el pensamiento de Setién. Pero no una sino muchas tesis cabe hacer, no solamente por la diversidad de temas que aborda, sino porque aun limitándose a la cuestión de la pacificación de Euskadi, la riqueza de su pensamiento es enorme. Creo que es una labor necesaria para limpiar de tanta zafiedad, tanta calumnia y tanta incomprensión como ha caído sobre la figura de Setién. En tres mil páginas siempre encontraremos elementos de crítica, así como en una vida comprometida, día a día, y a la luz pública. Hay documentos de Setién de los años 50, en los volúmenes publicados. Ha sido Obispo de San Sebastián más de 27 años de los que 21 como Titular. Y ¿qué años?, desde 1972 hasta el año 2.000. No lo habrá hecho todo bien, pero, personalmente, más allá de su siempre ponderada inteligencia, me impactó su enorme bondad, incluso cuando era objeto de crítica.

El obispo de San Sebastián ante El peine del tiempo, emblemática escultura de Chillida

        Hoy no tengo el ánimo para escribir, volver a escribir, sobre la figura y la persona de José María Setién, denostado por tantos, defendido por tan pocos. Hoy quiero decir simplemente que Setién condenó mil y una vez a ETA, quienes se lo devolvieron con insultos y amenazas, lo que no le impidió condenar los malos tratos y torturas que padecieron algunos de sus miembros. Sufrió incomprensión, pero incluso entonces, respetaba sin resentimiento al contradictor intelectual. Lo viví personalmente cuando, en más de una ocasión, le manifesté mi desacuerdo con alguna de sus posiciones. Aprendí mucho de él, entre otras cosas, que nunca hay que contestar, ni a los insultos ni a los anónimos. Pero me quedo con su incesante búsqueda intelectual de la verdad. Setién era implacable en el razonamiento intelectual y no se casaba con nada (ni con nadie) con lo que no estuviera de acuerdo. Pero, y me repito con gusto, me quedo aún más con su bondad que su gran timidez impedía que asomara demasiadas veces.

        Aquel viernes 29 octubre de 2005, y vuelvo a mis notas de entonces, un emocionado Setién nos invitó a leer su obra desde la perspectiva de su incesante búsqueda de la pacificación en Euskadi. Vino a decir, lo digo con mis palabras, que más allá de su condición de obispo, más allá de su condición de sacerdote, era su condición de hombre de este pueblo lo que le llevaba a no quedarse indiferente ante la falta de paz en Euskal Herria, ante el sufrimiento de tantos conciudadanos suyos. Dentro de un planteamiento siempre nítidamente religioso, desde sus primeros trabajos como profesor tuvo bien claro que la religión no solamente es cuestión privada, cuestión de sacristías. Y básicamente por eso, siendo Obispo, fue tan criticado y denostado.

        Eskerrik asko Setien jauna

       Donostia San Sebastián, 10 de julio de 2018

[Javier Elzo es sociólogo y autor, entre muchos libros, de Morir para renacer (2017), que fue presentado en ATRIO].

 

8 comentarios

  • Javier Pelaez

    Ahora dice Arregi que Setién fue el único que condenó a los GAL.Aunque no dice eso,parece que lo dice.Era posible condenar los GAL y condenar con mucha más energía a ETA.Parece ser,según Arregi,que condenó a ETA más que “todos los españoles juntos”.Esto exigiría un estudio demográfico excluyendo menores,diversos abertzles…el cálculo excedería de una esquela…Descanse en paz monseñor Setién y sea la iglesia vasca un poco más autocrítica;no porque se vaya a condenar-Dios es bastante misericordioso- sino por un mínimo de honestidad intelectual.

  • Javier Pelaez

    Es cierto que ahora que me entero que falleció Setién por unas quejas en EL PAÍS por unos artículos ciertamente ofensivos sobre el finado-¿Quién es el señor Rubén Amón para decir que no entrará en el Reino de los Cielos?¿Es el señor Amón un Dios,por el nombre “egipcio”?-.Lo cual no quita que yo pienso,no tanto por su imagen pública,sino porque yo le oí en Madrid en la Comunidad de STo Tomás-la universitaria-en un grupo reducido de 20 ó 30 personas y a mí su perspectiva sobre el problema vasco me parecía demasiado “intelectual”,fría y en cierto sentido poco empática con las víctimas.Yo esa es la impresión que tuve.En cuanto al más allá ,si lo hay,le deseo lo mejor.

  • Decía un santo cuando contemplaba a su hermano de celda que acababa de fallecer: “Hoy él, mañana, yo”.

    Todos moriremos porque ya tenemos edad, pero seguirá existiendo la Iglesia. Al final de nuestra existencia ¿qué hemos conseguido con nuestros escritos?

    Saludos

     

    • Mª Pilar

      Poner sobre la mesa, nuevas miradas y posibilidades; las personas somos cada una de ellas… a… “su imagen y semejanza”

      Siempre es positivo, abrir las ventanas, dejar que el aire sople y limpie el ambiente.

      Cada cual es libre, para optar, decidir, seguir, cuestionar, madurar… y hacer de su vivir, una experiencia de… ¡Vida!

      mª pilar

  • Javier Elzo

    Si, el texto es mío.

    Aprovecho el comentario para decir que he asistido a un emotivo funeral. Mucha gente (hasta de pie en los laterales) cantando con fervor y concluyendo con un muy prolongado aplauso. Una multitud de curas y solamente cuatro obispos ademas de Munilla. Entre ellos, lo digo con agradecimiento, Ricardo Blazquez.

    Los comentarios que leo, aquí y allá en la prensa de ayer y en la de hoy, me confirman en la gran politización del comentario, incluso el religioso. Y Setien no era más nacionalista vasco que nacionalista español lo son Sebastián, Cañizares, Rouco etc, aunque nunca Setien acepto definirse como nacionalista y sospecho que tampoco lo acepten Sebastian, cañizares o Rouco. En fin…

    Como me escribe un amigo madrileño Setien será siempre un incomprendido. Aunque, a veces, era difícil entenderle.

    Me queda el recuerdo de su intensa religiosidad experiencial, su bondad para los más necesitados y su firme defensa de la verdad, teniendo como norte la justicia y los derechos humanos.

    Javier Elzo

  • oscar varela

    Hola!

    Por la Nota al pie, entrecorchada,

    parece que el Autor no es A.D. (Equipo Atrio)

    sino J.E.

    ¿Será?

Deja un comentario