Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 19-11-18, 19:50

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4547 Artículos. - 73163 Comentarios.

Culto y espiritualidad         

          Culto es una palabra con un único significado pero que ha tenido manifestaciones muy diversas a lo largo de los tiempos. Para celebrarlo los creyentes han levantado estelas, han quemado incienso, han derramado aceite o sangre… De un modo general, sin embargo, puede decirse que en el culto tiene lugar la destrucción de algo valioso como ofrenda a la divinidad, dueña y señora de todo lo creado.

           Es el sacrificio, que, en su forma más antigua, que comportaba la muerte de animales o incluso de seres humanos, se mantuvo muchos siglos. Tantos y con tanta fuerza que la muerte de Jesús se interpretó como sacrificio expiatorio. Todavía hoy se sigue hablando del sacrificio de la misa.

          A la vez, sin embargo, se desarrollaba una corriente que ponía el acento no en la destrucción de algo vivo sino, al contrario, en la construcción de vida. Ya es suficientemente conocido y citado el texto de Isaías:

          “¿Acaso es éste el ayuno que yo quiero el día en que se humilla el hombre?… ¿No será más bien este otro el ayuno que yo quiero: desatar los lazos de maldad, deshacer las coyundas del yugo, dar la libertad a los quebrantados y arrancar todo yugo? ¿No será partir tu pan al hambriento, y acoger en tu casa a los pobres sin hogar? ¿Que cuando veas a un desnudo le cubras, y no te apartes de tu semejante?” (Is 58,5 ss)

          Es una corriente que desemboca en la recomendación de Pablo:

          “Os exhorto, pues, hermanos, por la misericordia de Dios, que ofrezcáis vuestros cuerpos como una ofrenda viva, santa, agradable a Dios: tal será vuestro culto razonable.” (Rom 12,1)

          Desde la historia de Abraham y su hijo hasta la recomendación de Pablo la palabra culto –y la de sacrificio, ligada a ella– ha dado un vuelco radical.

          Espiritualidad es una palabra ahora muy utilizada para definir, igualmente realidades muy diversas. Sin embargo, en todos los casos hace referencia a una experiencia de lo trascendente, sea o no directamente religiosa.

          Mi propósito es ahora reflexionar sobre el culto y la espiritualidad cristiana y meditar sobre su mutua relación.

          En una entrevista publicada recientemente, González Faus afirmaba que en el Evangelio hay muy poca teología pero mucha espiritualidad Y añadía: “Creo que esa espiritualidad cabe en tres principios:

  • a) cuando ayudas al caído en la cuneta, “a Mí me lo haces” (Mt 25).
  • b) Por muy espiritual que seas, para ser seguidor de Jesús “una cosa te falta”: todo lo que te sobre una vez cubiertas dignamente tus necesidades verdaderas, “ponlo al servicio de los pobres” (Mc 10). Y
  • c) “No se puede servir a Dios y al dinero”, por lo que “es imposible que un rico se salve” por espiritual que sea. La única forma de salvarse es hacer lo que hizo Zaqueo”.

          Si se acepta este planteamiento, la espiritualidad cristiana es la vivencia de una actitud de fraternidad, especialmente con los pobres y el culto es ofrecer al Padre esa actitud (“ofreced vuestros cuerpos…”). El culto parece ser, pues, la continuación y el desemboque de la espiritualidad.

          Aún hay que añadir un par de cosas más: esa actitud de entrega al hermano que sufre ha de interiorizarse, ha de tener sus momentos de meditación, de experiencia interior. Siempre las personas espirituales han cultivado esos tiempos de silencio, de interiorización. Ella dará un sentido a lo que podría ser únicamente mala conciencia o filantropía.

          Por su parte el culto, esa presentación de la propia vida ¿cómo habrá de realizarse? A diferencia de la espiritualidad el culto es esencialmente comunitario y consiste en ofrenda y acción de gracias. Con signos, con palabras y con silencios. Todos ellos breves, sencillos y profundos.

          ¿Qué es lo que suele ocurrir en la realidad? Por una parte, la espiritualidad tiende a reducirse a silencio, meditación, y a despegarse de la realidad del sufrimiento. Muchos guardan en sus vidas un espacio al silencio sin poner en cuestión el resto de su existencia, sin volcarla en la entrega al sufriente. Por su lado el culto tiende a degradarse en representación, espectáculo o palabrería. La espiritualidad no desemboca en el culto y el culto no es espiritual. Lo que Dios había unido lo ha separado el hombre.

          Miremos a nuestra realidad más habitual. Hasta no hace tanto tiempo, la vida de los cristianos –aparte de su actitud de buenos ciudadanos y buenos vecinos– consistía en la misa dominical y algunas devociones particulares. El precepto de acudir a misa los domingos convirtió al sacramento central en una cuestión jurídica. Bastaba con estar presente –desde antes de la lectura del evangelio– para haber “cumplido”. La ofrenda la hacía la Iglesia y bastaba con delegar en ella, sin aportar nada personal.

          Por su parte, las personas más piadosas rezaban el rosario y se dirigían eventualmente a algún santo de su devoción.

          El culto de había reducido a cumplimiento y la espiritualidad a actos devocionales.

          Es verdad que ese panorama ha cambiado pero no suficientemente. Contestando a la pregunta de la samaritana, Jesús contestó que llegaría un tiempo, que ya estaba allí, en que “los verdaderos adoradores adorarían al Padre “en espíritu y en verdad”. Es el deseo de un culto que sea una verdadera experiencia espiritual y que exige por tanto palabras sencillas y veraces, gestos expresivos y verdaderos, silencios profundos compartidos. Ese será el culto razonable de san Pablo, que algunos traducen, con toda razón, por culto espiritual. Ojalá verdaderamente ese tiempo esté llegando y no sólo como excepción sino para toda comunidad que se reúna en el nombre de Jesús.

62 comentarios

  • Santiago

    Antonio Duato:

    Te agradezco especialmente tu felicitación, y además los datos que me das de mis intervenciones en ATRIO. Es impresionante e increíble para mi, pensar en toda esta información elaborada aquí  en el decurso de los años. Y lo rápido ha pasado el tiempo. Recuerdo que empecé por el 2007 simplemente para ver como me  iba y me he quedado por aquí.

    Siempre te he considerado como un “modelo” de moderadores puesto que has buscado siempre la justicia, ejercido siempre el respeto y promovido la libertad de expresión, cosas fundamentales para el intercambio constructivo de ideas. Sin tu “moderación” hubiera sido imposible lograr el diálogo equilibrado que tenemos aquí en la actualidad y me hubiera sido muy difícil poder intervenir aquí regularmente. Agradezco también la interacción oportuna con mis compañeros por aquí que siempre han respondido con verdadero interés y deferencia….  Y es por ser “veterano”… lo que me permite hacer este comentario…

    Un saludo fraternal con afecto

    Santiago Hernández

  • Santiaaaaaaaaaago

    Felicidaaaaaaaaaadeesssss !!!!!

    Que lo pase muy bien.

    Y e voy a hacer un regalo. Nunca, nunca, nunca más le voy a contradecir. Diga usted lo que quiera decir. A veces parezco Pepito Grillo.

    Pero ha sido divertido.

    Que le vaya muy bien.

    carmen.

     

     

    • Santiago

      Muchas gracias!!…Pero creo que es mejor ser Pepito Grillo…Si no existiera oposición y válidas diferencias de opinión la vida sería muy aburrida..El hecho que existimos en la diversidad nos dice la importancia de la vida social …Creo que una discusión bien llevada, sin ofensas personales, es y ha sido siempre fuente de sana interacción, entretenimiento, buen humor y también de enriquecimiento cultural…No hay duda que saber discutir es un arte..al que no solo se puede acceder…sino que se puede mejorar y desarrollar para el bien de todos..

      Un saludo cordial

      Santiago Hernández

      • Antonio Duato

        ¡FELICIDADES, SANTIAGO!
        A diferencia de Carmen, con quien veo que dialogas bien desde vuestras diferencias, eres todo un veterano en ATRIO.
        Esto son los datos que puedo obtener a partir de 2010, pues en el sistema anterior de ATRIO (2006-2009, donde ya habías participado, se perdieron los comentarios. Desde el 3-10 de 2010, en que nos felicitabas por nuevo diseño, hemos registrado 2974 comentarios, cuyos textos se conservan en la memoria de ATRIO.

      • Mª Pilar

        ¡¡¡Muchas Felicidades en este su día!!!

        mª pilar

      • Santiago

        Gracias Ma. Pilar,

        ¡Agradezco muy de veras su felicitación!
        Con un aprecio especial por la amistad de muchos años aquí en ATRIO.

        Le saluda cordialmente

        Santiago Hernández

  • M.Luisa

    Bien, Santiago, no creas que no pueda estar de acuerdo contigo cuando al leerte, fuera del enclavado  teológico,  veo que, hasta cierto punto  podemos coincidir, lo que ocurre es que el fundamento que precisa este recorrido de a pié y echando mano de la ciencia  no le puede servir cualquier fundamento.

    Este bagaje no  puede conducirnos   a la idea de un ente al cual se le ha  llamado  tradicionalmente Dios. Esta incoherencia en la que se abandona el bagaje al final del camino y se echa en brazos de una fe establecida ya de antemano   es la consecuencia de, como dice Zubiri en su filosofía, haber “entificado” la inteligencia y de lo que se trataría puesto que existe este bagaje es de reificarla, “reificar” la inteligencia o lo que es lo mismo, eso que llamamos vulgarmente  ser realistas.

    Ciertamente, al final de todo hay un acto de fe, sí, pero esta opción es rigurosamente personal.

    Un saludo cordial, ah! y felicidades anticipadas, pues creo que mañana celebras tu santo.

    • Santiago

      Muchas gracias por tus palabras y por el comentario……..No existe duda de que la fe es un acto de decisión personal…Sin embargo, tampoco en este caso podamos prescindir de la razón puesto que el “ente” no solamente “siente” sino que “razona”, y es capaz de aceptar o rechazar…Una fe totalmente ciega sería absurda…La fe cristiana tiene una base histórico-humanista puesto que se basa en la vida de una Persona que realmente existió para la historia, no una leyenda infundada y engañosa…Por otro lado, la fe y la razón no son contradictorias, sino complementarias….Tampoco nos ayuda “forzar” los argumentos para que coincidan con lo que yo creo…..La fe ilumina para que lo que creemos no sea una farsa…sino algo digno de creerse y coherente con nuestra experiencia espiritual…y capaz de ser aceptado por nosotros…

      Por lo demás el Concilio Vaticano II en su “Declaración Sobre la Libertad Religiosa” ve en la libertad religiosa un derecho inalienable…Nosotros los “dotados de razón y voluntad libre” tenemos la “obligación moral” de buscar la verdad y de adherirnos a ella…Es por eso que es necesaria “la libertad psicológica” e “inmunidad de coacción externa”…Este derecho a la libertad religiosa no se funda “en la disposición subjetiva de la persona”..sino en “su misma naturaleza” racional (Vat.II, Dec. Lib. Relig. Capt I, No.2)…
      Es por eso que razón y fé han de ir juntas…El acto de fe, pues, ha de ser totalmente libre de prejuicios, positivos o negativos, porque su propósito es encontrar la verdad… y porque la última Verdad es una y objetiva…Esta verdad es la que se abre a la mente y fue lo que hizo exclamar a la fenomenóloga de la Escuela de Husserl, a los 29 años, Edith Stein, después de leer un libro: “¡Aquí está la verdad; ésta es la verdad!” Aquella verdad que estuvo persiguiendo con “tenacidad” toda su vida…

      Un saludo cordial

      Santiago Hernández

      • M.Luisa

        Valga de antemano, Santiago, mi buena disposición para enfocar la recta final de este diálogo contigo que a no ser por cómo interpretaste mi último comentario casi lo podíamos haber dado ya por terminado, sin embargo me resisto a ello dado que aún veo persiste la confusión. Una confusión que ha atravesado la historia de Atrio en la interlocución dialéctica de los comentaristas y que no se consigue superar.

        Dices: “No existe duda de que la fe es un acto de decisión personal…”

        Pero fíjate que ese acto lo he colocado al final, allí donde un@ después de auténticos cuestionamientos puede haber quedado realmente extenuad@. Te pondré un ejemplo, y ya que la ciencia ha estado presente en nuestro diálogo lo haré en este sentido. Los científicos, algunos, no todos, en el límite, por imposibilidad, se entregan a la poesía. El lenguaje poético les permite continuar en aquello que ya no puede dar más de sí, pero por lo hallado no son palabras huecas lo que expresan, pues su contenido es real. Aunque me atrevería a decir que también a eso, algunos cumpas, aquí lo atribuirían a cosas del corazoncito. En fin otra confusión.

        Más cosas, sigo leyéndote y vuelves otra vez a poner dudas sobre la razón como si de ella pudiéramos prescindir, y esto es lo grave.

        Dices: tampoco en este caso podamos prescindir de la razón puesto que el “ente” no solamente “siente” sino que “razona”, y es capaz de aceptar o rechazar…Una fe totalmente ciega sería absurda…”

        Esta sola frase engloba todo el material entorno al cual han sido llenados con más o menos efusividad nuestros confrontados comentarios, respecto a los de tod@s, aquí en Atrio.

        A qué me refiero cuando digo grave, pues a que el “ente”como dices no siente ni razona. Este ha sido el gran equívoco! La trampa para que la ceguera de la fe haya sido un hecho. Ya lo dije ayer con el concepto de “entificación” de la conciencia.

        Con todo, si por un esfuerzo de comprensión invirtiera ahora los términos de manera que allí donde tu dices “ente” yo le pongo “realidad” aún así el ser humano en tanto realidad claro que razona cómo no va a razonar pero razona porque previamente ha sentido. Por tanto, no es como tu dices, esto de que el “ente” no solamente siente sino que razona, porque eso sí una vez corregido esto del ente, entonces es cuando yo te digo: no es que los seres humanos solamente sintamos es que para luego razonar inexorablemente antes hemos de haber sentido.

        Feliz día!

      • Santiago

        No puedo competir en la filosofía zubiriana…pues solo me asomo a ella en un atisbo…Solamente percibo y admiro su amplitud, sin embargo, no puedo siempre darle a las palabras su verdadero sentido en esa específica clave filosófica…Sin embargo, ha pesar de las diferencias creo que ha sido un diálogo constructivo donde se puede coincidir en lo fundamental y donde la filosofía ha de preceder y sigue en la primera línea del conocimiento humano…

        Gracias y saludos cordiales
        Santiago Hernández

  • Santiago

    Lo “emergente” surge en filosofía en oposición al reduccionismo y al no poder explicarse con seguridad al ser humano con las teorías modernas existencialistas..No podemos clasificar a éste simplemente como biología puesto que va mas allá de ella…La mente es capaz de trascender su misma biología…y es “emergente” puesto que existe una interacción entre los procesos neuronales y su entorno, sin que pueda reducirse a ninguno de los componentes que participan en el proceso….porque las neuronas no tienen la capacidad de la conciencia por separado….Algo en su existencia traspasa la mera bioquímica neurológica….

    Pero si la “inteligencia sentiente” es conocimiento….a partir del sentir y conocer…entonces la conciencia de nuestra realidad, que ya se encuentra en la aprehensión,  también existe en este sentido…la experiencias de “actos conscientes e inconscientes” entran dentro de la definición amplia de conocimiento…aunque queramos desglosar los componentes con detalle…Por tanto “el dinamismo de la materia” no podría existir en si mismo si no hubiera recibido su capacidad desde afuera, extrínsecamente a ella,…. por la misma razón,… ya que la materia -y en paralelo la neurona-no puede “pensarse a si misma”, y menos tomar decisiones libres inteligentes, cualidades que solo existen en los seres libres personales…

    Pero no cabe duda que llegados a la frontera de los “más pequeñito” que roza ya con lo “no material”, con el mundo de “lo espiritual” la procesos de la mecánica cuántica  pueden relacionarse con el funcionamiento neuronal y sus afines durante nuestra vida y durante nuestra muerte cerebral para tratar de entender -desde el punto de vista de la ciencia- la vida después de la muerte….

    Sin embargo, la ciencia experimental, solamente puede aventurar hipótesis y teorías sobre lo que se puede comprobar “experimentalmente”, pero no puede dogmatizar absolutamente en lo que se encuentra mas allá de los límites de su espectro que es solo una parte de la realidad total como es la materia-energía….Por eso no puede, ni debe,  penetrar con autoridad dentro de la ciencia filosófica y teológica, y las disciplinas con las que éstas se relacionan…No puede por tanto legislar ni anular con certeza absoluta  sobre estas disciplinas, ni sus conclusiones, que se encuentran en otro ámbito de la realidad, puesto que ellas no están sujetas al experimento científico “per se”…

    Un saludo cordial y muchas gracias por la valiosa información en su comentario

    Santiago Hernández

    • M.Luisa

      Dices, Santiago: “la mente es capaz de trascender su misma biología” a lo que te respondo: sí, pero no sin ella sino “con” ella formando sistema.

      Ambos elementos son intrínsecamente respectivos. El carácter de sistema es lo que precisamente hace que no sea posible en ese dar de sí atribución alguna como ya señalaba en mi anterior comentario. Son las propiedades que cabe llamar estructurales o emergentes. ¿De dónde si no le vendría a la mente esta capacidad que dices?

      Veo que usas términos zubirianos, pero déjame que te diga una cosa. No, la inteligencia sentiente no es conocimiento y no lo es porque el conocimiento es propio de la razón. Ahora bien, siguiendo la línea de este mismo pensamiento aquí no nos estamos refiriendo a la razón propia del racionalismo sino a la razón que al final nos dan las cosas cuando previamente las sentimos en “intelección sentiente”. Este concepto fue acuñado en esta filosofía precisamente para expresar la no pureza de la razón. Su sinónimo en Ortega es la “razón vital” en ambos conceptos no existe el componente racionalista.

      Al seguir leyéndote percibo que, como ya dejé expresado el pasado día, concibes en dos zonas la realidad. Por ejemplo ahí donde dices:

      “Por tanto “el dinamismo de la materia” no podría existir en si mismo si no hubiera recibido su capacidad desde afuera, extrínsecamente a ella,…”

      A esto yo te respondo: por eso mientras tú te estas refiriendo a lo trascendente, a lo que está más allá, lo mío se está refiriendo a lo que trasciende intramundanamente en el acá.

      Recojo ahora la segunda parte de tu frase donde dices:

      “por la misma razón,… ya que la materia -y en paralelo la neurona-no puede “pensarse a si misma”, y menos tomar decisiones libres inteligentes, cualidades que solo existen en los seres libres personales…”

      A eso te respondo. La neurona, según expresé ya el otro día no se identifica con la materia sino con la física en el sentido de funcionalidad por tanto es en esta funcionalidad donde entra en relación con la corteza superior del cerebro. Dices que la neurona no puede “pensarse en si misma” naturalmente que no ni le hace falta al sistema límbico al cual compartimos con los animales pero para que, precisamente la viabilidad del ser personal sea posible, es decir, que se dé la posibilidad de la persona libre y consciente, aquella relación es una exigencia de la naturaleza misma.

      Ahí dejo este otro trabalenguas ¡Espero me sean ustedes condescendientes!

      Un cordial saludo

      • Santiago

        La mente es el sustrato instrumental por el cual llegamos a sentir y a conocer…formando un sistema, por supuesto…La respectividad no anula la finalidad última ….El propósito final de la neurona informada es llegar al conocimiento correcto en el increíble conglomerado y unidad de todo el sistema..El sistema ha sido dirigido hacia una finalidad…..El televisor solo es el instrumento de la planta televisora y sin ella no es posible lograr la imagen..La finalidad es logar ver la imagen ya que alguien dirigió la información extrínseca dada …Por eso la existencia de una finalidad implica una información dirigida hacia algo bien específico en que lo físico material es el medio solamente…La finalidad última y la capacidad de mi YO para poder pensar no fue obra de una creación humana…Tampoco es obra de la materia-energía porque ésta no pudo venir a la existencia por si misma, no pudo agruparse tampoco para pensar y tampoco evolucionar en complejísimos procesos algorítmicos que no son resultados del azar…Es por eso que la materia-energía no constituye el único ser..sino que recibió el ser…PERO yo me refiero tanto a la trascendencia del mas acá como la del mas allá pues una va ordenada a la otra, porque si no,… nos reduciríamos demasiado, a solo un breve “glimpse” poco trascendente en la historia humana…Pero me interesan las dos, si no, no estaría hablando de ellas…

        Por otro lado, Zubiri no descarta totalmente la razón, ni el conocimiento, puesto que se trata de desglosar mucho mejor la existencia…. sino mas bien que nos lanza a sentir y comprender la complejidad de la realidad humana…pero esto es conocer también,…. indudablemente, pues no somos solamente razón, sino mucho mas… pero mucho mejor porque es “sentir” esa realidad en que estamos inmersos todos…en el Cosmos.

        Un saludo cordial

        Santiago Hernández

      • M.Luisa

        Hola Santiago!

        Voy sólo a indicar unas pocas cosas porque si lo prefieres lo dejamos estar. Lo digo porque no estaría demás antes aclarar algunos puntos que me parecen fundamentales. En cualquier caso te diré que me agrada conversar contigo cuando te abstienes de nombras a Dios, aunque noto que algo sí te cuesta por lo que valoro ese esfuerzo tuyo. Noto que lo tienes presente y noto tu resistencia a Él al escribir ciertas secuencias, pero tampoco yo es que lo tenga ausente en mis pensamientos cuando escribo.

        Veamos, pues, ahora estos puntos aclaratorios.

        Si en lo que llevamos dicho admites el carácter sistemático de la realidad humana, entonces no cabe pensar en fuerza exterior alguna ( esa es una de las secuencias) pues en un sistema todas las piezas al interaccionar respectivamente van configurando su propia unidad. Por lo que, la propia unidad del sistema es ya de por sí autosuficiente.

        Esa concepción ha estado siempre, no sé si recordarás, cuantas veces te he expresado la urgencia de abandonar en teología la idea de sustancia pues en ella sí que se encuentra esa insuficiencia que dices tiene la materia. Pero cosa distinta es la materia biológica pues en ella no hay insuficiencia sino despliegue y obertura.

        Por otra parte y para terminar, pues he dicho que sería breve, creo que no interpretas correctamente a Zubiri porque ¿cómo se va a pensar que descarta él la razón cuando al hablar de la realidad en su filosofía no puede si no referirse a ella? Lo que ocurre es que primero para no logificar la realidad, como ha hecho la tradición, tiene que fundamentarla en la aprehensión y para ello ha dedicado tres espesos volúmenes.

        Gracias amigo por tu interés!

      • Santiago

        Valoro yo también el esfuerzo por tratar de dialogar desde otro ángulo diferente y poder sostenerlo por largo tiempo…y lo agradezco…
        Tambien yo creo que el concepto de sustancia puede ser ampliado, ya que la sustantividad consiste en un sistema de notas…y entre ellas, las notas “esenciales”, sin ser específicas, si son individuales o sea que constituyen lo “propio y característico de cada cosa”…Que la realidad precede al ser, y es la cosa “de suyo” tampoco anula lo propio y característico de la individualidad…También la teología puede apropiarse de esta visión de la realidad…sin detrimento de su pensamiento..

        Pero la “materia biológica” posee ese “despliegue y obertura” porque le fue otorgado desde afuera…Por eso, en 1953 cuando Watson y Crick dilucidaron el código genético ADN descubrieron que la vida posee un sistema biológico muy similar a un código digital con interruptores, señal de inicio, parada, datos de secuencia de aminoácidos, ARN, reguladores de cómputo etc….Existe pues un ordenador intracelular con un código genético en el que está “escrito” el programa, algoritmo o “software” necesario para SU funcionamiento…Nadie puede pensar que la “naturaleza” puede, por si sola, “escribir” estas abstracciones: un sistema de codificación como se encuentra en el código nuclear de la célula, y el mitocondrial y además un conjunto de algoritmos (software) que existen para dirigir las funciones metabólicas, las adaptativas al entorno y para la reproducción. Es un plan de funcionamiento y desarrollo muy complejo y sofisticado.

        Este algoritmo, o programa o plan vital que se encuentra en la célula consiste además en un horario perfectamente coordinado. No es posible, pues, la función celular humana, como la conocemos científicamente en la actualidad sin concurso de una compleja y sofisticada inteligencia que le diera la capacidad de regular paso por paso el proceso vital.
        Como intrínsecamente y “per se” se puede probar que la materia carece de inteligencia racional que solamente existe personalmente, es una imposibilidad la funcionalidad y permanencia de las constantes vitales sin el previo concurso de una información algorítmica enviada “extrínsecamente” que le diera capacidad a la materia energía para poder organizarse inteligentemente. La materia biológica ha tenido que ser informada previamente para tener la capacidad de lograr un funcionamiento inteligente…De otra manera ella estaría “per se” en competencia con nuestra persona…

        Por eso, las mismas “leyes físicas” naturales existían en el primer “día” de la Creación como actualmente existen en el siglo XXI cuando yo estoy escribiendo en el ordenador…y es por lo que sabemos que existe el “diseño inteligente” pero se necesitó uno que lo diseñara para que los algoritmos pudieran dar lugar a una vida funcional…Estamos pues programados…por una inteligencia superior…puesto que nosotros no tuvimos esa capacidad para darnos la vida, regular nuestra fisiología íntima, ni nuestras constantes vitales..Basta un ligero cambio en ellas para que perezcamos…aunque podemos engañar un poco y a veces al programa biológico con nuestra inteligencia humana algunas veces como en las vacunaciones..puesto que el ser meramente biológico no le importa si el organismo es un virus o bacteria viva, o atenuada o muerta o sintética ya que de cualquier manera nuestro organismo se encuentra “programado” para responder ante la “noxa” con la producción de anticuerpos o de una memoria biogenética. En el caso de un organismo vivo, por supuesto, desarrollaremos la enfermedad…Sin embargo, al inyectar organismos atenuados, semiatenuados o muertos, aprovechamos nosotros la biología para lograr el maravilloso éxito que han logrado las vacunaciones desde la infancia contra grandes flagelos que han azotado a la humanidad por siglos…

        Un saludo cordial

        Santiago Hernández

    • Perdón si me meto por enmedio.
      Usted sabe mejor que yo que eso del ADN no fue de golpe. Ha sido un proceso evolutivo. Lo sabe perfectamente. No vamos a contar ahora todo el proceso desde que , antes de formarse la primera célula, cada orgánulo se formó por separado, se unieron, en una especie de simbiosis y en esa unión se incorporan moléculas capaces de autorreplicarse. Y hasta ahora.
      La teoría del diseño inteligente , por lo visto , está pegando fuerte en América. Pero por aquí, por España no tiene buena prensa.
      Es una teoría muy de acuerdo con la biblia. Solamente se cambian los tiempos. Tan fácil como decir que un día es un periodo de tiempo , Al final tenemos el mismo resultado. Dios lo hizo. Es una adaptación inteligente. Pero usted sabe tan bien como yo que es una de las teorías acerca de del origen de la vida. Es más, yo diría que lo único que importa a esta teoría es el origen del ser humano. Como siempre.
      En fin.
      Si usted está convencido de que es la única opción posible, pues adelante. Pero si por su cabeza pasa la idea de que es una opinión científica, preséntela como tal.
      Por favor, no volvamos a lo de siempre. No intenten manipular a la ciencia para que diga lo que ustedes quieren que diga. Ya tuvimos bastante con Bruno y con Galileo. Porque la tierra, efectivamente , se movía alrededor del sol. Y se sigue moviendo y ojalá se mueva por muchos sigos de siglos. Y eso en nada se opone a la creencia o no en dios. No vuelvan a lo mismo, por favor. No lo hagan.
      Un saludo cordial.

      • Es como volver a los tiempos de Galileo. El problema en aceptar la teoría de Copérnico era que el hombre dejaba de ser el centro de la creación. Todo tenía que girar alrededor de él, incluso el sol.
        Ahora volvemos a lo mismo. Todo estaba pensando con un diseño inteligente hasta llegar al ser humano. Somos el centro de la creación.
        Pero no somos el centro de nada. Sencillamente somos.
        Esa teoría puede hacer mucho daño en las escuelas. Muchísimo , si se presenta como única teoría acerca del origen de la vida. A día de hoy hay diversas teorías, pero ninguna más es tan intencionada como ésta.
        Por favor. Dejen a los niños que abran su cabeza y que decidan por sí mismos. No manipulen. Por favor. No lo hagan.
        Presentenla como una teoría más, no como única teoría. No como La Teoría.
        Por favor.

  • M.Luisa

    Error de prescripción. Allí donde escribí imprescindibles haciendo referencias a cualidades, debe decir impredecibles.

  • M.Luisa

    No es a partir da “la” conciencia  que se pueda esclarecer la relación mente-cerebro porque la conciencia no tiene entidad sustantiva. Lo que se observa  en el ser humano son actos conscientes y actos inconscientes pero “la conciencia” como tal no existe.

    En el siglo pasado ha habido posiciones contrarias respecto a las relaciones mente-cerebro, unas dualistas y otras monistas. Hoy en el mundo de la neurofisiología el monismo es la tesis más frecuente, pero  como su posición más básica es afirmar que el problema de la cognición es ante todo un problema empírico, excluye que pueda ser  a la vez un problema filosófico.

    Sin embargo, en manera alguna pueda pensarse que esto sea así, porque precisamente los nuevos datos de la neurofisiología representan hoy  un estímulo para la reflexión filosófica.  Que es a lo que me acogí como base de mis primeros comentarios. Por  esto no todo el mundo se sitúa en estos dos extremos citados, el dualismo por un lado que es según dije el otro día donde sitúo el argumentario de Santiago   y por el otro  el monismo propio del positivismo estricto. Ahora bien, no todo el mundo, repito, se sitúa en alguno de estos dos extremos.

    Hoy es de dominio común algo que hemos aprendido de la ciencia, y es que en la naturaleza se dan además de las propiedades que tienen las distintas realidades, otras que surgen por la interacción entre ellas y que no cabe atribuir a ninguna en concreto. Son las propiedades que cabe llamar estructurales o emergentes. Así han surgido del dinamismo de la materia cualidades tan asombrosas e imprescindibles como la vida, la sensibilidad, la imaginación, la memoria ,los sentimientos y tantas más. Todas ellas se dan también a los animales. Pero  en el ser humano aparecen otras, las específicamente humanas. Son aquellas cuyos productos constituyen el llamado mundo del espíritu o mundo de la cultura. Por tanto, frente al dualismo y monismo, emergentismo. El emergentismo es la teoría más frecuente entre científicos y filosóficos en la actualidad aunque a veces no se entiende de forma correcta. Porque lo importante del emergentismo es que afirma la aparición de propiedades sistemáticas nuevas que en el caso de la especie humana son propiedades trascendentales ya que permiten trascender del medio propio de cualquier especie animal hasta convertirlo en mundo.

    El nivel neuronal que nos describen las representaciones habituales del cerebro es una mera sombra de una actividad más profunda. Se trata, si se quiere,  de un dualismo pero de un dualismo de niveles, no de principios ni de sustancias.

    Un ejemplo: el matemático Roger Penrouse ha intentado demostrar partiendo de la máquina de Turing que las explicaciones del funcionamiento cerebral no  se encontrarán en el mundo de la computación sino a un nivel mucho más básico: el de los campos cuánticos.

  • Santiago

    (continúo  aquí debido al ordenador)

    LA CONCIENCIA surgió dentro de la evolución del sistema nervioso de los primates pero no necesariamente como consecuencia exclusiva de este proceso evolutivo vital. Esta, nuestra consciencia, no es funcionalmente irrelevante ya que desempeña un papel crucial en nuestro psiquismo…La ausencia de actividad consciente en las “máquinas” en general señala que la diferencia de éstas con nosotros son de naturaleza cualitativa…y este salto “genético” es lo que nos cualifica como humanos…Consciencia y libertad es lo que nos define como personas humanas…y no meramente seres irracionales…y por ende “sin conciencia”…No somos pues un “ordenador mecánico biológico” porque nuestra actividad psíquica es un complejo de lo consciente e inconsciente…Poco sabemos como de ésta pasa a aquélla…Por eso la UNIDAD de trabajo se encuentra en la armonía de los dos aspectos de la psique en el proceso de percepción, atención, memoria, emoción, aprendizaje y pensamiento…fenómenos inmateriales, invisibles e independientes excepto, por supuesto, en el sustrato neuronal que forma parte de nuestra experiencia vital..

    Muy agradecido por vuestra atención, con un saludo cordial

    Santiago Hernández

    • Me encanta! Me encanta poder decir: totalmente de acuerdo.

    • Y a continuación es cuando usted piensa: esto es asunto de Dios…
      Y a continuación es cuando pienso: no entiendo…
      Dos posturas que pueden parecer antagónicas, pero Lo son?
      Depende. Usted y muchas personas tienen claro que es asunto de Dios y saben qué Dios
      Otros no entendemos porque no entendemos todo ese jaleeeeeeo inmenso de Dios.
      Y luego están los que tienen claro que es debido exclusivamente a un proceso evolutivo. Pero es que ,uf, parece lógico pero es que,uf, no entiendo.

      Y que cada cual siga su camino, respetando el de los demás porque para llegar a un lugar no hay un único camino, y si no, piensen en Roma.
      Eso sí, compartir ideas, discutir…es que me encanta.

      • Santiago

        No tienen estas posturas que ser antagónicas, sino complementarias…La Creación que tiene fundamento en Dios ES continua y sigue evolucionando cada día…y cada día podemos entender un poco mas y dirigirnos conscientemente hacia la Verdad…En nosotros, esta Verdad, a veces, sin duda, es confusa y es difícil de acceder y de aceptar…Sin embargo, el discernimiento humano, si queremos, nos va dirigiendo hacia esa apertura hacia ella…porque vamos viendo con mas claridad…Al final de una empinada escalera, vamos a encontrar la puerta por donde entraremos hacia la suma claridad…porque “ahora vemos como en un espejo”…Lo que nos queda es nuestra intención-siempre rectificada- hacia lo mejor de nosotros que es el bien.

        Y Felicidades, con un saludo cordial

        Santiago Hernández

    • Es curioso, eso que usted dice de la creación ha sido mi argumento en las clases de ciencias cuando tocábamos temas como el origen del universo, de la vida, la evolución, dios santo,los problemas que me ha dado Darwin. Porque claro,la pregunta de algunos niños estaba cantanda. Entonces…lo que dice la biblia, dios y todo eso es mentira? Y ahora conteste usted a niños de doce a catorce años. Todo eso aderezado con comentarios del tipo: pues si te vas a creer lo que dicen los curas…Y el jaleo estaba servido. Porque en un aula hay desde hijos de padres del Opus o de kilos, hasta hijos de personas que ya en nada de estas cosas creen.
      Y soy de las que piensan que los niños tienen derecho a hablar. Y no vean con la claridad con la que hablan. Demoledora.
      Pero claro, estábamos en un colegio religioso. Así que a hacer equilibrios sobre el alambre.
      Le aseguro que hace falta una renovación en la teología y en la preparación de los profesores de religión. Porque en la primera edad de ese tipo de preguntas, no nos pueden dejar solos a los maestros.
      Estoy agotada, afónica de decirlo. Inútil.
      En fin.
      Gracias por su felicitación.
      Un saludo cordial.

  • Santiago

    Gracias por vuestros comentarios y por vuestra acogida a mi comentario…en el que hablé sobre la conciencia. Espero no llegar tarde para aclarar lo que quise decir…

    Claro que existe una interacción entre lo neurobiológico y la conciencia…Existe un sustrato biológico instrumental pero la causa es inmaterial…La actividad neurológica no equivale a conciencia…La experiencia consciente no es debida 100% a la neuroquímica cerebral…Por eso en la hidrocefalia y en accidentes donde se ha perdido importantes áreas cerebrales no hay afectación ni de las facultades intelectuales ni de la experiencia subjetiva…No existe actualmente una unidad psicofísica que explique el fenómeno de la conciencia…El lado neurofisiológico de la investigación científica se encuentra bien delimitado desde el punto de vista biológico…Sin embargo, es muy borroso en el aspecto psíquico, subjetivo, mental y conductual de lo que ES verdaderamente la conciencia humana

    Es por eso que las decisiones conscientes NO están sujetas a leyes científicas y por lo tanto no pueden ser medidas per se. Estas decisiones no son mecánicas ni determinadas por un proceso científico sino que escapan a la matemática….

    LA CONCIENCIA

  • ana rodrigo

    Opino igual que María Luisa, lo biológico no es independiente de la conciencia. Solamente tenemos que pensar en personas con lesiones cerebrales o patologías neurológicas. Creo que el ser humano es un todo, con sus posibilidades o actividades espirituales cuando le sea posible y con su ausencia de conciencia o anhelos trascendentales cuando se lo impone la biología.

    Mi afecto explícito al bueno de Santiago.

    • Cierto.
      Creo mucho en la genética. Mucho.
      Pero a la vez creo mucho en la educación.
      Y ante todo creo en que somos libres para elegir, condicionados por la genética y la educación.
      Y me resulta incomprensible el salto evolutivo del ser humano. No logro entender cómo nuestra especie puede llegar a crear la sexta sinfonía de Beethoven, o ser capaz de andar sobre la superficie de la luna,o escribir poesía como Juan Ramón Jiménez y a la vez idear la solución final nazi.
      Sé que el registro de los descubrimientos del ser humano mediante la escritura es la base de todos nuestros avances. Y también de nuestros errores, de nuestras locuras como especie.
      Pero no llego a entender cómo hemos llegado hasta donde hemos llegado. Me parece un salto evolutivo bestial. Por mucho que me hablen del córtex cerebral que por lo visto todo lo explica. No sé. No llego a entender.
      Y cada vez tengo como más seguridad, dentro de que la certeza no es lo mío, que lo único que nos salvará como especie, es la opción por la belleza, en todos sus aspectos, porque somos capaces de elegir.
      Creo recordar que lo leí en una novela de Dostoyevski: solo la belleza salvará al mundo. A lo mejor ni lo dijo él ni lo dijo así. Da igual. Creo que es cierto y además posible porque tenemos la capacidad de elegir.
      Y me voy al super. Mañana tengo comida familiar y no me he atrevido a salir antes.
      Menudo calor.

  • M.Luisa

    Lo biológico no se reduce a lo meramente material como parece que así lo entiende Santiago, lo biológico no es algo independiente por material que sea. Lo biológico entra a formar parte del sistema funcional entero.

    Dice Santiago que la conciencia humana es independiente de los procesos neuro-bioquímicos del cerebro. Pienso que no, pues si a lo neuro-bioquímico le concierne al cerebro el sistema límbico, este contenido  le será imprescindible  al sistema cortical  para que el cerebro humano cumpla plenamente su función como tal. Por poner sólo un ejemplo

    • oscar varela

      Así es M.L.
      El Muro sigue siendo Muro aunque se le pinte un Paisaje.
      Y no está nada mal, p’algo sirve.
      Los vascos juegan a la pelotita dándole sin asco.
      Mi padre hubo ganado varios torneos en el Club de nuestro Barrio (Piñeyro – Avellaneda)

      • M.Luisa

        Hola Oscar!
        Cada vez que coincidimos tengo una gran alegría es como encontrar pequeños tesoros. Con todo, no me negarás que a veces echar mano del trabalenguas, ojo sin abusar! es necesario, ya lo has visto!

        Ah! por cierto, a mí como a tu padre también me gustaba de joven jugar al frontón ese pero sin ganar nunca ningún torneo…desde aquí, pues, un recordatorio para tu padre. M.L.

    • Pues fíjate. Pienso que el porqué de sentir de una forma u otra, de momento, está fuera del alcance de nuestro conocimiento. Cuando oigo decir el porqué te enamoras y cosas de esas, me troncho. Por una parte se habla de la teoría del caos y por otro se dice saber la causa de todo.
      No lo creo. Y pienso que tenemos suerte. El día que se conozca porqué sentimos de una manera u otra, estaremos irremediablemente perdidos.
      Es una opinión. Cuando estudiaba eso de educación especial no tuve más remedio que estudiar el funcionamiento del cerebro. Los exámenes eran, uf. Pero la experiencia como maestra me decia que cada uno de nosotros reaccionamos de forma parecida, pero también de forma distinta. En fin, un jaleo. Gracias a dios.
      Un abrazo

  • M.Luisa

    Hola Oscar!

    No sé muy bien cómo he de interpretar  la última frase de  tu último comentario de ayer  que viene condicionada  por los términos de “cambio” y “dinamismo”.

    Conociendo un poco tu línea de pensamiento serían  términos  a los que sin duda  podríamos prescindir,  sin embargo  leído el comentario de Santiago esta mañana al  que por la ausencia del componente teológico valoro también, he sentido la necesidad de hacer notar la importancia  de la distinción que ayer ya hice de estos  dos términos.

    Percibo al leer a Santiago que él concibe la trascendencia desde fuera, es lo que explica la necesidad de cambio en un contexto de conversión.

    Contrariamente desde el dinamismo se concibe  la trascendencia desde la propia intimidad personal en un proceso de realización.

    • oscar varela

      ¿No sabes “cómo has de interpretar …”
      Te ayudo:
      Al final decía yo: “me trabucan la lengua-mental!”
      e.d.: TRABALENGUAS
      e.d.: muy difícil de decir y entender.

  • Santiago

    Cada cual, pues, puede vivir en “su” espiritualidad…. de la forma que haya escogido y decidido…El culto será la expresión externa de esa espiritualidad puesto que el “ser espiritual” es la base de nuestra humanidad..Precisamente somos trascendentes…es decir,  vamos “más allá” de nosotros y de las posibilidades de nuestra biología porque podemos trascender siempre..Nuestra “forma” pues es espiritual porque nuestras operaciones propiamente humanas son trascendentemente mas espirituales y morales que puramente materiales…Aquéllas son las mas importantes…La unidad del ser humano, en una persona, no implica necesariamente una sola sustancia, ni una única íntima realidad…sino mas bien la independencia de sus componentes en el ser…

    La conciencia humana que es independiente de los procesos neuro-bioquímicos del cerebro y que no puede reducirse a lo “meramente” matemático..donde la impredictabilidad es la norma, etc…… nos trasciende..yendo mucho mas “arriba” de lo que a nosotros nos corresponde como seres biológicos y materiales…porque éstos solamente pueden “concretar”…PERO la independencia de la materia nos permite  operaciones tan inmateriales como abstraer, conocer nuestra realidad incluyendo la trascendencia, conceptualizar, amar, sufrir etc etc….que es imposible a los seres que no son trascendentes…

    Pero una trascendencia humana que se limita a unos cuantos breves años de vida terrestre en nuestro planeta tierra no es suficiente y no corresponde a nuestros deseos que son siempre de naturaleza infinita y permanente. Si fuéramos sólo biología de una sola sustancia, seríamos “robots inteligentemente programados”…pero incapaces de sufrir, amar y decidir independientemente.

    Todo lo que deseamos y construímos en esta vida está sujeto a permanecer..Llevamos en si el deseo de permanecer en todo…de no acabarnos…y no acabar con lo que empezamos…sino avanzar constantemente…..Nuestro íntimo inconsciente niega la destrucción total y no se conforma con lo imperfecto, ni lo mediocre, ni lo finito…No nos satisfacen totalmente ni las riquezas, ni los honores, ni la fama, ni la gloria, ni el poder, ni la salud, ni la belleza, ni la fuerza, ni siquiera la ciencia y la virtud, ni tampoco  el conjunto de los bienes creados, colectivamente considerados…Nuestra innata trascendencia va de lo relativo a lo Absoluto….que es nuestro destino final…

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

    • Es precioso lo que ha escrito hoy.
      Me alegro que usted lo tenga tan claro.
      Hay muchas personas, entre las que me encuentro, que esta vida si le es suficiente. Pero , quién sabe? Pienso que nadie sabe qué hay después de la muerte.
      El gancho de la religión nuestra es bestial, ofrece la vida eterna. Por ella han quedado atrapados un montonazo de personas a través de la historia. Porque eso en realidad la oferta de nuestra religión. Por eso Jesús tuvo que resucitar,para que nosotros nos creyēsemos que nosotros íbamos detrás. Aceptamos su muerte horrible, consentida por su padre, si no exigida, a cambio de nuestra vida eterna. Ese es el verdadero pecado original de la biblia y la serpiente: seréis como dioses, no moriréis jamás.
      Vale, pues es que no me interesa el tema. No quiero vivir eternamente. No quiero ser como ningûn dios. No me gustan los dioses.
      Una vez muerta quiero tener paz eterna. No me encuentro con fuerza para vivir eternamente. Con una vida tengo suficiente.
      Y si el precio de la vida eterna es que Jesús muriese ajusticiado como un delincuente, no sé cómo decirle… que todos los que idearon esa historia se vayan a hacer puñetas.
      No sé si me explico.
      Un saludo cordial.

    • Antonio Duato

      Efectivamente. Me uno a Carmen en resaltar este último comentario tuyo, Santiago.

      Llevamos muchos años leyéndote solo sobre creencias católicas, haciendo apología de ellas y de la institución con frases de la Biblia leídas según la tradición más estricta, sin dejar entrar la duda.

      Y hoy te has comunicado desde esa espiritualidad profunda tuya, que no niega necesariamente pero no parte del dogma católico.
      Y por eso nos llegas más a fondo.

      ¿Sabes? Cuando empezaste a escribir en ATRIO temí que fueras un paladín del Opus, dispuesto a no dejarnos expresar herejías ni ambigüedades por recomendación de tu director espiritual.

      Pero, a pesar de los feroces ataques de otros, yo defendí tu derecho a expresarte aquí, pues creí en tu sinceridad y en que no eras un troll con voluntad de destruir este lugar de encuentro y diálogo. Y me alegro que hayas continuado con nosotros.

      Hoy hemos dado un paso más en sentirnos unidos en esta búsqueda. Hay que partir de lo cada uno piensa-siente en lo más profundo de su conciencia, sabiendo que ese es el lugar del encuentro auténtico con lo divino. La espiritualidad no viene de fuera, como algo ya formado que lo tomas o lo dejas, sino desde lo más profundo y libre de uno mismo.

      Y anuncio ya que a partir de otoño empezaremos un nuevo curso taller, que ya está preparando Oscar junto a un psicólogo-filósofo, sobre creatividad e innovación en Jesús de Nazaret.

      Y una pregunta tal vez indiscreta que no tienes necesidad de contestar. Sé que eres médico, jubilado y con nietos, que has vivido entre Cuba y Barcelona. ¿Nos puedes contar algo más de tu vida y dónde resides actualmente? Podría favorecer esa empatía en la que se potencia nuestro diálogo.

      • OK
        Es que todo el mundo tiene derecho a decir lo que piensa. Sé lo que es hablar contracorriente, por eso valoro la posición de Santiago. Y además creo que leer opiniones tan dispares nos ayuda a todos a abrir un poquito la cabeza.
        Hay quien siente de una manera y hay quien siente de otra. Todo, creo,es respetable y es estupendo hablar. Porque no todo aquel que piensa que tiene que defender la posición de la teología oficial es poco honesto. Cada uno toma sus decisiones y cada cual tiene sus motivos. Además, oficialmente ellos tienen razón. Oficialmente.
        Y ya está.
        Un saludo a todos, piensen como piensen.

      • Y no creo que tenga director espiritual. Él es director espiritual. Fijo.

    • Santiago. Perdón , pero aunque he oído mil veces el argumento de que todos tenemos una necesidad o como le quiera llamar , de una trascendencia, pues no sé por qué me ha hecho usted pensar. Posiblemente por su convencimiento personal, que creo que es cierto que tiene.
      Pero , cuántas personas tenemos necesidad de que nos quieran como nosotros queremos que nos quieran? Quiénes lo consiguen? Conoce usted a muchos? Yo no. Conozco a muchas personas que se , digamos se adaptan a la realidad.
      Mi pregunta es. Por el hecho de desear algo se tiene que convertir en una realidad?
      Creo que no. La vida es como es.
      Si usted piensa que sí, realmente tiene suerte. Que le dure siempre ese convencimiento. Es usted afortunado.
      Un saludo cordial.

  • Asun Poudereux

    Me quedo con esto, querida M Luisa:

     

     Teniendo esto en cuenta y asumiendo, pues,  la persona por entero,  unitariamente, el culto bien pudiera consistir en ser  un momento  de la espiritualidad. Un momento marcado por la transitoriedad.

    Sería un hacer presente lo trascendente en lo más íntimo de nuestra intimidad, un no-lugar en el que la separación se desvanece. La unidad con lo Uno y Todo, un sentir auténtico. La gratuidad empapa y la gratitud humilde desborda en el silencio. Nunca en el pensamiento.

    Momentos claros vividos en medio del mundo, del quehacer diario, de interactuaciones y relaciones, de miradas al afuera- adentro haciendo un guiño permanente con la naturaleza y el universo entero.

    En dos frases: Ir a unísono con la vida, no encerrarse fuera del sí mismo/a, que es uno con todo.

    Los términos tanto de culto como de espiritualidad no tienen cabida. Tampoco se excluyen. Están y no están, son sencillamente vividos.

    Gracias. Buenos días. Un abrazo enorme. 

    • M.Luisa

      Me has interpretado de maravilla , querida Asun. El trans de la transitoriedad expresa la trascendencia en el acto mismo de trascender. Por eso cuando se habla de la trascendencia no hay que situarla en el más allá sino en el acá mismo, es tarea nuestra.

      Aquí habría tema para rato y en su desarrollo, probablemente irían entrelazándose y clarificándose asuntos irresueltos dejados atrás.

      Un fuerte abrazo

      • oscar varela

        ¡Confirmado!
        La Trascendencia
        me trasciende.

      • M.Luisa

        Hola Oscar!

        Te agradezco tu irrupción y tu conformidad y me alegro de que no veas en ello traza alguna de gatopardismo.

        Por eso, tal vez, porque veía a venir esa posibilidad, fue por lo que el otro día, en otro contexto pero guardando una cierta relación con lo de ahora, quise hacer la distinción entre “cambio” y “dinamismo”

        No es que se produzca un cambio al trascender, como hasta ahora mediante el concepto de conversión se pensaba. Por supuesto que en todo dinamismo hay cambio, pero el dinamismo no está en el cambio sino al revés, el dinamismo está en la integración del cambio en nosotros.

      • oscar varela

        Gracias M.L.!
        Requete-confirmado!
        No solo la Trascendencia me trasciende,
        sino que también y además:
        el Cambio y el Dinamismo
        me trabucan la lengua-mental!

  • M.Luisa

    Este es un problema que, en mi opinión, se ha de resolver desde la perspectiva de la no dualidad en la que tantas veces aludo como punto de partida. El que ambas realidades, culto y espiritualidad, se analicen por separado es la consecuencia de no haber dejado atrás todavía la percepción dual  de la realidad humana

    Teniendo  esto en cuenta y asumiendo, pues,  la persona por entero,  unitariamente, el culto bien pudiera consistir en ser  un momento  de la espiritualidad. Un momento marcado por la transitoriedad.

    Porque si la espiritualidad implica una actitud, una forma de ser, una realización formal respecto a la configuración de la persona, el culto, en cambio es algo cuyo  significado objetivo es simplemente mantener a la persona  activa cosa muy distinta,  pues  con ello, con el sólo hecho de permanecer activos, de “estar” activados mecánicamente  no es posible  alcanzar  aquel nivel  de realización. Por la cual cosa si bien  la “actitud”  nos abarca por entero y nos hace ser, no sucede lo mismo cuando con respecto a aquello que nos hace ser lo reducimos sólo  al hecho de  “estar” activos, es decir,  de sentirnos  activos sólo mediante el culto.

  • Santiago

    Exactamente. Jesús no vino a destruir la Ley sino a darle su verdadero sentido en su cumplimiento. Por eso expulsó a los mercaderes del Templo que lo profanaban y no solo eso sino que Jesús interpretaba  correctamente la Escrituras que lo proclamaban el Mesías. El era el que podía transformar el culto desde “dentro” sin alejarse de la adoración del Padre en el Templo que ESTO ES el primer mandamiento del Decálogo. Jesús es sacramento y quiso legar su carisma en la Iglesia para permanecer en el “templo” y fuera de el…para permanecer constantemente vivo en nosotros. Sus promesas son trascendentes y eternas, y abarcan nuestra realidad, tanto la externa como la interna.

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

    • carmen

      Pues me apuesto lo que quiera a que Jesús no estaría de acuerdo con lo que usted dice que él era y /o creía ser. Si hay otra vida, hablaremos porque en ésta usted no está dispuesto a ceder nada, usted sabrá por qué.
      Y a ver quién dejaba estar a los mercaderes en el templo. Y a ver quienes consistieron que el Templo se convirtiese en un negocio del que vivía todo Jerusalén. ¿Los mercaderes? esos eran como las tiendas de recuerdos que hay alrededor de la ciudad del Vaticano O del país del Vaticano o lo que sea eso.
      En fin. No sé para qué digo nada porque usted sabe esto muchísimo mejor que yo. Soy una aficionada y usted es un profesional.
      Un saludo cordial.

      • Santiago

        Tanto los que profanan el cristianismo traicionando su doctrina, sean clérigos o no, creyentes o no, sea en el siglo I como en el XXI,…se sitúan en contra de Cristo y el carisma de Su Iglesia que no consisten en el “pecado” de un grupo numeroso sino en la fe en Cristo que preserva, por medio de su Iglesia, Pueblo De Dios, su enseñanza que es “para todos los tiempos”

        No se trata de ceder o ganar, de saber o no, de ser profesional o amateur..Cada uno de nosotros que nos encontramos “en la fe”, ya sea ésta pequeña o grande, débil o fuerte,…está llamado o llamada a proclamar La Palabra evangélica según su conciencia correctamente informada. Esto es lo que hacemos todos por aquí ¿no?

        Un saludo cordial

        Saniago Hernández

      • Supongo que sí.
        La palabra ceder posiblemente no esté bien puesta. Pero es que tengo la sensación de chocar contra un muro de sabiduría construido durante dos mil años. Quizás menos. Y encima bajo el soplo del espíritu Santo.
        Demasiado para mi.
        Demasiado para un número sin fin de cristianos .
        Pero no se dan cuenta. O no les importa.
        O no pueden tocar nada.
        Ustedes, los que piensan como usted dice pensar, siempre tendrán el Poder dentro de la iglesia
        Las personas normales, los laicos que nada tenemos que ver con ese Poder, porqué hay laicos que si tienen que ver con el Poder, y mucho, nos cansamos. Y nos vamos. Pero eso no les importa a los poderosos de dentro de la iglesia. Creo que es un error enooooooooorme. O no. A lo mejor interesa hacer una nueva evangelización y volver a convencer de lo malísimos que somos y que fuera de la iglesia no hay salvación.
        Pues adelante
        Le aseguro que me rindo.
        Pero luego leo cosas y pienso: te vas a callar? Hay muchas personas que cuando ven que es imposible razonar, guardan silencio porque piensan que no se debe hacer aprecio,ya conoce el refrán. Pero detesto el silencio como postura casi tanto como el Poder.
        En fin.
        Paz y armonía.
        carmen.

    • carmen

      Y que sepa una cosa, Ustedes mandan . Y en esta iglesia son los que deben de mandar porque todo lo que usted dice es superortodoxísimo. Enhorabuena. Pero hay una iglesia creciente dentro de la iglesia que piensa de una manera casi , casi digo, diametralmente opuesta. Y no me estoy refiriendo a los laicos. Esto acarreará problemas serios. Posiblemente usted y yo no lo veamos, pero nuestros hijos y nietos un día se levantarán con una noticia de esas que hace que se pare el tiempo: Cisma en la Iglesia católica.
      Claro, los seguidores de la línea ortodoxa seguirán diciendo que ellos están en posesión de la verdad absoluta, que el espíritu santo está de su parte. Pero a lo mejor se convierte en un cristianismo de esos raros y residuales. No sé. Veremos. O mejor, el tiempo dirá.
      Perdone si a veces le saco de sus casillas, le aseguro que en ocasiones usted también me saca a mí.
      Un saludo cordial.

      • Santiago

        El poder sólo reside en el Evangelio. Retornemos siempre a la sencillez de la vida de Cristo donde el “poder” se encuentra en la vulnerabilidad del amor. Porque el que ama sufre por los que ama y esto lo hace depender de los demâs ya que tenemos que entregarnos para ser fieles al Evangelio.

        Por lo demás, la sabiduría no es mía sino que es totalmente asequible al que sienta el deseo de adentrarse en esta aventura de Jesús junto con los millares de clérigos y laicos, profesionales y artesanos, ricos y pobres, sanos y enfermos….los cuales a través de los siglos han seguido “las huellas” del Buen Pastor y han lavado sus vestiduras en “la sangre del Cordero”.

        Ls Iglesia es solo es UNA…Ha sobrevivido todos los sistemas ya políticos, ya sociales, ya económicos..Por más que sus miembros han querido, con sus errores, destruirla, sigue en pie muy visible en algunos continentes pues Ella es Universal. No debemos asustarnos, por más cismas que se sucedan la Iglesia de Jesús continuará hasta “el final de los tiempos” ofreciendo a cada uno el verdadero y único camino de salvación que ES Cristo.

        Un saludo cordial

        Santiago Hernández

  • Pues cada día me convenzo más de que hay tantos Jesús de Nazaret como personas.

    Es que leo cosas sorprendentes. A veces llegó a pesar que es pura provocación. Lo que no tengo claro es la finalidad de esa posible provocación. No sé si es porque así se piensa en realidad o para provocar un diálogo o una discusión.

    No entiendo.

    De todas maneras mi imagen preferida de Jesús y que la tengo en la cabeza superclarísima es la del látigo en el templo. Es fantástica.

    En fin.

    Opiniones.

    Un saludo cordial.

  • Santiago

    La liturgia del culto no se ha de separar de la espiritualidad ya que una está ordenada a la otra, son inseparables y complementarias. En vez de alejarnos de la liturgia en el culto debemos tratar de entender su significado en las palabras y en “los gestos”! Esto nos ayudará a poner la espiritualidad de Cristo en su real perspectiva al hacerla nuestra.

    Porque Jesús no anuló el culto del Templo sino que leía las Escrituras en la sinagoga, predicaba dentro de las sinagogas y mandó a sus Apóstoles que realizaran una celebración renovando su Pasion y Muerte, y el triunfo de la Resurrección en  la liturgia y culto de la Eucaristía que es sacrificio y acción de gracias. Este es el legado salvifico de Cristo a nosotros.

    Por tanto los primeros discípulos siguiendo el ejemplo de Cristo:

    “..perseverando unánimamente cada día en el Templo, y partiendo el pan en las casas, comían juntos con alegría” (Hechos 2,46)

    Si orientamos el ciclo litúrgico hacia nuestra espiritualidad cristiana, ella participará mas y mas en nuestra vida junto a Jesús de Nazaret que es nuestra meta final.

    Saludos cordiales

    Santiago Hernández

  • oscar varela

    Hola!

    El Cumpa Carlos:

    * empezó mal,

    * muy mal, pues leo:

    – “Culto es una palabra con un único significado

    ……………………

    ¿Anteojeras “culturales”?

  •          ” ¿Qué es lo que suele ocurrir en la realidad? Por una parte, la espiritualidad tiende a reducirse a silencio, meditación, y a despegarse de la realidad del sufrimiento. Muchos guardan en sus vidas un espacio al silencio sin poner en cuestión el resto de su existencia, sin volcarla en la entrega al sufriente.”

    Esta espiritualidad que se evade del sufrimiento del mundo. Es una espiritualidad degenerada o “herética”.

    La autentica espiritualidad nos despierta del sueño dual donde todos pugnamos por medrar, con mayor o menor éxito. A este sueño los budistas le dan el nombre del Samsara.

    Muy resumido dirías que siguiendo la autentica espiritualidad, esta nos hace felices. Y de modo natural transmitimos esta alegría de ser felices, a los demás. De modo natural, porque nos sale de dentro, vemos al semejante como un hermano, y actuamos en consecuencia.

    Lo que no puede ser es basarse en quienes practican una espiritualidad “herética”, que son la minoría. Para descalificar falazmente esta espiritualidad a que me refiero, la que nos despierta.

    Muy resumido también:

    La autentica espiritualidad no necesita de culto alguno. A Dios ya lo tenemos en el corazón.

    Y el culto sin espiritualidad, es huero, es “puritito opio”, por ejemplo, La misa.

    Algo huero  vació y mortecinamente esclerotizado, acartonado como muñeco de las fallas valencianas, llamado a desaparecer.

    Renovarse o morir. Muchos están muertos ya, antes de que les llegue “la parca”. Aunque mientras hay vida, esta vida nos sigue queriendo, y siempre se puede buscar el manantial de vida, que nos sacie.

    (Si en mi ya dilatada vida he aprendido algo. Es que todo es relativo. Luego muchos a pesar de lo que digo. No me cabe duda de que pueden ser espirituales y devotos del culto. Dios es un Yo, que para otros es un Tu . Perfecto, dios es Todo. Es Yo Tu y Ello.
    Si le rezas al Dios Tu, el efecto de esta oración lo interiorizas donde mora el Dios Yo…)

     

  • Alberto Revuelta

    Para Atanasio la Divinidad cuyo Verbo habitó entre nosotros es incorporea, incorruptible e inmaterial. Solo se le puede adörar como enseñó Jesús a la mujer samaritana, en espíritu y en verdad. Nuestra santa madre la Iglesia no ha sacado, ni saca, consecuencias de esa realidad. Para los que hemos padecido en la vida la rabia por comprender nos ha costado sufrimientos muy dolorosos llegar a dejar los viejos odres de sabroso y dorado amontillado para tratar de beber vino joven que es recio de paladear. Pero a la hora de enfrentar el tramo de llegada no hay otro camino.

  • ana rodrigo

     
    Ciertamente los ritos religiosos son tan antiguos como las religiones, y tan semejantes entre sí que han llegado hasta nuestros tiempos casi intactos, si no en la materialidad, sí en el simbolismo. Me explico. Los ritos más solemnes, en otros tiempos, eran el ofrecer a los dioses, sacrificándolos, seres vivos, es decir, animales y en ocasiones, personas, ya fuesen niños u personas adultas para darles satisfacción o aplacar su ira, o para pedirles favores.
     
    Los judíos celebraban su liberación de los egipcios ofreciéndole el sacrificio del cordero a Yavhé como agradecimiento. En la última cena se comió el cordero ritual. Lo que vino a continuación fue trascendental para el cristianismo: de la última cena de Jesús salió la creación del sacerdocio, sacerdotes que ofrecerían a Dios la muerte de Jesús como el Cordero de Dios; de esta última cena también se sacó la fórmula de la ofrenda, fórmula cruenta, hablando del cuerpo y de la sangre de Cristo como comida, y cuyo sacrificio agrada a Dios, de forma que será Jesús, con su muerte, el que salvará a la humanidad. No se avanzó nada con respecto a la antigüedad, por mucho que se quiera sublimar el sacrificio de la santa Misa. De lo que fue una cena con sus amigos y sus amigas, ¡hay que ver, lo que dio de sí…!
     
    Después vinieron las misas, la obligación de “oir” estas misas (en una ocasión me dijeron un matrimonio amigo mío al salir de misa: “bueno, ya hemos cumplido”), vino asimismo el ofrecimiento de misas por alguna intención o por los difuntos, etc. etc. Es decir, ir añadiendo vaciamiento a un rito tan humano como lo es la comensalía (acertado término de Pepe castillo), el compartir en comunidad inquietudes, penas y alegrías, compromisos, actitudes interiores (espiritualidad) como puedan ser la compasión, la compresión, la acogida, la memoria de los y las sufrientes a las que no podemos llegar materialmente, etc. etc. Salir de dichas celebraciones catapultados hacia un crecimiento humano en tanto que espiritual y siempre proyectado hacia la lucha por una ética personal y un compromiso por evitar las injusticias y el sufrimiento de los y las demás.
     
    Y, si es posible, darle sentido a otros ritos socio-religiosos, como son las primeras comuniones, los bautizos, las bodas, los funerales.
     
    Cuán difícil lo tenemos, pero si no nos ponemos metas, las cosas seguirán igual o peor.
     

  • Gonzalo Haya

    Un buen resumen, y muy positivo, de lo que estamos viviendo, aunque “a dos velocidades”. Creo que sería muy importante que esta evolución no fuera impulsada solamente por los que de alguna manera vamos alejándonos del culto oficial, sino que sea promovida por los mismos “pastores” de ese culto, aunque con el respeto que merece la situación de cada comunidad.

Deja un comentario