Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 23-9-18, 12:35

ELOY (2018-09-23 12:35:13) : LA MESA DEL CONGRESO NO PUEDE SUPLANTAR AL PLENO (EL PAÍS 23 - 09 - 2018) Gregorio Cámara Villar. https://elpais.com/politica/2018/09/22/actualidad/1537641083_193416.html

Domingo Gómez (CCP-Granada) (2018-09-17 00:11:29) : Hola Antonio, como fieles seguidores de Atrio, agradecemos la aportación que Atrio hace al pensamiento de un cristianismo liberador. Somos muy amigos de Ana Rodrigo y [...]

Antonio Duato (2018-07-24 18:56:03) : Por si alguien añora que Castillo no envíe tantos artículos como antes, este vídeo de 36 min: Jesús Bastante entrevista a J. [...]

Antonio Duato (2018-07-12 17:31:58) : Me llega la petición de difundir este vídeo al máximo, hasta que se convierta en viral. ¡Ver y difundir! Chile reserva de [...]

Juan Hernández (2018-06-29 02:51:46) : Breve charla sobre educación y amor que no debes perder: Alex Rovira en Fundación BBVA

Antonio Duato (2018-06-16 08:43:43) : Una vida de cristiano comprometido en Valencia, ya consumada. Ramiro Reig, jesuita obrero, en Hoy por hoy de la SER [Audio de [...]

Antonio Duato (2018-06-10 11:22:11) : Muy interesante entrevista a Iñigo Errejón: El gobierno de Sánchez, un paso hacia el cambio

Redacción de Atrio (2018-05-22 20:13:33) : Entrevista al principal testigo contra Karadima: Juan Carlos Cruz en la Cadena Ser . (Desde el minuto 9 al 30: ir con el [...]

FLOREN (2018-03-08 18:33:08) : TODO SEA POR ELLAS, Y POR QUIENES SIENTEN COMO ELLAS http://cartujoconlicencia.blogspot.com.es/2018/03/todo-sea-por-ellas-y-por-quienes.html

Equipo Atrio (2018-02-16 09:10:33) : En sus 90 años, recordemos a Pedro Casaldáliga en una magnífica película Descalzo en tierra roja

Juan García Caselles (2018-01-30 20:54:15) : Un interesante en la SER: El Ojo Izquierdo, lunes 30 enero

Juan García Caselles (2018-01-28 17:40:48) : Una anécdota del escrito Javier Cercas: Franco, Franco, Franco

George R. Porta (2017-12-21 21:14:11) : MP4 para Navidad: Dicen que Dios se ha vuelto loco

Equipo Atrio (2017-12-06 10:27:47) : Impresionante testimonio de María López Vigil: Nota periodística sobre Monseñor Romero

Equipo Atrio (2017-11-09 21:17:57) : La Asociación de Teólogas Españolas nos sugiere: hClara Luchetti: La teología feminista y la transformación de la Iglesia

Agustín Ugarte, Ong Behar Bidasoa (2017-10-15 22:34:00) : Emocionante concierto de niños sirios ¿Os satisface ver cómo el ejército asesina a los niños?

George R Porta (2017-10-05 17:52:34) : Este document puede ser traducido al español en el propio sitio en la Web: Pena de Muerte, Onu, Derechos Humanos

M.Luisa (2017-09-24 13:54:21) : ¡Que no falte el humor! Programa Polonia de hoy en TV3 - Televisión catalana

Equipo Atrio (2017-09-20 01:25:39) : Nuevo terremoto en México: Reportaje y vídeo impresionante

Equipo Atrio (2017-09-19 10:38:30) : En Osorno (Chile) Así fue la funa que le hicieron al Obispo Barros en medio de Te Deum/

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4450 Artículos. - 71433 Comentarios.

Acción y espiritualidad

No hace mucho estuve en una reunión con el cardenal de Madrid. En un momento tomé la palabra y me dirigí a él en estos términos: “Creo que los obispos vivís en un mundo aparte pero lo cierto es que mis amigos creyentes y críticos están ya hartos, cansados, aburridos de la Iglesia. Porque cuando no es un reportaje en la Sexta sobre un cura pederasta que se jubiló con todos los honores es un cardenal que dice que el independentismo no es compatible con la conciencia católica, cuando no es una diócesis que arrambla con todas las fincas que puede… Y es que de la Iglesia sólo vienen malas noticias, salvo las que proceden de Francisco. Mira: hace poco en una conferencia una persona muy seria contó una entrevista con el Papa: Santo Padre, le damos las gracias por las iniciativas que toma, por los pasos que da. La contestación fue: Sí, pero yo miro atrás y no veo que nadie me siga”.

Carlos Osoro contestó ensalzando las cosas buenas que hace la Iglesia y enumerando algunas en concreto. Y ahí se acabó el tiempo y el debate. Faltó, claro está, la réplica evidente: si la Iglesia hace tantas cosas buenas ¿por qué tiene tan mala imagen?

Pensando en ese episodio, se me ha ocurrido algo que tiene que ver a la vez con los 500 años de la Reforma que acabamos de conmemorar.

Como es sabido, Hans Kümg ha utilizado muchas veces en sus obras el concepto de paradigma y lo ha aplicado en concreto al proceso de la ruptura de Lutero. Sostiene el teólogo suizo que el enfrentamiento de Lutero con la Iglesia oficial no fue provocado por la corrupción de la jerarquía sino por el choque entre dos paradigmas: frente al católico-romano medieval vigente en la Iglesia desde San Agustín, el fraile gustino formuló un nuevo paradigma mucho más acorde con los tiempos. De ahí su enorme éxito y su amplia y rápida disusión. El espíritu de la época exigía un modelo nuevo y Lutero fue capaz de darle voz y palabra

Pensando en todo esto me pareció encontrar una clave para dar razón del descrédito de la Iglesia católica. Paradójicamente, en comparación con los siglos anteriores, el catolicismo tiene una mejor teología, es más cercano al Evangelio, es mucho más libre, lleva a cabo en su seno una crítica permanente y sin embargo su declive es innegable. Creo que la razón estriba en que, salvo en el caso de Francisco, se empeña en mantener un paradigma que ya no responde al espíritu de este tiempo.

Los que nos iniciamos en la religión en los años cuarenta o cincuenta aprendimos un cristianismo que era ante todo doctrina y culto. En los colegios católicos se enseñaba la doctrina –condensada en el catecismo– y se obligaba a oir misa y rezar el rosario diariamente y a confesar de cuando en cuando. En esas dos palabras se encerraba todo: doctrina y culto. Cuando muchos pusieron en cuestión la doctrina –escolástica– y abandonaron un culto aburrido y repetitivo, no les quedó ya nada. El paradigma hijo de Trento era ya inservible.

¿Y cuál debería ser el nuevo paradigma para una Iglesia en un mundo multirreligioso, multicultural y poscristiano? A mi modo de ver, lo definen también dos palabra: acción y espiritualidad. Por una parte, esta díada responde directamente al mensaje de Jesús, que decía: cambiad, el reino de Dios está en medio de vosotros. Y decía: dad la vida unos por otros. Es decir, contemplad la acción de Dios en todas las cosas y echad a los demonios del sufrimiento, de la soledad, del abandono, del hambre, de la opresión, de la falta de sentido.

Por otra parte este modelo responde a lo que vivimos en este tiempo. La espiritualidad es, como ahora suele decirse, una tendencia. Está en el ambiente, con variadas formas y caminos. Y la acción a favor del mundo y de los humanos es una necesidad imperiosa y urgente.

A mi modo de ver, este paradigma permitiría a la Iglesia ser más fiel a Jesucristo y más fiel al mundo a cuyo servicio está. Y le haría más fácil el diálogo co las otras confesiones, religiones y culturas.

¿Quiere esto decir que abandonemos la doctrina? Por supuesto que no, pero será una doctrian surgida de la experiencia, que ayude a formularla. ¿Y que abandonemos el culto? Sin duda que no, pero un culto que ayude a expresar la espiritualidad, que se dirija a nosotros y no a Dios, que no lo necesita.

Sólo una nota más para terminar. Al comienzo he evocado la figura de Francisco. Lo que ha llegado al pueblo de su actuación ha sido no la doctrina –como con Benedicto XVI– ni el culto multitudinario –como con Juan Pablo II– sino la espiritualidad que traslucen sus actuaciones y la acción multiplicada a lo largo del mundo. Sn duda por eso fue nombrado enseguida hombre del año por la revista Time. Vieron sin duda que encajaba en lo que necesitaba este mundo, que se acordaba con un mundo que necesita un paradigma nuevo para sobrevivir.

99 comentarios

  • ELOY

    El primer día que conocí personalmente a Carlos Barberá, como punto de partida de reflexión mostró un papelito con una breve frase que no recuerdo, pero que remataba destacando la importancia de la “acción“.

    Así me atrevería a decir que en su acervo  la acción constituye un elemento substancial e imprescindible y de una u otra forma aparece en este artículo también en forma de “la experiencia “, al punto de decir (criterio que comparto) que la experiencia es la que hará reformular la doctrina. Dice:

    << ¿Quiere esto decir que abandonemos la doctrina? Por supuesto que no, pero será una doctrian surgida de la experiencia, que ayude a formularla. >>

    Otro concepto que me sugiere el artículo es el de “búsqueda“.

    La búsqueda puede referirse al concepto pero también a la acción.

    Uno se implica en la “acción”, buscando una mejora, una solución, el “cuidado” efectivo de personas, instituciones, e incluso cosas.

    Por eso el tercer “concepto-acción”  que se me ocurre comentar es el “cuidado”.

    El “cuidado” para existir tiene que ser “acción” .

    Puede ser mera presencia, caricia, mirada, ayuda y mil cosas más relacionadas con un hacer: tener cuidado de alguien.

    No sé hasta que punto la palabra “cuidado” – utilizada actualmente en distintos ámbitos religiosos o no, y especialmente en los de la salud y derechos sociales – sustituye a lo que antes se decía “servicio” (estar al servicio de los demás), pero la voz “cuidado” expresa más humanidad.

    Al respecto en el número 272 de Iglesia Viva, Daniel Jover no solo hace referencia a “una economía que promueva sobriedad y solidaridad” sino también a “una civilización basada en la sustantividad democrática y la ternura solidaria.

    Y en el mismo número 272 de Iglesia Viva (pág. 83) Francisco Porcar concluye:

    << (…) necesitamos otra manera de vivir. Sobre todo superar los modos de vida individualistas y consumistas sustituyéndolos por modos de vida presididos por la búsqueda de la comunión y la fraternidad entre las personas. (…) // Esta manera de vivir la construimos con nuestro hacer, con nuestra manera de actuar (…) >>

     

     

     

    En otra ocasión coincidimos en el grupo

  • Santiago

    Isidoro, nuestra naturaleza no sólo busca la felicidad total y eterna sino también la verdad absoluta. Alcanzarla con certeza absoluta es imposible en esta vida puesto que nuestra certeza humana solo puede llegar “a lo que es más probable” como suficiente “para creer”

    Por eso la duda no excluye la fe. Ningún argumento es humanamente irrebatible. Se puede presentar como “próximo” a la certeza pero no se trata de lo absoluto de lo absoluto que solo reside en la última realidad TOTAL que es Dios. Aquí estamos viendo fragmentos de esa verdad absoluta, que aunque ciertos, no constituyen la “visión completa” de la Realidad Absoluta. Pablo dice que aquí vemos “como en un espejo”. Allí veremos realmente y contemplaremos cara a cara “el rostro” de la Verdad increada.

    El acto de fe es confianza. Confió puesto que mi intelecto me dice que tengo datos válidos. Esta iluminación no solamente es para la razón sino que existe como acción en mi voluntad que se mueve también para desear poder creer. Por eso la fe como don y dádiva actúa “tanto en el deseo de la voluntad” como en la misma acción de “creer”. Es un acto meritorio porque aunque es un don gratis divino, su aceptación por mi parte es libre. Puedo creer o no, puedo ser libre de aceptar la fe o dejarla. Dios creó el Cosmos libremente, le dio información en su autonomía y además Dios quiso crearnos libres, principalmente para poder decidir libremente buscarle a El y escogerle en completa libertad. No quiso hacernos robots, sino PERSONAS.Nos ama libremente y quiere que nuestro amor sea igual, con esa característica exclusivamente divina y dada a nosotros.

    Las verdades que la Iglesia propone como “de fe” pertenecen a este contexto. Son proposiciones de la Revelación de Cristo, porque creemos en El  que  es el Hijo  de  Dios proclamado en el Evangelio y punto de partida para todo lo demás.Sin esta confianza inicial todo lo demás es supérfluo. Jesus siempre pedía la FE en su persona. Aunque viviéramos en el siglo I y estuviéramos viendo y oyendo a Jesús predicar podríamos aceptarlo como el Hijo, tal como El se proclamaba, o podríamos haberlo rechazado alegando que era un impostor.

    Un saludo cordial

    Santisgo Hernández

     

  • Román Díaz Ayala

    Me gustaría abundar en un aspecto de la cuestión que permanece implícito en los comentarios de las últimas 24 horas (días 14 y 15) pero que no se aborda directamente.

    Previamente diré que sí, que es necesario el respeto por las opiniones y más que eso con el posicionamiento de cada interviniente, que son los preliminares de todo diálogo. Pero sustanciemos que el respeto se debe primero y directamente a la persona que sostiene una opinión.Pero ocurre todo lo contrario en nuestra actual vida social y política, algo que puede influir en nuestro foro; que a las personas se las respeta en función de una adhesión a lo que amamos y defendemos, y se la desprecia, a veces con manifestaciones vejatorias y argumentos ad hominem como si estuvieramos amenazados. Caemos en la dialéctica amigo-enemigo en lo político y en general en esas ideologías sociales que nos definen y nos determinan.

    Creer que basta con la Verdad ( con  mayúscula) como algo que es la suma de todo, y que cada interviniente particular sólo tiene un fragmento o aspecto, es bueno  para las utopìas de toda ideología, a nivel de imagen, de comparación o de metáfora si con ellos sólo queremos recalcar la insuficiencia humana. Caso contrario estaríamos inmerso en el relativismo.

    Este relativismo es un buen refugio para mantener nuestro posicionamiento a pesar de todas las evidencias en contra. Se escapa del principio de realidad.Se convierte en algo emotivo, en un sentimiento, en algo tan propio e individual que reducimos toda realidad a lo que sentimos, pensamos y decimos.  A tal cosa yo la he llamado en alguna ocasión el paroxismo de la razón.

    bueno, vayamos a lo que nos ocupa.

    Carlos (Barberá, el autor) nos dice que el viejo paradigma era ante todo doctrina y culto. Tal cosa encerraba un moralismo,, el de la vieja gracia, un asunto de merecimientos, y que se recibía en obediencia a la Iglesia, pero no a la comunidad, sino a la clerical que hacía de mediadora y dispensadora de los medios de salvación. Las Escrituras quedaban en un segundo plano salvífico, y las claves de su interpretación  se encerraba en el Magisterio.

    Me consta que cuando Santiago hablaba de la obediencia hacía una lectura bíblica en el sentido de que “debemos obedecer antes a Dios que a los hombres”, y que hace de la Escrituras normas de fé, de acuerdo con el Vaticano II.

    • Carmen

      Pues sí, somos grillos , y cada uno canta a su aire. Y el aire de este grillo que en este momento está cantado, quiere expresar que hay cosas con las que es incompatible su canto, como se podría entender si se lee otro hilo, como dicen ustedes, que se llama en atrio abusos sexuales en la iglesia.
      Insisto, en la iglesia, con la acepción de iglesias como organización. Los grillos tenemos eso, que mezclamos todos los hilos, somos invertebrados,con nuestro exoesqueleto, pero no tenemos esqueleto interno, sencillamente nos defendemos. Tenemos patitas para salir corriendo cuando no nos gusta el medio en el que estamos. Necesitamos ambientes que estén poco contaminados. Y este grillo que habla no resiste la contaminación del abuso sexual encubierto por la iglesia. Lo siento, por ahí no. Porque he leído cosas que me han hecho entender que hay todo un protocolo para su encubrimiento. Y por ahí no .
      No son casos aislados como pensaba, para casos aislados no hace falta todo un protocolo, ahí está la justicia ordinaria.
      Y, con sus permisos, creo que en esto coincido con mi Jesús de Nazaret. Con el mío. Con el de otros buenos cristianos, no sé.
      Y eso es todo, amigos.
      Intransigente? Pues sí, totalmente.
      Y perdón por mezclar dos hilos,pero no tengo la fe que ustedes tienen en la iglesia, tampoco que la idea que la iglesia tiene de Jesús de Nazaret,o de Belén, o de Galilea, sea más acertada que la mía, sencillamente es otra. Y en cuanto a Dios, con mayúsculas, ni idea de lo que es, solamente sé que cuando le pido ayuda para llevar a cabo las decisiones que he tomado, equivocadas o no, ahí está siempre. No sé qué es, tampoco me importa ya, entendí que si lo intento lo único que voy a conseguir es que me salga humo por las orejas.
      Creo que cada uno de los seres humanos tenemos derecho a sentirnos o no miembros de una comunidad.
      Pero por favor, no me indiquen lo que quiere Dios. Pero si no sé qué es. Cómo voy a saber lo que quiere?
      Conozco la filosofía de mi Jesús en profundidad, quizás no sea lo mismo que la que tiene la iglesia como institución. Posiblemente.
      Pues bueno.
      Un saludo cordial.

      • Román Díaz Ayala

        Lo sé, lo sé. Puedo calibrar exactamente lo que pasa. No hay nada peor que perder el propio prestigio ante los ojos de quien de repente nos ve en nuestra desnudez.Pero no estás sola, otros hemos pasado por lo mismo. ¿Por qué cree que no intervengo en ese tipo de hilos?
        El Jesús que se nos revela, tal como lo refiere, no tiene por qué ser el mismo que predica/sigue eso que llamamos Iglesia. La Acción de la que habla Carlos (Barberá, el autor) no es otra cosa que la praxis cristiana.Si no fuera por Jesús jamás llegaríamos a alcanzar el rostro de Dios.

      • Mª Pilar

        Carmen ¡Tranquila!
        Si hoy volviese Jesús… parte de esta iglesia inamovible… lo volvería a asesinar.

        Ese gran Misterio que a mí me impulsa… no puede compartir la obediencia ciega a los dogmas u órdenes humanas.
        En cada tiempo, y según quien estaba al frente, tienen un color… según era, la persona que dirigía el cotarro; y esto..:

        “Con sus mismas luces y sus mismas sombras”

        Porque nos guste o no… cada cual lleva en si… sus cadaunadas.

        Solo hay que leer la historia dentro de la iglesia…toda… y ahí veremos reflejados el porque de los dogmas y otras “leyes”.

        El Dios-Misterio, lo es, para toda persona que lo quiera acoger; sin preguntas, sin órdenes, sin leyes… más allá de las que llevamos grabadas a fuego en nuestra entraña; para eso, hay un camino:

        Conocimiento personal, profundo, veraz; y cada cual, elegirá el camino, de entre los que cubren toda la faz de la tierra, según su lugar de nacimiento, sus costumbres, sus “dioses” porque en todos los lugares del mundo existen, y cada uno d ellos, siente la misma fuerza, la misma llamada a lo infinito; más allá… de todo dolor cotidiano; porque nadie quiere vivir en medio de la injusticia establecida… desde toda clase de poderes oscuros que manejan este dolorido mundo.

        Para mí también Jesús es ¡¡¡Genial!!!

        Y aunque nací, y crecí a la sombra de la iglesia; según he ido madurando, creciendo… he tomado cierta distancia de la que está manejando el poder; nada me turba, nada me espanta, solo confío e intento hacer las cosas lo mejor que se.

        Un abrazo entrañable.
        mª pilar

    • Carmen

      Gracias a los dos. Sé que no soy la única persona que piensa así. Y también sé que hay mucha gente cansada de luchar,. Realmente cansada.
      Pero no estoy dispuesta a aceptar lecciones sobre seguimiento a la manera de entender la vida de la persona o personaje de Jesús. Me da lo mismo lo que sea. No lo digo, comparto sus ideas y creanme, no es fácil ni dentro ni fuera de la iglesia. Es más, diría que es más difícil fuera porque no tienes a la iglesia detrás.
      He aprendido un montonazo aquí en Atrio. No se dejen avasallar.
      Besos a los dos

    • Santiago

      La verdad es “revelada” y no obra de mi ingenio. La Escritura revela y propone, y nosotros aceptamos o rechazamos, creemos o no. Podemos empezar a creer como “un grano de mostaza” y despuès podemos tener un árbol frondoso. Los discípulos de Jesús suplicaban a Jesús que les aumentara su fe que era muy pequeña. Jesus los complació después de su muerte y Resurrección enviando a la Iglesia el Espíritu Santo

      La FE existía antes de Cristo pero era una fe nebulosa, oscura y distante. El ser humano se dirigía trabajosamente hacia el Misterio de Dios.. El esplendor de la Resurrección de Jesús iluminó al mundo desde entonces definiendo el verdadero amor del Padre y recapituló la historia humana en Cristo que asumió en El todas nuestras faltas y flaquezas abriéndonos la puerta a una esperanza trascendente. Por tanto, Dios nos ilumina desde “dentro” y desde “fuera”. Desde dentro impulsándonos hacia el bien y el amor que se dirige, consciente o inconscientemente, hacía Cristo y desde fuera por medio de su Revelación gloriosa en la historia.
      Es este el sentido que yo le doy a la FE cristiana.

      Un saludo y gracias por tu comentario, Román.

      Santiago Hernández

  • Miren Josune

    Los hombres y mujeres de paz, hasta de lejos “rezuman” un espíritu de serena armonía.
    Es fácil dialogar, con quien se expresa de forma respetuosa y conciliadora.

    Es verdad cuanto dice Santiago, y creo que la actitud de un buen dialogante, se basa en el respeto hacia quien no piensa de igual modo, aceptando sus razones sin crispación u afán de llevar la contraria,

    Hay que ser honesto, para no traicionar cuanto creemos es digno y justo decir, “hilando fino”, pues bien sabemos que la sensibilidad juega a veces en contra.

    Me resulta penoso el hecho, de que haya personas capaces de traicionarse así mismas, en aras de lo “conveniente” o del criterio común; nunca sabes de que lado están ni conoces sus verdaderas intenciones, ya que siempre se posicionan del lado que “sopla” el viento.

    Dante Alighieri escribió:

    Sed cristianos, más firmes al hablar, no seáis como pluma a cualquier viento, y no creáis que os limpie cualquier agua. Tenéis el viejo y el Nuevo Testamento, y al Pastor de la Iglesia que os guía: que ello a vuestra salvación os baste. Si “mala hierba” otra cosa os grita, sed hombres y mujeres, y no ovejas insensatas”.

    Quiero creer, se puede resurgir de las “cenizas”, dejar atrás el “lastre” pesado de los errores y pecados, y abrir nuestra mirada a un presente y futuro nuevos, más justo y humano.

    Es trabajo y afán de cada día, no siempre fácil; el mal y el bien, salen a diario a “librar la lucha”, en esta sociedad donde se hace “fuerte” la mentira y apariencia, en la que muchos quieren tener “cubiertas las espaldas”, buscar complicidades, haciendo causa común, con tanto desvarío de la conciencia y sinrazón humana.

    El Papa Francisco ha expresado con total honestidad y firmeza: “yo creo que este mundo se pasó de rosca”. La Iglesia deberá habilitar espacios de encuentro y diálogo, donde poder sanar las heridas de tanto desvarío, tanta incoherencia.

    ¿Qué podemos hacer cada uno de nosotros? Personalmente, yo creo en ese SILENCIO y ESPACIO que se dejan habitar, por nobles y buenos sentimientos hacia los demás, son las mejores “armas”, para vencer las resistencias del mal, tantas animadversiones y resentimientos y tantos deseos de resarcimiento y venganza.

    Hagamos de ATRIO un espacio amable, es posible.

    Buen día a todos y todas, decir que me ausento un tiempo, hay tareas pendientes que debo hacer. Gracias.

    Miren Josune

  • Miren Josune

    A la Iglesia la guía el Espíritu de Jesús, a quien el poder del maligno, no prevalecerá sobre ella: “El Cielo y la Tierra pasarán, mis palabras no pasarán”.

    La condición humana siempre será pecadora, más la Misercordia de Dios, no niega a nadie el perdón, por muy horrendos que sean sus sucios y miserables crímenes.

    ¡Convertíos! Es la llamada que nos hace a todos Jesús.

    La Iglesia no está exenta del pecado y la maldad de los hombres y mujeres, tiene el Sagrado deber de pedir perdón yreconocer el daño causado, no más que otros. Ahí están los mártires, los crímenes del nazismo, los miles de judios llevados a las cámaras de gas, los masacrados y asesinados por regímenes dictatoriales, la ETA y sus centenares de muertos, los niños, mujeres y ancianos inocentes, huyendo de las guerras, los inmigrantes jugándose la vida en las pateras, muriendo a cientos en el mal… ¡Crímenes y más crímenes!

    ¿Qué diría Jesús de tantos “crucificados” por el mal?

    Dios no quiere la muerte ni la condena de ningún ser humano, sino que se arrepientan y no vuelvan a cometer atrocidades. La Misericordia está esperando a todos y todas sin excepción.

    La Iglesia y el mundo no necesita FARISEOS que tapen sus miserias señalando el mal de otros,

    Denunciar es un deber y ahí está la justicia y los tribunales eclesiásticos, quienes tienen la urgente responsabilidad de hacerlo.

    LA MISERICORDIA ESTÁ ESPERANDO A QUIENES ARREPENTIDOS PIDEN PERDÓN, Y NOSOTROS A DAR FIEL TESTIMONIO DE AQUÉL QUE MURIÓ PARA QUE TODOS-AS ALCANZÁRAMOS LA SALVACIÓN.

    Que paséis un día en PAZ.

    Miren Josune.

  • Santiago

    Gracias amigos por los comentarios y a Isidoro por citar parte del mío. Hay varios puntos en que  coincidimos pues yo soy producto, como vosotros, de la misma Iglesia y del Vaticano II.

    Yo hablé en general de lo que “perdimos” pero no dije que teníamos que “volver al pasado”, ni de lo que ganamos y lo que hemos avanzado. Mucho de los cambios después del Concilio fueron aceptables y acogidos favorablemente. Otras cosas, se prestaron a verdaderos abusos y causaron muchos problemas.

    Cuando hablo de obediencia no me refiero a algo absurdo, en aceptarlo todo sin crítica o reflexión, sino en una disposición para coincidir en que la experiencia y la autoridad del que está por encima de mi es para mí bien, una guía para mejorar ya que voluntariamente he aceptado esta guía y voluntariamente lo acepto en lo que me parezca correcto.

    El sentido de que yo puedo realizar algo malo e incorrecto, y que se “ha perdido”…..es un “insight” necesario en la comunidad de los fieles para poder obtener el perdón y sintonizar con la misericordia divina. No podemos mejorar sin primero reconocer que no somos perfectos y por otro lafo caemos en la cuenta que, excepto en los psicópatas, “la culpa” nos abruma. En nuestra Iglesia existe desde el primer siglo el sacramento del perdón inventado por Cristo, no para hundirnos en la vergüenza, sino para darnos  la  paz de “las conciencias” que el mundo busca a través de “otros medios” sin conseguirlo. Hay que ver la cantidad de “cultos” de todas clases que han surgido últimamente en el mundo para darse cuenta de que cuanto más nos vamos alejando de “este perdón existencial” tanto más nuestra “angustia vital” aumenta. Que hablen los psiquiatras, los consejeros, los psicólogos y los encargados de penetrar por oficio en la profundidad de las conciencias humanas y nos daremos cuenta de los tremendos conflictos de cada ser humano por el solo hecho de “estar vivos”. Creo que Jesus empezó El, primero que nadie, la práctica  de “perdonar la culpa”, tal y como el Evangelio cuenta del paralítico descolgado del techo de su casa, ya que “antes” de curarle, sabiendo que era lo que aquel hombre necesitaba “antes” urgentemente,…le  dijo de repente: “Ánimo, hijo, tus pecados te son perdonados” (Mt. 9,2; Mc 2, 5)

    Si no somos humildes por más modernos y científicos que seamos no podremos realizarnos en la comunidad y nos estancaremos en nosotros mismos porque nos apartaremos de la verdad que ha de progresar. El hombre de ciencia es el que más necesita esta virtud porque se da cuenta cuan limitado es y “solo sabe que nada sabe”. S Ignacio decía que la humildad en su primer grado es necesaria para la vida eterna. Sin reconocer nuestra gran imperfección, nunca podremos acercarnos a la Misericordia infinita.

    No, el Evangelio no puede ser relativista. No es lo mismo, ni da lo mismo ser fiel a la amistad que calumniar por la espalda a mi amigo. No da igual asesinar con premeditación que sobreponerse a la tentación de la violencia. No todos los seres humanos han perdido el sentido de la realidad y se sumergen en la psicosis. No todo es enfermedad. Tenemos intelecto y voluntad, claro, con atenuantes pero con agravantes. Y existe el mal y grados de malicia.

    Pero no se trata de una vuelta “al pasado” sino de no abandonar los principios fundamentales. Puedo ser “moderno” y “persona de la época” sin renunciar a nuestros valores básicos en una FE “recibida” que es objeto de desarrollo, de avance y de mejora. Opongámonos a toda injusticia, a todo acto en contra del amor a Dios y a nuestros hermanos, estudiemos el camino que se nos ha revelado y que se nos “revela” a cada instante, sigamos con honestidad lo que realmente creo y “debo creer” y estaremos -pienso- en el camino real de la verdad.

    Mis mejores deseos para todos y me uno a todos las personas de “buena voluntad”

    saludos   Santiago Hernández

    • Carmen

      No sé preocupe por nada en absoluto. Las cosas seguirán así siempre. tal y como están. Hasta el final de los tiempos. Y siempre con la ayuda del espíritu de su dios.
      Enhorabuena. La iglesia es suya. Disfrûtenla.
      Yo me abro. Lo que leí anoche me ha superado. Totalmente.

      • Román Díaz Ayala

        Enhorabuena, Carmen y bienvenida al club.
        A éste pertecemos los cantos rodados del catolicismo y quienes escandalizados bien de sí mismos, también de lo que hayan visto y oído, se colocan en otros planos bien de espiritualidades o de las filosofías en vigor. Y también quienes vemos en la Iglesia una realidad espiritual que no siempre coincide con las instituciones humanas ( ahora se las llama “organizaciones” como eufemismo para no decir “iglesias”) Quienes hemos sido tocados por la fe de Jesús a veces no hemos abandonado del todo la retórica tradicional escolástica, pero no significa que estemos hablando el mismo lenguaje de antes.
        No sé si me comprendes, espero que yo si te haya interpretado.

      • Carmen

        Le entiendo quizás más de lo que de imagina.
        Atrio me pareció un refugio, pero como se dará cuenta si observa con atención, se extienden, Cada vez hay más. Y la respuesta, una vez más, el silencio.
        Pues bueno.
        Mucha suerte, amigo.

      • Santiago

        Yo creo que TODOS cabemos en el mundo. El mundo ha de ser de tolerancia y de respeto a la dignidad humana ya que todos tenemos derecho a la libre expresión. Por mucho escándalo que nos produzca una opinión contraria a la nuestra, esa persona posee el derecho de expresarse de la manera que quiera mientras no se dañe asimismo o a los demás. Llegará nuestro turno, a su vez, para ejercitar nuestro derecho y exponer nuestro “punto de vista”. ¿Por qué he de ofenderme por una “opinión” contraria a la mía hecha con respeto a mi persona? Es precisamente en esta “tolerancia” al diálogo y “a la persona” por su dignidad, la base de los sistemas democráticos donde las opiniones de “todos” cuentan. Esta es la base de “un mundo mejor” donde se combata la violencia y la falta a los “derechos humanos”. Solo los gobiernos que puedan tolerar “otras maneras de pensar” y puedan aceptar el debate y la “oposición” viéndola como un progreso y desarrollo del bien común y donde no se imponga por la fuerza y la opresión , sino solo la ideas y las convicciones expresadas de manera pacífica..solo así, tendremos paz externa e internamente.

        La Iglesia es de todos…No pertenece a nadie en particular…Dice Jesus que El que le sigue no anda en tinieblas..El es la LUZ que nos alumbra a cada instante el camino a seguir..El mismo dice que su “yugo” es suave y su carga “ligera”..Que aprendiéramos de El que es “manso y humilde de corazón”..Por eso el cristianismo es para los que voluntariamente aceptan entrar “por la puerta estrecha” y seguir a Jesús, tratando de imitarle. Es principalmente por sus discípulos más íntimos a través del Evangelio, que S Justino mártir llama Las Memorias de los Apóstoles, como hemos llegado a conocer los detalles principales de la vida y muerte de Jesús, y una doctrina de Jesús “contra-corriente” difícil e improbable de inventar. Las invenciones no son paradójicas sino que favorecen las apetencias y gustos naturales aunque sean dañinos. Pero el cristianismo aparece como un escándalo y una paradoja ante el mundo.

        Paz y sosiego espiritual.Un saludo para todos

        Santiago Hernández

      • Isidoro García

        Tenemos que entender la legítima disparidad de criterios.
        Cuando aporta una opinión distinta a otra, no debería estar diciendo: “todos deberíamos pensar esto”, sino debería estar diciendo:
        “Además de los que opinan de esa manera, debería haber otros que opinen de la siguiente”.

        Es verdad que hay temas “matemáticos” o “científicos duros”, en los que 2 + 2 = 4, y la discrepancia sería señal de delirio.

        Pero en temas humanísticos y filosóficos, en los que discernimos lo que es mejor o peor, la disparidad de criterios es lo normal. Incluso los famoso “datos” numéricos, en que nos apoyamos en casi todos los temas, son subjetivos, y discutibles.

        Por eso, por ejemplo, cuando el amigo Nacho, o el amigo Santiago, aducen cientos de datos a favor de sus tesis pro Maduro, (en el caso de Nacho), y los considera irrebatibles, solo lo son, para los que están convencido de su exactitud y fiabilidad. (La vida no da certezas más que para los creyentes ciegos en una ideología, tanto religiosos como políticos, que no ven más que lo que quieren ver: ¡bienaventurados ellos!).

        Los demás tenemos que afrontar el demonio de la sempiterna duda. Porque cada uno solo nos creemos los datos que concuerdan con nuestras creencias previas. Y además los valoramos en función de dichas creencias y valores previos.

        Es la naturaleza de nuestra mente, que no está organizada para encontrar la verdad, sino para llegar a una versión de la realidad lo más pronto posible.

        La mente tiene mucho más horror a la duda que al error.

    • Carmen

      No se equivoque. No va de opiniones diferentes. En absoluto.
      Va de que hay hechos que conocí el martes por la noche. De ‘ papeles’ oficiales que leí en internet, ese invento del Diablo.
      Me di cuenta de que es una lucha imposible,la iglesia oficial nunca cambiará. Y yo no quiero estar ahí dentro.
      Si usted cree que me asustan opiniones diferentes, no sabe hasta qué punto está en un error.
      Y no, en la iglesia no cabemos todos, unos porque han salido corriendo desencantados y otros porque los excomulgan.

      Le deseo que alguna vez alcance la paz interior que mi pobre alma tiene y que encuentre al Dios que todavía no entiendo cómo mi persona logró encontrar .

      Que le vaya bien.

      • Miren Josune

        La Iglesia está compuesta de hombres y mujeres, con su fragilidad, errores y pecados, como todos, unos más y otros menos, más todos pecadores.

        La esencia de la Iglesia, que es la transmisión a través de veinte siglos de historia, del mensaje y testimonio de Jesús, esa realidad que da sentido a mi fe de creyente, no cambiará por mucho que el mal se empeñe en destruirla.

        Como a una madre le duele las caídas, traiciones y abandonos de sus hijos, así a la Iglesia le afectan y laceran tantos pecados cometidos.

        Jesús no fue a la Cruz por las ideas de unos u otros, sino por Amor y Misericordia para con todos. En este sentido, la Iglesia, se ha hecho portadora del mensaje de Salvación, esa Buena Noticia que Jesús dejó encomendada a sus seguidores: “id por todo el mundo,anunciad el Evangelio, el que crea en mí y se convierta se salvará, el que no, hallará su propia condenación. Un Mandamiento nuevo os doy, que os améis unos a otros como yo os he amado, en esto conocerán que sois mis discípulos.

        Traído al momento presente, la Iglesia, fundada con legítima autoridad concedida por Jesús, a través de los Apóstoles y en su derecho el sucesor de Pedro, tiene el deber Sagrado, de dar testimonio creíble, con obras y palabras.

        No es una institución más, cuyos miembros puedan actuar al libre albedrío, cada quien según sus ideas y actitudes. Todos y todas son portadores de un único mensaje, la Buena Nueva del Evangelio, vivirlo y hacerlo coherente y creíble.

        La Iglesia tiene el Sacramento del perdón y la Misericordia, para quienes arrepentidos de los pecados, puedan retornar a la “Casa del Padre”.

        Nadie pues, ha se sentirse excluído, rechazado, señalado.
        “Hermanos mayores” abundan en la Iglesia y fuera de ella; son los “puros e intocables”, “rasgándose las vestiduras” y señalando el pecado ajeno, sin Misericordia.

        Y si los hijos son malos, han cometido crímenes horrendos, ahora “voy yo”, denigro y hago caer todo el oprobio sobre su Madre, ella es, la “culpable” de todo, porque “lo sabía”.

        No he conocido a ninguna madre de drogadicto y asesino, que denuncie a su hijo. ¿Está mal? Es evidente que sí, más una madre escoge siempre el camino del perdón y Misericordia. Son muchos los que se arrepienten y pasan el resto de su vida, resarciendo a las víctimas del mal causado.

        No, la Iglesia no va cambiar la Misericordia de Cristo, La puerta estará abierta y en su dintel, un PADRE BUENO.

        Miren Josune.

  • Carlos

    Veo un comentario firmad Carlos que no es mío, el autor del artículo. No debían pasar estas cosas

    • Miren Josune

      Por lo menos aclararlo o poner un apellido. La palabra es: ¡¡RESPETO!! Vamos a creer que ha sido un despiste.

      Miren Josune

    • oscar varela

      Firma “carlos”; no firma “Carlos”.
      Pero el pedido de Carlos (Barbera) es importante de atender.
      Al mismo tiempo que es importante atender al enorme esfuerzo del Cumpa A.D.
      ¡Vamos todavía!

    • Román Díaz Ayala

      El firmante carlos ( con minúscula) aunque no se prodiga mucho en sus comentarios lleva ya mucho tiempo participando aquí en ATRIO. Por el tono y el contenido de los comentarios de los dos carlos hasta ahora no parece haber existido ninguna confusión. Además del detalle expresado por Oscar de C mayúscula para Barberá y de c minúscula para este carlos.

    • Mª Pilar

      Siento no haberme dado cuenta… me pareció que vibraba la misma sintonía.

      ¡Pido disculpas de corazón!

      Pero… no retiro lo dicho en el, así lo percibo en lo más profundo de mi ser.
      mª pilar

  • M.Luisa

    Hola Miren:

    dices que tu intelecto no alcanza la realidad de Dios, naturalmente que no, ni tampoco el mío  ni el  de nadie, pero no por ello  hemos de renunciar  de esa su función primaria que es el sentir intelectivamente la realidad que nos rodea. En Occidente se ha tenido un concepto erróneo  de nuestra inteligencia, de tal manera que se ha pensado que su función primaria es la de juzgar, idear y  conceptuar, pero esto siendo verdad no es desde luego  su función más primaria y elemental.

    Dices: “Si Dios ESTÁ, lo puedo “colocar” donde quiera, incluso llegar a ignorar su presencia, como si de una “utilidad interesada” se tratase, o una marioneta de guiñol, “bailando” a mi antojo y entreteniendo los vacíos de la vida”.

    Fíjate que describes una situación que parece como si fuese el punto en el  que ahora perdidos  nos encontramos y precisamente a mi modo de ver la causa de todo ello ha sido  la preeminencia del juicio sobre la realidad que se juzga.
    No se trata de la fórmula  “si

    Dios “ESTÁ”  dices, pero no es precisamente  éste un buen enfoque  ni se ajusta a lo que yo expresé. Por qué?  pues porque  como realidad humana que somos,  lo que nos está presente no es el concepto “Dios”  sino su realidad que nos es accesible primordialmente por los sentidos. A mi modo de ver, es lo contrario,  respecto a lo que dices pues precisamente  es la idea que nos hacemos de ella Dios(de su realidad) lo que es manejable  y susceptible de utilidad interesada.

    No se trata de que Dios esté o no esté,  sino que desde la problemática en la que nos encontramos una de las alternativas  puede hallarse aludiendo  al conocimiento humano y modificando la  manera que se ha concebido éste tradicionalmente. Por eso  me permití poner sobre la mesa este asunto de   la filosofía del “estar” sobre la del “ser” la cual ésta ha sido desde antiguo la predominante.
    Entonces, desde una perspectiva biológica de la inteligencia   lo primario de ella no es ni idear ni juzgar,  sino sentir la realidad que nos envuelve en el entorno físico en el que estamos que por serlo es algo que se sabe  fruitivo  más que cognitivo.
    El sentir humano y la intelección no son dos actos numéricamente distintos cada uno completo en su orden, sino que constituyen dos momentos de un solo acto. Por supuesto  que este acto no alcanza  realidad ninguna ni tampoco la  de Dios pero aun siendo así, de cara  al conocimiento, este nivel,  por el hecho de tenernos vertidos a lo sensible no debe despreciarse  (ese fue el gran error de Occidente) que en aras  de la verdad esencial dejó escapar la realidad verdadera.

    No quisiera terminar,  sin decirte que  a ti, Miren,  tal vez, sería la última persona a quien le hubiera dirigido  lo expresado aquí, pues, aunque hace poco tiempo que te conozco,  te considero  persona  de firmes convicciones y de fe serena, sólo he intentado modestamente responder a tu  interpelación.

    un cordial saludo

    • Miren Josune

      Un poco de Luz, en medio de tantas “seguridades” que alejan de lo esencial.

      1° – Yo no he entrado en este foro a mantener una postura de enfrentamiento sino de respeto, hacia todas las opiniones, pues creo son tan legítimas como las mías, incluídas las ideas, sean de orden religioso, político o social.

      2° – El SER de Dios, su esencia verdadera, nos la ha revelado Jesús: Dios es Amor, el cual se manifiesta, a través de su gran Misericordia. Amor que es Ruat de Vida, aleteando a través de su Espíritu, dentro de cada uno de nosotros, y avivando las “brasas encendidas” de nuestro corazón.

      3° – Cuando hablo del nombre de Yahvé, “yo soy”, me refiero al principio de la Creación, en ella se nos revela que “el Espíritu de Dios” se cernía sobre las aguas” y que la Palabra (Verbo) existía, era Dios y estaba junto a Dios. Naturalmente hace referencia a Jesucristo, Verbo encarnado en un cuerpo humano. Desde ese momento, el SER de Dios, “ESTÁ” y se hace presente en medio de nosotros, se deja “tocar” y “ver” a través de Jesucristo. Es Jesús quien nos revela que el Padre y él son uno, una misma VERDAD, VIDA Y AMOR.

      Si en la Creación se manifiesta la inefable grandeza de Dios, en la Humanidad, Dios nos muestra su AMOR Y MISERICORDIA, ha querido hacer VERDAD a través de Jesucristo.

      4° – Sólo podemos comprender la realidad de Dios, ver su “rostro de Amor” a través de Jesús. El camino de la fe pasa por Jesús, así lo ha concebido Dios desde el principio. En Jesús, no sólo hemos de ver su humanidad, sino que él mismo nos invita a creer, en esa Comunión de Amor y Vida con su Padre.

      5° – La corriente del relativismo existente, basado en la incrédula realidad de Dios y contribuyendo a ello, una actitud narcisista y ególatra, autosuficiente y llena de soberbia, pretenden hacer de Jesús, un hombre concebido sólo desde la condición humana e ignorando la naturaleza del Dios del Amor, encarnado en él.

      Este “es” el dios, que algunos pretenden imponernos, amén de otras inclinaciones de la razòn y sus obtusos desvaríos. Cuando no, politizando lo Sagrado en un brebaje imposible de digerir.

      Así, contemplamos con estupor, como algunos, muy eruditos por cierto, sacan sus “empolvados chotos”, para llegar a la triste conclusión de que, Jesús, ni es el Resucitado, ni el Hijo de Dios, y si me apuran un poco, ni de María de Nazaret, su madre. Esto no es nuevo, ni siquiera Tomás podía creer, sino con la certeza de sus ojos y el tacto de sus manos: “Señor mío y Dios mío”. Esta Verdad, fue también, la causa que le llevó a la muerte.

      6° – Yo prefiero hablar de la SABIDURÍA DEL CORAZÓN, la que Jesús expresaba de este modo: “te doy gracias, Padre, porque has revelado estas cosas a los humildes y sencillos, y no se las has dado a conocer a los doctos y entendidos”. Y es que, una vez más, “el corazón tiene sus razones, que la simple razón desconoce”.

      El “ESTAR” de Dios, no ocupa un lugar o espacio, es un corazón , lleno de Amor y Misericordia.

      Y dicho con plena libertad y sin ánimo de ofender a nadie, debo decir: no comparto ciertas ideas y argumentos, más deseo que este espacio, abra los corazones a la Luz de la Verdad, y puedan al menos, decir de nosotros: “MIRAD QUE BIEN SE RESPETAN Y COMPRENDEN.

      ¿Es mucho pedir? Bueno. Eso sí, que grato es que participemos tantos y tantas veces.

      Miren Josune.

      • M.Luisa

        Pues de eso se trata, Miren, de participar y de opinar, y así lo hice respecto a tu interpelación sobre mi comentario. Es evidente que son dos puntos de vista que difieren pero sólo en el orden de sus posicionamientos, uno se coloca al principio y otro al final y por tanto muy bien pudieran coincidir al término de un debate que no en una discusión pero, eso sí, exento de cualquier susceptibilidad.
        Un cordial saludo

  • h.cadarso

    Hay mucho que leer y reflexionar en vuestras aportaciones y en la de Barberá. Hay una “iglesia” o “pueblo de Dios” que trabaja por humanizar esta sociedad en que vivimos. Una “iglesia” que habitaron en los años 1936 y siguientes muchos que terminaron fusilados en las cunetas condenados por buscar el Reino de Dios en este mundo. Yo me siento muy unido a ellos y a todos los que hoy siguen luchando por un mundo mejor, por ejemplo a mi hermana Sole de la que habla otro reportaje en Atrio; me siento muy unido a un pastor evangélico luterano y un íntimo amigo del mismo anarquista que fueron fusilados juntos, y a un franciscano amigo de los socialistas republicanos al que también fusilaron en la Rioja…

    No me siento pertenecer a la sociedad de los que se dicen creyentes pero no practican la solidaridad y el humanismo que practicó Jesús. Y me siento hermano de esas prostitutas de las que se dice en Atrio que gustaban de dar placer a personas desechadas y despreciadas por todos…De tantas “Magdalenas” hundidas en la prostitución por unas condiciones de vida inhumanas…

    Esa otra iglesia que vive en Roma, en una corte medieval y una monarquía absoluta, esclava de unos ritos y una herencia y unas vestimentas de sátrapas y fantasmas, en esa iglesia me cuesta creer. Admito que el Reino de Dios es como un campo en el que el enemigo sembró cizaña sobre el trigo, y hay que dejar que el uno y la otra crezcan juntos, pero intento discernir y conocer a los hermanos como hermanos, y a los sátrapas y asesinos como asesinos.

     

  • Isidoro García

    Leo en el magnífico periódico (para mí), El País, un artículo de J. A. Marina en el que cita a Gustave Le Bon, que “estudió el sorprendente hecho de que personas inteligentes, razonables y libres, pueden actuar de manera inesperada cuando se integran en una multitud. Mientras se encuentra en ese estado, el individuo pierde su identidad, sufre un contagio emocional y se halla en estado de sugestibilidad”.     

          “Le Bon critica duramente esta situación: “Por el solo hecho de formar parte de una multitud, el hombre desciende varios escalones en la escala de la civilización. Aislado, era quizás un individuo culto; en multitud, es un individuo instintivo y, por consiguiente, un bárbaro””.

    Y pensaba que en general la fuerza de toda Institución colectiva, (Ejércitos, Iglesias, Partidos políticos, equipos de fútbol, etc.), pasa por canibalizar la fuerza de los individuos que la integran, y para ello, consciente o inconscientemente, intentan “masificar” a sus integrantes.

    O sea intentan tribalizarle, hacerle perteneciente a una mente colectiva castrando su personalidad, bajo mil pretextos.

    Dice el amigo Santiago, y con razón: “se perdió el sentido de la culpa del pecado y de la responsabilidad, se perdió el respeto a la autoridad que enseña, se centró todo en la opinión individual, se puso a un lado las virtudes morales como la humildad, la obediencia al superior, se creó un relativismo moral, social y doctrinal acomodaticio a nuestra mentalidad moderna, se centró todo en la omnipotencia del “ser humano” y que algún día “lo sabremos y lo resolveremos todo”.

    Y digo que tiene razón, porque todo lo que señala es verdad. Lo único que él lo ve como males y yo lo veo como fruto del proceso de despliegue de nuestra conciencia, de nuestro proceso de acercamiento paulatino a la maduración y auto realización psicológica.

    Claro que este proceso, como todos se puede hacer bien o mal, y habrá muchas personas, que en este proceso de autonomización personal se desviarán y les conducirá solo al hedonismo, y al egotismo mas descarnado. Pero un proceso se debe juzgar por los que lo hacen bien, no por los que lo hacen mal.

    No se rige por las mismas normas, un grupo de niños de 8 años, que un grupo de mayores de 25 en adelante. Las normas que se exigen a los primeros son improcedentes para los adultos.

    Exigir humildad frailuna, u obediencia ciega al superior, o reconocer autoridad absoluta al que te enseña sus ideas sobre cualquier tema, en este mundo de hoy, es señal de infantilización, (no haber superado la impronta cognitiva sucedida en la infancia), o de un exceso de inseguridad personal, (que le hace a uno aferrarse irracionalmente al grupo en el que nos hemos incardinado).

    El gran reto del futuro, en el que vamos ineludiblemente hacia la integración en una Supermente humana global, (el reino de Dios, el Cuerpo crístico, la Comunión de los Santos, etc.), será lograr que esa integración no vaya en detrimento de nuestra autonomía, y auto realización creativa personal, que beneficiará indudablemente a la colectividad.

  • Carmen

    Pues si el nuevo paradigma es volver al de siempre pero más reforzando, no sé yo.

    Y el caso es que me considero cristiana, pero leyendo cosas como estas de perdon, culpa, sacrificio, autoridad, que si esta vida no se vale y que hay que invertir en la otra…. Pues creo que una vez más me equivoco. Eso no va conmigo. Seré una gentil. Esperaré en el atrio de los gentiles .

    De todas maneras, permįtame una sugerencia. Cuidado con la obediencia. Es muy peligrosa.

    Un saludo cordial

  • Santiago

    Centrémonos en el tema principal del artículo que ha despertado tan oportunos e interesantes porque se trata de actuar en lo espiritual, que es el legado del mensaje evangélico.

    Como ha sugerido  Carlos, la Eucaristía, centro de la espiritualidad cristiana, presenta 2 dimensiones fundamentales e igualmente importantes. Es sacrificio y sacramento. Sacrificio por la representación del Memorial de la Pasión de Jesus que estâ implícita en el Cuerpo “entregado” y la Sangre “derramada” en remisión de los pecados, y esto ES lo que permanece”, y es sacramento porque nos da la gracia para vivir este amor que recibimos gratis  en comunidad, en un “banquete de gracia” eucaristico, en que todos nos comunicamos en el amor a ejemplo de los primeros cristianos en las celebraciones “agapé”, en donde todos tenían “un solo  Espíritu”  un “solo corazón” compartiendo tanto los bienes espirituales como los materiales.

    Por eso la Eucaristía es una comida de acción de gracias. Jesus daba gracias porque el Padre no le iba absndonar, porque iba El a poder consumar su sacrificio voluntario “hasta el final” y por el triunfo de su Resurrección. El primer encuentro post-Resurrección sucedió el “primer dia” de la semana” que es “el día del Señor” que vinimos a llamar Domingo. Por tanto, las dimensiones eucarísticas abarcan toda la vida cristiana. En el “nuevo paradigma”se ha de explicar con más detalle y más prácticamente la riqueza perenne de este sacramento resaltando todos los valores que tiene en si en el misterio de Cristo. No es solo “un ritual individual solemne” para la salvación “de uno”, sino que al unirnos a Cristo en la Eucaristía nos unimos a cada uno de nuestros hermanos que sufren las vicisitudes que conlleva la vida diaria y nos ofrecemos en la oración y en la acción con objeto de aliviar el dolor y el sufrimiento humano con nuestra acción personal de la misma manera que Cristo oró y ofreció su vida por TODA la humanidad.

    Lo que se ha perdido es la verdadera espiritualidad. El Jesús del Evangelio nos manda ser perfectos “como vuestro Padre celestial es perfecto”. Nos quiere  puros  de espíritu, puesto  que aún con el pensamiento y el “deseo” podemos adulterar “en el corazón, quiere que imitemos Su Misericordia socorriendo a los más vulnerables, quiere que aprendamos a perdonar, no sólo “setenta veces siete” sino hasta nuestro enemigos, quiere que le sigamos a El solo pues el que le sigue “NO anda en tinieblas. El cristianismo es SEGUIR con fidelidad en pos de una sola Persona y realizar lo que el nos dice a través de su Evangelio y moviendo nuestra voluntad hacia la FE en El.

    Pero se perdió el sentido de lo sagrado, de lo sobrenatural, se dio rienda suelta a las especulaciones teológico-morales más extravagantes desprovistas de una base histórica real, se puso en duda todo lo relacionado con la fe, se perdió el sentido de la culpa del pecado y de la responsabilidad, se perdió el respeto a la autoridad que enseña, se centró todo en la opinión individual, se puso a un lado las virtudes morales como la humildad, la obediencia al superior, se creó un relativismo moral, social y doctrinal acomodaticio a nuestra mentalidad moderna,, se centró todo en la omnipotencia del “ser humano” y que algún día “lo sabremos y lo resolveremos todo”.

    Por eso “en el nuevo paradigma” tenemos que hacerlo de nuevo volviendo a la pureza evangélica real, tomando lo que es “perenne”, lo que corresponde a la naturaleza del ser humano tal y como lo enseño Cristo que nos dijo que nuestro destino verdadero pertenece a “la vida eterna”, que esta vida es pasajera  y que de que nos sirve “ganar todo el mundo” si perdemos esa misma vida “que es la verdadera”. La felicidad está vivir “de  n o v o” en el mundo sin dejarnos arrastrar por las adicciones que nos tientan a cada instante, viviendo con la alegría de Cristo en nosotros en nuestra propia espiritualidad cristiana.

    Un saludo cordial

    Santiago Hernández

     

     

     

     

     

     

    • Román Díaz Ayala

      Para centrarnos en el tema, y en eso estoy de acuerdo contigo; en que podemos ir al meollo de lo que plantea Carlos, tendríamos que estar todas las partes intervinentes en un mismo ý único plano de comprensión.Pero he aquí que sólo nos unen el deseo o la búsqueda de mayores satisfacciones espirituales y morales. Luego vienen quienes lo buscamos dentro del mensaje, y quienes lo buscan en su insatisfacción lo hacen explorando otros caminos.
      El común denominador, y en esto veo el atino de Carlos, es que el paradigma tradicional ha dado paso a otro nuevo. Trento significó construir una espiritualidad nueva, una nueva visión de la Iglesia amenazada por la división causada por el protestantismo iniciado por Lutero. El final “oficial” lo tenemos que situar en el Concilio Vaticano II (1963-1965)
      Ahora bien, el antiguo lo explicita en “doctrina y culto”, mientrs que anuncia uno nuevo bajo el epígrafe de “acción y espiritualidad”. También dice algo, en lo que yo no estoy en absoluto de acuerdo: en que nos empeñamos en mantener con nosotros el antiguo paradigma “salvo Francisco” (de ahí su soledad).
      Francisco secunda una corriente de renovación que existe en el seno de la Iglesia (por la Católica) y se empeña en hacerla visible dentro de “la oficialidad”. Por desgracia esa oficialidad está completa principalmente por el clero y el “estamento” religioso, por lo que no estoy de acuerdo con Luis Alberto( su comentario de 12,Feb. o,42 hora)
      No son sólo los más viles delitos contra la moralidad sexual condenables en todas las sociedades, que se añaden a los pecados de injusticia amparados por legislaciones económicas como prácticas sociales admitidas, sino un problema de fondo que afecta a todo el colectivo donde el laicado es la inmensa mayoría.
      Me refiero a la razón individual como norma suprema de moralidad.Hemos diluido la noción de pecado de manera que nos cuesta llegar al reconocimiento de que somos pecadores, nuestra condición de desnudez delante de Dios, allí donde apenas podríamos vislumbrar la misericordia.”Dios nos ama cuando somos pecadores y vela por nosotros para que podamos reconocerle,… todo lo cual es una acción gratuita de Dios (Jesús Villarroel O.P., Teología de la Renovación Carismática)

    • Carmen

      Sabe qué pienso? Que siempre ganará su postura en la iglesia oficial. Es inútil todo lo demás. Y muchos de ustedes lo saben.
      Pues bueno. Tampoco me va nada personal en esto. Gracias a dios ya no ejerzo como maestra. Porque la educación , según y como la entendemos algunos,no trata de imponer un pensamiento único,ni de fomentar la obediencia. Ni evitar que los niños expresen lo que piensan y sienten. Va de desarrollar el sentido crítico, el diálogo entre iguales,la búsqueda de soluciones entre todos, de investigar todo aquello que no te cuadra y te interesa.
      En fin
      Mucha suerte.
      Un saludo cordial.

      • Mª Pilar

        ¡¡¡Muy bien dicho Carmen, gracias!!!

        Un abrazo entrañable… ese es, el auténtico problema de las iglesias, la divinización, sus lenguajes antiquísimos, y la obediencia ciega a los mandatos humanos.

        Si de verdad creyéramos en Dios… sería un Dios para todo ser nacido, y representado de tantas maneras como el ser humano lo busca.
        mª pilar

  • Miren Josune

    Olvidaba este pensamiento: Si Dios ESTÁ, lo puedo “colocar” donde quiera, incluso llegar a ignorar su presencia, como si de una “utilidad interesada” se tratase, o una marioneta de guiñol, “bailando” a mi antojo y entreteniendo los vacíos de la vida.

    En cambio, si Dios es el SER, que desde siempre ES y EXISTE, entonces yo, que SOY imagen de su Amor, estoy habitada por su “aliento” de Vida, y puedo SER “rostro y presencia de su Amor” para los demás.

    “Cómo decir que amamos a Dios a quien no vemos, si no amamos a quienes sí podemos ver”. Ahí ES Y ESTÁ JESÚS, AHORA TOCA A NOSOTROS HACE CREÍBLE SU AMOR.

    Para mí, esta “trigonometría” está resuelta e intento cada día hacerla más Verdad.

    Me retiro al silencio, tiene razón el P. Carlos, a veces, hablamos mucho. Es que las mujeres llevamos siglos sin ser escuchadas, y creo que es hora ya de decir, que somos las “Miróforas” del SIGLO XXI, portadoras de la “mirra” del Evangelio, enviadas a SANAR las heridas y anunciad al mundo, que Jesús VIVE y su Amor permanece en nosotros.

    Miren Josune.

  • Carmen

    Una hecho real. No hay que pensar.

    En una de las clases de ciudadanía que compartíamos mis niños de segundo de la ESO, trece catorce años más los repetidores , como siempre se acabó hablando de ‘ lo que luego dicen los curas…’ porque estábamos en un colegio religioso y era una frase recurrente. No sé cómo se acabó hablando de la muerte de la abuela de uno de las nenas. De ahí se pasó a la enfermedad y de ahí a la oración para pedir que se cure la gente.

    Tendrían que haber escuchado.

    Por qué dices que se curó tu madre? La mía se murió y recé muchisimo. Qué pasa? Que Dios te hace caso a ti y a mi no? No hace caso a nadie, a nadie.

    Y ahora sigan ustedes dando clase.

    Cómo está, mil cosas les puedo contar. Mil.

    Pues si, hace falta una nueva teología, aunque haya que pensar un poco.

    Claro, que siempre nos quedará África.

    Personalmente prefiero París.

    Un saludo cordial.

    • Carmen

      La iglesia oficial sabía lo que hacía cuando luchó a tope para eliminar esa materia.
      Cuando llevaba un par de años compartiendo esa clase con los niños, en la que aprendíamos todos, desde luego la profesora mucho más que los alumnos, llegó una carta de no sé dónde,en la que decía que se eliminaban contenidos referente a la identidad sexual, al aborto y no sé qué más.
      Pero yo tenía el libro antiguo.

      De verdad que…

  • Isidoro García

    Amigo Carlos, tu artículo es una confesión de que algo no funciona en el cristianismo moderno, (en todas las confesiones) a excepción de los que se dedican exclusivamente a fomentar la ausencia de espíritu crítico y la infantilización personal. (Por eso algunos solo le ven futuro a la Iglesia mas que en Africa).

    Y tendríamos entre todos que profundizar las causas de ello. Se supone que esto es un foro de reflexión y pensamiento. Esto no es un guión para lo que se tiene que decir a los niños y a la gente no letrada en las catequesis y en los sermones de tu parroquia.

    Pero para tener una buena práctica hay que partir de una buena teoría. El divulgador, el que acerca el saber a los menos letrados, debe tener las ideas lo más claras posible, y en profundidad, y luego modulará su mensaje en función de los oyentes, traduciendo su lenguaje al de ellos.

    El ejemplo que ponía de Averroes, es iluminador.

     

    ¿Qué es lo que chirría en el mensaje actual de la Iglesia, y por lo que la gente muchas veces subconscientemente “pasa”?.

    Yo creo que la gente no se cree el providencialismo, o sea la idea de la presencia de Dios, atento a todos nuestros actos, y atento a nuestras plegarias. Que es lo que denunciaba Bonhoeffer.

    Clamaba crudamente el hipercatólico Leon Bloy en una anotación en su diario en 1904: “Sin noticias de Dios“. ¡Dios está ausente!

    La Iglesia durante muchos siglos ha tapado esa ausencia de Dios, a base de una ingestión masiva y forzada de sacramentos, ritos y oraciones vocales, (cuanto más largas mejor), un poco como se hace el foigras con los patos, con un buen embudo catequético-clerical.

    Pero cuando la automonía crítica de pensamiento, ha ido creciendo, esa ingestión masiva de ritos vacíos, o con significados raros,  ha cursado en indigestión y vomitona:

    (Presencia física de Jesús en la hostia consagrada;

    necesidad de confesar a un humano, (muchas veces vecino del pueblo), todas tus miserias personales, repetición de 50 ó 150 veces de una misma petición a Dios, como si fuera sordo o tonto;

    aceptación como “normal”, que un padre amantísimo, te condenará a tormentos eternos, sin pestañear;

    la gran “importancia” de que la madre de Jesús conservara su virginidad antes, en y después del parto, etc. etc.).

    Pero yo creo que todo eso es pecata minuta, con la idea de que Dios Padre-Jesús-Espíritu, (que aquí no se sabía muy bien quien era quien o si todos eran todos al tiempo –un cubo de confusión más en este océano de ilógica), estaban ahí, escuchándote y te promete su ayuda.

    Ayuda que la gente luego no notaba en absoluto. (Los viajes de vuelta de las antiguas peregrinaciones a Lourdes o Fátima, debían ser deprimentes…).

    Todo eso ya no cuela, para muchos conscientemente, pero para la mayoría de forma inconsciente.

    Y si no queremos que la gente piense que todo es una pura mentira o invención bienintencionada o no, (hay muchos intereses profesionales por medio), habrá que admitir, que quizás hay que repensar la “economía divina”, con el humano, y su forma en que su presencia misteriosa, está ahí.

    Si religión es la forma de religar al hombre con la Trascendencia, habrá que repensar esa relación, con una nueva perspectiva, lo más científica y psicológica posible.

    Hay que reinventar un cristianismo nuevo, cargando las tintas en los mensajes de sabiduría humana de Jesús, que se traslucen de la información confusa que nos ha llegado de su pensamiento, retraduciéndolo a la edad moderna, pensando la labor de construcción del Reino de Dios, como un “renacimiento” personal de cada uno, (volver al vientre de nuestra madre), en el sentido de esforzarse por culminar nuestro proceso personal de maduración psicológica y auto realización personal, como indican muchos buenos psicólogos.

    Y la parte de “teología”, o conocimiento del papel del humano en el Cosmos, deberá ser un nuevo relato que deberá contener por un lado, la historia de la especie humana, (concordando con lo que la ciencia nos dice), junto con una Trascendencia inmanente, (aunque suene a contradicción), amorosa pero respetuosa con nuestra autonomía, y además el papel del Jesús histórico, en esa relación humano-Trascendencia.

    Teilhard, dio el primer paso, en la formación de ese nuevo relato. Pero hay que ir mucho más allá, desprendiéndose de toda la ganga teológica.

    Hay que refundar el cristianismo. Y eso sinceramente lo veo muy poco factible si no hay una intervención excepcional del Espíritu Santo, como en la época de Jesús y Pablo.

  • carlos

    Lo que la gente sencilla, de a pie necesita son ejemplos vivos a quien seguir  y palabras sencillas que se entiendan claramente.

    La especulación teológica y metafísica no le interesa porque no lo entiende.

    Una religión basada en el amor a sí mismo y entregada al prójimo sin complicaciones, sin premios ni castigos es lo que busca hoy la gente.

    Una espiritualidad que lo libere de tantos miedos concebidos por demonios e infiernos.

    Una espiritualidad que lo llene de Luz sin tanta verborrea.

    Una vida más cerca a Jesús que a sus “representantes” aquí en esta tierra.

    Es tan difícil de concebir??

     

    • Carmen

      Por lo visto no es fácil.
      Y pensar de vez en cuando, pues tampoco está mal. A mí me gusta.

    • Miren Josune

      P. Carlos, estoy totalmente de acuerdo con lo que dice, más sigo creyendo que además de Jesucristo, el crisiano sigue necesitando recerentes válidos que, con su ejemplo de vida, den ejemplo de seguimiento a Jesús. Y esta verdad empuja y “arrastra” a hacer creíble la Luz luminosa del Evangelio.

      La Iglesia de hoy como bien se ha pronunciado necesita con urgencia, Pastores “con olor a ovejas”, no “funcionarios de lo Sagrado”, acomodados en sus “poltronas” y rodeados de una corte de “imprencindibles”. Si no pueden sostenerse “en pie”, con todo mi respeto, que dejen el relevo, pues ni hacen ni dejan hacer. Hay un tiempo para todo en esta vida, menos permitir que las “ovejas” se alejen cansadas y heridas, en busca del Jesús del Evangelio.

      Y es que, sigo creyendo que si no se ES es imposible ESTAR.

      Un saludo agradecido, por sus clarificadoras aclaraciones, AMGD.

      Miren Josune.

  • M.Luisa

    Los comentarios tan interesantes del presente  hilo  que leí  este fin de semana,  hay dos de ellos que me suscitaron de nuevo a volver sobre  una idea  a la cual aquí me he referido  en algunas ocasiones siguiendo el método de la filosofía del “estar” sobre la del “ser” tradicional,  eso sí,  sólo a modo  de pinceladas.

    Y es que  Carmen  en un comentario  escribe que ella parte de la base  de que no tiene idea de quien puede ser Dios, pero que de estar sí que está, decía.

    Luego leí lo que le respondió  Miren Josune, que me pareció muy bello y muy bien expresado  pero en torno a una formulación  inversa a la de mi planteamiento pues ella, si la interpreto correctamente antepone el “ser” al “estar”, dice así:

    “yo creo que es más difícil comprender que “está”, a saber que ES. Porque para saber que un Ser o algo “está”, primero se nos tiene que revelar y le hemos de reconocer”.

    Pienso que como  toda realidad, la realidad de Dios antes de conocerla y comprenderla  por nuestra inteligencia, es decir, antes de que se nos revele como  presencia,  es una realidad que nos está presente por los sentidos.

    Sin embargo tradicionalmente ha prevalecido la presencia motivo por el cual  ha sido la jerarquía eclesial la encargada de predicar su esencia desencarnada. ¡Y así es como nos encontramos ahora!

    Aprovecho para enviaros un saludo a las dos.

    • Miren Josune

      María Luisa, mi intelecto no alcanza la realidad de Dios, más la esencia de su SER se me ha revelado en Jesús, Amor y Misericordia del Padre,

      ¿Y dónde ESTÁ su Amor y revela su Misericordia? Pues en la vida y el testimonio que nos dejó, como Mandamiento fiel de su Amor,

      Ahí ES Y ESTÁ EL ESPÍRITU DE JESÚS, CLAMANDO Y LLAMANDO AL PADRE DE MISERICORDIA:¡ABBÁ!

      Sigamos aunando voluntades y la Luz se irá abriendo paso en nuestra vida.

      Somos una microscópica célula del Amor de Dios, en medio de un Universo lleno de estrellas y galaxias. Sin embargo, Dios escogió nuestra frágil humana condición, quiso mostrarnos su “rostro” de Amor.

      Gracias,un saludo Miren Josune

  • Los términos “clero”, “Iglesia”, “papado”, en algunos solo provocan reacciones de defensa. Así piensan: “Del clero y de la Iglesia hemos oído hablar ya demasiado, y las más de las veces no se ha tratado nada grato”. Hoy estos términos han caído en descredito, y por consiguiente nace la “contestación”. Qué piden estas personas: REFORMA a la reforma.
    Pero, ¿por qué la Iglesia les resulta antipática a ciertos “contestatarios”, incluso a ex sacerdotes de amplia trayectoria teológica en universidades conocidas de España? Hay muchos motivos y de diversas índole. Algunos dicen que la Iglesia y el clero se han adecuado a los parámetros del mundo actual. A mi juicio, el descontento de estas personas hacia la Iglesia comienza con el hecho de ser una institución como tantas otras y como tal limita SU LIBERTAD. La sed de libertad equivale al deseo de liberación y la sensación de no ser libres. No hay que fiarse de Roma; Roma siempre sigue igual, Roma quiere dominar, Roma abusa de sus poderes, Roma exige una obediencia ciega, legalista y forzada, Roma aliena el pensamiento teológico. Esto me hace recordar el odio encomendado por Lutero a sus seguidores: “Presérvese esta única cosa al momento de morir: odio a Roma y al Pontífice romano”.
    La cólera contra la Iglesia tiene un carácter particular, ya que de ella se espera más que de otras instituciones mundanas. En la Iglesia se debería realizar el sueño de un mundo mejor. Y como la Iglesia no es como se presenta en los sueños, “un mundo mejor”, se necesita edificar una “Iglesia mejor”, una Iglesia de plena humanidad, llena de amor fraterno, sin pedófilos, sin poder, sin jerarquía, una mansión de reconciliación de todo y para todos.
    Pero nos hemos olvidado que existe una Iglesia “en la carne” con la íntima trabazón de sus miembros. Ni la Iglesia ni su dirección es puro espíritu. No hay lugar en la estructura de una Iglesia “en la carne, el ANGELISMO.
    Solo las sectas antipapales del siglo XII, soñaban con una iglesia espiritual, pura y santa.
    El que sueña con una iglesia “en la carne” que siga quedándose, porque jamás encontrará otra Iglesia ESPIRITUAL.
    Saludos

    • Carmen

      Aaaaaaayyyyyyyyy.
      Dice cosas tremendas.
      Aaaaaaayyyyyyyyy
      Quién es el que no tiene fe en la iglesia?
      Pues yo me quedo. Y mira que a veces me han invitado a irme, no es mi sitio, dicen.
      Mi padre tenía una frase de esas grandes: ‘porque usted lo diga…’76
      Pues eso digo.
      Un saludo cordial

  • Miren Josune

    Carmen: otra vez aquí, espero que nadie se canse con tantas elucubraciones, y que todo sea una disertación constructiva y clara, que reafirme aún más, la creencia en el Dios del Amor, Padre de todos.

    Para mi criterio, SER O NO SER be or not to be, es la esencia de una realidad diferenciada del ESTAR. El SER, en relación al Creador, abarca todo cuanto es y existe. Y como personas, SER es algo más que un cuerpo, pues hemos sido creados según la imagen de Dios, luego, semblanza que ES y refleja al Dios que nos habita.

    Me niego a creer en la evolución absurda, sin un por qué ni razón, eso me parece lógico, en cuanto a los vegetales y otras especies.
    El SER humano no ha surgido de la casualidad, Alguién hizo real, su presencia sobre la Tierra.

    Creo que Jesús se adentró en esa Comunión de Amor, con el Padre y el Espíritu Santo, familia que forman la Trinidad de Dios.

    Cuando Dios increpa a Moisés, pregunta a , que le habla desde la zarza ardiendo: “quítate las sandalias, pues el lugar que pisas es espacio Sagrado”. Aquí Dios aproxima al hombre su certeza: Dios está habitando en un lugar Sagrado, que se hace invisible a nuestra mirada.

    Éxodo 3:13-20

    Moisés pregunta a Dios: “Mira, yo iré a los israelitas y les diré: “El Dios de vuestros padres me ha enviado a vosotros.” Si ellos me preguntan cuál es su nombre ¿qué les respondo?” Dios dijo a Moisés: “”Soy el que soy”; esto dirás a los israelitas: “‘Yo-soy’ me envía a vosotros”, y añadió: Yahvé (ÉL-ES), Dios de vuestros padres, Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob, me envía a vosotros. Éste será para siempre su nombre, así le llamaréis de generación en generación.
    Éxodo 3:13-20

    Por tanto, el Ser de Dios, radica en su propia esencia, cuando se nos dice que Dios ES AMOR. En efecto, Dios no puede más que darnos AMOR , no ocupa espacio ni lugar, porque todo se mueve y existe en Él, que ES Alfa-Omega, de todo cuanto existe y aletea sobre el Universo.

    El “ESTÁ”, debe ser interpretado no tanto en función de un lugar o espacio ocupado, sino como la esencia y raíz misma del Espíritu de su Amor.

    Qué imposible es, querer hallar certezas que superan al hombre. Mi mirada busca la Luz que sólo puede ser Jesús, él va abriendo el camino de la Verdad a través de su vida.
    a través de su vida.

    Vivimos inmersos en la cultura de lo tangible y demostrable, a la vez que nace el recelo a cuánto no sea demostrable. Suelo hacer una “parada de silencio” para contemplar la impresionante y a la vez, gozosa escena, en la cual, Jesús Resucitado se muestra a María de Magdala.

    Ella ha pasado toda la noche con los ojos cegados por el llanto, buscando a Jesús; al amanecer del día, escucha sobrecogida una voz que la llama por su nombre: ¡María!. Ella, se vuelve, mira a Jesús, se echa a besarle los pies. Jesús le responde: “no me toques, aún no “he subido” al Padre”.

    Jesús la está hablando de una Verdad más real que las propia certeza, su verdadero SER, tiene su habitat en la Casa del Padre, en el mundo de la Vida y Amor.
    No se puede “tocar” aquí en la Tierra, esa VIDA que ES el Ser de Dios. La mirada de esta mujer, que ama con todo su corazón y entrañable ternura, sólo tiene la respuesta de Jesús: “vete y dile a mis hermanos, que vayan a Galilea, allí me verán”.

    Vida o muerte, SER o no ser. Es el Amor que jamás morirá, quien tiene la última palabra. No puedo decir más, yo también soy humana y limitada.

    Un abrazo. Miren Josune.

    • Carmen

      Pues si se cansan, que razón tendrían, pues que no lean. A nosotros, los grillos, nos gustan temas diversos y cada uno canta a su aire.
      Me gusta Jesús. Pero el jesús humano. Porque no creo que todo un Dios quepa en un hombre o mujer. Me gusta lo que dice y creo que encontró un camino estupendo.
      Me da la sensación de que por cada uno de tus poros rebosa la Fe en Jesús como hijo de Dios. Me alegro mucho por ti y te deseo que siempre te acompañe. Debe de ser estupendo. Besos.
      carmen
      Y no me gustó lo que hizo con su amiga María. Y tonta ella por hacerle caso. Yo me hubiese dado un trastazo, pero hubiese intentado abrazarlo . Fijo

      • Miren Josune

        Gracias Carmen. Es cierto, mi fe en Jesús se afianza a medida que avanzo por el camino de la Vida; estoy convencida de que es “el Amigo que nunca falla”, creo en él.

        Hoy se escribe mucho acerca de si hubo o no una mujer en su vida, pues creo que no sería nada de extraño. Dios no niega la condición sexual humana. Jesús debió ser “arrebatador” y fueron muchas las mujeres que le siguieron y se dejaron “seducir” por su Amor, Tenía todo cuanto a una mujer le agrada: era profundo, sensible y misericordioso, valiente y bello, sus palabras no dejaban a nadie indiferente, su vida fue un testimonio de AMOR. ¿Cómo no se iban a enamorar las mujeres de él, mujeres a las cuales defendía y daba la cara por ellas, en una sociedad patriarcal,

        Si Jesús hubiera vivido hoy, yo no tengo la menor duda, hubiera ido con él por los caminos de Galilea. Bueno, Jesús daba su amistad a todos y todas, hoy también.

        Un abrazo y sigue con tu buen humor, es muy sano, te lo dice una enfermera. La alegría del corazón, alienta la vida y nos da la certeza de que, un mundo mejor es posible, aunque haya quienes se empeñen en llevar la contraria.

        Te deseo un buen día.
        Miren Josune.

  • olga larrazabal saitua

    A veces pienso ¿Por que no dejamos tranquilo a Dios, que intuimos que está en todo el orden del Universo, pero no sabemos que es, ni quien es, ni cual fue su propósito al crearnos a todos?   Por otro lado también intuimos que Jesús tenía algo especial en su sencillez que nos hace simpatizar con él, algo sabio y amable que sería bueno tener en cuenta, y que nos muestra un modo de ser como personas, bastante moderno para su época y bastante libre. Pero ese principio divino tan creativo, con soluciones tan originales y diversas, dentro de las cuales el camino de Jesús nos atrae, corre el peligro de morir aplastado por instituciones estructuradas, monolíticas, repetitivas y enemigas de la libertad. Y llega un momento en que la vida se sacude las rigideces para poder seguir adelante.  Porque la vida es una fuerza imparable que nos supera a todos, y es como el agua que horada cualquier dique.

    Y en vez de religión busquemos sabiduría, para saber como actuar sin dogmas prefabricados, e inventos que no resisten análisis y ver que dirección toman las aguas de la vida, aceptando lo que no va en contra de nuestro ser interno, que si es muy rígido también va a caer arrollado por estas fuerzas.

    Lo único constante en la vida, es el cambio.

    • Mª Pilar

      ¡Gracias querida Olga!

      Me uno a tus deseos y pensamiento… que cargante y cansado, meter a “dios” hasta en la sopa… muy cansino ese lenguaje.

      Abrazo entrañable y compartido.
      pili

    • Carmen

      No sabría decir. Para mí es un tema apasionante. Pero entiendo que para otras personas no lo sea.
      Un saludo cordial.

    • ana rodrigo

      De acuerdo contigo, querida Olga, Destaco este párrafo: “Y en vez de religión busquemos sabiduría, para saber como actuar sin dogmas prefabricados, e inventos que no resisten análisis y ver que dirección toman las aguas de la vida”. Aprendamos a vivir y a dar vida en nuestro entorno por la vía de la sabiduría, ese don que llevamos en nuestro interior y que se nos desvirtúa esperando a que las soluciones nos vengan de afuera, de algún salvador.

  • Carlos

    Después de 29 comentarios, sólo se me ocurre añadir cpmo autor un par de reflexiones al artículo.

    Primero, un artículo es lo que es, no puede explicar todo, matizar todo. Eso queda para un trabajo más largo y documentado.

    Segundo, es cierto que faltó decir que el declive de la Iglesia afecta al ámbito occidental, no a otros espacios culturales que no conozco bien.

    Tercero. Un paradigma es un marco, un contexto, un estilo que, si cambia, es porque ha cambiado la mirada que, llegado un momento, se encuentra incómodo o insatisfecha con el paradigma vigente. Creo que eso está pasando con la Iglesia en este momento.

    Cuarto; Habría que explicar mejor qué se entiende por ación y espiritualidad en este contesto. Digamos que acción es todo lo que se dirige a cambiar a mejor el mundo y las personas.Espiritualidad hace referencia a una vivencia, a una experiencia ersonal de trascendencia. Cada una remite a la otra pero no se confunden.

    Quinto: Jesús dijo que el reino de Dios es como un padre de familia que saca de su tesoror cosas nuevas y antiguas. De eso se trata: de interpretar y vivir esas cosas antiguas de un modo nuevo, con un nuevo paradigma. Por poner un único ejemplo: la eucaristía ha de permanecer pero para que sea una experiencia personal y comunitaria de espiritualidad, cosa que ahora en general no es y menos cuanto más ritualizada y solemnizada.

    Gracias a todos los lectores y comentaristas

    • Mª Pilar

      ¡¡¡Gracias Carlos por esta anotación!!!

      Las ¡Miradas! Que importantes son en cada vivencia personal de lo trascendente.

      Y cada mirada puede llegar a cotas muy altas.
      Como nos dice, eso es una respuesta personal, aquí, y en cualquier lugar del mundo. Ante la diversidad de miradas, hacia ese gran Misterio que nos acompaña, nos mueve, nos inflama, nos llena de curiosidad por conocerlo y experimentarlo.

      Solo conozco un camino:
      El conocimiento personal, intimo, que cada ser lleva dentro.
      ¿A donde le puede llevar? Solo esa respuesta personal, hará posible su camino.

      ¡Gracias de nuevo! Un abrazo entrañable.
      mª pilar

  • Isidoro García

    Muy buenos todos los comentarios de todos los intervnientes de este hilo-tema.

    Pero quería detenerme en el del amigo Román, y especialmente en su párrafo, “La espiritualidad que se cultiva grandemente hoy, hace de la trascendencia aquello que es alcance humano en un nuevo humanismo, espiritualidad y religiosidad que ya vienen de fábrica, una potencialidad o bien olvidada y que se debe recuperar o bien superar, perfeccionándolas evolutivamente. Es el paroxismo de la razón que no acepta otra divinidad que una divinización nuestra”.

     

    Yo creo que Román hace un magnífico análisis de la realidad, lo que sucede que lo que él ve algo malo y un retroceso, yo creo, que eso mismo, es un bien y un avance, ya que se trata de un perfeccionamiento de la comprensión del mensaje de Jesús.

    Denota un miedo a aceptar la dignidad de la naturaleza humana. ¿Qué nos divinizamos”?. Sí, pero es que estamos hechos a imagen y semejanza de Dios. Somos inteligentes, y cuanto más usamos esa inteligencia, más “divinos” somos. ¿Qué hay de malo?.

    La cuestión central de todo, está en la idea de la estaticidad o dinamicidad de la naturaleza humana. El humano, en función del grado de perfección de su cultura, (conjunto de conocimientos y creencias sobre la Realidad), es muy distinto, piensa y hace cosas muy distintas que en otras épocas.

    Pensemos en los primeros humanos paleolíticos. Genéticamente eran muy similares a nosotros, y eran verdaderos humanos. Pero ¿se imagina alguien, qué les habría dicho Jesús, si hipotéticamente hubiese nacido en su época?. Si les hubiese dicho lo de los evangelios, literalmente se lo hubieran comido, tan anchos, y antes de descubrir el fuego, se lo hubieran comido crudo, a bocados.

    La evolución de la cultura es innegable, y la comprensión de las palabras, los textos y los fenómenos, depende fundamentalmente de la cosmovisión de la persona testigo.

    Hay una expresión en los evangelios que yo interpreto, distinto de la interpretación estándar. Y es cuando dic Jesús: Lo últimos serán los primeros, y los primeros serán los últimos.

    Yo no la interpreto como un llamamiento a la modestia, sino que creo que es una revelación profética, de que los “últimos” en el tiempo, los más modernos, tendremos una visión muy superior que la de los “primeros”. Y Pablo también decía que de niños hablamos como niños y de mayores hablamos como mayores.

    Y los “últimos”, teneos la obligación de usar los muchos talentos culturales que se nos han otorgado, (en forma de los muchos avances en todos las rúbricas del conocimiento, que hemos recibido de nuestros antecesores), para entender de verdad a Jesús.

    No es inventarse un Jesús a nuestro gusto, (como piensa el amigo Santiago), sino es “inventarse”, (en el sentido original de “descubrir”), al Jesús, que lógicamente hace dos mil años, habló a sus contemporáneos, en su clave cultural propia.

    Nuestro problema teológico actual, es repensar, ¿qué nos habría dicho Jesús si nos hubiese hablado en estos tiempos, con nuestra mentalidad actual.

    Acabo con una anécdota de Averroes que ya he contado muchas veces.

    Le preguntaron: “¿Dónde está Dios?”. Y contestó:

    Si el que me lo ha preguntado, tiene relativamente pocas lecturas, le diré: “Está en el Cielo”.

    Si el que me lo ha preguntado, tiene una buena formación, le diré que “está en todas partes”.

    Y si el que me lo ha preguntado, está muy avanzado, le diré: “No está en ningún lugar”.

    ¿Era Averroes, un cínico, un relativista, o más bien era un sabio que sabía que la respuesta hay que modularla al nivel del alumno?.

     

    Y un inciso final. Cuando Román, habla de la  “…espiritualidad y religiosidad que ya vienen de fábrica, una potencialidad o bien olvidada y que se debe recuperar o bien superar, perfeccionándolas evolutivamente”.

    Descubrir que todos llevamos dentro de nosotros, “de fábrica” esa maravilla almacenada, que es como una chispa de “Dios” o de la “Trascendencia”, no es algo que nos hace olvidar a Dios, sino todo lo contrario.

    Primero, porque llevamos dentro un recordatorio perpetuo, que es la fuente del contínuo “recuerdo” e “inquietud” de que se nos olvida algo, y es posiblemente el medio natural a través del que actúa el Espíritu Santo”. (“Dios actúa según naturaleza”). La nueva idea es que el Espíritu, no nos susurra al oído, sino que nos habla a través de esos programas mentales subconscientes, heredados genéticamente.

    Y segundo, que si descubrimos que nacemos con una “maravilla” en nuestro interior, eso redunda en una mayor admiración por nuestro “hacedor”, lo llamemos “Dios” o lo llamemos “Universo”, o como queramos llamarlo. Lo que es un hecho es que nosotros no lo hemos puesto ahí.

    Cualquier nuevo conocimiento acertado, es subir un peldaño en la escalera de la sabiduría. Pero en el nuevo peldaño a que me hemos subido, se nos vuelven a plantear nuevas incertidumbres, que podemos solventar bien o mal. Es un proceso contínuo. Todo nuevo saber puede ser digerido bien o mal. Si lo digerimos mal, es problema nuestro no del nuevo conocimiento.

    En resumen, estamos de acuerdo, pero unos vemos el vaso medio lleno y los otros, medio vacío. ¡No tengamos miedo a la Ciencia, que no es más que una gran linterna, que nos ilumina la realidad. Y eso al final beneficia a la fe!.

    • Carmen

      Me gusta eso de Averroes
      Estoy en el segundo nivel
      Una pregunta. Si no está es que solo Es, sin Estar?
      Uf, nunca me darán el doctorado en esto de dios. Menudo jaleeeeeeo tengo con el Ser y el Estar.

    • Carmen

      Entonces Dios es una idea? Es posible que las ideas sean pero no estén?
      Si tuviese en este momento mi máquina del tiempo, buscaría a Platón o a alguno de esos. Me gusta Platón.
      Si alguien tiene tiempo y me quiere contestar, muy agradecida.

      • Isidoro García

        Amiga Carmen: Mi opinión personal es que hablar de “Dios”, es el resultado de la limitación de nuestra mente. Solo podemos hablar o razonar sobre algo o sobre alguien. Nuestra mente no contempla otras posibilidades. Y en ese sentido “objetivizamos” a “Dios”, lo hacemos un ídolo.
        El budismo, mas prudente, habla de “Dios”, como la Nada o el Vacío. Pero no es que no sea nada, sino que no es algo que podamos imaginar. Y nuestra mente entra en colapso, y empezamos a echar humo por la cabeza.
        Por eso estrictamente hablando del Dios-Uno-Supremo, no deberíamos hablar, y otros le representan con un paréntesis vacío, ( ), para significar que es incomprensible para nosotros.
        Otro tema distinto es separar el Dios-Uno-Absoluto, del Dios de las Religiones, que entonces ya no es absoluto, es creado, integrante del Universo, y entonces ya es comprensible, aunque tardemos mucho en llegar a conocerlo.
        Es la diferencia entre el infinito, y el cuasi infinito. El infinito es un concepto imposible de abarcar por nuestra mente. Pero el cuasi infinito, sí, aunque con dificultades.
        Imaginar 100.000 millones, cuesta. E imaginar 10 elevado 20, ya casi nos es imposible.
        (En este tema siempre me acuerdo de lo que decía Pitigrilli, de que había una tribu del Pacífico, que contaba con los dedos de las manos. Y a partir de diez, era “innumerable”.
        Cuando a un listo se le ocurrió seguir con los dedos de los pies, muchos “millonarios”, poseedores de “innumerable” riqueza, pasaron a ser “pobres”, como no pasó a nosotros con la peseta y el euro, que de repente dejamos de ser “millonarios”.
        No damos para mucho más.

    • Carmen

      Entendido. Gracias. Me ha gustado mucho la respuesta.

    • Román Díaz Ayala

      Con el permiso de Carlos, el autor, que agradece la aportación de los comentarios y haciendo algunas matizaciones más, quisiera yo a mi vez dar respuesta a lo dicho por Isidoro aquí.
      No veo ningún retroceso, ni siquiera hay desconfianza, cuanto menos un juicio peyorativo en cuanto a las nuevas espiritualidades, así como las nuevas formas de piedad dentro del catolicismo. Solo que me resultan muy insuficientes.
      Hemos sido creados a la imagen de Dios, así lo entendemos quienes creemos en la inspiración bíblica ( que Dios verdaderamente se comunica con el ser humano- revelación “positiva”)Y en el mismo libro del Génesis hablando de Adán se dice que éste tuvo hijos “conforme a su imagen y semejanza” (Gen.5) Lo vcual quiere decir que esa impronta espiritual y nuestro sentido moral por medio de la obra creadora de Dios nos ha constituído en hijos suyos.
      Sólo que defiendo que el Dios bíblico y su revelación es “gratuíto”, que obedece a una iniciativa suya y no un constructo humano, de ahí la necesidad de la fe, que es aceptación de “esta gracia”.
      Las nuevas espiritualidades que se cultivan en el catolicismo desde el Vaticano II, aunque sería más exacto decir: “coincidiendo en el tiempo” con el Concilio (1963-1965) son Cristo o Jesús-céntricas y se adentran en la mística sin pasar los la Ascética, como se hacía desde Trento.
      Las exégesis son muchas hoy muchas más que ayer, casi una exégesis por teólogo individual. Y todas las escuelas apelan al rigor científico. Las diferencia sólo la valoración previa que se haga de Las Escrituras como documento histórico tan sólo, o como “inspiradas por Dios”.
      Pero en medio está Jesús, el Cristo de Dios.

      • Carmen

        Es cierto. Para los cristianos.
        Soy cristiana, quizá porque me gusta Jesús. Pero la verdad es que no me gusta el dios de las escrituras del antiguo testamento.
        Jesús hizo una nueva interpretación de ese Dios. Quizás deberíamos dar un paso más. No lo sé. Si el mismo Jesús de sintió abandonado y no entendía por qué tenía que suceder lo que sucedió, pues imagínese los demás. Nunca lo he entendido y me alegro de no haberlo podido entender. Eso de la muerte de Jesús, nada tuvo que ver con mi Dios
        Por eso digo que hace falta un nuevo paradigma. La paternidad ya no se concibe asi. Ningún padre puede ofrecer a su propio hijo en sacrificio, diga lo que diga san Anselmo, si es este señor el que dijo aquello de culpa infinita, reparación infinita.
        Personalmente lo veo con mis ojos de madre del siglo XX, una locura infinita.
        A lo mejor es que no soy buena cristiana.
        Pues bueno.
        Un saludo cordial.

      • Isidoro García

        Lo que pasa Román, es que quizás haya dos tipos de revelación de Dios al hombre:
        La principal sería la revelación original o primordial, en el momento de la “creación” del hombre, de una dosis de sabiduría trascendente, que Dios ha querido transmitir al hombre, incorporándola a la naturaleza humana, dentro de su inconsciente c0lectivo, (el conjunto de los instintos conductuales que recibe todo ser vivo por vía genética).
        (Que sería lo que tradicionalmente se ha denominado incorporarle un “alma”, que no tiene nada que ver con la actividad intelectual cerebral).
        La revelación originaria o primordial, como todos los programa comportamentales y sapienciales arquetípicos, provenientes de una doble traducción entre los lenguajes genético y posteriormente el lenguaje neuronal, son esquemáticos e incompletos, y hay que “rellenar” los detalles, que los hacen comprensibles, con elementos cognitivos culturales ad hoc.
        Por eso, para completar y concretizar esa revelación primordial, además de con los conocimientos culturales adquiridos en cada momento de la historia, existen las revelaciones históricas culturales, que serían el conjunto de revelaciones, que constituyen las diversas tradiciones religiosas, todas válidas y verdaderas, aunque unas mas cercanas a la realidad que otras.
        Incluso, se podría prescindir de esas revelaciones tradicionales, y ello explica que personas “no religiosas”, pueden alcanzar la iluminación y la sabiduría, (lo que en lenguaje tradicional se dice la “santidad”).
        Las revelaciones tradicionales, serían una especie de refuerzo, de facilitación, de ayuda, a la comprensión consciente de esa revelación-sabiduría primordial, que todos tenemos de “fábrica, y gratuitamente”, como muy bien señalas Román.
        Creer o no creer en las tradiciones reveladas, o creer en una o creer en otra, es algo secundario. Como decía Jung: “Se le invoque o no se le invoque, Dios siempre está presente” (y dentro de nosotros).

    • Carmen

      O nos creemos que se revela. Quizás sea un acercamiento de determinadas personas a eso que llamamos Dios. Pero todas las personas están sujetas al espacio/tiempo en el que viven. De ahí el diferenciar el camino para acercarse a Dios, para poder seguirlo, o quedarte sentado para siempre esperando a la vera del camino
      Conocen la canción? Es preciosa.
      Ya me callo.
      Cri, cri, cri.

    • Carmen

      No sé puede imaginar lo que me ha hecho pensar su historia de Averroes, que no sé quién es, pero me enteraré y sobre todo su explicación.
      Creo que he entendido un poquito , por fin,lo que persiguen los budistas.
      Aunque el tal Averroes me suena a judío y no sé por qué.
      He entendido que jamás entenderé más todo este lío de lo que es Dios, porque mi cabeza no da para más. Efectivamente, muchas veces me ha salido humo por las orejas.
      Así que me gusta la casilla en la que estoy. Mi cultura es judeocristiana. Me gusta poder tener la profunda convicción de que está, aunque es muy puntual que a veces lo sienta cerca. Además, es una sensación que en el fondo me asusta.
      No sé a qué se dedica, pero sería un buen profesor, porque sabe adaptar su conocimiento y su lenguaje al desconocimiento de la persona que escucha. No hay nada como las comparaciones para que aquel que te escucha, entienda.
      Jesús, que era un gran maestro,su pedagogía dicen que se basaba en parábolas, por eso la gente entendía lo que quería decir.
      Muy agradecida.
      carmen.

  • Carmen

    No sé si es que todavía no me ha hecho mucho efecto el café que me acabo de tomar, pero estoy de acuerdo con muchas cosas que dice.

    Pero hay otras que…

    No sé a qué se refiere con la neoevangelizaciøn. Para mí el problema no está en el evangelio, no creo que lo sea para nadie. Jesús, el de los evangelios, gusta a todo el mundo que lo conoce, incluso no cristianos. El problema no está ahí, porque si lo estuviese no creo que tuviese sentido ni hablar de esto.

    El problema es todo lo que vino después, que se ha quedado obsoleto en gran parte, mientras que la figura de Jesús , pues de obsoleta nada. Cada día que pasa la veo más necesaria

    Es cierto que los ataques a la iglesia vienen muchas veces de dentro. Pero también muchas veces es con la esperanza de que mejore , de que los cristianos no se sientan solos e incomprendidos dentro de ella y salgan corriendo. No es por destruirla, es por mejorarla.

    Cuánto tiempo puede tener la exégesis esa que investiga en un montón de textos que se han ido descubriendo? Cien años? Desde cuándo las personas que no somos exégetas nos hacemos preguntas , cincuenta? Pues la teología, la teología, tendría que dar respuesta a las nuevos interrogantes que se han abierto. Y a la mentalidad del siglo en el que vivimos. Nada que ver con el evangelio, sino con su relectura.

    Sonará a herejía gorda lo que voy a decir, pero es que hasta la estructura misma de la Biblia es engañosa. Pone en primer lugar del nuevo testamento los evangelios, y a continuación las cartas de Pablo de Tarso. Y sabe usted mejor que yo, que cronológicamente no es cierto. Sabe usted mucho mejor que yo que los evangelios están escritos influidos por la religión que ideó este señor, que se imaginó a un jesus a su modo y manera. El fundø la iglesia. Luego en realidad si se modifica la iglesia, no hay por qué modificar ni tergiversar lo que dice el evangelio , sino que lo que se cuestionaría sería a la iglesia de Pablo de Tarso. No es lo mismo, no lo es.

    Bueno, y de todos los que vinieron detrás que algunos han hecho mucho daño a personas indefensas como casi todos los cristianos,  que hemos soportado un complejo de culpa extenuante.

    No, la figura de Jesús no se cuestiona. Es lo que llamamos iglesia la cuestionada.

    Y me voy a dar un número paseo por la playa. No vea como está. Cada grano de arena es su sitio , el mar no se ha movido de su lugar.

    Todo en orden. A ver si eso no es un milagro.

    Un saludo cordial.

    Cri, .Cri, cri…

     

     

     

  • Santiago

    (sigo) lo que nos ha sido asignado en esta vida de la tierra.

    Con mucho respeto y afecto

    Santiago Hernández

  • Santiago

    Está claro que hay que buscar un “nuevo paradigma” para “neo-evangelizar”al mundo y proclamar al Cristo del Evangelio, no a uno inventado por nosotros. Sería entonces un Cristo falso pues Jesús se encuentra de base en las fuentes históricas abundantemente, más que cualquier otro personaje antiguo.

    Pero crear un nuevo paradigma no significa deformar un personaje o una doctrina, quitándole su base fundamental. La medicina sería “otra” disciplina si yo quisiera cambiar el objeto fundamental de ella que es “aliviar el sufrimiento humano en la enfermedad” por medio de las personas y la doctrina médica que se dirigen a su propósito principal porque entonces la Medicina per se dejaría de existir como tal.

    De la misma manera la Iglesia descansa en la Persona divina y fundamental que es Cristo que le dijo  a Felipe “quien me ha visto ha, ha visto al Padre” y a los judíos “antes que Abrahan existiese, existo Yo”. Y a Caifas, Yo soy… (el Hijo  de  Dios).

    La Iglesia nunca relegó como superflua la acción. Los monjes tienen como lema “ora et labora” Ahí está en la historia antigua y actual los hospitales, las universidades, el avance de la ciencia,el arte, la arquitectura, la ley internacional, el código de derecho, los institutos religiosos de vida activa etc etc que han sido obra De la Iglesia que ha sido “una luz” en la oscuridad del mundo que construyó la civilización occidental transformando el mundo pagano en la Era Cristiana.

    La “mala imagen”  de  la Iglesia ha sido creada ex-profeso no sólo desde fuera sino por los que estamos “dentro”, con una crítica constantemente negativa y destructiva cuestionando cada peldaño donde se apoya la fe y los que negando Su doctrina en la práctica, han cometido escándalos a sabiendas que iban a dañar gravemente su imagen ante el mundo. Existe una anti-iglesia, un anti-cristianismo decidido a acabar con todo vestigio de la fe evangélica para sustituirla con una “religion” que se acomode a nuestra mentalidad “moderna” en un relativismo doctrinal y moral.

    Sin embargo Jesús, nacido en el tiempo, nos habló atemporalmente en TODOS los siglos : quien cree en Mí, las obras que yo hago también las hará”…si me amáis guardaréis mis mandamientos..quien tiene mis mandamientos y los guarda, éste me ama…Como me amó el Padre, también Yo os amé; permaneced en Mi amor. Si guardad mis mandamientos, permanecerèis en Mi amor. Si mis mandamientos guardareis, permaneceréis en Mi amor (Juan 14 y 15) Y al joven rico Jesus le dice que para ganar la vida eterna ha de guardar los mandamientos de la Ley  De Dios.

    Por eso el “nuevo paradigma” debe estar “dentro” de  la Iglesia, sin apartarse del objeto fundamental de Ella que es la proclamación de la identidad divina de Cristo y de mostrarnos el verdadero camino hacia la salvación en Cristo, último y único gol de nuestra existencia terrestre. Por eso el Concilio Vaticano II asigna a la Iglesia su “sacramentalidad” pues es a través de los sacramentos como nos unimos a Cristo y a la Iglesia para la “acción” en la espiritualidad. Ambas han de estar unidas. Son co-dependientes.

    Por otro lado, tampoco Lutero queriendo reformar la Iglesia pudo hacerlo. También estamos viendo “crisis” en cada denominación de nuestros “hermanos” separados donde existe bastantes discrepancias doctrinales y pastorales también con escándalos que son silenciados por los medios internacionales ya que l Iglesia “target” primcipal de los ataques es nuestra Iglesia Católica.

    Sim embargo, el carisma de Cristo vivo y presente en la Iglesia ha trascendido y trasciende todos los ataques y los intentos de destrucción por más despiadados y poderosos que nos parezcan. Pero la Iglesia ha sobrevivido la persecución del Sanedrin, de los emperadores romanos, de los gobiernos anti-Iglesia, de los regímenes ateos y materialistas. Y también subsistió en la Iglesia arriana y todos los errores doctrinales y morales suscitados en su contra desde el siglo I. También todas las crisis del papado con los antipapas y las guerras contra la Iglesia a través de todos los siglos. La Iglesia de Jesucristo y su carisma profético y doctrinal siempre se ha renovado Ella misma a través de su magisterio vivo y de su “aggiornamiento” que es el que estamos viviendo después del Vaticano II que por supuesto todavía se está implementando.

    .La Iglesia propone y enseña el camino de salvación de Cristo. Esa es su misión fundamental. Es a  nosotros los que nos corresponde la acción, ya seamos clérigos o laicos. Que importa. Todos somos llamados y queridos  de  Dios.Empecemos por recibir la Palabra sacramental ponerla en práctica, reformándonos nosotros mismos, cumpliendo con fidelidad lo que nos fue

     

  • Carmen

    A ver si soy capaz de expresar lo que pienso.

    Parto de la base de que ni idea lo que pueda ser Dios. Pero estar, está. Parece una contradicción porque no sé puede saber si está o no está un algo que no se sabe qué es. Pero, que quieren que les diga, es lo que siento. Eso sí, cero oración, nunca he podido hablar con ese dios con el que hay personas que si pueden hablar. Anda que no me la he cargado veces por decir esto que estoy diciendo, pero ya no corro peligro.

    Vale, pues esto mismo quizás le suceda a un montón de personas, en el pasado, en el presente y les sucederå en el futuro.

    Entonces nacen las religiones, que tratan de canalizar esa especie de búsqueda de respuesta a esa  inquietud. Y cada cultura idea una religión. La de la cultura occidental está claro que es el cristianismo en sus diversas manifestaciones.

    Pero claro, el cristianismo empezó a formalizarse hace veinte siglos. Yo diría que desde el cuarto siglo no se ha movido. Imposible que de respuestas para las personas que se plantean cosas dieciséis siglos después. O sea, imposible.

    Porque no es malo hacerse preguntas. En absoluto. Luego habrá que buscar respuestas nuevas. Pero el problema no se soluciona con actitudes personales. Para eso no hace falta una religión. Eso me lleva a pensar que quizás no hagan falta religiones. Pero…

    Quiero decir que el catolicismo , a mi modo de ver, tiene un problema de fondo, pero profundo: su teología elaborada hace muchos siglos. Demasiados. Y los problemas se resuelven de dentro hacia afuera.

    No sé.

    Otro canto de grillo

    Un saludo cordial.

     

    • Miren Josune

      Carmen, yo creo es más díficil comprender que “está”, a saber que ES. Porque para saber que un Ser o algo “está”, primero se nos tiene que revelar y le hemos de reconocer.

      A Dios nadie le ha visto jamás, sin embargo, la mirada contempla la Creación y en ella, al hombre y mujer, donde la imagen de Dios se revela, dando lugar a las preguntas que todos nos habremos hecho alguna vez: ¿De dónde venimos, qué sentido tiene la vida y, cuál es, el destino final que nos espera? Puede que nos cause cierto temor, el hecho de hacernos ciertas preguntas, ante aquello que desconocemos. En el fondo subyace, el deseo de dar sentido a nuestros anhelos más profundos de plenitud, en la Esperanza colmada de Vida, de amor y felicidad.

      Hace 2000 años que ocurrió un insólito hecho, que iba a dejar una señal indeleble en la Historia de la humanidad: la presencia en la Tierra de un hombre llamado Jesús. Nada extraño, -dirán los más escépticos-, todos los días vienen a habitar la Tierra miles de niños y niñas.

      ¿Quién decís que soy yo? Es la pregunta que hoy también nos hace Jesús. Para muchos de sus coetáneos, Jesús era el hijo de un modesto carpintero y de una sencilla mujer, María de Nazaret. Para otros, impactados por sus obras y testimonio de vida, era el “Hijo de Dios”, el Mesías enviado por Yavé, el que “tenía que venir”, dando sentido y respuesta, a las preguntas de los hombres y las mujeres de todos los tiempos.
      Dios reveló así, con la llegada de Jesús, su insondable Verdad: El Dios de Jesús es el Padre bueno, lleno de Amor y Misericordia.

      Conocemos su vida, al menos lo que de ella nos han contado, su testimonio y palabras de Amor y Misericordia. Por supuesto, no es comparable vivir de cerca los hechos y la vida de alguien, que otros te narren su trayectoria existencial. Sin embargo, nadie cabal pone en duda, que Jesús fue un hombre que dejó la huella imborrable del Amor de Dios, y lo más sorprendente, después de 29 siglos, su y su presencia está viva en el corazón de millones de hombres y mujeres. ¿Quién es este hombre, Jesús, capaz de despertar tal adhesión, hasta dar la vida por él, a través del tiempo y de la historia?.

      Muchas cosas hizo Jesús, para acercarnos el verdadero “rostro” de Dios y su inefable Amor. “El Padre y yo somos uno, como mi Padre me ama, así os amo yo”. Esta es la simbiosis perfecta, la que desvela la relación que hay entre el Dios inaccesible, oculto en el Misterio, y el Dios cercano del Amor, revelado por Jesús.

      Dices que nunca has hablado con Dios-Padre a través de la oración. Créeme, está en tí, es el Espíritu del Amor, aunque nunca hayas tenido, la experiencia de su presencia…”Os enviaré mi Espíritu”… Son las palabras que pronunció Jesús, poco antes de despedirse de sus discípulos y amigos. Es el Espíritu de Jesús, la Ruah de su Amor habitando en nuestro corazón.

      “Permaneced en mi Amor”, nos ha dicho Jesús. Creer en él, no es algo impuesto u obligado, su Amor nos hace libres.

      Verdad que entienden muy bien los y las que aman, todo es don para el otro, abierto también a los demás. Es hallar el verdadero sentido a la vida.

      La oración es la experiencia más gratificante que existe, si somos capaces de “desnudar” nuestra interioridad, desde la humilde y sincera actitud, que reconoce la propia fragilidad y limitaciones, frente al Dios que me ha dado la vida y todo cuanto soy. Por eso, el diálogo se hace más cercano si tratamos con Jesús, como el mejor amigo, sin duda, él puede y quiere acercarnos al Padre. Su Amor permanece y acompaña:

      … “Yo estaré con vosotros todos los días”… Por si te sirve… te iba a invitar a orar, comprendo…. cada persona ha de recorrer su propio camino.

      Que paséis todos y todas un día tranquilo, dando gracias a Jesús, por tanto Amor entregado.

      Miren Josune

      • Carmen

        Gracias. Es que no sé explicarlo.
        A ver. Sé que está , pero también sé que no es como yo, y entonces no me sale hablar con Algo que no sé qué es. Pero si hablo mucho conmigo misma y ya sabes que decía Machado.
        Pero sé que cuando el universo entero se derrumba sobre mí y digo a no sé ni qué, por favor, ayúdame, es como si me sintiera más fuerte.
        Creo que era Spinoza el que consideraba a Dios como ‘fuerza de mí fuerza’ pues soy de esa cuerda.
        Gracias por tu comentario
        Un saludo cariñoso y cordial

  • Román Díaz Ayala

    Rectitico último párrafo:

    ¡Hay quien piense si todo dependiera de la conversión del  clero!

  • Román Díaz Ayala

    Escribió una vez Américo Castro que cuando los pueblos son más creyentes que pensantes, lo real y verdadero es lo establecido por el consenso tradicional. Lo trágico del momento consiste en que hemos trasmutado, movidos por la razón a otros tipos de creencias en la confianza de que de tal manera ya estamos liberados.

    La cultura y la experiencia religiosa de otros tiempos se mantenían en la seguridad de nuestras creencias.El mundo  ha cambiado, las sociedades han cambiado y a las personas creyentes tales cambios han supuesto un reto y un desafío a nuestras anteriores creencias. Para algunos grupos sirvió para distinguir entre el don de la fe, una “gracia” recibida por los méritos de Jesús y el don del Espíritu Santo, y las creencias, tesoro cultural.

    Estos grupos nacieron de un amplio movimiento dentro del catolicismo en el siglo pasado y que perseveran en el presente.

    ¡Hay, si todo dependiera de “una conversión” del clero!

  • Miren Josune

    Carmen, es cierto, escuchar a los grillos, frotando sus élitros, produce calma. Pero fíjate que has dicho haberlos oído, en el silencio de la noche; quiero decir con esto que, para poder escuchar al otro, es preciso “vaciarse” primero de cuanto nos ocupa y preocupa. Y me lleva a pensar que Dios no está tan lejano y ausente como a veces se cree; la Creación entera nos habla de su presencia. Con cuanta razón afirmaba el gran poeta místico Rabindranath Tagore: “hay que saber escuchar, el Cielo emite día y noche”.

    Hay un lugar, en el pueblo navarro del Roncal, allí se escucha “cantar” a los grillos junto al rio y al amanecer.

    Miren Josune

    • Carmen

      Es que Dios no está lejos. Está en todo, hasta nosotros mismos tenemos un trocito de Dios dentro. Es un convencimiento profundo que tengo. Lo que sucede es que no sé qué es. Pero sé que está. No lo sé explicar mejor.

  • Miren Josune

    “Y vió Dios que todo era muy bueno”

    Como bueno es su Amor y sus obras de Misericordia, hechas Verdad y Vida a través del camino existencial de Jesús.

    Es la Espiritualidad que nos conmueve y hace estremecer las entrañas, ante el sufrimiento del otro, mi prójimo-próximo.

    Sin olvidar que la Oración, es expresión de esa intimidad con Dios-Padre, donde se fortalece nuestro SER y alienta la VIDA del Espíritu, en lo profundo de nuestro corazón.

    La Palabra meditada, en un espacio de silencio, como “si presente me hallase” en cada escena y relato (S.Ignacio), nos abre al Amor de Jesús e interpela nuestra vida, para dar respuesta a los otros.

    El paradigma para nosotros, cristianos, será conseguir acercar lo humano y palpable con la certeza de la Verdad trascendente, construyendo el Reino que Cristo anunció, de tal modo, que la Humanidad entera pueda decir, que el Amor de Dios, visible en la Creación, ha sido muy bueno.

    Haciendo alusión a la letra de una canción: “yo no le pido a Dios, que me baje una estrella azul, sólo pido a Jesús, que mis pasos guíe con su Luz”.

    Miren Josune

  • Román Díaz Ayala

    Nos encontramos ante un testimonio valiente.Carlos da muestras de que se enfrenta al riesgo de dejarse pelos en la gatera. Aquí son pocas personas intervinientes que arriegan a entender la trascendencia como algo revelado, que viene de afuera del ser humano, la doctrina una vez dada a conocer a nosotros los humanos. Y difícil aceptar que Jesús vino de arriba, de junto al Padre Dios.

    La espiritualidad que se cultiva grandemente hoy hace de la trascendencia aquello que es alcance humano en un nuevo humanismo, espiritualidad y religiosidad que ya vienen de fábrica, una potencialidad o bien olvidada y que se debe recuperaro bien superar perfeccionándolas evolutivamente. Es el paroxismo de la razón que no acepta otra divinidad que una divinización nuestra.

    Aquí nos encontramos frente a uno de los valores de ATRIO, que la suma de todas las individualidades de articulistas y comentaristas no alcanza a ser ni igual ni superior a lo que este foro ofrece en su conjunto, Tal conjunto es mayor que la suma de sus individualidades, es respuesta y es síntesis no sólo de lo que acontece ( lo noticiado) sino de esa realidad más profunda, existencial, que se hace valedera a nuestras inquietudes más profundas.

    Quienes nos conozcan superficialmente, o mediatizados por sus condicionamientos puede que nos comparen con una jaula de grillos, una anarquía bien orquestada para beneficio de algunos o un escaparate de egos sublimados. Ni ácratas, ni blasfemos, ni ateos inconfesos, sino un colectivo en búsqueda con sus luces y sus sombras.

     

    • Carmen

      Pues sí, quizás una jaula de grillos, Me ha gustado . Me encantan los grillos, los asocio a la calma de las noches de verano .
      Y si, cada uno con sus ideas. Pero es divertido. Y muy enriquecedor.
      Un saludo cordial.

  • olga larrazabal saitua

    Por el momento en paralelo con la decadencia de la Iglesia Católica, se abren paso las Comunidades Evangélicas, que en muchas partes han conquistado a las personas del pueblo en America Latina.  Habría que echarle una mirada para darse cuenta de que es lo que ofrecen de atractivo que la Iglesia Católica no ofrece. Disculpen el lenguaje marketero, pero de algún modo las antiguas consignas no están resultando.

    Quizás estas Comunidades Evangélicas no duren mucho, no lo sabemos.  Quizás es el tiempo del fin de las religiones tal cual están planteadas, y una vez caídos los cascarones que recubren el mensaje de Jesús, quede a la vista lo medular, que es la simpleza y la bondad en las relaciones del día a día. sin misterios ni dogmas, dejando a Dios tranquilo ya que nadie lo conoce.

    En un pequeño Club de Lectura al cual asistimos Oscar y yo en el pueblecito de Tongoy, elegimos para leer un libro de Hernán Rivera Letelier, autor chileno, originario de la Pampa Salitrera, del Tercer Mundo del proletariado extractivo de Chile.  Se llama” La Reina Isabel cantaba rancheras” y cuenta la vida de la decadencia de las Oficinas Salitreras en pleno Desierto de Atacama, tomando como punto de vista la muerte de una prostituta del grupo que ejercía ese servicio en la comunidad, cuyo nombre de batalla era Reina Isabel”. Yo lo encontré muy bien escrito, revelando una realidad extremadamente sórdida.  Oscar en cambio me dijo algo así como: ” Los teólogos y curas debieran leer este libro, para ver la entrega de amor y generosidad que puede existir en este tipo de actividades en estos lugares”.  Lo miré de esta manera y me di cuenta de lo serviciales y amorosas que eran estas prostitutas con los viejos, los lisiados , los enfermos y con toda esta casta obrera última en la escala social, a las que nadie aceptaba.  Y como al ante la negativa de velar los restos de la Reina Isabel en la capilla por el cura del lugar, las prostitutas se toman la capilla respaldadas por los mineros.

    Pienso que cuando salga a flote el Jesús de todos los días que es capaz de rescatar a las personas y darle dignidad a todas las acciones amorosas, y sea capaz de despertar el compromiso de las personas por una conducta justa y amorosa con todos, personas, animales, Madre Tierra ese será el día del triunfo de la ideología de Jesús y  las Iglesias con su parafernalia retendrán solo a los que les gusta el rito como activador de su energía religiosa. Digamos la parte del marketing.

     

  • Lei el articulo y los comentarios que lo acompañan. La expresión espiritualidad y acción me recordó lo que el apóstol Diego decir de la fe y acción. “De que sirve hablar de fe y de espiritualidad, si la acción no esta presente. Hermanos míos, ¿qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle? 

    Yo pienso que la Iglesia como institución y estado esta en la situación del hombre rico que se complacía en el cumplimiento de la ley. ?Que el dijo Jesus: “Una cosa te falta: ve y vende cuanto tienes y da a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; entonces vienes y Me sigues.” Pienso es lo que le hace falta a la institución eclesial y vaticana. Pertenecen al mundo de los reyes y principes, todo lo contrario de Jesus. La Iglesia esta en la Galilea del mundo donde mando Jesus a sus apostoles al momento de su Ascensión. La Iglesia del Vaticano tiene que dejar todo para ir a donde esta Jesus.

  • “El luteranismo quería ser un movimiento esencialmente religioso; ahora bien: la nueva religiosidad cristiana, que en realidad venía a suprimir dogmas y a cambiar las relaciones del alma con Dios, no podía ser efecto de una mera reforma de escándalos morales y abusos disciplinares. En esto ya están de acuerdo protestantes como G. von Below, católicos como Imbart de la Tour y agnósticos como L. Febvre.” (García Villoslada).

  • ¿la Iglesia, mala imagen? Aquí en Lima Perú la pregunta: ¿en que institución cree usted hoy? Para los oídos del señor Carlos, la respuesta fue: 70% de los peruanos.

    ¡aunque usted no lo crea!

    • Mª Pilar

      Creo Luis Alberto, que no me expliqué bien.
      En ningún momento me referí para nada a la respuesta de Perú, que, como no puede ser de otra manera, respeto totalmente.

      Solamente me refería al lenguaje que Vd. utilizó sobre la iglesia.

      ¿Divina? Los obispos representantes de los apóstoles?

      Esa fue mi llamada de atención. No sé si es divina o no… lo que digo y quise decir es.
      Que nada tiene que ver con el Mensaje de Jesús, su vida y su muerte=asesinato.

      La iglesia durante siglos, se montó (y ahora se tambalea) en unas bases muy lejanas al Mensaje de Jesús, y hoy, hace agua por todas partes.

      Eso nada tiene que ver con la vivencia personal de cada ser, eso es ¡Personal, intransferible!
      Nada ni nadie, si cada cual no lo lleva a cabo, lo hará realidad.

      Podemos rezar, pedir sin descanso, hacer miles de novenas, poner velas a cientos…
      Si yo, como persona única en mi interioridad, no respondo a tanto como me ha sido entregado por el solo hecho de haber nacido..:

      ¡Nada me será dado!

      La hermosa parábola del sembrador, lo dice muy clarito.

      ¡Todos somos tierra!

      Lo que hagamos en ella, es nuestra exclusiva responsabilidad; en nuestro fuero interno, habita todo cuanto para bien cultivarla y hacerla próspera y abundante esa cosecha, ya nos fue dado, solo hay que… ¡Trabajar!

      Y todas las miradas hacia el Misterio trascendente que nos habita, tienen las mismas posibilidades:

      ¡¡¡Todas!!!
      mª pilar

  • Hay una aptitud de crítica frente a la Iglesia, especialmente contra los obispos, sucesores de los apóstoles. Incluso desde dentro de ella. Critica más o menos objetiva y más o menos injusta; algunas veces, despiadada con respecto al pasado: sobresalen, por ejemplo, el tema de la Inquisición, la convivencia con el poder temporal etc.
    Ante todo, lo que debemos afirmar es que la crítica a la Iglesia, como a cualquier institución (no olvidemos que la Iglesia también tiene carácter divina por su Fundador), se puede dar, incluso es conveniente que se dé. Solamente que el calificativo de crítica “despiadada” es lo que hay que matizar.
    En general, para que una crítica sea realmente digna de un acto religioso interno, y que tenga una finalidad constructiva, el que critica tiene que criticarse a sí mismo; es decir, no creerse un santo y que critica desde fuera. Si es cristiano, tiene que sentirse involucrado también en aquello que critica. Él es un responsable de la Iglesia: eso tiene que notarse.
    Toda crítica en que no se note que el que la hace, está criticándose a su vez, es decir que se siente responsable, sujeto mismo de la crítica, ciertamente no es una crítica intraeclesial.
    Desde luego hay cuestiones históricas muy complejas de resolver. Por ejemplo, la Inquisición, el caso Galileo etc. Yo, en general lo que diría sin entrar en exámenes históricos que la pureza del cristianismo no se mide por los errores que haya cometido. Lo que debe examinarse más bien, es si esos errores fueron en contra de su propio espíritu o no; y si para salir de ellos tuvo que arrancar páginas de su escritura o de su doctrina. En este caso fue al revés: para suprimirlos tuvo que volver a sí misma. De allí que, aunque objetivamente, se dieron algunos errores en el pasado, ello no dice nada contra el cristianismo.

    • Mª Pilar

      ¿Divina…sucesores de los apóstoles?

      Con estos lenguajes, no hay manera de solucionar nada de nada.

      Cierto hay, ha habido, obispos geniales, seguidores del Proyecto de Jesús, pero todos, tuvieron que trabajar de espaldas y calladamente al Vaticano.

      Uno de ellos… le preguntamos por su visita a tan doloroso (para mí) lugar, su respuesta fue muy elocuente:

      Por los pasillos del Vaticano, puedo aseguraros que… ¡No camina Jesús!

      ¿Elocuente verdad? Ya no dijo nada más, bajó la cabeza y seguimos adelante con la hermosa celebración que en su honor estábamos viviendo.

      Se pueden contar con los dedos de una mano… y sobrarían dedos.
      mª pilar

      • Estimada hermana Pilar, ¿entonces debería adecuarme a su lenguaje? ¿Acaso ustedes tienen la verdad y “esta” Iglesia que creo enseña mentiras y errores? El Vaticano NO ES la Iglesia. Así como en ella existe curas pedófilos, obispos protectores de pederastas, también existe un abanico de gente como la madre Teresa, como lo fue el padre Maximiliano Kolbe y una gran cantidad de hombres y mujeres que aman a “esta” Iglesia.
        Y hablando de Roma, existe una carta del Papa Julio I de fecha 337 dirigida a los obispos antioquenos que dice lo siguiente: “Y si de verdad, como decías, había alguna culpa contra ellos, se tenía que haber celebrado el juicio conforme con las normas de la Iglesia y no de esa manera. Se nos debió de haber escrito a todos nosotros para que se hubiera determinado por todos lo que era justo. Porque eran obispos los que padecían y no eran iglesias vulgares las que sufrían, sino aquellas que los mismos apóstoles gobernaron personalmente. ¿Por qué no se nos escribió, sobre todo tratándose de Alejandría? ¿Es que ignoráis, por ventura, que ésa es la costumbre? Que primero se nos escriba, y desde aquí (Roma) se determine lo que es justo. Desde luego, si recaía alguna sospecha sobre el obispo de allí, había que haberlo escrito al obispo de aquí “(de Roma).
        La conciencia de esta responsabilidad y ARBITRAJE DE Roma era para entonces algo vivido como tradicional.
        Saludos

    • George R Porta

      Estimado Luis Alberto: Permítame una pregunta: Por otra parte ¿cómo se sabe que quien no la critica sino la defiende no lo hace porque se consideras a sí mismo sujeto de la divinidad que le atribuye a la Iglesia? En fin, de cuentas, si el que la critica tiene que asumir el pecado de la Iglesia, por la misma razón quien la defiende debe asumir su divinidad (yo no la creo divina, aclaro, como no la veo solo pecaminosa). Me abstengo de moralizar acerca de una entidad corporativa que es demasiado grande para que un juicio moral sea siquiera malamente subjetivo.

      La Iglesia es lo que la Iglesia hace. Eso incluye a clérigos, oficiales y a laicos por igual. Tan condenable es un cura pederasta y un obispo encubridor, un cardenal que se vende para servirse gratuitamente de los helicópteros y jets de Parmalat o bendice las desapariciones de la Junta Militar de Argentina o Chile con la justificación del anticomunismo, o el papa (JP II) que sacraliza la famosa catedral réplica de San Pedro construida en África (se puede ver en este enlace: https://www.youtube.com/watch?v=AuLhOkn2vVY) un continente hundido en la miseria. cuanto puede serlo los estragos del capitalismo obra de los laicos en posiciones corporativas o empresariales que traicionan el más mínimo sentido de justicia social.

      Si los Papas han pedido perdón por los peccados de la Iglesia ¿Lo han hecho por falsa modestia o porque la Iglesia es realmente la Casta Meretrix?

      • Estimado George, permitame devolver mi respuesta con una pregunta: ¿Sabe cuanto gasta el mundo por segundo en armas? Sólo 1,8 billones de dólares, al año. Poca cosa en comparación con todos los bienes e incluido al Vaticano que tiene la Iglesia. Esto ¿no es traicionar el tipo de “cristiano” que somos?. Así que en el país de los ciegos, el tuerto es el rey.
        De esto “no se escucha padre”.
        Con todo ese dinero invertido en armas, si lo invertimos en todos los continentes hundidos en la miseria no habría pobres en el mundo, y digo en “el mundo”.
        Así que como dice el Maestro: “¿Porque vez la paja en el otro y no miras el tronco que tu tienes?”.
        Saludos

  • George R Porta

    Leo: «¿Y cuál debería ser el nuevo paradigma para una Iglesia en un mundo multireligioso, multicultural y post-cristiano? A mi modo de ver, lo definen también dos palabras: acción y espiritualidad.»
    ¿No es esta la visión que permite precisamente discernir la realidad con el mismo paradigma vigente que no funciona? 
    ¿Qué puede ser una acción vacía de espiritualidad? ¿Es eso posible? La espiritualidad parece que oriente la ación. 
    Además, leo: «Paradójicamente, en comparación con los siglos anteriores, el catolicismo tiene una mejor teología, es más cercano al Evangelio, es mucho más libre, lleva a cabo en su seno una crítica permanente y sin embargo su declive es innegable.» 
    Si la Iglesia está en declive, es porque su espiritualidad está muerta o está muriendo, está entrópica. En ese caso lo que puede hacerla sinergística requiere algo que lo entrópico y muriente no puede hacer porque le consumirá su último latido cardíaco: Abrirse para que entre vino nuevo en sus «viejos odres». Ya se sabe que eso solo acabará por reventar los odres. 
    Paradójicamente es de esa destrucción de la que quizás pueda emerger otra forma del inevitable Cristianismo Corporativo que sea funcional, válido. El «vino nuevo» que mencioné antes lo representa lo que ya los cristianos católicos hacen lo cual lleva implícita su espiritualidad y ésta es mirada como herejía de parte del actual catolicismo corporativo «los odres viejos» sin darse cuenta de que es dicho catolicismo corporativo quien ha abandonado al laicado, del que se ha separado heréticamente. Desde luego una buena parte del laicado que contribuye desde su actividad en el mundo a la destrucción ecológica para enriquecerse o que lleva una existencia en la que su presencia en la Iglesia no implica un compromiso de justicia social, de solidaridad, es igualmente herético y forma parte de la Iglesia en entropía.

  • Miren Josune

    De acuerdo con el artículo y como decía San Ignacio: “activos en la oración, para mejor amar y servir”.

    Me permito añadir:

    Más testimonio y menos discursos teológicos; más verdad y menos ambigüedad, apariencia, “mirar para otro lado; más Misericordia y menos críticas, juicios y condenas; más Comunión y menos clericalismo; más valentía y menos prejuicios y miedos del “conveniente”; más “olor a oveja” y menos seguimiento fidedigno,.. más NOSOTROS y menos YO. En una palabra: el Evangelio es vivir en lúcida coherencia, el Mandamiento del Amor. Así es como la Iglesia recobrará credibilidad, cuando otros, excépticos y agnósticos puedan decir de nosotros, cristianos del Siglo XXI: MIRAD COMO SE AMAN.

    Miren Josune

  • Carmen

    No soy quién para decirlo. Tengo estudios teológicos cero, pero me gusta leer cosas de estos temas.

    Por lo que he leído sería tan sencillo como hacer una relectura de los evangelios con claves actuales. Están escritos en clave de hace dos mil años. Y a la luz de las escrituras de hace cinco o seis mil o yo que sé cuántos años. Están escritos para que encajase con el Mesías se esperaba en lo que llamamos el antiguo testamento, que en redad es la base de la religión judía. Seguramente fue un acierto en ese momento, pero ha pasado demasiado tiempo. Y demasiadas cosas

    Una vez leí una frase de un exégeta de estos muy importantes que decia: las escrituras están escritas por hombres de su tiempo y como tal hay que entenderlas. A lo mejor no dijo eso exactamente,  pero así lo entendi. Y abrio una puerta en mi cabeza . Mis neuronas, felices.

    Pero claro, nada sé ,ni puedo hacer, aunque me encantaría poder hacerlo.

    Un saludo cordial

  • Isidoro García

    Espléndido el artículo del amigo Barberá.

    Solo dos apuntes. Un culto que se dirija a nosotros y no a Dios, que no lo necesita, no es ya un culto, es una práctica.

    Y una práctica dirigida a los humanos, es sobre todo una acción de ayuda a la autorrealización y maduración de las personas, empezando por lo asistencial básico, (en los casos necesarios), pero continuando con lo formativo-cultural, y lo terapéutico-psicológico, para ayudar al humano a “salir del frasco”, (antigua definición de la filosofía).

    Y respecto a la espiritualidad. Esta debe principiar por el conocimiento de nosotros mismos, de nuestra naturaleza, de nuestro auténtico software mental.

    Del desconcierto y perplejidad inicial de la catástrofe mesiánica de Jesús, Pablo la justifica como buenamente pudo, en claves sacrificiales, y Agustín, para justificar a Pablo, propone una psicología humana postadámica, totalmente negativa y errónea, y la necesidad de una presencia cotidiana de Dios en la biografía de todos. Y de ahí estos presentes lodos. Nada cuadra con la realidad psicológica actualmente ya muy conocida.

    Si Francisco solo trata de modernizar las estructuras mentales antiguas, es como amueblar con muebles de diseño de Ikea, una chabola cochambrosa e insalubre

    Hay que desprenderse de las visiones arqueo-psicológicas agustinianas sobre la naturaleza humana, que nos llevan a unas contradicciones evidentes, muchas de ellas subconscientes, que hacen que la gente “pase”.

    Y hay que construir de nueva planta y con otro enfoque. O lo hace la I.C. u otros lo harán.

    Dios nos ama a todos, pero el Espíritu Santo no se casa con nadie en exclusiva. Y el que ha recibido cincuenta talentos y no devuelve mas que dos, se le recibe con cariño y amor, pero se le pone a pelar patatas en la cocina.

    Y el administrador infiel, pero lúcido y eficaz, posiblemente nos precederá en el Reino de los Cielos.

  • Julián Díaz Lucio

    Pedón. Se me ha cortado mi pensamiento. Continúo: Hace falta un nuevo paradigma de Iglesia para que sea BUENA NOTICIA para el mundo de hoy. Y para ello hace falta que las reformas que propone y dice el papa Francisco (Iglesia pobre y de los pobres, no clericalizada, Iglesia en salida, etc,) no se quede en meros ideales sino que Él y toda la Jerarquía a todos los niveles, cambién para que se traje totalmente en funciòn del Reino, es decir, por el bien de toda la humanidad.

  • Julián Díaz Lucio

    Me gusta tu artículo, Carlos, pero creo que haría falta concretar en què consistiría ese nuevo paradigma que tanta falta hace para mostrar una Iglesia que sea

  • Carmen

    Me ha gustado un montón el artículo, entre otras cosas porque he entendido lo que dice y puedo pensar sobre lo que dice.

    Si, hace falta un nuevo paradigma, que por lo poquico que sé por lo que he leído y he logrado entender, diria que la base está hecha, la base. Preciosa.

    Dice usted que, salvo el Papa actual, nadie está dispuesto a cambiar de paradigma y que mira hacia atrás y no ve que nadie lo siga. Quizás habría que analizar el término nadie.

    Déjeme que discrepe, el Papa actual está anclado en el paradigma clásico de la iglesia, y sí, es cierto que tiene gestos evangélicos que le hicieron salír en portadas de revistas y ser declarado hombre del año, pero no sé eso qué tiene que ver con el nuevo paradigma que usted dice y yo comparto, que necesita la iglesia. Eso es un trabajo arduo, largo,de teólogos que estén dispuestos a llegar a acuerdos y que la iglesia oficial esté dispuesta a aceptar. No va de testimonios personales por muy  importante que seas dentro de la iglesia las personas que los dan.

    Pero tengo la impresión de que todo aquel que cuestiona algo relacionado con el Papa actual , automáticamente se toma como un ataque a un posible cambio en el paradigma actual de la iglesia. No comparto esa idea en absoluto. Habrá quiénes no quieran un cambio y otros que lo están pidiendo a gritos.

    Es una opinión muy personal. Ya le he dicho que me ha gustado su artículo. Y estoy muy orgullosa porque lo he entendido. No crea que entiendo todo lo que escriben.

    Un saludo cordial.

  • Gonzalo Haya

    Agradezco este artículo porque veo muy acertado el sintetizar los dos paradigmas -tradicional y emergente- como “Doctrina y Culto” y “Acción y Espiritualidad”. La acción social de la Iglesia -conocida popularmente como Cáritas- es muy valorada, mientras que la institución y la jerarquía -conocidas popularmente como “iglesia”- son muy denostadas y aborrecidas. Por otra parte, hay sed de espiritualidad, aunque quizás mal canalizada. Acción y espiritualidad es una buena consigna evangélica, que puede prender en los jóvenes y en los adultos que buscamos nuestro lugar en este mundo en transformación.

Deja un comentario