Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4512 Artículos. - 72502 Comentarios.

Poder y violencia de género

Caselles

No importa que el mozo fuerte vuelva viejo,…
si al cabo hoy vuelvo rico y poderoso

(Los Gavilanes)

 

Es ésta una sociedad sugestionada por el poder. Nada que objetar, porque el poder es el vector de la evolución en los animales superiores, ya que el poder es el que garantiza, no solo la supervivencia individual, sino, sobre todo, la continuidad de la especie, porque no solo sirve para defenderse de los ataques de los depredadores, sino, fundamentalmente, de la competencia de otros individuos de la misma especie y de otras especies que compiten por el espacio vital o por los alimentos.

Animalitos somos y no conviene renegar de nuestra propia naturaleza si queremos entendernos y entender lo que pasa.

En general, en las especies animales más cercanos a nosotros, las que consideramos superiores, el poder desempeña un papel crucial en la reproducción como muy bien sabe cualquiera que sea aficionado a los documentales sobre la fauna.

Las hembras, con buen criterio, eligen a sus compañeros machos en función del poder que exhiben (forma física, fuerza, belleza, salud, agresividad, violencia, valor, astucia, etc.) y, al mismo tiempo, sabedores por instinto de que esas son las dotes que emocionan a las hembras, los machos solo pueden obtener la recompensa a su necesidad de reproducirse y el placer que ello comporta entrenándose para adquirir o perfeccionar (o por lo menos simular).las cualidades que les permitirán reproducirse. Es verdad que entre los humanos las cosas cambian, que para eso tenemos (o deberíamos tener) inteligencia. Pero si nos fijamos en la práctica hasta nuestros días veremos que el instinto permanece en gran medida y cómo el príncipe azul preferido por las jovencitas en edad de merecer (y deseado por sus mamás) es un joven alto, guapo, rico, fuerte, poderoso, agresivo, con éxito social, valiente y audaz. Los débiles, feos, tiernos, sensibles, pacíficos, etc., lo tienen crudo y difícilmente se comen una rosca.

En estas condiciones lo lógico es que la selección produzca machos cada vez más machos cuyo representante mas genuino sería quizás el ejecutivo agresivo de nuestros días (que a lo que más se parece es a un John Wayne pulido y maqueado). No se piense nadie que pretendo echar la culpa a las mujeres de sus propios males, porque estoy hablando tanto del poder de cada uno como de tendencias inconscientes tanto de hombres como de mujeres que terminan llevando a la catástrofe en la que los hombres son los asesinos y ellas las víctimas y eso no tiene vuelta de hoja.

Quizá todo esto no sea más que un delirio senil (tontunas de la edad), pero, por si las moscas, me parece que sería conveniente entrar alguna vez a examinar las relaciones internas de la pareja, su postura frente al poder, las agendas conscientes e inconscientes de ambos miembros y la podredumbre que los intentos de dominio de uno sobre el otro y viceversa terminan produciendo y cómo la violencia de los machos acaba por estallar cortando el nudo gordiano con la muerte de la mujer un día sí y otro también y cómo en los países más avanzados del capitalismo, la violencia, no solo no desaparece, sino que con frecuencia aumenta.

A estos efectos lo del pacto de estado es tan eficaz como la danza del brujo para atraer la lluvia, porque ya me diréis de que sirven cientos de leyes contra el que va a matar a su mujer con el designio de suicidarse a continuación. A ver si nos enteramos de que obra bajo la presión incontrolable de un instinto inconsciente (y con esto tampoco quiero exculpar al victimario).

Juan García Caselles

13 comentarios

  • George R Porta

    Leo «La posición erguida del humano distancia los centros informáticos en la CABEZA (y de DEJAR LAS MANOS más libres) de los sub-centrados en los ORGANOS SEXO-REPRODUCTIVOS.»

    Pregunto: Pero, ¿eso es malo? A;gún progreso nos ha hecho supercar a los monos y otros parientes… ¿o no?

    Leo: «Cuando al tipo (varonacho) lo vas dejando DES-OCUPADO (sn laburo “manual” ni “mento-profesional) ¿qué querés que haga? ¡Se vuelve cada vez MÁS ANIMAL! Y no hay Ciencia, ni Técnica, ni Dios que lo arregle. ¿No te parece?»

    Aunque la pregunta no viene dirigida a mí, sino al autor, no pude evitar escucharla y por eso aventuro una respuesta:

    1. Si le sobra el tiempo, bien puede ayudar en la casa y con los hijos

    2. No hace falta saber astrofísica. ni inteligencia artificial, ni ser Dios para arreglarse: Solo es necesario hacer lo que sea para ayudar, porque hay que seguir aseando, limpiando, educando a los pibes… ¿o no?

  • oscar varela

    Hola!

    Ahora, bajando el tono “intelectual” de mi respuesta al Cumpa Autor.

    …………………….

    PENSAMIENTOS DE UNA argentina QUE SE SIENTE QE LA PUEDEN MATAR

    “Lamentablemente TODAS pasamos x esto…
    1- Situación en un bar con una amiga, pasamos por al lado de un grupito de hombres. Nos dicen cosas. Los ignoramos, total es normal. -“Rubia gato”, escucho. -“Qué le dijiste a mi amiga gil?”. No me mira a la cara, no tiene los huevos para hacerlo. O quizás no tendríamos que haber pasado por ahí.
    2- Vamos al boliche, me agarra uno para bailar, ME AGARRA de la cintura. -“No me toques, no quiero bailar”, -“PUTA”, vuelvo a escuchar. Tendría que haber aceptado, era solo bailar, supongo. 3- Seguimos caminando, -“Qué te haces la linda fea de mierda”. Por las dudas no contestamos, a ver si por hacerlo nos comemos una piña.
    4- Seguimos caminando juntas, como todas las minas que vamos para todos lados en grupo. Para que ninguna se pierda y no le pase nada. Me tocan el orto. Sí, EL ORTO. Me doy vuelta. Veo a unos pibes que felicitaban al pelotudo que se le ocurrió meterme la mano abajo de la pollera porque sí, porque quiso. Seguramente yo no me tendría que haber puesto esa pollera tan corta. Lo miro. -“Qué hacés imbécil?”. Se comió un empujón. Y yo, un par de puteadas por haberme defendido. Por suerte fue solo eso. Puteadas.
    5- Nos tomamos un taxi en la puerta del boliche. -“Amiga, avisame si llegás bien”. Si el taxista te habla mucho tenés que tener cuidado. No seas muy copada para que no piense que “hay onda”. Pero tampoco seas tan seca, a ver si todavía se enoja porque no le hablás. Y si no te habla es sospechoso. Por las dudas preparás las llaves para entrar lo más rápido posible. No querés que te deje en la puerta de tu casa para que no sepa dónde vivís. Por las dudas. Pero tampoco que te deje en la esquina. Es peligroso caminar sola a las 6 de la mañana… y a las 3 de la tarde también.
    6- 09 hs. am camino al laburo. Como todos los días. En 25 cuadras me gritaron cosas 10 tipos distintos. Y no por ser linda. Tampoco por tener lindo cuerpo. En short, en pantalón, en uniforme de trabajo. No importa cómo vaya vestida. No importa si llevo puestos los lentes, una bufanda y una campera que me tapan entera. Te gritan igual. Porque sí, porque pueden.
    -“Qué me dijiste? Podrías ser mi viejo”, una de las contestaciones para un señor bastante mayor que yo, que me sugirió en medio de la calle que le muestre mis tatuajes. Seguramente no me tendría que haber tatuado las piernas. Mala mía, no? Sigo caminando. -“Mi amorrrrr”, me doy vuelta, un viejo, un anciano, UN ABUELO de esos que llevan bastón. No puede ser, me digo a mí misma. Me indigno.
    7- Caminando con mis hermanas y mi mamá se me cruzan dos o tres pibitos en bici y me dicen algo que no logré terminar de escuchar. -“Tenés 12 años”, le digo a uno, haciéndole entender la diferencia de edad entre ellos y yo. -“12 metros tengo acá”, su respuesta (la misma edad que mis hermanitas). Quizás yo tendría que haberle enseñado a mis hermanas a no contestar ni defenderse de sus insultos. Por las dudas que las quiera lastimar.
    8- Pasar por una obra en construcción es lo más vergonzoso y al mismo tiempo lo más “normal”. Cruzás de vereda, pero eso no alcanza. Ahí están haciéndolo otra vez. “Mamita, mirá lo que sos”. Qué soy? Soy una simple piba que va a laburar, o voy a lo de mi amiga, o a casa a mirar la serie y tengo que bajar el volumen de mis auriculares para escuchar lo que me decís, o no, mejor subo el volumen así no escucho tus guarangadas. Y no, no me quiero casar con vos como me lo pedís. Tampoco quiero que me hagas de todo. Y tus “piropos” metételos en el culo. No me vas a levantar así. Nunca. Y no por ser obrero, sino por ser un ordinario.
    “no contestés”. “No te hagas la canchera, te van a cagar a palos”. “Ignoralos”. “Un día te vamos a encontrar en una zanja”. “No andés sola”. “No caminés por ahí”. “No te vayas con cualquiera”. “De noche es peligroso”. “Avisá cuando llegás”. HARTA.

    ………………………….
    Y esto es solo un resumen de lo que vivimos TODOS los días las mujeres.

    * No importa la hora, ni el lugar, ni cómo te vistas.

    * No importa tu aspecto físico, ni tu edad.

    * No importa qué día de la semana sea, ni de dónde venís o a dónde vas.

    Ellos lo hacen igual.

                    * Porque pueden,

                    * porque son machos.

    Vos, si sos mina,

                    * ni se te ocurra defenderte.

                    * A ver si los haces enojar y te pegan.

                    * O te violan.

                    * O te prenden fuego.

                    * O te matan y te tiran a la puta basura.
    Y no me vengan con que la violencia es para todos, porque les puedo asegurar que ningún hombre pasa por estas situaciones todos los días de su vida.
    ¿Por cuánto tiempo más nos vamos a tener que cuidar

                    – del taxista,

                    – del portero,

                    – del obrero,

                    – del vecino,

                    – del amigo de un amigo,

                    – del pibe que te tocó el orto?
    Y quizás

                    – el pibe del bar,

                    – o el del boliche,

                    – el señor mayor,

                    – el obrero o

                    – los pibitos

    no me iban a violar.

    Tampoco tenían pensado matarme.

    Pero entonces.

    – no lo hagas,

    – no me grites cosas

    – ni me toques

                    – porque sí,

                    – porque crees que podés,

                    – que tenés derecho a hacerlo.

    – No me asustes si me ves caminando sola.
    ¿A cuantas más de nosotras van a matar?

    ……………………..
    De camino a casa queremos ser LIBRES, no valientes.”

  • oscar varela

    Hola Autor y compañero de “vejestud”!

    Nos (y Te) preguntas:

    – “¿porqué os (las) matan?”-

    ……………

    Pienso que hay tantas Respuestas cuantos individuos varones.

    Lo que me lleva a que la Pregunta, si me animo a pensarla y responderla, me la tengo que hacer a mí mismo.

    Entonces me digo:

    ¡Huy, cuánto laburo y cuánto tiempo cuesta el no-matarlas!

    Asunto pedagógico que ya debe llevar una millonada de años.

    La evolución de las especies nos muestra una veta por la que se largó, llegando a “ponerse de pie”.

    La posición erguida del humano distancia los centros informáticos en la CABEZA (y de DEJAR LAS MANOS más libres) de los sub-centrados en los ORGANOS SEXO-REPRODUCTIVOS.

    Cuando al tipo (varonacho) lo vas dejando DES-OCUPADO (sn laburo “manual” ni “mento-profesional) ¿qué querés que haga?

    ¡Se vuelve cada vez MÁS ANIMAL! Y no hay Ciencia, ni Técnica, ni Dios que lo arregle.

    ¿No te parece?

    ………………….

    Ahora te preguntarás: ¿Cuál es la SOLUCIÓN al Enigma?

    Lo dejamos para el próximo Capítulo de esta Novela humana; para lo cual decimos ¡SEGUIRÁ! – Óscar.

  • Juan García Caselles

    De acuerdo con todos los comentarios. Pero ¿porqué os (las) matan?

  • mª pilar

    ¡¡¡Gracias Olga!!!

    Totalmente de acuerdo; es un hermoso canto, a lo que verdaderamente nos importa a las mujeres que nos calzamos por los pies.

    ¡Gracias, un abrazo entrañable!

    pili-mª pilar

  • olga larrazabal

    .Pero si nos fijamos en la práctica hasta nuestros días veremos que el instinto permanece en gran medida y cómo el príncipe azul preferido por las jovencitas en edad de merecer (y deseado por sus mamás) es un joven alto, guapo, rico, fuerte, poderoso, agresivo, con éxito social, valiente y audaz. Los débiles, feos, tiernos, sensibles, pacíficos, etc., lo tienen crudo y difícilmente se comen una rosca.

    Analizando las cualidades que Ud. cita como buenas para elegir marido, está la belleza física y las cualidades del poder.  Dentro de esa enumeración hay una que es altamente indeseable y es la Agresividad, producida por la Testosterona, dicen los biólogos. No hay nada más mata pasiones que un macho que grita, golpea la mesa, insulta, pasa por arriba de medio mundo y le arrea a su mujer, y se pasea por la casa como gorila en celo armando escándalos.

    Esas cualidades que Ud nombra, solas, tampoco son tan deseables así solas y necesitan algunas virtudes .

    Los guapos suelen ser narcisistas y Don Juanes y creen que todas las mujeres andan detrás de ellos.  Y los ricos, poderosos, agresivos, suelen ser insoportables para vivir con ello y cansadores para pasar el rato..  No creo que la audacia le importe a las mujeres.

    La valentía si importa, ya que es una cualidad que ayuda a la honestidad ya que hay que ser valiente para no dejarse llevar por lo que piensen los demás, y para sentirme protegida. De modo que valiente y honesto podrían ir juntos.

    Además se aprecia la inteligencia y que sea entretenido y cariñoso, de buen talante y buenas maneras.

    Los sensibles y pacíficos, es decir que  aprecian las artes y otras disciplinas estéticas y tienen inteligencia emocional, pueden ser extremadamente atractivos y varoniles. Y si son guapos, cariñosos,  y honestos, no le digo más.

    Los que andan a bofetadas con el mundo, que justifican las guerras y el atropello, son un asco. Tampoco los dogmáticos, y que llevan uniforme con charreteras.

     

     

  • h.cadarso

    La irrupción del movimiento de la Ilustración dió lugar, entre otros fenómenos, a un cierto “protagonismo” del sexo y el erotismo en la filosofía de Occidente. Destacan en esta irrupción el marqués de Sade, Schopenhauer, Hegel. El sexo mantiene desde entonces una atención preferente en los grandes filósofos: Freud, Kierkegaard, Heidegger, Jean Paul Sarte, Simone de Beauvoir…

    Para Schopenhauer le etapa de la existencia, la salida del ser humano del no ser al ser y los breves momentos en que ese ser se mantiene vivo hasta volver a la nada de donde salió, son una tragedia, un fracaso. Pero, aún consciente de ese fracaso del ser, el ser humano se empeña en prolongar ese fracaso mediante el sexo y el erotismo, condenando así a la tortura a todos sus herederos. Bajo este prisma, el universo es una cadena de eslabones que se perpetúa mediante el sexo. Una visión muy próxima al panteísmo, en la que el ser humano es un autómata manipulado por el instinto. Y que mueve a Schopenhauer a proponer como salida el suicidio, la negativa a vivir y a generar para el dolor a nuevos seres, a perpetuar el fracaso en el mundo de los seres.

    En todo caso, a esa etapa del sexo como instinto irracional sucede una reflexión y racionalización del mismo. En la antigüedad clásica, Platón dedica una atención especial a la homosexualidad y la pederastia, sobre todo con su famoso “agape”. Y Sade, más tarde, elogiará la violencia y el masoquismo. Mientras que las tendencias religiosas menosvalorarán lo que tiene de “eros” la actividad sexual en beneficio de la moderación, la abstinencia y la procreación. Sabemos también de la tolerancia de la homosexualidad y de la pederastia dentro de la cultura árabe.

    La aparición de Freud marca un golpe de timón hacia el optimismo, el sexo alienta el resurgimiento de un mundo en el que el proletariado se alza con el poder. El existencialismo alienta por su parte la negativa al sexo…Negativa que, de alguna manera, subyace en la tendencia maniqueísta de las religiones, con ese afán u obsesión por la abstinencia, la virginidad y todo lo demás…

    A subrayar también el grito de los hippies y del mayo 1968 francés: “Haced el amor, y no la guerra..”.Como si la represión del sexo fuese un gesto de dictadura y opresión del ciudadano que desviaría sus tendencias hacia la violencia y la guerra, y la sexualidad sin límites condujese a la convivencia en armonía y justicia.

    Hoy, la ciencia ha hecho posible desligar el disfrute del sexo de la natalidad, y controlar así el número de nacimientos, dato que la filosofía no estaba en condiciones de contemplar antes. Esta nueva situación ha dado lugar a tendencias contradictorias, unas banalizando el erotismo y quitándola “morbo y mordiente” en la medida en que el riesgo ha desaparecido, y otras estimulando y facilitando el acceso y el uso y abuso del sexo más allá de lo conveniente u oportuno o moral…

    En todo caso, la prostituta, como profesional y experta en sacar del sexo el máximo de placer, adquiere un relieve especial y hace sombra a la mujer que pone en primer lugar el aspecto de engendrar y criar a los nuevos retoños, la mujer-madre y ama de casa. Y desde el punto de vista ético, se echa de menos una pedagogía y una pastoral que otorgue a este doble aspecto del erotismo y de la procreación el lugar que les pertenece. Y que solucione el grave problema del exceso de nacimientos que haría imposible la continuidad del género humano.

    Aunque quizá el “instinto” y los designios del Creador se han adelantado y han puesto en orden la actividad de esa cadena de generaciones que pueblan nuestro planeta…

    Desde una visión filosófica resulta también decepcionante la prevalencia de la visión del erotismo y el sexo desde una perspectiva preferentemente del macho, en la que lejos de valorar por igual el rol de la mujer y del hombre, este aparece casi siempre como el protagonista, y la mujer como instrumento, campo de operaciones y marco donde él, siempre él, maneja los pinceles, concibe la imagen, selecciona los colores, y pone su firma de autor… La filosofía actual, la pedagogía, la pastoral, todavía no se han desprendido de ese pensamiento alienante y machista.

  • George R Porta

     
    «Violencia sexual» … «violencia de género»: ¿Una cuestión de vocabulario…semántica? 
     
    La expresión «violencia de género» ha venido reemplazando en castellano y otras lenguas la expresión «violencia sexual».
     
    Cito un artículo bien documentado que aparece en este enlace a Wikipedia (https://es.wikipedia.org/wiki/Violencia_de_g%C3%A9nero#cite_note-49 consultado el 25 de abril de 2017) porque deseo pedir disculpas por utilizar erróneamente la expresión «violencia sexual cuando en realidad debí decir: «violencia de género». Cito el artículo modificando las referencias bibliográficas que en el mismo son notas al final y las he interpolado por razones de formato al publicarlas en el espacio de Atrio.org y no saberlo hacer de otra forma.
     
    Deseo agradecer a Ana Rodrigo que me aclarara la diferencia en más de una ocasión y que en modo alguno se trate de falta de aprecio por su ayuda, sino simplemente este mal efecto de pensar en unas lenguas y escribir y hablar en otras que padezco.
     
    «En español, para algunos autores por una mera confusión idiomática de la traducción de gender —debido al doble significado en español: «género» y «sexo»—, el término «género» pasó a ser también una acepción distinta a las connotaciones gramaticales en la lengua española, (María José Zarza González; María Xesús Froján Parga, Estudio de la violencia doméstica en una muestra de mujeres latinas residentes en Estados Unidos» en Anales de Psicología 21 (1): 18-26; junio de 2005) y que ha sido criticada por la Real Academia Española por hacer un mal uso de la palabra «género» como mero calco del inglés gender que no tiene traducción en español (Informe de la Real Academia Española sobre la expresión violencia de género». 19 de mayo de 2004. Consultado el 13 de noviembre de 2012); aunque en el Diccionario panhispánico de dudas indica que este término —en cuanto a «categoría sociocultural»— sería aceptable, siempre que se utilice con un sentido técnico (Cf. Real Academia Española. Real Academia Española y Asociación de Academias de la Lengua Española (2005); «género» (apartado 0). Diccionario panhispánico de dudas (1.ª edición). Consultado el 25 de noviembre de 2012).»
    Gracias

  • George R Porta

     
    En el desarrollo del monoteísmo en el Medio Oriente que tiene que ver con el del cristianismo, la supresión de la divinidad mujer parece obviamente una forma de violencia sexual, al menos metafóricamente hablando, porque el monoteísmo, por ejemplo en Israel, dejó de lado en a la diosa «Asherah» (la ortografía del nombre puede cambiar) una deidad femenina posiblemente oriunda de Canaan, pareja de «El» (Creador, todopoderoso, masculino) y a veces llamada «Elat» que significa «diosa».
     
    Asherah (Deuteronomio 16, 21) era representada a menudo como árbol de la vida, posiblemente el mismo cuyo fruto fue prohibido a Adán y a Eva en el respectivo mito etiológico. Está mencionada en la Biblia que conocemos más frecuentemente de modo indirecto (Levítico 18, 21; 1 Reyes 11-5, 2; explícitamente en Crónicas (34, 1-7). Isaías, Jeremías y Miqueas, aluden a ella también. 
     
    Con respecto a un cambio de paradigma en la lectura de la Biblia este tema puede ser particularmente interesante porque los evangelios de la infancia y las genealogías, a la inversa:
     
    1.     suprimen muy temprano la presencia de José,
     
    2.    atribuyen a Jesús haber llamado «su Padre» o «Abba» a Dios
     
    3.    reportan solo a María viva hasta después de la fecha de su muerte. 
     
    Secundariamente, este asunto hace más cuestionable el prejuicio religioso contra la sexualidad, el cuerpo, etc., porque paradójicamente al definir el «sexo» solo en función de la reproducción (Código de Derecho Canónico, Canon 1096) deshumaniza, reduciendo al ser humano a lo animal en esta esfera e impacta negativamente la interpretación de Génesis 1, 27 donde se alude a que el ser humano sea creado a «imagen y semejanza» de su Creador.
     
    También, estas hipótesis obligan a revalorizar la presencia de la mujer en el cristianismo, la definición del matrimonio y los derechos de la mujer en general con respecto a los del hombre.
     

  • George R Porta

     
    1.      No parece que haya evidencia de violencia sexual entre animales no humanos.
     
    2.      Entre los animales no humanos, la atribución de amor es difícil de probar. La atracción sexual parece regulada primaria o exclusivamente por el instinto reproductivo.
     
    3.      Siempre refiriéndome a animales no humanos en general —quizás haya excepciones que no conozco— si la hembra está en celo, el macho dominante del grupo (manada, rebaño, piara, etc.) será tolerado.
     
    4.      Entre animales no humanos, si la hembra no está en celo, muy rápidamente ella le hará abandonar el acercamiento.
     
    5.      De ahí que la frecuencia de relaciones sexuales entre animales suele ser menor en comparación con la raza humana.
     
    6.      En los ámbitos mono-genéricos la forma de la violencia sexual varía.
     
    7.      En las cárceles sobre todo las masculinas —los escándalos sexuales entre los clérigos católicos que hicieron explosión en 2001-2002 y después, demuestran que la insatisfacción sexual forzada puede ser muy deshumanizante—la violencia sexual está muy vinculada a un grado elevado de sadismo y vasallaje o esclavitud y la rebeldía de la víctima con extrema represalia y muerte.
     
    8.      En las cárceles femeninas, la asociación tiene un carácter mucho más «incestuoso» porque suele faltarle el alto grado de violencia y maltrato que es común en las cárceles masculinas y abundar el de un proteccionismo posesivo y exclusivista, pero con tonalidades pseudo-maternales.
     

  • oscar varela

    Hola!

    Leo:

    – “Animalitos somos y no conviene renegar de nuestra propia naturaleza si queremos entendernos y entender lo que pasa”-

    Ok! Pero:

    Si somos “animalitos”; ¡No seamos unos ANIMALES!

    En este caso, el signo de puntuación “¡!” hace la diferencia.

    …………….

    Lleva razón Caselles al acotar la VIOLENCIA a la ANIMALADA.

    Pero convendría, tal vez, hacer aparecer el SENTIMIENTO DEL AMOR cuando en la Escena descrita de mujeres y varones se trata; y no solo de ‘hembras’ y ‘machos’.

    ………………….

    1- No confundiendo “Gusto” y “Elección”

    “Al hombre normal le «gustan» casi todas las mujeres que pasan cerca de él.

    Esto permite destacar más el carácter de profunda elección que posee el amor. Basta para ello con no confundir el gusto y el amor.

    2- “LA PINTA QUE DIOS ME HA DA’O”Pipistrella, Tita Merello

    La buena moza transeúnte produce una irritación en la periferia de la sensibilidad varonil, mucho más impresionable —sea dicho en su honor— que la de la mujer. Esta irritación provoca automáticamente un primer movimiento de ir hacia ella. Tan automática, tan mecánica es esta reacción, que ni siquiera la Iglesia se atreve a considerarla como figura de pecado. La Iglesia ha sido en otro tiempo excelente psicóloga, y es una pena que se haya quedado retrasada en los dos últimos siglos. Ello es que, clarividente, reconocía la inocencia de todos los «primeros movimientos». Así, éste de sentirse el varón atraído, arrastrado hacia la mujer que taconea delante de él. Sin ello no habría nada de lo demás —ni lo malo ni lo bueno, ni el vicio ni la virtud. Sin embargo, la expresión «primer movimiento» no dice todo lo que debiera. Es «primero» porque parte de la periferia misma donde se ha recibido la incitación, sin que en él tome parte lo interno de la persona.

    3- ATRACCIÓN ¿Y después, qué?

    Y, en efecto, a esa atracción que casi toda mujer ejerce sobre el hombre, y que viene a ser como la llamada que el instinto hace al centro profundo de nuestra personalidad, no suele seguir respuesta o sigue sólo respuesta negativa. La habría positiva cuando de ese centro personalísimo brotase un sentimiento de adscripción a lo que acaba de atraer nuestra periferia. Tal sentimiento, cuando surge, liga el centro o eje de nuestra alma a aquella sensación externa; o dicho de otro modo: no sólo somos atraídos en nuestra periferia, sino que vamos por nuestro pie hacia esa atracción, ponemos en ella nuestro ser todo. En suma: no sólo somos atraídos, sino que nos interesamos. Lo uno se diferencia de lo otro como el ser arrastrado del ir uno por sí mismo.

    4- INTERÉS

    Este interés es el amor, que actúa sobre las innumerables atracciones sentidas, eliminando la mayor parte y fijándose sólo en alguna. Produce, pues, una selección sobre el área amplísima del instinto, cuyo papel queda así reconocido y a la vez limitado.

    [Que el instinto sexual es ya por sí selectivo fue una de las grandes ideas de Darwin.

    El amor sería una segunda potencia de selección mucho más rigorosa].

    5- AMOR

    Nada es más necesario, para esclarecer un poco los hechos del amor, que definir con algún rigor la intervención en ellos del instinto sexual. Si es una tontería decir que el verdadero amor del hombre a la mujer, y viceversa, no tiene nada de sexual, es otra tontería creer que amor es sexualidad.

    6- EXCLUSIVISMO

    Entre otros muchos rasgos que los diferencian, hay éste, fundamental, de que el instinto tiende a ampliar indefinidamente el número de objetos que lo satisfacen, al paso que el amor tiende al exclusivismo. Esta oposición de tendencias se manifiesta claramente en el hecho de que nada inmunice tanto al varón para otras atracciones sexuales como el amoroso entusiasmo por una determinada mujer.

    7- La “Selección” se hace ELECCIÓN (lo otro es una ¡ANIMALADA!)

    Es, pues, el amor, por su misma esencia, elección. Y como brota del centro personal, de la profundidad anímica, los principios selectivos que la deciden son a la vez las preferencias más íntimas y arcanas que forman nuestro carácter individual.”-

    ……………………

Deja un comentario