Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

3899 Artículos. - 62833 Comentarios.

Del sueño americano al ansia por un salvador

pedro_zabala

Pedro ha sido seguidor y colaborador de ATRIO desde hace tiempo. Y hoy, dando ejemplo a muchos otros, empieza a considerarse autor de nuevas columnas. AD

Siempre me ha ha llamado la atención el afán monopolizador con el que los habitantes de USA acaparan el nombre de todo el continente para aplicarlo en exclusiva a su país. Quizá eso explica la frívola naturalidad con que engulleron parte del territorio mexicano, se quedaron con Puerto Rico, pretendieron hacer lo mismo con Cuba (aunque en esa isla conservan Guantánamo, especie de limbo jurídico para violar indefinidamente Derechos Humanos) y consideran todas las naciones del sur de Río Grande como su patio trasero. Esa característica excluyente, no es sólo hacia fuera. Se basa en un fuerte nacionalismo interior, anclado en la pretendida superioridad de la etnia blanca, en la constante exhibición, pública y privada, de la bandera de las barras y estrellas, y en la imposición del idioma inglés.

Como a muchos la elección de Donald Trump como presidente de USA, me sorprendió. La apelación a la América profunda, rural y puritana, y al paro de muchos trabajadores blancos eran los motivos que solían dar los analistas. La lectura de una editorial de la revista jesuítica Razón y Fe, me ha ayudado a una comprensión más profunda. La alusión al “sueño americano”, la mítica creencia en América como tierra de oportunidades que configura la raíz de su cohesión social, según la cual cualquiera con su mero esfuerzo individual puede llegar a la cumbre de esa escala social, basada en la posesión de bienes materiales, explica bastante ese giro popular con el rechazo a las élites políticas.

Junto a ello, la conciencia de una crisis profunda, iniciada por el estallido de la burbuja inmobiliaria, el cierre de muchas industrias basadas en mano de obra intensiva, las especulaciones financieras que arruinaron a miles de pequeños ahorradores. El miedo y la angustia por el futuro atenazaron, no sólo el bolsillo sino también el corazón de muchos estadounidenses. El ansia de un salvador que les liberase creció y creyeron encontrarlo en Trump, ese multimillonario agresivo e incorrecto que amenazó a casi todo el mundo y encandiló a sus posibles votantes.

Así está desde entonces, con su estilo mordaz y chabacano, aplaudiendo el Brexit británico, recibiendo y jaleando a líderes políticos de países europeos que quieren dinamitar la Unión, exigiendo que aumentemos los gastos militares y proclamando con orgullo fanfarrón su voluntad de ejercer de gran sheriff del planeta.

Está dispuesto a convertir en realidad política sus promesas electorales:

  • Liquidación urgente de la tímida reforma sanitaria, iniciada por su antecesor Obama, para dar cobertura a millares de ciudadanos sin recursos económicos. Así los potentes lobys de seguros médicos seguirán haciendo su negocio.
  • Construcción de un muro divisorio entre USA y México, con el propósito de que lo paguen los propios mexicanos.
  • Conversión de todos los emigrantes sin papeles en delincuentes, con expulsión inmediata.
  • Prohibición de entrada de refugiados procedentes de países musulmanes (con excepción de Pakistán, a ver si así evita otro varapalo judicial).
  • Proteccionismo industrial a ultranza, retirando a USA de los acuerdos de libre comercio.
  • Rearme atómico total y aumento enorme del presupuesto militar, para que puedan ganar todas las guerras futuras.
  • Ataque constante a los medios de comunicación y los miembros del poder judicial que no se pliegan a sus consignas, tachándolos de antipatrióticos y de poner en peligro la seguridad nacional.
  • Obsesión por la seguridad por encima de los Derechos Humanos, intentado justificar por ello el empleo de la tortura.
  • Apoyo total al afán expansionista del Estado de Israel sobre los Territorios Ocupados palestinos.
  • Negación del cambio climático, anulación de medidas proteccionistas del medio ambiente, fomento de industrias contaminantes y medios extractivos peligrosos, desarrollismo económico a ultranza.

Deja un comentario