Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 3-4-17, 13:23

Maite Lesmes: Impresioanante relato de tortura en San Sebastián hace 30 años:

mª pilar: Para pensar...Una sensacional conferencia de Boaventura de Sousa Santos sobre capitalismo YouTube, 25 m.

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

3860 Artículos. - 62449 Comentarios.

Francisco conturba a tradicionalistas

Para muchas personas los signos que ha empezado a dar el Papa Francisco, no son poca cosa. Magdi Allam, el musulmán que hace cinco años bautizó Benedicto XVI en la Vigilia Pascual de San Pedro, retrasmitida a todo al mundo, ya ha anunciado que deja de ser católico pues él no está de acuerdo con las palabras amistosas pronunciadas por el “buenista” Francisco en dos ocasiones. Pero un paisano del papa -lo cuenta Nicole Winfield aquí abajo- ya ha dicho que en dos días “había muerto el proyecto de ocho años de Benedicto respecto a la restauración litúrgica. Los tradicionalistas empiezan a cabrearse. ¿Podría haber mejor señal de que las cosas van mejor?


Francisco conturba a tradicionalistas

LavatorioEn esta foto suministrada por el periódico del Vaticano L’Osservatore Romano, el papa Francisco lava los pies de un preso en el centro de detención juvenil de Casal del Marmo, Roma, el 28 de marzo del 2013, en un ritual de Jueves Santo

  • NICOLE WINFIELD

El papa Francisco se ha ganado muchos corazones con su estilo sencillo y sus exhortos a ayudar a los más pobres del mundo. Sin embargo, ha conturbado a los católicos tradicionalistas que adoraban a su antecesor Benedicto XVI, quien restituyó parte de la pompa tradicional en la figura del pontífice.

La decisión de Francisco, de desatender una regla de la Iglesia y lavar los pies a dos jovencitas, una musulmana serbia y una católica italiana, durante el ritual del Jueves Santo, ha sido para esos tradicionalistas la gota que derramó el vaso: una evidencia de que el nuevo papa tiene poco o nulo interés en una de las prioridades de Benedicto: revivir las tradiciones anteriores al Concilio Vaticano II en la Iglesia.

Uno de los “blogs” tradicionalistas con más lectores, “Rorate Caeli”, reaccionó a la ceremonia del lavatorio declarando que había muerto el proyecto de ocho años de Benedicto para enderezar lo que el entonces pontífice consideró interpretaciones erróneas de las reformas modernizadoras del Concilio.

“Por ejemplo, ha llegado oficialmente el final de la reforma a la reforma”, deploró “Rorate Caeli” en su reporte sobre el ritual del Jueves Santo.

Un comentarista afín a esas ideas tradicionalistas en Argentina, el país natal de Francisco, es Marcelo González, quien reaccionó a la elección de Francisco con un artículo titulado “¡El Horror!”

González afirmó que Jorge Mario Bergoglio, el actual papa, no realizó prácticamente esfuerzo alguno como arzobispo de Buenos Aires por revivir la antigua misa en latín, una causa abrazada por Benedicto XVI y por los tradicionalistas.

“Enemigo jurado de la misa tradicional, no ha permitido sino parodias en manos de enemigos declarados de la liturgia antigua”, escribió González en la publicación Panorama Católico Internacional.

Prácticamente todo lo que ha hecho Francisco desde que fue elegido papa —cada gesto y decisión— ha disgustado a los tradicionalistas de un modo u otro.

La noche del 13 de marzo, cuando se le eligió en el cónclave, Francisco salió al balcón central de la Basílica de San Pedro sin la “mozzetta”, la capa de terciopelo rojo y piel de armiño, usada por los anteriores papas durante actos oficiales. En vez de ello, vistió una sencilla túnica blanca. Ese gesto se convirtió en un símbolo del rechazo de Francisco a los atavíos del papado. Para algunos, representó además un desdén al pontificado de Benedicto XVI, dado que el papa alemán buscó revivir muchas vestimentas litúrgicas de sus antecesores.

Inmediatamente después, cuando los cardenales le juraron obediencia, Francisco no los escuchó desde una silla o pedestal, como hicieron otros pontífices. Permaneció de pie, al mismo nivel que los cardenales.

Ello seguramente lastimó a los tradicionalistas, quienes recuerdan con nostalgia los días en que los papas usaban la silla gestatoria, una suerte de trono portátil, sobre el que eran llevados en andas. Posteriormente, Francisco ha exhortado a “intensificar” el diálogo con el islam, un gesto que irrita a los tradicionalistas, los cuales consideran que un afán por estrechar las relaciones interreligiosas no es sino una señal de relativismo teológico.

Francisco seguramente echó sal sobre las heridas el Viernes Santo. Durante el vía crucis en el Coliseo, elogió la “amistad con nuestras hermanas y hermanos musulmanes”, en una ceremonia en la que recordó también las penurias de los cristianos en Medio Oriente.

El nuevo pontífice causó también azoro al rechazar la cruz pectoral que le ofreció, justo después de su elección, monseñor Guido Marini, el gurú vaticano en materia litúrgica. Durante el pontificado de Benedicto, Marini se convirtió en el símbolo de los esfuerzos de ese papa por restablecer los cantos gregorianos y la vestimenta con brocado de seda, típica de la época anterior al Concilio, durante las misas que oficiaba el sucesor de San Pedro.

Marini ha permanecido al lado de Francisco mientras el nuevo papa le imprime su propio sello a las misas, con vestimenta más sencilla y homilías improvisadas. Pero muchos esperan que el nuevo obispo de Roma nombre pronto a un nuevo maestro de ceremonias litúrgicas, más afín a sus prioridades de llevar a la gente común el mensaje de amor y servicio de la Iglesia, sin los ornamentos de su antecesor.

Ciertamente, ninguno de esos lujos de la alta jerarquía eclesiástica estuvo presente en el acto del Jueves Santo, dentro de la prisión de jóvenes de Casal del Marmo en Roma, donde el papa de 76 años se arrodilló para lavar y besar los pies de 12 reclusos, incluidas dos mujeres. El ritual revive el lavatorio de pies que Jesucristo les hizo a sus 12 apóstoles durante la Última Cena, antes de la Crucifixión, en una muestra de amor y servicio a ellos.

Las reglas litúrgicas indican que sólo pueden participar hombres en el ritual, dado que todos los discípulos de Jesús eran varones. No era raro que algunos curas y obispos pidieran excepciones para incluir a las mujeres, pero las reglas son claras.

Francisco, empero, es la cabeza de la Iglesia, de modo que, en teoría, puede hacer lo que le plazca.

“El papa no necesita permiso de nadie para hacer excepciones sobre la forma en que las reglas eclesiásticas se relacionan con él”, destacó el columnista conservador Jimmy Akin en el National Catholic Register. Pero Akin hizo eco a las preocupaciones planteadas por el abogado canónico Edward Peters, asesor del alto tribunal vaticano, quien dijo que Francisco ponía un “ejemplo cuestionable” simplemente al hacer caso omiso de las reglas de la propia iglesia.

“Es natural que la gente imite a su líder. Ese es el punto crucial del pasaje en que Jesús lava los pies de sus apóstoles. De forma explícita e intencional puso un ejemplo para ellos”, dijo. “El papa Francisco sabe que está sentando un ejemplo”.

___

Nicole Winfield está en Twitter como: www.twitter.com/nwinfield

Este artículo nos fue señalado desde Centroamérica con un enlazace al periódico El Nuevo Herald, que sin embargo no hemos podido abrir. Lo hemos encontrado en otra dirección, el facebookl de la autora. Prueben a buscarlo en el periódico:

http://www.elnuevoherald.com/2013/03/29/1442537/francisco-conturba-a-tradicionalistas.html

8 comentarios

  • Ildefonso López

    Los signos realizados por el Papa Francisco  son   la forma de exprear  su gran  sencillez y bondad interior. Buen calvario le tocará pasar frente a los ultramontanos.

  • pepe sala

    Yo he abierto el enlace sin problemas:
     
    http://kiosko.net/us/2013-03-29/np/nuevo_herald.html
     
    Aunque el PROBLEMON es la ideología de los-las tales…
     
    Lagarto, lagarto, lagarto…

  • Sin embargo, todo hay que decirlo, el papa Francisco les recomendó a los sacerdotes con los que compartió mesa el Viernes Santo, si no me confundo de fecha, que mantuvieran abiertas las iglesias y encendida la luz de los confesionarios, en clara invitación a que los fieles católicos recurran a este sacramento, tan infravalorado en una sociedad como la española, que ha pasado del nacionalcatolicismo en que todo era pecado, al extremo opuesto, radical neopaganismo imperante, en que nada es pecado.

  • Javier Pelaez

    Ciertamente un gesto bello el lavatorio de los pies de Francisco.Pero lo importante son los nombramientos como ya dijo Javier y a mi lo que apunta religion digital-¡Cañizares a Madrid¡-es para echarse a temblar.El artículo de Castillo que recogéis habla muy en clave interna,pero para los que no somos católicos lo que apuntan rumores de la curia y que recoge religion digital-!Calizares en Madrid¡- es una completa desgracia….

  • María

    Yo no sé como se hace ahora donde vivís vosotros, pero en la parroquia donde yo fui lavaron los pies a muchas mujeres de todas las edades y razas y los lavaron también ellas.  La persona que quiere que le laven los pies se levanta va hacia el altar y se los lava quien está allí, y luego ella calza, se levanta, se arrodilla y se los lava a la siguiente persona de la fila. Lo hace todo el mundo igual. Llevan muchos años haciéndolo así y lo hacen con toda la naturalidad del mundo. Y el lavatorio de pies dura lo que tenga que durar. 

    ¿A que viene entonces tanto rasgarse las vestiduras porque el papa lo haga?  Haga lo que haga a los tradicionalistas no creo que les guste.  Si eligieron a Bergoglio, y lo eligió una gran mayoría,  fue para que hiciese cambios; si querían un Benedicto XVII deberían haber votado a Scola. Lo que yo no entiendo es por qué tiene que preocuparnos lo que no les gusta  ni por qué dan a esto tanto despliegue los medios. 
     

  • Javier Renobales Scheifler

    En uno de los clubs de montaña con los que salgo al monte algunos domingos, el Bilbao Alpino, ha muerto el viernes pasado una compañera en la Sierra de Gredos por hipotermina y extenuación. Otro compañero quedó en coma y lo han salvado in extremis. Unos montañeros sevillanos les ayudaron.

     La solidaridada montañera y los equipos de rescate evitaron males mayores.

    Aún así, un responsable de la salida montañera del Bilbao Alpino ha sido imputado por homicidio imprudente/abandono por el Juzgado competente.

    Romero fue puesto a los pies de los caballos por el nefasto Jefe del Estado Vaticano Wojtyla.

    Fue al Vaticano, donde Wojtyla no quería recibirle, pero al final consiguió que le recibiera. Romero salió llorando de semejante podrido lugar sede del papa, que de santa no tiene nada, ni la sede ni el papa ni el Estado Vaticano ni la ICR que gobierna el papa.

    Romero no obtuvo ninguna solidaridad del tan impudicamente llamado santopadre.

    A pesar de que fue hasta Roma a pedírsela, a suplicársela, al tan nefasto papa.

    Así desatendido por su anticomunista papa, Romero fue puesto por Wojtyla a los pies de los caballos, con lo que fue asesinado impúnemente, sabiendo sus asesinos que el poderoso Estado Vaticano no haría nada por defender a Romero, ni vivo ni muerto.

    ¿Bergoglio hará santo a Wojtyla? Ojalá no, y si le quita lo de beato, que se basa en la mentira  de considerar que ‘la intercesión’ de Wojtyla le ha curado el parkinson a una monja, mejor que mejor.

    ¿Hará santo a Romero, Bergoglio? 

    http://www.publico.es/internacional/452712/la-teologia-de-la-liberacion-es-la-gran-asignatura-pendiente-de-la-iglesia-que-hereda-el-papa-francisco

    EN EL 33º ANIVERSARIO DEL ASESINATO DE MONSEÑOR ROMERO


    La Teología de la Liberación es la gran asignatura pendiente de la Iglesia que hereda el papa Francisco
    Cuando se acaban de cumplir treinta y tres años del asesinato del arzobispo de San Salvador, las “tres idolatrías” a las que él se oponía en defensa de los pobres, oprimidos y marginados se han enseñoreado de nuevo de nuestra sociedad: la oligarquía, la represión y el poder político impune

  • Hasta donde sé, el papa Francisco no se ha caracterizado por ser enemigo de la fe  ni de la moral de la Iglesia universal; de lo que sí parece no ser muy amigo es de la llamada misa en latín, en efecto. Y de ello, de ese desafecto o poca estima, ya dejó notorias evidencias desde su época de arzobispo en Buenos Aires.
     
    Desde luego, a mi juicio la misa tridentina o en latín, preconciliar, no es lo nuclear de la fe cristiana vivida en el seno de la Iglesia católica; lo nuclear es a lo que nos invita la Eucaristía, corazón de la vida de la Iglesia: a lavar los pies de tantos hermanos y hermanas que sufren toda clase de oprobio e injusticia.
     
    A mi juicio -siempre a mi juicio, que puede estar errado-, más allá de la belleza litúrgica de la misa en latín, que no niego, ni de sus efectos espirituales sobre los fieles devotos de esa forma de celebración extraordinaria, los tradicionalistas católicos suelen coger el rábano por las hojas: el “rábano” sería la esencia del Evangelio, y las “hojas”, lo accesorio, lo fluctuante, lo no nuclear.
     
    El papa Francisco ha besado los pies de una chica, igual los de esa joven musulmana, tatuados (centro de menores, lo más probable es que sean los de una chica marginada…); mientras, los tradicionalistas católicos lo que reivindican es que los obispos celebren con esos guantes típicos que se llaman manípulos, en lo que siempre me ha parecido un gesto no poco maniqueo, mejor, gnóstico, que planteara algo así como que nuestro cuerpo es “indigno” de tocar el cuerpo del Señor, que empero se hizo hombre, se encarnó hace 2.000 años, Emmanuel, Dios con nosotros.
     
    El papa Francisco ha besado los pies de dos chicas jóvenes, de dos chicas internas de centros de menores, directamente, sin manípulo, sin máscaras… En su tiempo, Francisco de Asís besó más de una vez la piel llagada de los leprosos, auténticos apestados de la época. Se dice que Guillermo Rovirosa, alma máter de la HOAC, estando preso y ya en proceso claro de conversión, besó el cuerpo llagado y completamente “repulsivo” de un preso mortalmente enfermo. Y sobre todo, Jesús permitía que los pecadores, enfermos de toda condición y marginados sociales lo tocaron, le tocaran el manto, a todo un Dios encarnado o hecho hombre, y…
     
    Y no termino de entender a los tradicionalistas, la verdad.
     
    Mi adhesión al Papa, sucesor de Pedro, que hoy ha elegido el nombre de Francisco desde su identidad como Jorge Mario Bergoglio, y que mañana podrá llamarse Periquillo de los Palotes (perdón por la expresión, no quiere ser ofensiva, sino simpática) y venir a Roma desde la reconchinchina.

  • Rodrigo Olvera

    Estoy convencido de que los signos realizados no son poca cosa. Estoy convencido de que sí que habría mejores señales de que las cosas van mejor. Una convicción no contradice a la otra. Digamos que 7 es más que 4, pero sigue siendo menos que 9. Y decir que no es 9 no resta importancia a tener más que 3 que se ha tenido los últimos años, o el 1 que pudo ser de llegar otro candidato.
     
    Yo he visto esta nota o notas muy similares en varios lugares. Aquí, está un blog lefevrista argentino, que se muestra orgulloso de que Vatican Insider reconozca las críticas de los tradicionalistas a Francisco.
    http://statveritasblog.blogspot.mx/2013/03/vatican-insider-reconoce-las-criticas.html
     
    Este blog STAT VERITAS es de espanto, en mi opinión. Pero es una voz más, que vale la pena entender por más que no esté de acuerdo con su mirada
     
     
     

Deja un comentario