Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 8-3-19, 21:55

Equipo Atrio (2019-03-08 21:55:38) : Delcy Rodriguez, vicepresidenta de Venezuela, denuncia al criminal apagón en Venezuela criminal apagón en Venezuela [vídeo de 6 min.]

Equipo Atrio (2019-02-18 09:39:18) : Amplio y clarificador programa sobre Venezuela: La hojilla/a> ¡Magnífico analista argentino Marco Teruggi! ¡Larga charla pero imperdible!

Equipo Atrio (2019-01-09 12:31:08) : Entrevista a Tamayo en la Sexta: La Iglesia española sigue siendo franquista

Floren (2018-11-19 19:50:09) : Floren de Estepa escribe en su blog: CARTA A UN JOVEN QUE NO QUIERE VOTAR

Equipo Atrio (2018-11-16 10:06:45) : La verdadera despedida de Steve Jobbs Disgurfso de graduación https://www.youtube.com/watch?time_continue=12&v=vXJYrrLGNAo

» Pon una nota




Autores

Archivo de entradas

4688 Artículos. - 75226 Comentarios.

¿Por qué nos rebelamos los jueces?

José María Tomás y Tío es un respetado magistrado de Valencia, presidente de la sección segunda de la Audiencia Provincial. Hasta qué punto ha llegado la indignación entre el colectivo de jueces, para que una persona tan prudente y serena como José María publique en El Plural este sincero y lúcido análisis en  en el que pide que el notario mayor del Reino certifique “la vigencia del Estado de transgresión” que el mismo Gallardón está liderando.

Gallardón usa la demagogia y la provocación contra nosotros, junto a una indigna manera de leer reivindicaciones legítimas

Los jueces tenemos derecho a rebelarnos. La justicia es nuestra vestidura y sobre todo nuestra aspiración, cuando se vive no sólo como actividad sino como compromiso: tenemos la obligación de mirar lo que ocurre a nuestro alrededor y de ahí surge la necesidad de indignarse y de rebelarse. Eso mantiene a las personas vivas, pues ya hemos pasado demasiado tiempo con encefalograma plano. Nuestra rebelión se convierte en necesaria. Que se produzca una cierta rebelión en la carrera judicial significa que estamos olfateando la realidad y mostrando sensibilidad.

Parece perverso que el Sr. ministro de Justicia pregunte “¿cómo no se van enfadar si les hemos quitado una paga y reducido días de permiso?”. Demagogia y provocación, junto a una indigna manera de leer reivindicaciones legítimas. La mayor parte de los jueces queremos una justicia de mayor calidad, teniendo claro que nos pagan para pensar y dar a cada uno lo suyo, no para fagocitar papeles y responder indebida y tardíamente a reclamaciones de justicia.

Un ejemplo: el viernes pasado, un día cualquiera, una persona que trabajaba en el servicio doméstico, con recursos limitados, me abordó en el pasillo. Sin conocer de nada a los reunidos preguntó: “¿Alguien me puede explicar por qué debo esperar un año y medio para tener respuesta a mi reclamación de salarios? Estoy en la calle”. Me pregunté desconcertado: ¿eso es posible? Lo confirmé en el juzgado y así era: el juicio está señalado para el mes de abril de 2014. La mujer tiene que seguir viviendo y seguramente detrás de ella alguien más. ¿Cómo podemos transitar de puntillas la realidad sin indignarnos?

El gran reto de los que ostentan el poder, de los gestores y directores de la política del país, es descubrir por qué determinadas instituciones alcanzan tan alto grado de ineficiencia y ofrecer soluciones encadenadas. Resolver el problema no pasa por la imposición de tasas disuasorias, que llevan a prohibir a tanta gente que acuda a la justicia en demanda de tutela eficaz. Ignoro si se han llegado a medir las consecuencias de tales decisiones. Pienso que somos demasiados los colectivos discordantes, de gremios de complejas unanimidades. No se aborda con ellas la clave de la cuestión: tenemos tantas deficiencias que quien tiene recursos puede alargar la solución de sus problemas en perjuicio de otros.  Y entre los que tienen recursos cito a la misma Administración, la gran usuaria de la Justicia, que propicia la necesidad de acudir a los tribunales con actuaciones en ocasiones arbitrarias, cuando debería ofrecer soluciones por sistema. La experiencia en la jurisdicción contencioso-administrativa mina toda resistencia.

Otro ejemplo: el Sr. ministro de Justicia ha anunciado la reducida convocatoria de oposiciones a juez. El número de jueces en España es la tercera parte que en Alemania o la mitad que en Portugal, por poner dos referencias. Es verdad que la actividad jurisdiccional está saturada de “impertinencias”, o que un número desproporcionado de jueces presta servicios no jurisdiccionales, pero también que con los jueces disponibles no se puede dar una respuesta satisfactoria. La Ley Orgánica que regula el Poder Judicial impone la convocatoria “al menos cada dos años de todas las plazas vacantes más las previsibles que puedan ser necesarias hasta la siguiente convocatoria”. En el mes de enero próximo se cumplirá el segundo año sin convocar. ¿Con qué autoridad puede exigir el ministro (enviado y suministrador) de la justicia el cumplimiento de la ley si se convierte en infractor advertido?  Como notario mayor del reino podrá certificar la vigencia del Estado de transgresión.

El Consejo General del Poder Judicial oficia de cómplice de esta ceremonia,  con el apoyo vicariante de algunas asociaciones profesionales de jueces. No olvidemos que alguien tiene que liderar y gestionar el cambio hacia una justicia independiente para todos. El Consejo del poder judicial perdió la credibilidad hace tiempo al convertirse en un órgano interesado, incapaz, indefinido, artificialmente engordado, en el que cada cual colocó sus peones, que representa a minorías, sin autonomía económica y cuyo desprestigio confunde a los ciudadanos y a las instituciones de la justicia. Esa confianza perdida es especialmente grave en cuanto genera en los ciudadanos desprecio hacia todo poder y desmoralización entre los profesionales. El agotamiento de la resistencia de los jueces está llevando al inmovilismo, cuando no a  la rebelión, lo que debe servir para despertar conciencias, para abrir un debate que genere compromisos y a mostrar la sensibilidad que la sociedad nos demanda. El desprestigio del Consejo arrastra pues a las instituciones y a los ciudadanos y los jueces deberíamos ser capaces, incluso para hacer frente a la crisis de legitimidad, de dar respuestas satisfactorias en tiempos y contenidos a las peticiones de los ciudadanos.

Debemos ser conscientes de los costes que  asumimos y producimos si no reaccionamos ante la situación: encarecimiento para la justicia y para el usuario; retrasos en los asuntos iniciados, en trámite, en las resoluciones… con perjuicio económico para empresas y trabajadores; coste innecesario del trabajo que se desarrolla por los que intervienen en los procesos, bien sean de prevención policial, de la agencia tributaria, de afectación al medio ambiente o de impunidad en los delitos económicos… que justifica la pérdida de credibilidad, por la ineficiencia y la incertidumbre que se genera.

La reforma de la justicia tiene que empezar por el principio, sabiendo qué es lo que se quiere y siendo conscientes que el desorden y la falta de evaluación abonan corruptelas y amparan la burocracia.

Se convierte en prioritario trabajar por simplificar el derecho, por desjudicializar lo vulgar o intrascendente, por aprovechar las capacidades organizativas, por modernizar las infraestructuras, por coordinarse y realizar una “cirugía” reparadora a la justicia,  reduciendo a lo necesario el gobierno del Poder Judicial, haciendo lo posible por reglamentar por ley la carrera, por preparar mecanismos automáticos de resolución de los procesos y distribuir el poder residuo sin tanto protagonista, como sostenía el magistrado del Tribunal Supremo italiano, Lococo.

Tenemos que ser capaces de mirar más, de escuchar todo, de hablar claro, de escribir lo imprescindible y de acariciar. La resiliencia se convierte en clave: Ser capaces de afrontar la adversidad  y fortalecernos frente a las resistencias de retaguardia para lograr un estado de excelencia profesional y personal. Los jueces debemos ejercer en esta rebelión las cualidades de perseverancia, tenacidad, actitud positiva y actuar contra corriente, superando las situaciones negativas. Solo así esta rebelión será útil, porque será creíble y muestra del compromiso que asumimos.

José María Tomás y Tío es presidente de la sección segunda de la Audiencia Provincial de Valencia

22 comentarios

  • pepe sala

    En México ” quisieron comprar a mi gallito cantor”, amigo Rodrigo…
     
    Pero en España, con la nueva Ley de tasas judiciales, quien no tenga dinero no tiene ninguna posibilidad de acceder a la Justicia. Tenemos una Justicia para ricos, y sanidad para ricos, y edecación para ricos y… pero yo sigo en mis trece:
     
    ” Hay gente tan pobre que no tiene más que dinero”.. y ” justicia”.
     
    Te paso las nuevas normas de tasas, por si te interesan:
     
    http://www.expansion.com/2012/12/17/juridico/1355736078.html
     
    Un ejemplo cuotidiano. ( es absolutamente real.)
     
    Me han echado una multa de 200 euros por aparcar en plaza reservada para discapacitados. Yo tengo la autorización y la placa por razón de mi hijo Marco, que no puede conducir y es sobradamente necesitado de ella.)
     
    El problema es que cambiaron el formato de la tarjeta sin avisar y Marco debería haberla actualizado. Me pusieron la misma multa que si hubiera aparcado sin tarjeta que lo autoriza.
     
    Se presentaron 6 policías municipales, dos ertzantxas y una grua con otros dos tipos vestidos de uniforme. Al acercarnos al lugar ” del crimen” ( iba con mi esposa y mi hijo) pensamos que habían detenido algún comando etarra, o similar. Era verdaderamente intimidatorio y nos identificaron a todos.
     
    Bueno, ya tengo la nueva tarjeta actualizada y sería lógico que hiciese la reclamación correspondiente ( tanto por el abuso de poder como por la cuantía exagerada por tan mínima falta) Pero….
     
    Me saldría más caro el collar que el perro si acudo a la Justicia.
    Me lo quitarán de Hacienda cuando corresponda, porque yo estoy hasta las pelotas de la ” justicia española”. Sólo espero y deseo que el dinero se lo gasten en medicina y se lo repartan entre Ministros, Políticos, Sindicalistas y demás morralla social. Que no le falta medicina al ” monarca” ´oigan…

  • Rodrigo Olvera

    Hola Pepe Sala
     
    En México se abolieron las costas judiciales ( lo que en España se llaman Tasas) desde 1857.   La Constitución mexicana considera como un derecho humano la gratuidad de la justicia, mientras que la Constitución española  no considera que exista un derecho humano a la gratuidad de la justicia, sino exclusivamente una protección de gratuidad a las personas que demuestren insuficiencia de recursos para litigar.
     
    Claro que no soy ingenuo y sé que aún abolidas las costas judiciales, en México también  sigue siendo muy caro el litigar.
     
    Saludos

  • pepe sala

    Disculpen que no les he mandado el enlace correspondiente:
     
    http://www.hotellavijanera.com/ofertas.php
     
    Parece ” injusto” que Marco y yo estemos tomando algo en un lugar tan lujoso; pero ” no todo lo que reluce es oro”, ni viceversa. Es más barato comer en éste hotel-restaurante que en la mayoría de los bares-restaurantes de la zona.
     
    Si algún día pasan ustedes por Galizano ( Cantabria) no se olviden de mi consejo y visiten La Vijanera.
    ( ” La Vijanera” es una bruja de la mitología cántabra)

  • pepe sala

    Saludos desde Galizano… y
    feliz año nuevo !!!
     
    Y por meter baza en el asunto, pinesen ustedes en las TASAS que hay que pagar por acudir a la ” Justicia” para solicitar justicia.
     
    Todo un asunto kafkiano que nos mantedrá sin JUSTICIA unos añitos más. Cuando llegue la JUSTICIA a España, estaremos todos calvos y bajo un metro de tierra. Y en ésto no tengo ninguna esperanza. ( tengo mis motivos de deécadas esperando…)
     
    Santas Pascuas, pues
     
     

  • X. Gundín

    Comienza el magistrado diciendo que “Los jueces tenemos derecho a rebelarnos” y que “Nuestra rebelión se convierte en necesaria“. Y a continuación dice los motivos de lo que el llama rebelión -tambien podríamos dejarlo en descontento manifestado– que yo resumo en que se han dado cuenta de que la administración de justicia española no es justa. Supongo que hace tiempo lo saben, pq este es un muy viejo problema que -¡no se pierda de vista!- la política española nunca -tampoco ahora- ha querido resolver. Hay que felicitarse de que alguien lo diga en voz alta, pese al retraso.
     
    Pero el magistrado nos dice poco de pq este problema se manifiesta ahora en voz alta.
    Es cierto que enumera motivos de queja que los varios actores de la administración de justicia  tienen del actual ministro del ramo. Y tambien escribe de la muy sabida y viejísima ineficiencia -e injusticia- de la administración de justicia española. Pero ninguna de las dos razones  acaba de explicar pq el descontento se manifiesta ahora y virulentamente.
    Me pregunto yo, siempre desconfiado, si acaso la sedicente rebelión del personal de la administración de justicia española, tendrá algo que ver con el actual proceso de descomposición del Estado español (del que el asunto catalán no es más que una manifestación territorial aguda). Si acaso esta descomposición es, sino causa, si circunstancia favorable o necesaria. Finalmente, la administración de justicia es uno de los pilares del Estado, ¿no lo es?.
     
    El antepenúltimo párrafo del magistrado merece un marco: “La reforma de la justicia tiene que empezar por el principio (¡joe!, ¿tantos años de carrera para ésto?) sabiendo que es lo que se quiere (¿no lo saben aún?) y siendo conscientes que el desorden y la falta de evaluación abonan corruptelas y amparan la burocracia (parece pues que quieren orden y evaluación para eliminar corruptelas y burocracia. Un buen propósito).
     
    La “transición” fue una chapuza, ¿verdad?. Tal vez no puedo ser de otra manera, como algunos intentan consolarnos. Pero eso no quita que fuese una chapuza. Lo que no se pagó en aquel momento habrá que pagarlo ahora. Y no sabemos cómo.
     
    Lo que si sabemos es que la justicia debe ser justa. Si empiezan por ahí, si ese es el principio, tal vez lleguen al fin. O se acerquen a él.
     
    Pasen bien la fisestas sin hacer excesos, que con estos años…Me refiero a los foreros.

  • h.cadarso

      Rodrigo Olvera: Un placer volverte a ver metido a fondo en ese debate tan tuyo. Leo por dos veces tu texto de 27 de diciembre, en el que te lamentas de que tus propuestas de plantear los conflictos sociales en clave judicial y llevarlos a los tribunales han caído en vacío muchas veces, y la otra propuesta de que Atrio haga de altavoz de tu propuesta..  ¿Por qué no intentas, con permiso de Duato, montar un curso sobre este proyecto, y sobre tus experiencias y las experiencias vividas en América y Africa, y ofrecerlo por medio de Atrio?
      Si no recuerdo mal, también propusiste en otras ocasiones pleitear ante la Jerarquía de la iglesia, con la ley civil y la canónica si es posible, para denunciar los abusos de autoridad de la misma y reclamar justicia, la que sea posible obtener con el Derecho civil y el Canónico. Eso podría formar parte también de tu cursillo.
      Porque uno se cansa de denunciar y denunciar esto o aquello, de hacer huelgas y manifas y más huelgas y más manifas, o sea de “ladrar a la luna” o de hacer brindis al sol…
      Entre nosotros, en Atrio, hay algún que otro profesional de la justicia, versión abogado o algo parecido. A lo mejor podría colaborar en este empeño.
      De acuerdo contigo, la justicia en España está hecha una pena. Nos queda Garzón, nos queda el que ha hecho este texto que comentamos, nos quedan algunos más…pero el gobierno que tenemos se ha propuesto pasar el rodillo por encima de los tribunales…Ojalá a vosotros os vaya mejor en México. Feliz año 2013!

  • Antonio Vicedo

    Gracias Ana, Asún, Oscar, Rodrigo, Joaquín H, y a cuantos no renuncian a confiar en que la UTOPIA HUMANA nos llama desde un lugar temporal en el que la HERMANDAD HUMANA,  porque es realidad específica y verdadera, se establecerá en la medida en que  solidariamente nos  libremos de engaños y falsedades.
    Ciertamente no será sin costes personales, pero siempre inmensamente menores que los que nos están imponiendo, a lo largo de la Historia, los poderes falsos y falsificadores

  • Rodrigo Olvera

    Hola Oscar
     
    Este Joaquín se las gastaba serias. Yo siempre lamenté que no pude tenerle como profesor, pues murió en el octubre en que estaba yo organizándome para matricularme con él.  Mira este otro texto suyo, que rescaté en mi blog el día en que me enteré que había muerto
     
    http://rodrigolverab.blogspot.mx/2009/10/de-barricadas-y-descansos.html
     
     

  • Asun Poudereux

    Gracias de nuevo, Rodrigo.
    La sensibilidad  anida en la espontaneidad  para hacerse creatividadsinlímiteenelcosmos.
    Me gusta encontrarte por aquí. Haces falta.  Todo llegará en su momento, pero hay que estar para despertar a la justicia sin demora.  Y puedes hacerlo.
    Liberar liderando, como apunta Oscar.
    Hasta siempre.

  • Rodrigo Olvera

    Hola Oscar Y Antonio
    Estos son los datos del libro El Vuelo de Anteo. Por cierto, Antonio, verás que tu visión del tema re-suena con la visión de este libro. Creo que te gustará
     
     

    Título: El vuelo de Anteo. Derechos humanos y crítica de la razón liberal
    Autor/a: Herrera, J.;  Hinkelammert, F.;  Sánchez, D;  Gut, G
    Páginas: 320
    Idioma: Castellano
    Colección: Palimsesto
    Formato: Rústica
    Precio: 15,40 €
    ISBN: 978-84-330-1541-9
    Fecha de publicación: 2000 (1ª edición)
    Editorial: Desclée De Brouwer

    Saludos

  • Antonio Vicedo

    Me hago cargo de la complicación que se le atribuye al tema de LO JUSTO objeto de LA JUSTICIA, pues no hay más que contemplar conjuntos legales y normativos y lo que ellos dan de si en toda la extensión de estructuras legales, judiciales, penales etc.
    Pero en mi aportación me apoyaba en lo que fundamenta todo ese inabordable bosque de burocracia justificativa de lo que se quiere explicar haciendo caso omiso de la realidad básica,el SUJETO HUMANO RACIONAL LIBRE Y RESPONSABLE, falseada en su misma originalidad.
    Porque, aceptada la verdad de la realidad específica del SUJETO, lo justo y la justicia humanos, quedan simplificados con aquel gran principio de equivalencia teórico-practico: NO QUIERAS PARA NADIE LO QUE NO QUIERES PARA TI.
    O concebido, formulado, expresado y practicado de otros modos: No falsees la condición de ti mismo ni la de ningún semejante; Ama al prójimo como a tí mismo;  Por la hermandad que con todos compartes, tus deberes y derechos son derechos y deberes de todos los demás.
    La  ley de vida por la que las personas todas debemos regirnos es la Fuerza (vitalidad práctica) de la razón, nunca la Razón de la fuerza (cualquier forma de tener o poder), entre otras consideraciones la de que la fuerza y el poder carecen de razón; no son razonables.
    ¿No avala esto aquel gran principio: LA VERDAD OS HARA LIBRES?
    ¿O alguna vez podrá presumir de JUSTA la Justicia basada en la FALSEDAD?
    ¿Utopía?
    ¿Donde quedarían las defensas sobre falsedades; las invalidaciones de pruebas sobre la verdad; las prescripciones de delitos verdaderos; la clasificación de defensas según perspicacias de fiscales o abogados; las corruptelas flagrantes con soporte de falsas clasificaciones personales?
    ¿Donde acabarían muchas leyes, si los legisladores no falsearan su finalidad de reconocer el igual valor y  dignidad inalienables de todo ser humano?

  • oscar varela

    Rodrigo, dame más datos del VUELO …

    Si son gratis … mejor! (Internet, etc.)

    Estoy y vivo en Santiago de Chile

    ¿Editorial? etc.

    Abrazo – Oscar.

  • Rodrigo Olvera

    Hola Oscar
     
    Recuerdo haber comentado ese librito acá en Atrio, hace algún tiempo. Es muy interesante la propuesta. Muy lejos todavía de encontrar espacio en las corrientes hegemónicas del mundo jurídico, pero bueno … hace no más de 120 años la huelga era un delito que se castigaba con horca en México. Así que hay esperanza.
     
    Ahora, un librito que creo que disfrutarás mucho (apunta a una filosofía y teoría crítica de los derechos humanos) es EL VUELO DE ANTEO, coordinado por Joaquín Herrera Flores.
     
    Saludos

  • Rodrigo Olvera

    Hola Asún
     
    Gracias por tu resonar a mi comentario. Hay un hermoso poema de Rosario Castellanos -lo escribió como memorial por la matanza de estudiantes del 2 de octubre de 1968 en Tlatelolco, México- que termina con la frase “hasta que la justicia se siente entre nosotros”. Sí, que regrese de su exilio, que se siente a nuestra mesa.
     
    Tu comentario me ha pro-vocado compartirte (y contigo, a Atrio) dos reflexiones que he escrito en años diferentes al terminar dos encuentros distintos de definición de estrategias de defensa de derechos humanos. No es común que muestre esta parte de mi persona en el personaje que escribe en Atrio (cada una de las personas que participamos somos más que lo que se percibe en lo que escribimos en foros). Y por supuesto que están a años-luz de la belleza de Rosario Castellanos. Pero es mi forma de resonar a tu resonancia.
     
    NUTRIR LA ESPERANZA (escrito al terminar un encuentro continental sobre educación popular y derechos humanos)
    http://rodrigolverab.blogspot.mx/2009/11/nutrir-la-esperanza.html
     
    DE SALUD Y SALUDOS (escrito al terminar el encuentro de sociedad civil de Centroamérica y el Caribe con el Relator Especial de ONU para el derecho al más alto nivel de salud)
    http://rodrigolverab.blogspot.mx/2010/03/de-salud-y-saludos.html
     
    Un abrazo

  • oscar varela

    Hola Rodrigo!

    Ha sido un regalo de Fiestas, leerte.

    Asun te dice que: -“Podrías liberar lo que propones.”
    Agregaría otro verbo: “Podrías liberar (y liderar) lo que propones.
    ¿por qué no?
    ………………..

    No sé si está en la línea de lo que propones,
    pero me llamó la atención un librito que el año pasado escribió un Juez de la Corte Suprema argentina (Raúl Zaffaroni) acerca de la Naturaleza como sujeto de Derechos.

    Me pareció que aportaba al Derecho Internacional un Tema con sus exigencias “legales” implicadas.

    En tal caso no sería tan fácil que se sigan haciéndose los tontos ante los Kiotos, hasta Río 20, y el último reciente.

    Veremos qué pasa con tu Pro-puesta; mientras ¡Voy todavía! – Oscar.

  • Asun Poudereux

    Gracias, por tu comentario, Rodrigo. Tiene mucha enjundia. Cuanto más lo leo, veo preocupación, seriedad, respeto y preparación. Podrías liberar lo que propones. Y la justicia vuelva del exilio.

    Un fuerte abrazo.  

  • Rodrigo Olvera

    Hola Oscar
    1. Me parece que cuando el autor y Antonio hablan de la actuación práxica de las personas operadoras del poder judicial en España, están hablando de y desde la vida; mientras que la distinción conceptual entre ius y iustitia es una disquisición filosófica abstracta. Digamos, para usar la terminología que usas, que pareciera que las preocupaciones del autor y Antonio están desde lo vital y tu pregunta desde lo ortopédico.  Pero bueno, esto es sólo la impresión que me da.  Evidentemente, destrás de tu concepción de vida, de otorpedia y tu necesidad de distinción conceptual, hay razones vitales. Lo mismo que hay razones vitales detrás de todo lo que comúnmente llamas ortopédico. Quizá valdría la pena tenerlo más en cuenta. Incluso cuando Boff usa la teología -por ejemplo- hay una razón vital de por qué y para qué utiliza tal aparato ortopédico. De modo que, me parece, debería ser menos tajante el afirmar que no se habla desde la vida ni desde lo vital cuando detectas un aparato ortopédico.
    2.-En cuanto a tu pregunta, realmente  Ius no es justo, sino derecho.  Y Iustitita por supuesto que es justicia, pero no en cuanto aparato de administración y enforzamiento del derecho (que es uno de los sentidos que se le da ahora: fue presentado ante la justicia) sino como cualidad de justo, en relación de contraste y complementariedad con Aequitas que es equidad en cuanto cualidad de equitativo.  Así, si fuéramos a aplicar la dicotomía vida/aparato ortopédico, realmente la que corresponde a la vida es Iustitia (lo justo), y Ius (el derecho) sería el aparato ortopédico.
     
    3.- Sin embargo, yo no me trago esa distinción dualista. En mi opinión, ni ius ni Iustitia emergen de la espontaneidad de la convivencia social. Lo que emergió en algún punto de la historia fue un conjunto de expectativas mutuas de relación en la vida cotidiana, conformadas por y desde la mores (no como moral = reglas heteroaplicativas de bien y mal; sino como costumbre). Cuando tales expectativas se convierten en patrones de interacción social sin co-presencia (uso aquí la terminología de Luis Sotolongo, que es en mi opinión quien mejor ha descrito el proceso de constitución e institucionalización de los patrones macro y micro sociales a partir de la vida cotidiana) es que se constituye el patrón macrosocial de lo justo (lo que va de acuerdo y es aceptable por tales patrones) y lo injusto (lo que va en contra y por tanto no es aceptable); patrón que requiere de mecanismos de reproducción social que garanticen su permanencia: entre tales mecanismos, la religio, la paideia y el ius. Así, bajo esta forma de enteder, tanto ius como Iustitia tienen su buena dosis de aparato ortopédico.
     
    4. Notarás que ésto implica que ni lo justo ni lo injusto son naturales o inherentes a la persona humana. Tanto lo justo como lo injusto son construcciones sociales. No hay espontaneidad alguna.
     
    5. Para mí, más interesante que la distinción abstracta entre ius y Iustitia, está la cuestión de la pragmática de la vida cotidiana. En el caso, la oportunidad del momento actual para dos movimientos que pudieran ser estratégicos para los movimientos populares en España:
    a) el avance de expresiones de la corriente crítica del Derecho al interior de las personas agentes del sistema de justicia (no sólo jueces, sino los distintos actores como son los propios litigantes, procuradores, académicos, etc)
    b) la apertura por parte de movimientos sociales y populares a la noción de justiciabilizar los derechos humanos de la población, especialmente en materia de Derechos Económicos, Sociales y Culturales
     
    6. El derecho no resuelve todo; de hecho, el derecho no es la principal herramienta de cambio social. Sin embargo, despreciar el derecho como campo social en disputa es un error de muchos movimientos progresistas. En América Latina, en India, en Africa,  hemos tenido muchas experiencias del aporte DENTRO DE LA LUCHA SOCIAL AMPLIA, de dar la batalla TAMBIÉN en el campo judicial. Parece que esta no es la tradición en España. Cada vez que he propuesto -aquí y en otros foros- propuestas concretas y pragmáticas de acción judicial, caen en el vacío. Pero creo que el momento se presta para un cambio; y ese cambio puede contribuir a la lucha social.
     
    7.- Sería muy interesante que en Atrio se diera un curso-taller (así como los ha habido en cuestión teológica y bíblica) sobre Justiciabilidad de Derechos Humanos y Litigio Estratégico. Litigio estratégico no es “estrategias para los litigios” sino la praxis de usar el litigio como espacio social de lucha para el cambio social.
     
    8.- Pido disculpas por el exceso de espacio en mi respuesta. Como penitencia, les comparto una canción que creo viene el caso
    http://www.youtube.com/watch?v=jmZrUZTW3yE
     
    Saludos

  • oscar varela

    Hola!
     
    Me pare importante el punto de vista de Antonio Vicedo cuando dice:
     
    – “Es hora de que salgan por lo justo …
    … sobre cualquier otro esquema de valoración”-
    ……………..
     
    Suelo preguntarme acerca de si:
    “lo justo” (ius) y “la justicia” (iustitia) son lo mismo.
     
    Pienso que no son lo mismo, sino que:
     
    * lo justo emerge de espontaneidad de la convivencia social
    (es vida en su momento fontanal)
     
    * la justicia es un estadio esquemático para sostener y facilitar esa vida social
    (es un aparato ortopédico servicial … u opresor)
    …………….
     
    NOTAS
    1-      Este asunto el Autor parece no tratarlo en su “Pro-clama”.
    2-      Si R.Olvera anda por ahí, tal vez quisiera desasnarme un poco en esto.
     
    ¡Voy todavía! – Oscar.

  • ana rodrigo

     
    “¿cómo no se van enfadar si les hemos quitado una paga y reducido días de permiso?”.  Con esta frase del ministro de justicia, y otras de la ministra Báñez u otros altos cargos de la Administración, la democracia española está llegando a tal grado de degradación que da miedo. Sólo faltaba el presidente de la Comunidad de Madrid amenazando con limitar el derecho de huelga. O fotografiar al azar a manifestantes y ponerles multas, y sin poder recurrirlas porque les va a costar más que la multa en sí misma.
     
    Un ministro de Justicia puede dar sus razones o sus argumentos a las propuestas de los administradores de justicia, los jueces, pero mofarse de sus propuestas y su persona, da vergüenza ajena.
     
    ¡A cuanta gente votante de estos lobos vestidos de corderitos han engañado, han mentido, se han burlado de ellos!
     
    Y da miedo, a su vez, que las encuestas a la ciudadanía no castigan demasiado a este gobierno. ¡¡¡Algo va muy mal en este país!!!

  • Antonio Vicedo

    Muy bueno, D. José Mª.
    Pero que no se quede en quejas, ya que la Soberanía Popular les concede poder independiente para aplicar  la LEY (La Constitución goza de esa condición) con igualdad respecto a todas/os  las/os que integramos la ciudadanía española sin excepciones, ni discriminaciones.
     
    Es hora de que salgan por lo justo de los DEBERES Y DERECHOS FUNDAMENTALES DE LAS PERSONAS sobre cualquier otro esquema de valoración, por muy apoyado que lo considere este injusto e inhumano sistema de cultura, valoración e intereses económicos o de poder.
    Cuiden el imperio de la verdad y condenen cualquier atisbo de falsificación, sobre todo de la REALIDAD PERSONAL HUMANA.

Deja un comentario