Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 14-4-14, 17:31

Jorge Gerbaldo: Día del exiliado español en Argentina: http://prensajorgerivas.blogspot.com.ar/2014/04/rivas-en-diario-el-argentino-proyecto.html

Xosé Gundín: ¡A confesión de parte!.... http://economia.elpais.com/economia/2014/04/07/actualidad/1396894342_565755.html

olgoscar05@yahoo.com.ar: Histórico: Los franquistas declaran ante la justicia Por: LA RETAGUARDIA http://www.argenpress.info/2014/04/historico-los-franquistas-declaran-ante.html

Antonio Vicedo: Francisco profeta bíblico frente a políticos italianos INFOBAE.com: frente-bergoglio-todos-se-sintieron-kirchner I

olgoscar05@yahoo.com.ar: Plataforma argentina de apoyo a la querella por los crímenes del franquismo: Se amplía la causa contra los torturadores franquista Por: AGENCIA WALSH http://www.argenpress.info/2014/04/plataforma-argentina-de-apoyo-la.html

M. Lesmes: EUROPA LAICA invita a no marcar las casillas del IRPF: http://laicismo.org/observatorio

M. Lesmes: Lúcida reflexión de I. Gabilondo en La SER: Las contradicciones del funeral de Estado

Jorge Gerbaldo: http://www.lavoz.com.ar/ciudadanos/el-mundo-habla-del-bautismo-de-la-bebe-de-carina-y-soledad

Equipo Atrio: Lucía Caram, la monja que vino de Argentina, indignada En Las Mañanas de la Cuatro

Jorge Gerbaldo: El teólogo del Papa designado en el Vaticano: http://www.lavoz.com.ar/mundo/el-papa-designo-al-cordobes-fernandez-como-parte-del-consejo-pontificio-para-la-cultura

Equipo Atrio: M22 - MARCHAS DE LA DIGNIDAD Video 37 m. con la que no dio la tele.

Equipo Atrio: Una peticion de Avaaz al Gran Muffi de Egipto: Detener una ejecución masiva de 528 opositores

» Pon una nota



Autores

Fechas

Calendario

Diciembre 2011
L M X J V S D
« Nov   Ene »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
2387 Artículos. - 44483 Comentarios.

El sermón de Montesinos

Ayer día 21 se cumplieron los 500 de un famoso sermón que “marcó el inicio de un cristianismo liberador”, como dice Juan José Tamayo en el artículo publicado anteayer en El País que reproducimos a continuación. Pero invitamos también a leer directamente el relato de Bartolomé de las Casas en el que se ha trasmitido la noticia de este discurso con sus antecedentes y repercusiones.

El sermón de fray Antón Montesino

JUAN JOSÉ TAMAYO 20/12/2011

En diciembre de 1511, el cuarto domingo de Adviento, subía al púlpito de la iglesia de los dominicos en La Española (Santo Domingo) fray Antón Montesino para pronunciar un memorable sermón, que se convertiría en una de las primeras y más radicales denuncias de los abusos de la conquista española en Abya-Yala y en un antecedente del pensamiento latinoamericano liberador. Ha llegado hasta nosotros gracias a la profética e incisiva pluma de fray Bartolomé de Las Casas, que recoge lo sustancial de la prédica y las reacciones a la misma en el tercer libro de su Historia de las Indias (tomo II, M. Aguilar Editor, Madrid, s/f, páginas 385-395).

El sermón fue preparado por todos los miembros de la comunidad de Santo Domingo, quienes lo firmaron de su puño y letra para dejar constancia de la autoría colectiva y de la relevancia de tan decisiva pieza oratoria. Los dominicos lo habían preparado a conciencia a partir de sus propias averiguaciones sobre el “crudelísimo y aspérrimo cautiverio” al que los encomenderos españoles sometían a los indios en las minas de oro y otras granjerías, y tras escuchar numerosos testimonios sobre la “tiránica injusticia” y las “execrables crueldades” contra los nativos, tratados como animales “sin compasión ni blandura”, y “sin piedad ni misericordia”, según la descripción de De Las Casas. Tras tan concienzudo análisis de la realidad acordaron denunciar desde el púlpito el régimen de la encomienda por considerarlo contrario “a la ley divina, natural y humana”.

El vicario Pedro de Córdoba encargó pronunciar el sermón a fray Antón Montesino, uno de los primeros dominicos en llegar a la isla, afamado predicador, hombre de letras, muy animoso, “aspérrimo en reprender vicios”, “muy colérico en sus palabras” y “eficacísimo en sus frutos”. El templo estaba a rebosar. Ocupaban los primeros puestos las principales autoridades coloniales, entre ellas el almirante Diego de Colón, hijo del conquistador. También estaba presente el clérigo Bartolomé de Las Casas, en su calidad de encomendero. Ante un público tan cualificado, el predicador no tuvo pelos en la lengua y habló de esta guisa:

“Voz del que clama en el desierto. Todos estáis en pecado mortal y en él vivís y morís, por la crueldad y tiranía que usáis con estas inocentes gentes. Decid, ¿con qué derecho y con qué justicia tenéis en tan cruel y horrible servidumbre aquestos indios? ¿Con qué autoridad habéis hecho tan detestables guerras a estas gentes que estaban en sus tierras mansas y pacíficas, donde tan infinitas dellas, con muertes y estragos nunca oídos, habéis consumido? ¿Cómo los tenéis tan opresos y fatigados, sin dalles de comer ni curallos en sus enfermedades, que de los excesivos trabajos que les dais incurren y se os mueren, y por mejor decir los matáis, por sacar y adquirir oro cada día? ¿Y qué cuidado tenéis de quien los doctrine y conozcan a su Dios y creador, sean baptizados, oigan misa, guarden las fiestas y domingos? ¿Estos, no son hombres? ¿No tienen ánimas racionales? ¿No sois obligados a amallos como a vosotros mismos? ¿Esto no entendéis, esto no sentís? ¿Cómo estáis en tanta profundidad, de sueño tan letárgico, dormidos? Tened por cierto, que en el estado que estáis, no os podéis más salvar, que los moros o turcos que carecen y no quieren la fe en Jesucristo”.

Terminada la misa, Diego de Colón y los oficiales reales se dirigieron al convento de los dominicos para reprender al predicador por el escándalo sembrado en la ciudad, acusarlo de “deservicio” al Rey y exigirle que se retractase en público el domingo siguiente. Siete días después, fray Antón Montesino volvió a subir al púlpito y, lejos de desdecirse, se ratificó en las denuncias y afirmó que los encomenderos no podían salvarse si no dejaban libres a los indios y que irían todos al infierno si persistían en su actitud explotadora. El sermón provocó todavía mayor alboroto que el del domingo anterior, y los oficiales reales enviaron al rey cartas de protesta contra los frailes.

Fray Antón Montesino fue enviado a España para dar cuenta y razón de su sermón al rey. Tras muchos impedimentos, logró entrevistarse con el anciano monarca, a quien expuso un largo memorial de los agravios de los conquistadores contra los indios: hacer la guerra a gente pacífica y mansa, entrar en sus casas y tomar a sus mujeres, hijas, hijos y haciendas, cortarles por medio, hacer apuestas sobre quién les cortaba la cabeza de un tajo, quemarlos vivos, imponerles trabajos forzados en las minas, etcétera.

Aquel sermón no cayó en saco roto. Marcó el comienzo del cristianismo liberador, del reconocimiento de la dignidad de los indios y del respeto a la diversidad cultural y religiosa en Amerindia. Fue, asimismo, el germen de la teología de la liberación. Tres años después, Bartolomé de Las Casas renunciaba a su función de encomendero, se convertía en el defensor de los derechos de los indios y, según Fernández Buey, en el iniciador de la variante latina de la filosofía europea de la alteridad y de la tolerancia.

Juan José Tamayo es director de la Cátedra Ignacio Ellacuría de la Universidad Carlos III de Madrid y autor de Otra teología es posible. Pluralismo religioso, interculturalidad y feminismo (Herder, Barcelona, 2011).

29 comments to El sermón de Montesinos

  • Javier Renobales Scheifler

     
    Alfonso,
     
    La actuación de la Iglesia también estaba motivada por dinero, riquezas y poder, lo mismo que la de la Corona. Ambas, al conquistar los territorios robados y adoctrinar-hispanizar a los indígenas subyugados, hacían simbióticamente un auténtico negocio fabuloso, que es para lo que en realidad existen ambas nefastas y simbióticas instituciones.
     
    Dice el académico de la Real Academia de la Historia Guillermo Céspedes del Castillo (‘América Hispánica’ Ambos Mundos 2009, págs. 251 a 255):
     
    “Al mismo tiempo, los bienes de la Iglesia aumentaron de manera considerable. Recibió desde los primeros tiempos mano de obra indígena y tierras gratuitamente, en cantidades muy generosas, más subsidios en metálico por parte del Estado y la tradicional y total exención de impuestos.
     
    Por añadidura, los fieles no sólo pagaron sus diezmos eclesiásticos que en gran parte el monarca hacía revertir a la Iglesia, sino que ofrecieron a ésta muchas y espontáneas donaciones en dinero, joyas, tierras y fincas, debido a un par de razones importantes.
     
    Primera, … ciertos honores, como enterramientos en una iglesia, lápida o inscripción aliado de un altar o capilla, etc. ; asimismo se pactaban oraciones intercesorias de la comunidad por las intenciones … del donante, que incluían misas por su alma durante años y años … para salir del Purgatorio con celeridad … Ello equivalía a una especie de ‘seguro de salvación eterna’, tanto para ellos como para sus amadas familias …
     
    La segunda razón … se debió a aquellos pecados contra el séptimo mandamiento … que no pueden ser perdonados sin restituir lo mal adquirido … no podía hallar en muchos acasos a todos los indios a quienes robó algo, y aunque pudiera encontrarlos, se deshonraría a sí mismo pública y explícitamente dando a conocer que había sido un ladrón …; podía en cambio efectuar la restitución a la Iglesia …”
     
    … “la pobreza evangélica … no era óbice para la resultante acumulación de riqueza en manos del clero. Ésta se legitimaba sin dificultades, al igual que su activa inversión en tierras, casas, hipotecas y préstamos con interés, considerados usurarios hasta poco tiempo antes por la ética cristiana. …
     
    Una Iglesia rica, socialmente prestigiosa y políticamente influyente atrajo con facilidad abundancia de candidatos para el clero … el clero se convirtió también en una excelente carrera para muchos individuos … para verse ascendidos a su tiempo a titulares de una parroquia rica, un beneficio catedral, e incluso una sede episcopal con buenas rentas … las rentas del arzobispado de Lima excedían con mucho el valor del salario y todos los demás …ingresos del virrey del Perú.” …
     
    “De este modo, la estructura y dinámica sociales proporcionaron a la Iglesia un volumen de capital y de personal sin precedentes, además de una solidez institucional verdaderamente monolítica. Su monopolio absoluto de la religión única y oficial y sus conexiones con el Estado a través del sistema de Patronato Real, ofrecieron también al clero un considerable poder político” …
     
    “La poderosa élite de arzobispos y obispos quedó suplementada con los provinciales de las órdenes religiosas, que no eran pocas, debiendo añadirse a las procedentes de Europa la de los betlemitas, única fundada en las Indias y que no sobrevivió a la época colonial. La fuerza enorme de este grupo radicaba en la vastísima red de capítulos catedrales, conventos, universidades, colegios, hospitales, organizaciones varias de caridad, parroquias, cofradías, órdenes terceras y otras asociaciones de fieles, hasta alcanzar las misiones más remotas y las más pobres parroquias en pueblos de indios. …
     
    Esta estructura autocrática y paternalista de la Iglesia, su rígida ortodoxia, su énfasis en las virtudes cristianas ‘pasivas’ –humildad, paciencia, renunciación, obediencia, – sobre las ‘activas’ –amor a la libertad, hambre y sed de justicia, etc.- determinaron una forma de religiosidad basada en el respeto ciego a la autoridad, la tradición y la rutina.


    Esta Iglesia enorme no fue creadora desde un punto de vista religioso, como lo fue la misional de los primeros tiempos, sino profundamente conservadora, porque penar e innovar iba contra la corriente y porque lo convirtió en peligroso la Inquisición”.

     
    Este historiador Guillermo Céspedes del Castillo, gran americanista, recibió en 2002 la Gran Cruz de Isabel la Católica, y en 1997 el premio Bartolomé de las Casas.
    http://www.marcialpons.es/libros/america-hispanica/9788492820054/
    http://es.wikipedia.org/wiki/Guillermo_C%C3%A9spedes_del_Castillo
     

  • Javier Renobales Scheifler

    “La pregunta sobre el tamaño de la población también se la formularon los conquistadores preocupados por la caída constante de la población indígena, que afectaba al tamaño de sus encomiendas y a su nivel de ingresos. En un principio la cantidad disponible de mano de obra y la posibilidad de contar con indios para repartir entre los encomenderos o para vender como esclavos fueron elementos que influyeron en la conquista.
    No es igual invertir grandes sumas de dinero y el esfuerzo personal en conquistar territorios densamente poblados, que en otros marginales y con escasez de población o con indios difícilmente reductibles. …
    “… En primer lugar, desde un punto de vista cuantitativo, la conquista provocó un desastre demográfico, pudiendo contarse por millones la merma de la población local.
    Estaríamos ante la Leyenda Rosa de la conquista (se refiere aquí Malamud a una pérdida de población indígena de un 25 % en el primer siglo y medio desde el inicio de la conquista). Por el contrario, si la población hubiera sido considerable, los muertos podrían contarse no por millones, sino por decenas de millones, permitiendo a más de un ensayista hablar de genocidio. Esta es la versión de la Leyenda Negra de la conquista ibérica, que carga las tintas contra la presencia española en América, describiéndola como brutal y aniquiladora. …”
     
    “… lo cierto es que en este desplome demográfico concurrieron diversas causas. Entre ellas, las epidemias aportadas por los conquistadores fueron el principal efecto de la mortandad, tal y como insiste Nicolás Sánchez-Albornoz, sin despreciar el efecto psicológico y socioeconómico de la conquista.
    A esto se suma la llamada desgana vital, una situación de crisis anímica causada por el brutal choque cultural de la conquista y la ruptura de las formas tradicionales de los aborígenes de vivir y producir, que provocaba abortos naturales o voluntarios, muertes por inanición, etc. También hay que tener en cuenta la explotación de los indios a niveles que no estaban acostumbrados, y las abundantes bajas en combate, aunque éstas no provocaron la catástrofe.” (pág. 119)

    Esto Alfonso, este brutal y criminal choque cultural que no tuvieron reparo en realizar para de la conquista católica española -para más inri ‘con la ayuda de Dios y en nombre de Dios’-, aniquilando anímicamente a los indígenas por la pretendida superioridad de los españoles católicos, creo que se puede calificar de genocidio cultural.
     
    O al menos es una bestialidad enorme, y además, hecha en nombre de la jodida evangelización católica, masacrando la religión, la cultura, el modo de vida, el idioma  y la espiritualidad de los indígenas, para injertarles por la fuerza el catolicismo y el modo de vida y la cultura y el idioma españoles, robando a los indígenas su identidad.
     
    Tú hablas de colegios, universidades, hospitales y bellas catedrales católicas que implantaron los españoles, pero omites que con ellos lo que pretendieron y consiguieron los vencedores, para manejarlos y subyugarlos mejor, fue adoctrinar a tope a los indígenas que sobrevivieron, y a los mestizos que resultaron de la mezcla demográfica que se produjo (pues militares y frailes y demás conquistadores no llevaban habitualmente a sus mujeres, sino que ‘tomaban’ a las indígenas, por inferiores que las consideran; la población mulata resultó de la ‘toma’ por los conquistadores de mujeres esclavas negras).
     
    Porque lo indiscutible es que los españoles necesitaban la población indígena y los millones de esclavos que se llevaron desde África y la población mestiza para la explotación económica de su conquista, de las encomiendas y de la mitas y demás para enriquecerse y que los galeones de oro y plata y demás llegaran con regularidad a España durante siglos, para enriquecerla injustamente con semejante pillaje, empezando por Reyes y jerarcas de toda condición.

    Lo cual no necesitaron los blancos que aniquilaron a las naciones indias en lo que hoy es USA, con lo que el genocidio de los protegidos por el 7º de caballería, también cristianos (¡cómo no!) fue incluso mayor.

    Hoy su presidente Obama es mulato ¡qué gran favor cristiano hicieron los cristianos blancos a los esclavos negros que robaron en África! A Martín Luther King le dieron -don divino gratuito- su cristinanismo!
    ¿Acaso el Espíritu Santo iluminó a papas y jerarcas y católicos para que respetaran humanamente a los indígenas? No; o les inspiró para que hicieran lo que hicieron, o no hubo inspiración alguna, sino su pura decisión libre de enriquecerse asesinando, esclavizando, subyugando y explotando a cuantos millones de indígenas atropellaron.

  • Javier Renobales Scheifler

    Los nazis alemanes se creían superiores (en realidad lo que eran fue más fuertes bélicamente), y por eso hacían lo que hicieron, un holocausto (de los muchos que en el mundo han sido)

    Los españoles católicos se creían superiores en América Latina, en Las Indias americanas o Amerindias o como se les quiera llamar. En realidad lo que eran fue más fuertes bélicamente, pero éticamente no eran superiores a los indios.
    Y por creerse superiores hicieron el genocidio (entonces no lo llamaban así, el término es de mediados del siglo XX) que hicieron.

    Para colmo, (y gracias a la falsa doctrina de los papas y jerarcas católicos –que el siglo XIX se autodeclararon infalibles-), decían creer que lo hacían con la ayuda de Dios y para Dios y por Dios y en nombre de Dios.
     
    Hubo un jefe indio que, cuando lo iban a quemar en la hoguera los españoles, le insistieron en que ‘se convirtiera’ para que su alma ‘fuera al cielo’.

    Creo que les respondió que, si a ese cielo iban los católicos españoles, de ninguna manera se convertiría, pues para nada quería ir él a ese cielo.
     
    Cuántas personas no habrán tenido la misma idea: si la salvación que promete la ICR es la que corresponde a determinados criminales católicos (alguno beatificado y todo), mejor ser ateo y no ir al cielo de los católicos.

  • Javier Renobales Scheifler

    Alfonso, el link que pones dice que “… Cuando estas potencias (Francia, Alemania, Holanda e Inglaterra) lograron establecerse (en América), hicieron las mismas crueldades que los españoles (en América).
     
    Por lo tanto las crueldades atribuidas a los conquistadores y explotadores españoles no son ninguna invención de la leyenda negra que dices hubo contra España.
     
    Según el catedrático de Historia de América Carlos Malamud (nacido en Buenos Aires en 1951) “… En este último sentido, se puede señalar que la conquista fue un fenómeno paralelo a la voracidad de los conquistadores y avanzó o retrocedió a medida que la sed de oro impulsó el saqueo de los poblados indígenas, y los naturales comenzaron a rebelarse contra los europeos”. …
     
    “… en 1.500 los reyes declararon a los indios como vasallos libres, aunque se mantuvo la idea de que se podía someter por la fuerza a quienes se rebelaran, y que los caribes, en tanto que caníbales, podían ser esclavizados. Las declaraciones principistas de los monarcas no pudieron evitar el desarrollo  del trabajo forzado entre los indios, impulsado por la necesidad de autoridades y colonos de obtener rápidas riquezas en los yacimientos auríferos …”…
     
    “… Una de las principales conclusiones de la Junta de Burgos fue que el trabajo forzoso indígena era justo y, sobre todo, necesario para la sociedad colonial, siempre que no supusiera el exterminio de las sociedades nativas ni impidiera su evangelización. … Para ello se fijaron ciertos beneficios, como días festivos para el descanso, pago por el trabajo efectuado, buen trato, educación y evangelización etc.… Está claro que estas leyes no pudieron evitar ni los abusos ni los malos tratos, pero sí supusieron un freno a los encomenderos, y sobre todo hicieron evidentes los límites que intentaba establecer la Corona.
     
    Por otra parte, la necesidad de justificar la guerra contra los indígenas motivó el desarrollo del requerimiento, un documento de corte ético-jurídico que libraba a los españoles de cualquier responsabilidad bélica si los indios eran advertidos de lo que podría ocurrirles en caso de que no depusieran las armas.
    La existencia del documento se basaba en la premisa de que la ocupación española en Indias era legal y … cuando los indios se oponían a ella era por dos razones fundamentales: o bien por mala fe, y entonces era lícito hacerles la guerra, o bien por falta de información, y entonces resultaba imperioso explicar a los indios el derecho que tenían los españoles para ocupar sus tierras y evangelizarlos. …
    La premisa de que los indios debían aceptar voluntariamente el dominio español tenía su justificación en las donaciones pontificias, al permitir éstas que los indios fuesen sometidos a la guerra justa y esclavizados, siempre que se opusieran al dominio de los españoles.
    En realidad, el requerimiento concluía que los únicos culpables de lo que pudiera ocurrirles a los indígenas eran ellos mismos, y no los españoles, y que cualquier idea en esa línea debía ser descartada radicalmente.” (págs 66 y 67 de ‘Historia de América’ Alianza Editorial 2005, 2010)
     
    http://nuevomundo.revues.org/2482
    http://www.ielat.es/inicio/repositorio/cv-carlos-malamud.pdf
     
    Del mismo libro de Malamud: “… El endeudamiento, junto con la ambición, funcionó como un gran motor de la conquista..
    Si la espada no alcazaba para imponer sus puntos de vista, los conquistadores tenían la cruz a su favor. Se trataba de un Dios todopoderoso e invencible para oponer a las deidades locales, que terminaban rindiéndose al Altísimo. Los conquistadores estaban convencidos de su superioridad sobre los nativos, especialmente gracias a la fe que tenían en el sentido misional de su empresa.
    … Los españoles necesitaban alimentos, y su pretensión era que el trabajo indio los mantuviera.” (págs. 74 y 75)
     
    “ … fue la Santa Sede a través del papa Alejandro VI y de sus famosas bulas la que justificó judicial y teológicamente los derechos de los españoles sobre las tierras descubiertas y por descubrir. La expansión de la fe también justificó el sometimiento y la explotación de los indígenas, e inclusive documentos como el Requerimiento, leído a los indios para que se dejaran someter pacíficamente, tenían un fuerte contenido religioso.”
     
    Existe en la actualidad un intenso debate sobre el papel de la conquista espiritual entre los indios, cuyas interpretaciones extremas se sitúan entre quienes creen que favoreció la evangelización y la conversión de los indígenas a la religión católica, y  los que sostienen que fue un instrumento en la explotación de los naturales. Lo más probable es que la respuesta se encuentre a mitad camino entre ambas interpretaciones, teñida de grises y con muchos matices. …
     
    Fernando el Católico en 1508 sentó las bases definitivas del Patronato Indiano y logró que sus sucesores controlaran a la Iglesia americana. Años antes en 1501 había obtenido del Papa la autorización para que los reyes castellanos administraran los diezmos americanos.(págs. 104 y 105)
     
    “Desde el comienzo de la conquista  se planteó un doble problema, vinculado a la naturaleza de los indios. Por un lado se debía establecer si los indios eran súbditos de la Corona de Castilla, en cuyo caso no podían ser esclavizados, o si no lo eran entonces podían convertirse en una mercancía.” (pag. 107).
     
    Es decir, Alfonso, que la declaración de la reina Isabel de que los indios eran libres y no sujetos a servidumbre se basó en que los indios, como eran paganos, se les debía iniciar en la fe y sólo cuando la rechazasen explícitamente podían considerarse infieles, en cuyo caso podían ser esclavizados.
     
    Así les obligaron por la fuerza a hacerse católicos, so pena de considerarlos una mercancía y venderlos como esclavos.

    Me aprece repugnante.
     
    ¿Tiene eso algo de la ética de Jesús? Evidentemente que no. Fue una masacre moral de los indígenas.

  • Alfonso

    La catedrática de Historia doña Mercedes Junquera Gómez, miembro de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas, de Toledo, ilustra, con profusión de datos, la gran aportación que supuso la presencia de España en América para sus nativos y para el mundo

    http://www.analisisdigital.com/Noticias/Noticia.asp?id=24861&idNodo=-3

  • Alfonso

    Los españoles sí trabajaban :” Una Instrucción de la reina Isabel, fechada en 1503, anima a que «dichos indios se casen con mujeres indias y mujeres cristianas con ellos». Una Real Cédula de Fernando de 1515 dice: «Es nuestra voluntad que tengan entera libertad para casarse con quien quieren, así con indios como con los naturales de estos reinos o españoles nacidos en las Indias…» Éste es el principio de la nueva raza, propiciado por la Corona. Esto constituye una revolución para su época, y una verdadera apertura en el mundo de las relaciones humanas que no hizo ninguna nación. Sólo podemos recordar el planteamiento totalmente contrario llevado a cabo por los ingleses, holandeses y franceses.

    En ningún momento fueron Las Indias legisladas como colonias. El derecho de sangre hizo que se gobernara América de manera distinta a la empleada comúnmente en otros países. El Consejo de Castilla, de Aragón o de Italia se encontraban en la misma categoría con el Consejo de Indias en carácter ejecutivo y consultivo, como parte integral de la Monarquía.

    La idea de fomentar el crecimiento de las poblaciones aparece en las Instrucciones dadas a Colón en 1497: «Se habían de sembrar semillas, plantar huertos e algodoneras e linares e viñas e árboles e cañaverales de azúcar e otras plantas e hacer edificar casa e molinos e ingenios para dicho azúcar». Éste es el principio de la agricultura europea en América.

    La Casa de Contratación de Sevilla recibe órdenes en 1519 para «que no parta alguna nave para las Indias sin llevar útiles de labranza y abundante simientes». La expedición de Sanlúcar de Barrameda de 1520 fomenta la emigración española, trasladando a 1.520 españoles. Allí iban 34 familias de labradores, con 90 hijos, 31 criados solteros, con 200 azadones, 200 azadas, 100 escoplos, 6 piedras de moler y muchos otros instrumentos para edificar, fabricar y elaborar lo necesario para establecerse en el Nuevo Mundo. En las naves iban los primeros caballos, las primeras reses, las primeras ovejas, etc. Plantas y animales desembarcaban en La Española, donde se aclimataban convenientemente hasta ser transportados de nuevo a la Nueva España. En relaciones de testigos, podemos leer que, en estos primeros años, ya había en Santo Domingo 1.650 vacas y 60 yeguas.”
     http://www.analisisdigital.com/Noticias/Noticia.asp?id=24861&idNodo=-3

  • Javier Renobales Scheifler

    Ya, Alfonso,
     
    Eso de que no les permitieron seguir con su propia religión a los incas únicamente para evitar que ‘reestablecieran los sacrificios humanos masivos y las horribles necropompas’ suena a lo que dicen los que justifican y consideran de buena ética la guerra de Irak la cual, cuando no coló lo de las ADM y lo de la lucha contra Al-Qaeda, dijeron que la hicieron para quitar el poder al dictador Sadam y para introducir la democracia (occidental) en Irak.
     
    Se trataba de extender el poder el Imperio USA en la región. Conseguido ya Irak, ahora el punto de mira se coloca en Irán, la cual no tiene derecho, porque lo dice USA y sus aliados, a tener armas atómicas, pues éstas son derecho exclusivo de USA-Israel y sus aliados. Por mandato divino ¿no?
     
    Los sacrificios humanos más masivos en la conquista y explotación de los conquistados fueron, sin comparación, los asesinatos a manos de los católicos españoles con los cuales consiguieron la conquista y la dominación de tierras y e indígenas.
     
    El hecho es que les impusieron el catolicismo romano, que justificaba la invasión militar y el pillaje económico, la subyugación de los indígenas y el que el papa católico se arrogara –robándoselas a los indígenas- y la legitimidad y jurisdicción para donar el papa a la Corona los territorios robados.
     
    ¿Hubo misioneros que sólo buscaban convertir a los indígenas al único verdadero Dios de los católicos? Sin duda, como Montesino y de las Casas por ejemplo, pero eso no es considerar como iguales a los indígenas, pues pretendieron y consiguieron imponer a golpe de crucifijo-espada la religión católica de los vencedores militarmente.
     
    La finalidad de la conquista fue aumentar el Imperio y explotar económica y políticamente los territorios robados, incluidos los indígenas.
     
    La religión católica de hecho sirvió en bandeja el camuflaje a los depredadores conquistadores católicos españoles. Ese camuflaje conlleva habitualmente la creación de una ‘leyenda negra’, así denominada para tratar de que la historia verdadera sea la que hace el vencedor. Por ejemplo, con la Inquisión sucede lo mismo, ‘casualmente’ también ‘hay una leyenda negra’ que criminaliza a la Inquisición, una leyenda negra que se inventa los crímines cometidos.
     
    De hecho los que resultaban obligados a trabajar las encomiendas eran los indígenas vencidos y subyugados: los españoles no las trabajaban, pues no eran considerados iguales sino superiores a los indígenas. Cuando los indígenas escasearon, los españoles llevaron esclavos negros de África a millones.
     
    La imposición por la fuerza, del idioma y de la religión cristiana, son evidentes hoy en AL. La Administración que impusieron por la fuerza en los territorios conquistados/robados fue la española, en manos de los vencedores españoles.

  • Alfonso

    “si los conquistadores hubieran considerado a los indígenas iguales en dignidad y derechos a los españoles, les habrían permitido mantener sus territorios en manos de los indígenas, y mantener su propia cultura, su propia religión, sus propio Dios ysu propio idioma.”; de hecho se intentó hacerlo, según el anonimo de Yucay, Carlos I influido, por los misioneros estuvo tentado de independizar el Peru. Finalmente no lo hizo unicamente pq si los incas hubiesen vuelto al poder habrian restablecido los sacrificios humanos masivos y las horribles necropompas.

  • Alfonso

    “si los conquistadores hubieran considerado a los indígenas iguales en dignidad y derechos a los españoles, les habrían permitido mantener sus territorios en manos de los indígenas, y mantener su propia cultura, su propia religión, sus propio Dios ysu propio idioma.”; de hecho se intentó hacerlo, según el anonimo de Yucay, Carlos I influido, por los misioneros estuvo tentado de independizar el Peru. Finalmente no lo hizo unicamente pq si los incas hubiesen vuelto al poder habrian restablecido los sacrificios humanos masivis y las horibles necropompas.

  • Alfonso

    “Por el contrario les impusieron la cultura, el idioma, la religión y el Dios de los católicos conquistadores”;no.

    Un escritor italiano, Vittorio Messori tiene algo que decir en la polemica: http://bibliaytradicion.wordpress.com/inquisicion/leyendas-negras-de-la-iglesia-indice-de-indices/leyendas-negras-de-la-iglesia-i/
    “Por lo tanto, las polémicas que ya han nacido sobre este pasado implican también a la Iglesia, por su estrecho vínculo con el Estado, en la acusación de «genocidio cultural». Que, ya se sabe, siempre empieza por el «corte de la lengua»: o sea la imposición a los más débiles del idioma del conquistador.Pero tal acusación sorprenderá a quien tenga conocimiento de lo que realmente pasó. A propósito de esto escribió cosas importantes el gran historiador (y filósofo de la historia) Arnold Toynbee, no católico y por lo tanto fuera de toda sospecha. Este célebre estudioso observaba que, atendiendo su fin sincero y desinteresado de convertir a los indígenas al Evangelio (objetivo por el cual miles de ellos dieron la vida, muchas veces en el martirio), los misioneros en todo el imperio español (no sólo en Centro y Sudamérica, sino también en Filipinas), en lugar de pretender y esperar que los nativos aprendieran el castellano, empezaron a estudiar las lenguas indígenas.
    Y lo hicieron con tanto vigor y decisión (es Toynbee quien lo recuerda) que dieron gramática, sintaxis y transcripción a idiomas que, en muchos casos, no habían tenido hasta entonces ni siquiera forma escrita. En el virreinato más importante, el de Perú, en 1596 en la Universidad de Lima se creó una cátedra de quechua, la «lengua franca» de los Andes, hablada por los incas. Más o menos a partir de esta época, nadie podía ser ordenado sacerdote católico en el virreinato si no demostraba que conocía bien el quechua, al que los religiosos habían dado forma escrita. Y lo mismo pasó con otras lenguas: el náhuatl, el guaraní, el tarasco…
    Esto era acorde con lo que se practicaba no sólo en América, sino en el mundo entero, allá donde llegaba la misión católica: es suyo el mérito indiscutible de haber convertido innumerables y oscuros dialectos exóticos en lenguas escritas, dotadas de gramática, diccionario y literatura (al contrario de lo que pasó, por ejemplo, con la misión anglicana, dura difusora solamente del inglés). Último ejemplo, el somalí, que era lengua sólo hablada y adquirió forma escrita (oficial para el nuevo Estado después de la descolonización) gracias a los franciscanos italianos.Pero en estos años un profesor universitario español, miembro de la Real Academia de la Lengua, Gregorio Salvador, ha vertido más luz sobre el asunto. Ha demostrado que en 1596 el Consejo de Indias (una especie de ministerio español de las colonias), frente a la actitud respetuosa de los misioneros hacia las lenguas locales, solicitó al emperador una orden para la castellanización de los indígenas, o sea una política adecuada para la imposición del castellano. El Consejo de Indias tenía sus razones a nivel administrativo, vistas las dificultades de gobernar un territorio tan extenso fragmentado en una serie de idiomas sin relación el uno con el otro. Pero el emperador, que era Felipe II, contestó textualmente: «No parece conveniente forzarlos a abandonar su lengua natural: sólo habrá que disponer de unos maestros para los que quisieran aprender, voluntariamente, nuestro idioma.» El profesor Salvador ha observado que detrás de esta respuesta imperial estaban, precisamente, las presiones de los religiosos, contrarios a la uniformidad solicitada por los políticos.”

  • Javier Renobales Scheifler

    Alfonso,

    http://www.juragentium.unifi.it/topics/latina/es/filippi.htm
    Jura Gentium  Rivista di filosofia del diritto internazionale e della politica globale
    “II.
    La primera etapa es la de la gestación de los nuevos derechos en ocasión de la invasión etnocida ibérica que, a su vez, por una inevitable respuesta inicial y luego seguida en el tiempo, va a originar una serie de debates teológico-políticos en España, que permitirán que los pueblos originarios, además de ser masacrados, sean reconocidos por las mentes más avanzadas de la época como sujetos jurídicos de lo que después llamamos la modernidad. Considero que, en este sentido, el título correcto de este encuentro debería ser “Los derechos de los pueblos originarios como fundamento de los derechos humanos“.
    En efecto, una de las grandes innovaciones teórico-políticas de la modernidad fue, justamente, la teorización de Bartolomé de las Casas en contra de Ginés de Sepúlveda, al sostener que siendo los indios sujetos humanos, eran por lo mismo sujetos de derechos humanos entendidos como derechos universales. Y de ahí viene la construcción histórica europea en ocasión del debate de la naturaleza del indio americano, si era un hombre, si era un “homúsculo” o si era una bestia, con relación a su dignidad como persona, dando origen al proceso histórico occidental que llamamos “de constitucionalización de la persona“. Esto es muy interesante, porque la dialéctica hegeliana no existía sólo en la cabeza de Hegel, sino que, efectivamente, a veces la historia procede a través de negaciones: según la famosa fórmula de las tesis, las antítesis y la “superación/síntesis” de ambas.
    La historiografía reciente nos confirma que la dominación colonial en la América Ibérica por distintos factores -desde los de la explotación económica y las consecuentes formas de lucha y resistencia, hasta los aspectos religiosos e ideológicos propios de la cultura ibérica- fue específica y radicalmente diferente a la que se instaló en la América Anglosajona.” …

    Alfonso, si los conquistadores hubieran considerado a los indígenas iguales en dignidad y derechos a los españoles, les habrían permitido mantener sus territorios en manos de los indígenas, y mantener su propia cultura, su propia religión, sus propio Dios ysu propio idioma.

    Por el contrario les impusieron la cultura, el idioma, la religión y el Dios de los católicos conquistadores, y les robaron sus territorios y les obligaron a trabajar para los españoles, todo ello para cumplir lo más eficazmente posible el fin que justificaba estos inicuos medios: extender el Imperio espeañol y llevarse a mansalva a España galeones de oro y plata y demás. Esto es lo que hacían los reyes españoles y los papa católicos.

  • Javier Renobales Scheifler

    Alfonso,
     
    Lo que hizo España (la reina católica), lo disfracen como lo disfracen, fue realizar y extender por América el Imperialismo español (contrario a Jesús, dicho sea de paso, como cualquier Imperialismo) basado en las armas de guerra (incluida la religión católica, arma letal, tal y como fue/es utilizada).
     
    El sistema de los españoles, tan católicos, era: nuestros territorios -también los que conquistamos- están bajo el mando de nuestra Corona, y como católicos, están bajo la jurisdicción de nuestro papa el cual, los territorios que les robamos a los indígenas por la fuerza de las armas (conquista), se los dona a nuestra Corona.  Así justificaban tan inmesos robos y asesinatos.

    Pretextaban imponer a los vencidos indígenas el único verdadero Dios (que ¡oh casualidad! era el de la ICR vencedora absoluta en ‘la conquista’ o ’descubrimiento’.

     ¿Acaso no ves,Alfonso, la inmoralidad absoluta del planeamiento que utilizaron para tratar de justificar los crímenes que cometieron?
     
    Y eso (la instrumentalización y manipulación de la religión católica) justificaba y hacía/hace buenos (a sus interesados ojos) semejantes crímenes necesarios para extender el Imperio español.

    Extender al máximo (codicia y acumulación ilimitadas) el Imperio español tan católico era el verdadero objetivo/fin de la conquista-descubrimiento, considerado este fin como bueno por axioma, y considerados buenos cualesquiera medios que utilizaran para conseguir este fin, más buenos cuanto más eficaces para este fin fueran dichos medios. (un claro ejercicio del principio de ésta ‘ética’ católica én la que en la práctica ‘el fin justifica los medios’).
     
    Utilizaban pues a la Corona y al papa como medios o instrumentos de la rapiña que ejercían extendiendo su Imperio. Y gracias al manejo de la religión católica aparentaban ser buenos y se consideraban buenos a sí mismos buenos, y además decían que cometían semejantes salvajadas ‘en nombre de Dios’.
     
    Por supuesto el sistema de los vencedores siempre pone ‘historiadores’ y crea documentos que hacen de reyes y papas prácticamente unos Santos, por supuesto asistidos por Dios (el Espíritu Santo y la Virgen que les iluminan y soplan y todas esas cosas).  Y falsea/suprime los documentos que pudieren reflejar la verdadera realidad de lo ocurrido. Es el camuflaje habitual.

  • Alfonso

    Este fragmento esta sacado de este interesante sitio, cuya lectura recomiendo a los seguidores de Atrio:http://hereticus.com/guanches/guanches015.html 
    “Desde un principio la Iglesia jugó un papel muy importante en proteger a los indígenas de las Islas Canarias,de los atropellos de los Colonos.

    En 1477,Fernán Peraza capturó a unos 100 gomeros entre hombres y mujeres y los llevó a Sevilla, pero el Obispo Juan Frías se enteró y se personó en la corte española consiguiendo que les dieran la libertad, siéndoles entregados al propio obispo;como ya habían vendido algunos,ordenaron que los entregasen con derecho a la devolución del dinero.

    Esta fue una declaración de Isabel la Católica:

    ” Nos es fecha relación e somos yinformados que algunas personas han traydo…canarios…que son cristianos e otros que estan en camino para se convertir a nuestra Santa Fe Católica…e los venden como esclavos…e porque lo tal sería cosa de mal enxemplo e dar cabsa a que ninguno se quisiere convertir a la Santa Fe Católica, nos queriendo remediar ello…acordamos mandar esta nuestra carta. Por la cual mandamos que todos y cualesquier persona…que…son traydos…no consyntais que se vendan.”

    Los Gomeros fueron devueltos en Junio de 1478, pero Pedro de Vera los retuvo en Las Palmas, hasta que los Reyes Católicos le ordenaron que los llevara a la Gomera de vuelta.
    Otras denuncias hechas contra Pedro de Vera, seguramente por el obispo Frías,motivó que se nombrara una comisión investigadora para tomar determinaciones, y con la ayuda de caballeros y abogados españoles en defensa de los indígenas,hubo una resolución favorable para los canarios.
    Fernán Peraza,señor de La Gomera, había cometido muchos abusos contra los naturales de esta isla y,éstos,cansados de tantas injusticias,decidieron matarle.
    Los Gomeros se enteraron de que Peraza tenía relaciones con la princesa Yballa y aprovecharon la venida de ésta a la cueva donde lo mataron en 1488.
    La mujer de Peraza doña Beatriz de Bobadilla le pidió ayuda a Pedro de Vera para dar castigo a los que habían matado a su marido.
    Después de matar algunos,capturó unos 400 Gomeros sin respetar a los que no eran culpables y fueron vendidos como esclavos. Estos también recuperarían su libertad después de una larga investigación mandada a hacer por los Reyes Católicos con la ayuda de abogados,obispos y misioneros.
    Como resultado de estos abusos y por orden de los Reyes Católicos, la señora de Bobadilla tuvo que pagar unos 500.000 maravedíes en concepto de indemnización a los gomeros.
    Por este motivo fue destituido el conquistador y gobernador de Gran Canaria, Pedro de Vera.”

  • Alfonso

    La Reina Isabel, al ceñir la Corona, reafirmó las actitudes de sus antecesores respecto a la libertad de los aborígenes canarios. Así, el 29 de septiembre de 1477, al recibir la noticia de que había quienes traían esclavos de Canarias, mandó que se les tuviese libres y prohibió que se vendiesen y repartiesen. La Reina aceptó y aplicó, «como artículo de fe», la doctrina pontificia sobre la libertad de los indígenas.
    La acción liberadora de la Corona en las islas Canarias prosiguió en América, como muestra la Real Cédula de 2 de diciembre de 1501, por la que los Reyes Católicos mandaron encarcelar al mercader Cristóbal Guerra por haber maltratado y vendido en Andalucía a indios que había traído como esclavos.Además de la prisión, el mercader tuvo que devolver el dinero recibido por la venta. Los indios fueron puestos en libertad y devueltos a sus comunidades.
    Isabel en el Codicilo de su testamento, al mandar que en las Indias y Tierra firme del Mar Océano, descubiertas y por descubrir, fuesen cristianizados sus habitantes y que no se consintiese que los indios «vecinos y moradores» recibiesen «agravio alguno en sus personas ni bienes», y que fuesen «bien y justamente tratados». ‘ABC’ 2006-06.29 – Esp.
    Autor – Don Gonzalo Anes y Álvarez de Castrillón – Doctor director de la Real Academia de la Historia-
    http://www.conocereisdeverdad.org/website/index.php?id=3518

  • Alfonso

    A Javier Renobales  13:Veamos, por ejemplo, lo que dice Dumont:  La esclavitud de los indios existió, pero por iniciativa personal de Colón, cuando tuvo los poderes efectivos de virrey de las tierras descubiertas; por lo tanto, esto fue así sólo en los primeros asentamientos que tuvieron lugar en las Antillas antes de 1500. Isabel la Católica reaccionó contra esclavitud de los indígenas (en 1496 Colón había viado muchos a España) mandando liberar, desde 1498, a los esclavos de los colonos en las Canarias. Mandó que se devolviera a las Antillas a los indios y ordenó a su enviado especial, Francisco de Bobadilla que los liberara, y éste a su vez, destituyó a Colón y lo devolvió a España en calidad de prisionero por sus abusos. A partir de entonces la política adoptada fue bien clara: los indios son hombres libres, sometidos como los demás a la Corona y deben ser respetados como tales, en sus bienes y en sus personas.  13:Veamos, por ejempio, lo que dice Dumont:  La esclavitud de los indios existió, pero por iniciativa personal de Colón, cuando tuvo los poderes efectivos de virrey de las tierras descubiertas; por lo tanto, esto fue así sólo en los primeros asentamientos que tuvieron lugar en las Antillas antes de 1500. Isabel la Católica reaccionó contra esclavitud de los indígenas (en 1496 Colón había viado muchos a España) mandando liberar, desde 1498, a los esclavos de los colonos en las Canarias. Mandó que se devolviera a las Antillas a los indios y ordenó a su enviado especial, Francisco de Bobadilla que los liberara, y éste a su vez, destituyó a Colón y lo devolvió a España en calidad de prisionero por sus abusos. A partir de entonces la política adoptada fue bien clara: los indios son hombres libres, sometidos como los demás a la Corona y deben ser respetados como tales, en sus bienes y en sus personas.  :Veamos, por ejempio, lo que dice Dumont:  La esclavitud de los indios existió, pero por iniciativa personal de Colón, cuando tuvo los poderes efectivos de virrey de las tierras descubiertas; por lo tanto, esto fue así sólo en los primeros asentamientos que tuvieron lugar en las Antillas antes de 1500. Isabel la Católica reaccionó contra esclavitud de los indígenas (en 1496 Colón había viado muchos a España) mandando liberar, desde 1498, a los esclavos de los colonos en las Canarias. Mandó que se devolviera a las Antillas a los indios y ordenó a su enviado especial, Francisco de Bobadilla que los liberara, y éste a su vez, destituyó a Colón y lo devolvió a España en calidad de prisionero por sus abusos. A partir de entonces la política adoptada fue bien clara: los indios son hombres libres, sometidos como los demás a la Corona y deben ser respetados como tales, en sus bienes y en sus personas. 

  • Javier Renobales Scheifler

    Figúrate, Alfonso,
     
    La ‘legitimidad’ de la conquista católica española de ‘las Indias’ (o sea, de América) la colgaban de la donación, del papa católico al rey católico, de los territorios conquistados por las armas (religión católica incluida entre las temibles armas)
     
    http://www.eumed.net/libros/2010a/636/Desarrollo%20de%20la%20conquista%20y%20esclavitud%20indigena%20en%20America.htm
     
    No tiene desperdicio. Por ejemplo:
     
    “En 1492, a la llegada de los españoles a la Española, esa isla (Antillas) estaba habitada por unos 100.000 indios, los Taínos. En 1508 eran 60.000, y en 1514 quedaban sólo 30.000. Por último, alrededor del año 1570 apenas llegaban a 500 los habitantes autóctonos de la isla. (Mellafe Rolando, Introducción de la esclavitud negra en Chile, , Chile, Ed.Universitaria, 1984 pag.11 )” … .
    “Loaysa, provincial de la orden, consternado por esta situación, recomendó prudencia y moderación a los religiosos; manifestó que las islas las había adquirido el rey iure belli y por donación papal, siendo suficiente este título. Advirtió que tal escándalo debía cesar, prohibió, bajo pena de excomunión, “predicar más en esta materia” …
    En 1512, tuvo lugar la Junta de Burgos, que no resolvió el fondo del problema indiano, pues se estimó legítima la presencia española en América y la sujeción de sus habitantes por el hecho del hallazgo del continente y la donación por el papa Alejandro VI, sin embargo introdujo una particularidad importante para los efectos de la esclavitud de los indígenas. Se consideró el total aislamiento y el desconocimiento de la fe cristiana, a diferencia de los infieles mahometanos, lo que en principio hacía legítima su resistencia a los europeos, situación que desembocó en la práctica del requerimiento, instrumento de legitimidad. De este modo, los indígenas, a diferencia de los sarracenos, deberían ser considerados, en todo caso, infieles de segundo grado, que no habían tenido oportunidad de conocer al verdadero Dios.”
     
    Papa y rey católicos eran auténticos criminales, responsables de tanto robo y tanto asesinato. Hoy aún lo siguen celebrando.

    Ratzinger inspirado por el Espíritu -el suyo propio, claro- considera un don de Dios haberles metido a los indígenas -y sacado su cultura, su religión y su idioma- a hostia limpia la fe ‘cristiana’.

     La religión católica ha sido instrumento, organizado a gran escala, de tantos crímenes … cruzadas, Inquisición, conquistas …
     
    Todo ello ‘con la ayuda de Dios’, faltaría más, dones y dones gratuitos de Dios (¡qué bonito!): el pensamiento mágico lo mantienen la ICR y sus aliados políticos contra viento y marea, pues es instrumento indispensable para su negocio, o sea que lo seguirán manteniendo siempre, el pensamiento mágico.

  • Javier Renobales Scheifler

    Sobre los galeones de oro que digo, Alfonso, puedes consultar la wiki:
     
    http://es.wikipedia.org/wiki/Flota_de_Indias
     
    El pillaje de oro, plata y demás de los territorios robados a los indígenas hizo de España el país más rico de Europa, en aquel entonces.
     
    La ICR fue imprescindible para semejante inmenso pillaje bendecido por la ICR y según ésta por Dios; no es de extrañar entonces que Isabel llevara el sobrenombre de la católica, y que tuviera gran devoción a semejante negocio tan fructífero en lo material como es la ICR.
     
    Jesús dijo aquello de ¡ay de los ricos! Y ‘no podéis servir a Dios y al dinero’
     
    Pero al catolicismo de la ICR y de la católica Isabel eso no les ha supuesto nunca problema de ninguna clase. Así declaran que la ICR es Santa, y por un pelo no han ascendido a Santa a la católica de marras (no me extrañaría de que Cañizares apoyara la idea de hacerla Santa, a la tal reina Isabel).

  • Javier Renobales Scheifler

    Alfonso,
     
    Isabel ‘la católica’ recibía los galeones cargados de oro, plata, y demás de los territorios que había robado a los indígenas subyugados por las armas y obligados a trabajar para los blancos católicos, para la reina católica, gracias a la poderosísima arma que fue y es la religión católica (la ICR), la cual religión católica (o sea la ICR) obtenía pingües beneficios incrementando su dominación y subyugación de los indígenas, so pretexto de ‘salvar sus almas’.
     
    Dices que la devoción de la reina llamada La Católica a la ICR fue total: toma claro, también Botín le tiene devoción a su Banco, y a sus negocios. No me extrañaría nada que fuera católico 100%.
     
    La connivencia entre La Católica y su querida ICR fue total, en los crímenes que cometieron contra los indígenas, que resultaron exterminados casi en su totalidad, lo mismo que las culturas y religiones indígenas.
     
    Eso es el nacionalcatolicismo: la connivencia-acción conjuntada y organizada entre el poder político-militar y el poder religioso, para apoderarse de personas y bienes, en este caso de gran parte del continente de AL.
     
    El nacionalcatolicismo es algo totalmente antiJesús, Alfonso, muy antiseguidores de Jesús: pues fue esa connivencia espúrea entre esos poderes lo que asesinó a Jesús, torturado y asesinado por militares invasores como sedicioso político, no religioso.
     
    Militares invasores, tan injustos como los romanos del tiempo de Jesús, fueron los católicos de la Reina Católica que exterminaron a los indígenas de AL.
     
    Fue la criminal acción conjuntada-organizada entre militares católicos y dirigentes de la religión católica lo que subyugó y exterminó a los indígenas americanos, víctimas inocentes de semejantes genocidas, disfrazados de seguidores de Jesús, pero ladrones y asesinos donde los haya.

  • Alfonso

    Javier, los Reyes Católicos se preocuparon más de los indios de que piensas.  Isabel La Católica prohibió la esclavitud de los guanches en 1478,la de los indios en 1501,liberó a los solariegos castellanos en 1480 y a los payeses catalanes en 1486; según Dumont en 1492 compro los esclavos musulmanes de Castilla para emanciparlos…«Su devoción a la Iglesia fue total», sentencia Javierre, que recuerda que ella consiguió del Papa el derecho de presentación de obispos, «porque quiso reformar el episcopado disoluto de la época». La oración era, para ella, «el diezmo del día». Isabel reza y da trigo: entrega unos 300 millones de euros actuales a los pobres.Y se consume por el celo divino. Por ese celo manda a Colón a descubrir el Nuevo Mundo y convierte la guerra de Granada en una «cruzada o causa de Dios».

  • Javier Renobales Scheifler

    Alfonso,
     
    La Historia la vienen escribiendo los vencedores, en este caso los llamados blancos, católicos y cristianos; los vencidos y exterminados fueron los indígenas, llamados indios por error, considerados inferiores, y más aún si no ‘se convertían’, es decir, si no se sometían al cristianismo de los blancos y pretendían seguir siendo fieles a su religión  (llamada pagana por los invasores) y a su Dios (llamado falso por los invasores, a pesar de que es el mismo para todos).
     
    ¿Dices que los vencedores blancos no querían que los indígenas, su mano de obra forzada, murieran de enfermedades que les llevaron los blancos (Armas de Destrucción Masiva fueron en realidad), y que hubo blancos católicos que hicieron lo que pudieron para que no enfermaran los indígenas? Claro, es lógico, pues los indígenas eran su mano de obra forzada, los que tenían que trabajar obligados en las encomiendas, y los esclavos.
     
    Al disminuir así rápidamente, por culpa de los blancos tan católicos ellos, la población sometida y expoliada (la indígena), los blancos invasores tuvieron que llevar allí millones de esclavos negros de África (estos no tenían alma, según la doctrina entonces vigente, por lo que eran considerados bestias).
     
    Podemos razonar algunas conclusiones básicas:
     
    El montón de crímenes (y genocidio) que supuso la invasión de los blancos cristianos, crímenes cometidos por los cristianos invasores en su beneficio material, evidencia que el Espíritu Santo ni asistió-inspiró-iluminó a la ICR ni a los eclesiásticos en general, en la barbarie de la que fueron coautores y cómplices cometida en la llamadas Américas ‘descubiertas’.
     
    Sí hubo alguna ‘luz del mundo’ en Montesinos y De las Casas (inicio de la teología de la liberación -TL- como bien dice Tamayo en este post: pero lo que se aplicó de hecho por los cristianos blancos fue el sometimiento por la fuerza de las armas, una de las cuales, muy poderosa, fue la religión católica o cristiana, instrumento de subyugación y de todos aquellos crímenes incluido el expolio y la aniquilación de los dueños de aquellos territorios’descubiertos’. 
     
    El Espíritu Santo no sopló ni inspiró a la ICR ni a sus eclesiásticos en general, ni a los Reyes llamados católicos (que buscaban sobre todo los galeones de oro, plata y demás que expoliaban en los territorios ‘descubiertos’ que usurparon a los indígenas), para que aplicaran e hicieran cumplir a todos al menos la doctrina Montesino-De las Casas, que es la que ‘defendía’ a las víctimas, o sea a los indígenas, aunque también les robaba su cultura y su religión (para ‘convertirlos y así salvarlos’ porque pretende la doctrina católica que fuera de la ICR no hay salvacion); la religión de losindígenas masacrados era tan válida y tan inspirada o asistida por Dios como la de los invasores católicos.
     
    El Espíritu Santo (Dios) no inspiró a nadie (ni a Montesinos ni a De las Casas) el respeto a los indígenas, dueños de aquellos territorios, que tenían su propia cultura y su religión y su Dios, tan válidas como la de los invasores blancos, y les impusieron por la fuerza de las armas el catolicismo, de lo que hoy se regocija Ratzinger, el cual no reconoce la complicidad de la ICR en el exterminio de los indígenas para robarles todo y para explotarlos hasta el casi hacerlos desparecer.
     
    ¿Por qué no lo hizo el Espíritu Santo? Evidentemente porque no inspira nada a nadie. Porque es evidente que Dios no interviene en nuestras vidas. Ha hecho el universo así, como lo vemos, y así nuestras vidas son autónomas, sin necesitar que Dios ande interviniendo (inspirando, enviando gracias santificantes ni haciendo dones divinos ni inspirando la fe cristiana a los indígenas de Amerindia)
     
    Hoy la TL sigue condenada por el que dice que Dios le ha elegido Jefe del Estado Vaticano, evidenciando así que el Espíritu no asiste a la ICR ni a nadie.  La TL es fruto del sentido común, de la razón de personas humanas que quieren humanizarse más y más.
     
    Los valientes que tratan de ser coherentes con la humanización, la cual constituye la TL que iniciaran Montesino y De las Casas, siguen hoy y asi seguirán colocados en los márgenes –incluso fuera casi – de la ICR, cuyos dirigentes siguen estando con los vencedores, como lo han estado al menos desde que el emperador romano los utilizó para hacer del cristianismo, buscando la intolerancia del monoteísmo cristiano que no reconocía otro Dios que el suyo, la religión oficial del Imperio Romano, que pasó a ser perseguidora de las demás religiones: así unificaba el emperador romano a los ciudadanos de su Imperio, iniciando lo que hoy hemos dado en llamar nacionalcatolicismo.
     
    Tampoco entonces el Espíritu Santo asistió ni inspiró a nadie para que el cristianismo no se dejara comprar y manipular por los poderosos del Imperio Romano.

  • Alfonso

    Javier los eclesiasticos fueron pioneros en luchar contra las epidemias que diezmanan a los indios:”
    En marzo de 1797, la
    Gaceta de México informaba que la epidemia de viruela
    amenazaba la capital y hacía estragos importantes en
    Oaxaca, Tabasco y Chiapas, mencionando también los

    grandes beneficios del método de la “inoculación”.

     

     

    12-13
     
     
     
     

    La respuesta de la Iglesia Católica no se hizo esperar
    ante las epidemias de viruela. El Arzobispo, Señor Núñez
    de Haro, en 1797 ordena desde el Palacio Arzobispal de
    Tacubaya (Actualmente el Observatorio Astronómico)
    celebrar las oraciones: “tempora pestilentia” y “provitanda

    mortalitate”, para proteger a la población contra la viruela.

     

     

     
    12-
    13

     

     

     
    Medidas de sanidad empezaron a diseminarse por toda
    la ciudad de México, en las cuales se ordenaba sepultar
    los cadáveres con cal viva para evitar mayor contagio.
    Los entierros de los pobres se efectuaban en diferentes
    cementerios y parroquias, mientras que los de “personajes
    de facultades”, se llevaban a cabo en las Iglesias fuera de
    poblado como en San Cosme, San Hipólito, Santiago
    Tlatelolco y otros lugares que entonces estaban

    localizados en los suburbios de la ciudad.

     

     

     
    12-13,18

    El método de la inoculación fue apoyado en gran
    medida por la Iglesia. El mismo Arzobispo hizo referencias,
    en repetidas circulares, acerca de los beneficios de la
    inoculación en diversas regiones de México. Inclusive,
    las instrucciones para la inoculación eran enviadas a los
    curatos en un ejemplar que se anotaba en el “Libro de las

    Providencias”.

     

     

     
    12

    Mientras tanto en Europa, en 1798 durante el Reinado
    Carlos IV de España, la infanta, Doña María Luisa,
    Princesa de Parma, sufrió de viruela, lo cual ocasionó que
    el resto de la familia real fuera “inoculada”. Esto provocó
    que el Rey Carlos IV de España prestara mayor atención
    al impacto de la viruela en sus territorios. Fue en la ciudad
    de Santa Fé de Bogotá en donde surgió una epidemia de
    viruela que obligó a que el Ayuntamiento de Bogotá
    acudiera al Rey Carlos IV pidiéndole su ayuda. En
    respuesta a esta petición, Carlos IV pidió a su médico de
    cámara, el Dr. Joseph Flores, su opinión para enviar una
    expedición para difundir la vacuna por América. El Dr.
    Flores, quien era originario de la Ciudad Real de Chiapas,
    recomienda a Carlos IV que hiciera llegar dos barcos a
    diversas regiones de América con linfa vacunal, y que el
    proceso fuera supervisado por curas que llevaran un
    registro de los pormenores de los casos vacúnales”
    http://www.medigraphic.com/pdfs/gaceta/gm-2004/gm043h.pdf

  • Alfonso

    Javier Renobales Scheifler, es falso que los misioneros españoles se aprovechasen de las epidemias europeas para subyugar a los indios. Para refrendar lo que digo te informo de que, por ejemplo, la Iglesia Católica fomentó el empleo de la variolación en Nueva España. Así, el arzobispo mexicano Núñez de Haro envió el 6 de octubre de 1797 una circular mediante la cual ordenaba a los sacerdotes “exhortar y persuadir” con el mayor empeño a sus parroquianos para que aceptaran inocularse. A algunas de estas circulares se anexó el folleto Método claro, sencillo y fácil para practicar la inoculación de viruelas preparado por el Protomedicato. Mientras las “ilustradas” autoridades públicas de los diversos países se mostraban remolonas a la hora de fomentar este uso, la primera institución que ofreció dicha medida preventiva de forma gratuita para todas las personas con independencia de su clase social o posición fue el Hospital de San Andrés de la ciudad de México, cuya propiedad era de las autoridades eclesiásticas.
    Por otra parte, en 1788, la Royal Society, la institución científica masónica inglesa, rechazó los estudios de Jenner sobre la vacuna, a pesar de que era miembro de dicha sociedad. Hasta 1798, no encontró apoyo para publicar sus estudios y con ello, a pesar de la oposición de la Royal Society y de los médicos ingleses, comenzó la difusión de la inoculación mediante la vacuna por él ideada en otros países. Primero en Francia y Rusia, luego en Palermo y en Nápoles, siempre con el apoyo de la Iglesia Católica. En la España de un lado y otro del Atlántico se impuso a partir de 1803, pero ya se venía utilizando desde 1799, inmediatamente después de que Jenner publicara su estudio, siempre de la mano de las autoridades eclesiásticas y en los centros de su propiedad.
    Por último, te informo de que, sin embargo, en Inglaterra, Jenner no tuvo autorización para su uso hasta 1801. En mayo de 1827, ante una nueva epidemia en México, la Sección de Beneficiencia de la Secretaría de Gobierno informaba: “con independencia de los ayuntamientos, sean los curas los que procuren la propagación del fluido vacuno” y a tal efecto libraron las órdenes correspondientes los obispos de Puebla y de México.

  • Gabriel Sánchez

    Nosotros, los pueblos indígenas del mundo, unidos ante la urgencia de la crisis climática y frente a la falta de voluntad política de los Estados, principalmente de los mayores emisores de gases de efecto invernadero, demandamos la inmediata adopción de acuerdos vinculantes con responsabilidades diferenciadas pero compartidas, a fin de detener el calentamiento global y definir modelos alternativos de desarrollo en armonía con la Madre Tierra.

    Desde hace décadas los pueblos indígenas hemos advertido que los cambios climáticos confirman el quiebre de la relación armónica entre los hombres y la Madre Tierra, poniendo en peligro el futuro de la humanidad. Es todo un modelo de civilización el que está en crisis, aquel que se inició hace 500 años con el saqueo de los bienes naturales para el enriquecimiento y la acumulación de capital. La alternativa es cambiar el sistema, no el clima, apostando por un nuevo paradigma civilizatorio, por el Buen Vivir, en armonía entre los pueblos y la Madre Naturaleza.

    Nuestras propuestas

    Marco general:

    • Reconocer y respetar la libre determinación de los pueblos indígenas, particularmente nuestros derechos a los territorios y bienes naturales, de conformidad con la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas de la ONU.

    • Asegurar y garantizar la participación plena y efectiva de los pueblos indígenas en todos los niveles, respetando los procesos basados en la consulta y el consentimiento previo, libre e informado, de conformidad con la Declaración sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas de la ONU.

    • Reconocer, respetar y fortalecer la contribución fundamental de los conocimientos, innovaciones y prácticas tradicionales de los pueblos indígenas.

    • Revisar las concepciones de desarrollo basadas en la acumulación de riquezas que acentúan la explotación sin límite de los bienes naturales….
    http://rio20.net/propuestas/declaracion-de-los-pueblos-indigenas-del-mundo-ante-la-cop-17
     
    Estimo  que este sería el actual sermón de Fray Antonio de Montesinos para nuestra época…el callaría y dejaría hablar a las naciones ancestrales…transformándose en el eco de sus aspiraciones, sueños y luchas…Gabriel

  • Javier Renobales Scheifler

    http://www.hechoreligioso.net/Proyectos/VCELAM/docuVCELAM/BEOZZO.pdf
    “II. 2. Política y religión: la espada que precede y secunda la cruz
     
    No hubo misión en América desvinculada del proceso de dominación política y de explotación económica. “Extender la fe y el imperio” fue la expresión acabada de la articulación entre proyecto político de conquista, de proyecto económico colonialmercantil y de propósito misionero.
     
    El padre Antônio Vieira, provincial de los jesuitas del Maranhão, en Brasil, percibió bien la contradicción al decir que eran ellos mismos, los misioneros, quienes “sujetándolos [a los indígenas] al yugo espiritual de la Iglesia, los obligamos también al temporal de la Corona, obligándolos a jurar vasallaje”.
     
    Gaspar Barleus, el cronista de la ocupación de los reformados holandeses en Pernambuco (1630-54), confiesa sin rodeos lo que se espera de la religión en la colonización:
     
    Para afirmarnos en el poder, sin duda, nos valemos también de las opiniones religiosas. Cada cual toma la que escogió como instrumento idóneo para procurar la seguridad en beneficio no solo de la salvación de los hombres, sino también de la dominación.

    II. 3. Violencia o persuasión en la pedagogía de la evangelización

    La alianza, cuando no la confusión, entre poder político-militar y servicio religioso, llevó rápidamente a un dilema en los métodos misioneros respecto al uso o no de la fuerza para obtener la conversión de los indígenas al cristianismo.
     
    Bartolomé de las Casas defendió apasionadamente que existía un único modo de atraer a todos los pueblos a la verdadera religión, el modo apostólico: convencer la inteligencia y atraer suavemente la voluntad. Este método apostólico no podía implicar ninguna excepción.
     
    Se siguió, no obstante, el camino inverso claramente teorizado por Ginés de Sepúlveda: “Así como estamos obligados a mostrar el camino a los hombres errantes, así la ley de la naturaleza y de la caridad humana nos obligan a traer a los paganos al conocimiento de la verdadera religión”.
     
    Frente a gentes bárbaras y crueles no basta apenas con predicar. Es preciso amenazarlas y aterrorizarlas, “de modo que la verdad ahuyente las tinieblas del error, pero también la fuerza del temor rompa los vínculos de las malas costumbres”.
     
    El camino intermedio seguido por la mayoría consistió en acoger la propuesta de Las Casas de que la catequesis debía ser pacífica, aunque solamente después de la previa y necesaria sujeción militar y política de los nativos. Este uso de la coerción militar y política, para imponer el cristianismo, desvirtuó de manera profunda su implantación en América.”

  • Javier Renobales Scheifler

    Y siguió diciendo el papa, en el link que he puesto:

     “La fe en Dios ha animado la vida y la cultura de estos pueblos durante más de cinco siglos. Del encuentro de esa fe con las etnias originarias ha nacido la rica cultura cristiana de este continente expresada en el arte, la música, la literatura y, sobre todo, en las tradiciones religiosas y en la idiosincrasia de sus gentes, unidas por una misma historia y un mismo credo, y formando una gran sintonía en la diversidad de culturas y de lenguas”. (El papa, en Brasil, 2007)
    La “gran sintonía” aportada por la “cultura cristiana” (como ingrediente de la esclavitud del capitalismo) se manifiesta hoy en las favelas, en los campesinos sin tierra y en la desigualdad y opresión que marca hoy a América Latina.

    Carlos Marx escribió con mordaz ironía:

     ”El descubrimiento de los yacimientos de oro y plata de América, el exterminio, la esclavización y el sepultamiento en las minas de la población aborigen, el comienzo de la conquista y el saqueo de las Indias Orientales, la conversión del continente africano en cazadero de esclavos negros: tales son los hechos que señalan los albores de la era de producción capitalista”. Carlos Marx, El capital, Vol. 1, Cap. 31

  • Javier Renobales Scheifler

    Claro que, quien es considerado por muchos católicos como el representante de Dios en la Tierra, el papa que dice que le ha nombrado Dios para ese cargo, que es en realidad la Jefatura de Estado Vaticano y de los hechiceros cátólicos, tiene que meter a Dios en la invasión y usurpación criminales católicas españolas en lo que han dado en llamar Hispano América o AL:
    “Quiero que mis primeras palabras sean de acción de gracias y de alabanza a Dios por el gran don de la fe cristiana a las gentes de este continente”. (Papa Benedicto XVI, ante los arzobispos latinoamericanos en e Aparecida, Brasil, 13 de mayo de 2007.)
     
    ¡Como si Dios hubiera tenido algo que ver –que no lo tuvo, pues Dios no interviene en nuestras vidas- en semejante montón interminable de crímenes a cargo de lo que el papa llama ‘el don la fe cristiana’!
     
    Les metieron a los indígenas la fe cristiana a hostia limpia, y el papa católico de turno, siempre en el lado de los vencedores militares, como en la SantaCruzada de la guerra civil española, lo considera un don de Dios.
     
    Sencillamente repugnante. Puede leerse en el link
    http://rwor.org/a/091/pope-es.html
     
    “Los jesuitas llegaron bien preparados con un sistema de creencias para explicar por qué los indígenas se enfermaban. En esencia decían que era castigo por creer en dioses falsos y por hacer caso a los hechiceros, los principales rivales de los jesuitas. La explicación tenía peso en vista de que las epidemias prácticamente no afectaban a los jesuitas, mientras que los hechiceros sufrían como los demás indígenas”.
    Resultó que fueron hechiceros más poderosos los jesuitas –ministros ‘de Dios’, que en realidad son ministros de los jerarcas que los han nombrado, y no de Dios-, que los hechiceros de los indígenas.

  • Javier Renobales Scheifler

    En link http://html.rincondelvago.com/colonizacion-de-america_1.html
    puede leerse en el apartado ‘Iglesia católica en la Hispanoamérica colonial’, que en el índice aparece con la pág. 42:

    “El primer escenario de los conflictos de conciencia sufridos por las autoridades fueron las Antillas. En 1509 el rey Fernando había legalizado la encomienda. En diciembre de 1511 el fraile dominico Antonio Montesinos denunciaba a los colonos desde el púlpito: «estáis todos en pecado mortal», decía, «y en él vivís y morís por la crueldad y tiranía que usáis con estas inocentes víctimas». Con estos dicterios se preparaba el terreno para la primera batalla entre el Evangelio y el colonialismo, una lucha que iba a ser la piedra de toque de la vida de la Iglesia en América. La primera reacción del Estado fue aprobar las Leyes de Burgos en 1512, que inauguraron una serie intentos por parte de las autoridades para mediar entre estos dos intereses incompatibles. Dos años más tarde, Bartolomé de las Casas, fraile dominico, párroco y encomendero en Cuba, empezó su gran defensa de los indios que duraría hasta su muerte en 1566. Este primer escenario (caribeño) del colonialismo castellano en América sirvió para poner de relieve una contradicción esencial: si las bulas papales hacían de la conversión de los nativos la justificación de la soberanía española, justamente las personas encargadas de esta tarea se veían obligadas a censurar los fines económicos y sociales de la empresa colonial.
    Las dos décadas posteriores a 1519 representaban la fase decisiva de la dominación castellana en América. Desde su base de las Antillas, los españoles conquistaron México y Centroamérica y después se dirigieron al sur de Panamá y Venezuela, a través del Pacífico, para conquistar el imperio inca. Los conquistadores entraban en un mundo desconocido. La expansión territorial significó el descubrimiento de sociedades complejas, organizadas según unos sistemas totalmente ajenos a los de Europa. Además, sus estructuras religiosas estaban arraigadas funcionalmente en la vida de aquellas sociedades. Sólo después de que se hubo abierto el horizonte geográfico y humano se dio cuenta la Iglesia de la labor evangelizadora que se le pedía en el Nuevo Mundo. Los mismos conquistadores estaban llevados, en parte, por el fervor religioso de realizar sus hazañas. Estaban convencidos de que al subyugar unas poblaciones, desconocidas hasta entonces, servían por igual a la cristiandad y a su monarca como vasallos; a su fe como misioneros; y a sí mismos, como hombres de honor. Una vez que se hubo establecido la autoridad española, entraron en escenas las órdenes misioneras para evangelizar los pueblos conquistados. A su vez, los frailes estaban respaldados por la espada represiva de la autoridad. De este modo, primero vino la conquista militar y política, a la que le siguió después la conquista «espiritual». Tanto la iglesia como el Estado se vieron necesitados de unos servicios que se prestaban mutuamente.”
    Resultado de la connivencia ente ‘la cruz’ (la religión católica) y la espada represiva de la autoridad: el pueblo indígena fue exterminado en su inmensa mayor parte, no sólo físicamente, sino también su cultura, su religión, su sociedad y su etnoidentidad.

    ‘Convertirse’ los indígenas al catolicismo era prácticamente imprescindible para sobrevivir, para intentar ser iguales en dignidad y derechos a los blancos católicos invasores abusadores de su fuerza.

    Curiosamente fue una vez más una alianza del poder militar y político con el poder religioso, muy parecida, salvando diferencias, a lo que hicieron los sacerdotes judíos en connivencia con los militares invasores romanos: asesinaron a Jesús.

    La Historia se repite, y repite.
    De subyugar a esclavizar no hay tanta diferencia.

  • juanito

    Y actualmente Ellacuria,sus compañeros de martirio,Romero y otros muchos,martirizados,aunque no fisicamente sí sicologicamente,y lo mas triste por sus propios compañeros,y todo por aplicar el evangelio, ese que no da dinero y poder.
    La teologia de la liberación como se ve,ya fué aplicada hace 500 años,y el resultado el mismo,una auténtica persecución.

  • Alfonso

     Alejandro III prohibió bajo severísimas penas vender cristianos como esclavos a los moros. El Papa Urbano VIII en una carta a su nuncio en Portugal del 1639 condena absolutamente la esclavitud y amenaza con la excomunión, pero se refería a la de los indios y estaba impulsado per los jesuitas de las Reducciones ante las incursiones de los bandeirantes brasileños que hacían en ellas razzias para obtener esclavos.

    Clemente XI a principios del siglo XVIII da órdenes a los nuncios de Madrid y Lisboa de que actúen para conseguir poner fin a la esclavitud.Por último es un topico pretender que Bartolomé de las Casas fuese paridario de la esclavitud de los negros.Ver este link:
    Bartolomé de las Casas, defensor de los negros

    El religioso dominico, pese a lo que se ha afirmado, se convirtió en enemigo de la esclavitud y en protector de los negros..
    http://www.elmundo.es/ladh/numero58/bartolome.html