Temas

Tablón de ATRIO

Anterior Siguiente
Último: 18-7-16, 14:16

Oscar: Pablo Neruda recuerda la guerra civil española: Explico algunas cosas (voz del autor)/

Isidoro: Antonio Gramsci: "El viejo mundo se muere. El nuevo tarda en aparecer. Y en ese claroscuro surgen los monstruos".

Isidoro: Helder Cámara: "Dichoso el que comprende y vive este pensamiento: «Si no estás de acuerdo conmigo, me enriqueces». Tener junto a nosotros a alguien que [...]

Sevilla se escandaliza ante el orgullo gay: http://cartujoconlicencia.blogspot.com.es/2016/06/de-que-te-asombras-sevilla-dia-del.html

olgoscar05@yahoo.com.ar: Colombia: http://anncol.eu/colombia/politica-economia/item/4463-comunicado-conjunto-75-acuerdo-para-el-cese-al-fuego-y-de-hostilidades-bilateral-y-definitivo

Juan García Caselles: Film vencedor festival de cortos de Egipto: Zapatos

mª Pilar: Otro hermoso recuerdo del obispo sencillo y entregado: Un breve reportaje de Gonzalo López, emitido por Ecuador TV tras su muerte

Antonio Duato: Vale la pena leer este enlace que puso Peláiz: Rubén Amón:Cuando el Pastor sigue al rebaño

mª pilar: ¡UNA MAGNÍFICA ENTREVISTA QUE NO PUEDES PERDERTE!: Gonzalo un obispo atípico en VIMEO

Equipo Atrio: La rampa en la SER: En la SER el autor lo comenta

mª Pilar: Muy interesante. ESTA SEMANA EN ACENTO ROBINSON: Irene Villa Víctima de ETA. sin piernas, rehace su vida

ELOY: ¿PAGABAN ALGUNOS BANCOS CHANTAJE Y NO DENUNCIABAN? Información en La Voz de Galicia

» Pon una nota




Autores

3485 Artículos. - 58694 Comentarios.

Jesucristo fue el primer feminista de la historia

Eso es lo que afirma y demuestra la mexicana María Mejía Piñeiros, fundadora de Católicas por el Derecho a decidir de México, quien ha recibido numerosos premios internacionales por la defensa de los derechos humanos de la mujer. ATRIO reproduce esta entrevista, hecha por Mariana Carvajal y publicada ayer en Página 12 de Argentina.12868_102469859778467_100000463602030_62855_4465515_n

–¿Cómo puede ser católica y feminista?

–Jesucristo fue el primer feminista de la historia.

–¿Cómo dice?

–Cuando indagás un poco y quitás la costra de la intolerancia que la jerarquía católica ha construido sobre el mensaje básico de Jesús y de los Evangelios, te das cuenta de que hay otras cosas. Por ejemplo, Jesús mostró en su vida pública que las mujeres para él eran importantes. Rompió con muchos estereotipos de su época. Por ejemplo, se acercó a la hemorroísa, la mujer que sufría de flujos de sangre desde hacía doce años y la curó. En aquel entonces la menstruación era un signo total de impureza. Las mujeres menstruando no podían ir al templo. Había toda una serie de tradiciones en relación con eso. Jesucristo rompió con todo eso y estableció un diálogo con la hemorroísa. Se acercó también a las prostitutas. Pero digo que fue el primer feminista de la historia sobre todo porque tenía un mensaje de misericordia, de compasión, de bondad, de igualdad. Desde Católicas por el Derecho a Decidir encontramos esa raigambre y luego nos damos cuenta de que hay postulados de la Iglesia Católica como el de la libertad de conciencia y los juntamos con los postulados básicos del feminismo y concluimos que, si como dice la misma doctrina, fuimos creadas a imagen y semejanza de Dios, con capacidad para discernir y para el libre albedrío, no estamos hablando de personas que no tengan la posibilidad de tomar los derechos que defiende el feminismo. Feminismo y catolicismo obviamente son una mezcla explosiva porque desde el feminismo estamos cuestionando muchas cosas que se están planteando como si fueran las únicas posibles en la Iglesia Católica, cuando no se trata de doctrina.

–¿En base a qué argumentos pueden los católicos convencerse de que no son malos creyentes si apoyan la despenalización del aborto?

–El argumento fundamental es la confianza en la autoridad moral de las mujeres para tomar esas decisiones y el convencimiento de que la maternidad tiene que ser voluntaria, que la violencia y la desigualdad están causando embarazos que las mujeres no buscan, no quieren, no planean. Y que una mirada misericordiosa y caritativa de la vida tiene que permitirles por lo menos decidir si quieren traer una criatura al mundo o si tienen derecho a interrumpir un embarazo que no buscaron. Hay otros argumentos al interior de la misma doctrina como por ejemplo que el Código de Derecho Canónico, que es la ley interna de la Iglesia, establece eximentes de culpabilidad a la máxima pena que aplica el mismo Código. El Código de Derecho Canónico solamente considera dos crímenes que son sujetos de la aplicación de la pena de excomunión inmediata: el intento de matar al Papa y el aborto. Pero en los cánones 13.23, 13.24 y 13.25 dice que ante determinadas circunstancias esa pena no se aplica: de plano deja de considerar el aborto como delito y el intento de matar al Papa, cuando la persona era menor de 16 años, cuando actuó por miedo, por culpa o porque pensaba que con esa acción prevenía un mal mayor, cuando ignoraba que estaba infringiendo una ley. Estas consideraciones cobijan todos los abortos que tienen las mujeres por lo menos en América latina. Esa situación que la gente no conoce, porque la jerarquía se ha encargado de que no sea tan público, es un argumento bastante convincente para tomadores de decisiones. Hay que recordar que no hay dogma en las enseñanzas morales, y que la misma doctrina católica contempla la libertad de conciencia y el probabilismo.

–¿Qué es el probabilismo?

–Es un principio que se desarrolló cuando la reforma de Lutero. Por entonces se generó un movimiento al interior de la Iglesia, que es tan grave y tan delicado como el que está habiendo ahora con el tema del abuso sexual, y no había ninguna certeza. Ese principio dice: cuando hay duda frente a las enseñanzas morales, hay libertad. No se pueden imponer los preceptos morales. Es muy importante tomar en cuenta lo que fue el Concilio Vaticano II. Nosotras surgimos un poco por eso: es un llamado al laicado para que participe más en los designios de la Iglesia, es un reconocimiento de que la ciencia tiene un papel que jugar, que la teología no lo resuelve todo, es una aceptación de que no solamente la Iglesia Católica es la vía de la salvación. El Concilio Vaticano II también da una base para hablar del derecho a decidir de las mujeres católicas a interrumpir un embarazo.

–¿Qué es la Red Latinoamericana de Católicas por el Derecho?

–Es una coordinación de agrupaciones, oficinas, grupos y voces católicas que hay en este momento presentes en diez países de América latina; Bolivia, Brasil, Colombia, Argentina, Chile, El Salvador, México, Nicaragua, Paraguay y Perú. Se fundó en 1989 bajo el liderazgo de Cristina Grela, médica sexóloga uruguaya, con el apoyo y la mentoría de Frances Kissling, presidenta de Catholics for a Free Choice en ese momento.

–¿Cuál es su propuesta?

–Entre las razones más importantes que impulsaron a las fundadoras de la Red estaban la inmensa distancia que observábamos entre las enseñanzas morales de la jerarquía eclesiástica y las opiniones y prácticas de la feligresía; la tragedia de la morbilidad y mortalidad materna ocasionadas por abortos practicados en condiciones de inseguridad y la miseria sexual que vive la mayoría de las mujeres en esta región. No es necesario recurrir a las estadísticas, ni limitarse a quienes no tienen acceso a la educación y a la información adecuada, para darse cuenta del drama en el que se ha convertido la sexualidad para las mujeres latinoamericanas. Con sólo mirar a nuestro alrededor, podemos constatar cómo a pesar del nivel económico y del nivel educativo alcanzado, muchas mujeres siguen viviendo cautiverios e insatisfacciones en lo que a las expresiones de su sexualidad se refiere. Al mismo tiempo tuvimos la oportunidad de conocer las investigaciones históricas que había publicado Catholics for a Free Choice, de Estados Unidos, en los ’80, que demostraban que en la historia de la Iglesia Católica ha habido y sigue habiendo diversas posiciones sobre la moral sexual.

–¿A qué se refiere?

–Aprendimos y entendimos que en moral sexual no hay dogma. Que no ha habido hasta ahora ninguna declaración ex profeso dirigida a establecer la obligatoriedad de las enseñanzas morales. Nos documentamos y entendimos, por consiguiente, el valor que la doctrina católica tradicional le confiere a la libertad de conciencia, base de la dignidad humana: la primacía de la conciencia sobre las enseñanzas del magisterio eclesial es parte esencial de la doctrina. El papa Juan Pablo II y el papa Benedicto XVI lo expresaron en diversas ocasiones: quien no obedece los dictados de su conciencia, no puede responsabilizarse de sus actos. Aunque parezca mentira, en la Iglesia Católica ha habido posiciones diversas sobre moral sexual y sobre la condición de las mujeres en la Iglesia; más aún, el Concilio Vaticano II reafirmó la primacía de la conciencia y el valor de la libertad para la dignidad humana. Ahora bien, el reto más importante desde nuestro punto de vista es que todas las personas puedan ejercer sus derechos, las mujeres su derecho a decidir y todas y todos el derecho a disfrutar del placer, del erotismo, de su sexualidad como un don, como otra manera de expresar su espiritualidad.

–¿El lugar de las mujeres siempre fue secundario para la Iglesia Católica?

–De acuerdo con los viejos y quebradizos papeles que sostienen la doctrina tradicional, las mujeres estamos sometidas a Dios, como toda criatura, pero no de manera directa, sino mediante la sumisión a nuestro esposo, a nuestro padre o a algún personaje masculino subordinado a su vez a Cristo. La filosofía aristotélica, por su parte, tuvo gran influencia en los conceptos de esta Iglesia respecto de las mujeres; Aristóteles postulaba la inferioridad de las mujeres refiriéndose a ellas como “hombres mutilados”. De este modo, una visión misógina y sexista, definió de manera radical la posición de las mujeres no sólo en la Iglesia sino también en la sociedad; estrechamente ligada a esta concepción está la idea vigente hasta el siglo XVII de que las mujeres eran hombres incompletos, mutilados, como pensaba Aristóteles. Por eso entendimos desde Católicas por el Derecho a Decidir la importancia de rescatar el mensaje de Jesucristo, para defender los derechos de las mujeres al interior de esta Iglesia y reclamar congruencia, igualdad, justicia.

–¿Siempre se negó el placer sexual?

–Sí. Ahí influyó San Agustín. El se rebeló contra lo que fue su propia vida: fue un disoluto, un “pecador”, que usó y abusó de los licores y de la vida disoluta en esa época y cuando decidió romper con todo eso y volverse místico, sacerdote y profeta, rompió de una manera muy fuerte y casi que decidió adoptar lo contrario. Recuerdo que hay planteamientos de él que decían que si se pudiera encontrar una manera diferente para la reproducción que no fuera la relación sexual, ellos estarían muy contentos. Ahora nos encontramos con que la jerarquía católica también condena la fertilización artificial.

–La escuché en la conferencia que dio en el V Congreso Latinoamericano sobre salud y derechos sexuales y reproductivos en Guatemala. Uno de los tramos más aplaudidos fue cuando advirtió sobre las incongruencias de la doctrina católica que niega el placer sexual y no puede explicar por qué Dios diseñó a las mujeres con clítoris, un órgano que solamente sirve para el placer.

–Esas son aportaciones de las teóricas feministas. La doctrina católica dice basarse en la “Ley Natural” para hablar de la complementariedad entre los sexos, o de la sexualidad sólo para la reproducción, negando el placer sexual. Pero luego nadie explica por qué tenemos clítoris, que no tiene ninguna otra función más que el placer. Si Dios nos creó a su imagen y semejanza, con capacidad de decisión, con voluntad, con raciocinio y con clítoris, dónde está la razón para negar el placer sexual: está en la necesidad de controlar la vida de las mujeres. Para una institución que está basada en el dominio absoluto de los hombres sobre las mujeres, la autonomía de las mujeres es inaceptable. Hay un movimiento interesante al interior de las órdenes religiosas, las religiosas cada vez menos tienen disposición de acatar de manera silenciosa este tipo de planteamiento y tratamiento.

–También dijo en su conferencia que observa con preocupación un retorno al integrismo fundamentalista.

–En América latina y el Caribe estamos viviendo momentos de cambios muy importantes. En medio de la profundización de las brechas de desigualdad, de los coletazos de la crisis financiera internacional, la mayoría de los gobiernos cambió cualitativamente en la última década, confiriendo un carácter más progresista, más democrático a la región. Con algunas excepciones. Esto no quiere decir necesariamente que los derechos humanos de las mujeres y los derechos sexuales y reproductivos hayan ganado espacios más propicios para su desarrollo. En contados casos así fue, pero la cruzada fundamentalista impulsada por la jerarquía conservadora de la Iglesia Católica, en alianza con los gobiernos mal llamados “de izquierda”, en contra de los derechos de las mujeres y los derechos sexuales y reproductivos, avanza con renovado ímpetu proveniente de la falsa creencia por parte de políticos y gobernantes, de que la jerarquía eclesiástica representa a quien dice representar. Nada más lejos de la realidad. Estamos viviendo en estos momentos un retorno del integrismo fundamentalista en todo el mundo por parte de las religiones, pero de un integrismo que utiliza el lenguaje de la democracia, de las libertades y de los derechos humanos y civiles. Desde que el Vaticano fracasó en sus intentos de imponer su agenda moral conservadora en los Programas de Acción de las Conferencias Internacionales de Cairo y Beijing y por ende en las políticas y programas relacionados con estos temas, emprendió una cruzada convocando a los obispos y cardenales, especialmente a los de América latina y el Caribe a ser proactivos en la defensa de los modelos culturales tradicionales que emergen de la ideología judeocristiana: el modelo de familia heterosexual, nuclear, la sexualidad restringida a la reproducción, el cumplimiento del deber ser basado en estereotipos de género estáticos, sacralizados por la ideología conservadora de la Iglesia Católica y la obstaculización de los derechos individuales, específicamente de los derecho sexuales y reproductivos. Tenemos la obligación de detener esta cruzada oscurantista que nos quiere llevar a la época medieval, cuando se daban instrucciones a las parejas casadas acerca de cuándo era lícito tener relaciones sexuales.

–¿Cómo deberían reaccionar los gobiernos frente a los avances conservadores en América latina?

–Hace poco el doctor Julio Frenk, quien fue ministro de salud de México durante la presidencia de Vicente Fox, decía que la ciencia es el antídoto contra el oscurantismo. Nosotras decimos que los gobiernos deben basarse en la evidencia científica, tienen que respetar la pluralidad de opiniones que hay en cada país y evitar que la religión se meta en las políticas públicas, mucho más cuando tiene que ver con temas de salud. Te imaginas si un gobierno se guía por planteamientos como el que mencionaba el cardenal colombiano Alfonso López Trujillo, presidente desde 1990 hasta su fallecimiento en 2008 del Pontificio Consejo para la Familia en el Vaticano, de que los condones tienen unos hoyitos por los cuales pasa el virus del sida y por lo tanto no puede promoverse su uso, porque así se está promoviendo la expansión del VIH. Es necesario establecer que hay ámbitos de competencia que no se pueden mezclar. En México se dio una discusión sobre la incorporación de anticoncepción de emergencia en el programa de salud entre el ministro de Gobierno, que era del Opus Dei, y Frenk, ministro de Salud. En cualquier democracia tiene que aceptar lo que dice el ministro de Salud y no el de gobierno, que pone sus creencias religiosas por encima de su función pública y que quiere meterse en un tema que no es de su especialidad. Para quienes nos hemos atrevido a cuestionar supuestos dogmas anclados en visiones atávicas que constriñen la autonomía de las mujeres, que hablan de que la dignidad de las mujeres está basada en el hecho de ser madres, o que las mujeres no podemos ocupar las mismas posiciones que los hombres en la Iglesia y en la sociedad, las condiciones de posibilidad que provee la laicidad del Estado son imprescindibles para la reafirmación de nuestra autoridad moral y para la garantía y el respeto a nuestros derechos humanos y específicamente a nuestros derechos sexuales y reproductivos.

–¿Qué piensan las mujeres y los varones católicos sobre la despenalización del aborto en el distrito federal?

–Acabamos de tener los resultados de una encuesta nacional que incluyó 3000 entrevistas cara a cara entre la población católica de todas las regiones del país. Seis de cada diez católicas y católicos considera que una persona puede seguir siendo buen o buena católica si apoya a una mujer que aborta. Un poco más de la mitad de la feligresía reconoce que una mujer que aborta puede continuar siendo una buena católica. Una de las principales conclusiones que emergen de los resultados de la esta encuesta es el crecimiento de una corriente de formación de nuevas identidades católicas, de nuevas formas de ser católica o católico. Nuevas identidades representadas por feligreses que no piensan dejar su iglesia, pero que viven un catolicismo más cercano a sus necesidades y deseos, más flexible en el marco de constantes cambios culturales y políticos. Para un 33 por ciento de los entrevistados la característica más sobresaliente de una persona católica es estar bautizada, mientras que sólo para el 24 por ciento el rasgo más importante es creer en Dios, y para el 22 por ciento, cumplir con los Diez Mandamientos. Y apenas un 13 por ciento considera que ir a misa es una característica de identidad católica.

45 comentarios

  • ana rodrigo

    Mª Asun RM, me alegro verte por estos lares, siempre es un placer leerte.
     
    Tienes razón, la institución que ha guardado el tesoro de los evangelios durante  dos milenios, llamada Iglesia, se quedó con una pieza valiosísima del tesoro como es el reconocimiento de igualdad a la mitad de la humanidad, es decir, las mujeres.
     
    Sólo por esta desviación e infidelidad de la Iglesia a la praxis y al mensaje de Jesús con relación a algo tan elemental de la nueva sociedad que él proponía y por la que vivió y murió, la Iglesia debería someterse a una catarsis de hondas raíces para reconocer tamaño error y reparar inmediatamente tanta ignominia hacia las mujeres.
     
    Y encima, nos pone como modelo de mujer a una madre-virgen, por si no nos quedaba claro que el sexo-placer no está hecho para las mujeres. ¡Qué cosas más raras hemos tragado y hasta creído!

  • MAR Medina

    Vaya por delante que el título del artículo no me parece inapropiado: si el feminismo es el movimiento que reconoce la igualdad entre hombres y mujeres se puede por analogía decir de Jesús que era feminista.
    Cuestionaría más el nombre de la organización, pues ¿cómo pertenecer a una institución que considera a las mujeres miembros de rango inferior?

    Sin embargo, los Evangelios nos presentan a Jesús tratando a las mujeres como iguales, algo que los primeros cristianos, hijos de su tiempo a fin de cuentas, se dieron prisa en remediar.
    Esa incoherencia, entre otras muchas -especialmente el amor a la riqueza y al poder de la institución vaticana-respecto al Evangelio, reafirma mi seguridad de no considerarme católica sin dejar de ser, o intentarlo más bien, cristiana.

    La prevención contra las mujeres viene rodando desde el origen de nuestra cultura grecolatina y se reforzó con el judaísmo, fuertemente patriarcal, que en el mejor de los casos nos sitúa simplemente en un segundo plano, tal como se percibe incluso en la placa de la sonda Pioneer lanzada al espacio para dar información sobre la humanidad a supuestos extraterrestres: de la pareja humana que se representa, es el varón el que saluda, el que tiene la palabra.

    Me gusta el movimiento Católicas por el Derecho a decidir, porque trabaja por recuperar la dignidad robada a las mujeres y promover la confianza en la autoridad moral de las mujeres (sic), una de las grandes asignaturas pendientes de la humanidad, muy especialmente en el seno de una religión inspirada en una persona que las consideraba como iguales.

    Saludos cordiales

  • Asun

    Seguramente Jesús no se clasificaría ni etiquetaría en ningún–ismo, por decirlo de alguna manera,  porque eso desestimaría a los que no entraran en esas premisas. Era sin duda  un ciudadano judío, pero trataba de no encasillarse en nada de lo establecido y prefijado por la rígida  y alienante Ley, y todo lo que pudiera asfixiar las conciencias y reprimiera la libertad y dignidad de toda persona. En este sentido se acercó a la mujer y valoró el servicio sin apego,  así como a los niños, los sin nadie y  últimos del escalón social.
     
    Lo que ocurre es que se adelantó en mucho a su propio tiempo y al nuestro sin duda,  me atrevo a añadir. Su apertura pronto se vio obstruida y su ejemplo olvidado, magnificándole de tal forma que nos era lejano, separado de lo que somos, convirtiéndole en  parte de una divinidad ofendida,  celosa  y narcisista,  todo lo contrario de lo que él mismo vivió y nos dio a entender en lo que conocemos de su vida.
    Lo que para él era coherencia real en su pensar y en su actuar, nunca fue del todo digerido y asimilado por sus seguidores. Más tarde se impuso definitivamente el marco cultural preexistente acomodando sus enseñanzas y persona a las exigencias de las cosmovisiones de los que detentaban poder y cultura, los varones.
     
    Se nos impuso una manera particular y sexista de ver, un gran temor y sobre todo tabú a la propia autonomía y la del otro,  y en nuestro caso,  fue doble por ser en toda regla inferiores, incapaces de pensar y estar a la altura del sexo dominante.
     
     Jesús se fue liberando de estos y otros prejuicios, que seguramente lo suyo le costó. Pero arremetió contra ellos en la medida de sus capacidades y posibilidades. Su silencio al respecto sexual, creo indica lo natural que era para él, para que se le añadieran postizos, prejuicios y supersticiones como control de las conciencias a las que además se suponía, y todavía hoy incluso se supone también, propiedad de los dirigentes.

  • Me gusta leer esta entrevista por la valentía que demuestra frente a los “poderes constituidos” y por los retos que les pone y que nos pone a nosotros. Supongo que la mayoría de nosotros tenemos el CDC a disposición o entre nuestro libros o en la biblioteca de la casa, pero no nos molestamos en consultar esos artículos que cita, porque nos parece que pueden “hacer susultar” nuestos conceptos…
    Claro que podemos estar de acuerdo o no con su interpretación, pero que estén ahí no se puede negar, y que pocos lo recordemos, tampo. Y por supuesto no se puede negar que la naturaleza humana está creada así por un motivo muy preciso. Me decía un compañero que citaba a un padre de la iglesia que “Dios ha exagerado un poquito en el goze de la unión sexual, porque si no podría haberse extinguido la raza humana”. Pero tampoco este santo padre debe ser muy conocido.
    Salvador

  • ana rodrigo

    Jaume, yo creo que el evangelio no habla en absoluto de la sexualidad, salvo aquello de “el que se haga eunuco por el reino…”. Me pregunto porqué siendo esta cuestión algo básico en la vida de cualquier ser humano no entró en las enseñanzas de Jesús ni siquiera entre sus preocupaciones, en contraste con la obsesiva preocupación de la Iglesia en otras épocas en algunos aspectos de culpabilización y sobre todo en el momento actual con cuestiones “nuevas” como el aborto o la homosexualidad. Hasta el punto que en ambientes eclesiásticos hablar de pecados es o era hablar de pecados relacionados con la sexualidad, no sólo en cantidad, sino en número y medida de cada aproximación al tema ya fuese con pensamientos, deseos o actos. Cualquier cosa era (no sé ahora cómo es) pecado.
     
    Este como tantos otros aspectos nos están demostrando hasta qué punto la Iglesia, su doctrina y su moral se han alejado de aquello que realmente Jesús condenaba como eran  los pecados estructurales generadores de injusticia.
     
     No entiendo este rechazo  y este control moral tan exacerbado hacia algo tan humano, tan elemental y propio de cada persona, como es la sexualidad como actividad natural. Pienso que Jesús lo debió ver así de normal y natural y lo dejó a la conciencia de cada cual siempre que no se haga daño a nadie como en cualquier otro acto.
     
    Tampoco he entendido nunca el porqué de la sobrevaloración del celibato en relación a la devaluación de la sexualidad en el matrimonio. Y esto ha sido una constante en la historia de la Iglesia. ¿De qué escrito del los evangelios se ha sacado tal moral? Lo desconozco. Habrá que seguir diseccionando el evangelio a ver de dónde se han sacado tantos tomos de moral católica aquellos que a falta de otras cosas mejores que hacer, se rompían los cascos para complicar la vida de los y las demás.

    Menos mal que casi nadie les ha hecho caso aunque sí haya atormentado más de una conciencia.

  • pepe sala

    Manuel V:
     
    ¿¿ Falto de formación-información?
     
    La adrenalina?, bien, gracias. Es problema de hastío con tantos dioses dando el coñazo.
     
    Por cierto ¿ lo de los judíos en Gaza es cosa de hijos de Dios, o de los otros?
     
    Difícil dilema, salvo que los judíos ( o los palestinos de Gaza) no sean hijos de Dios porque no van a misa las fiestas de guardar.
     
    Pues ando que yo, sin ser dios ni nada, estoy encantado con mis hijos aunque no vengan a verme en mi cumpleaños. La próxima vez, ejerzo de dios y les desheredo, ¡ ale !, para que se jodan.
     
    Será por ” adrenalina”….

  • Manuel V.

    pepe:
    ¿falta de adrenalina?.
    Si te da igual, pues eso…

  • pepe sala

    A mí me da igual… yo siempre he pensado que soy hijo de Pepe el hoajateru y con ello estoy conforme.
     
    pero por si le interesa a alguien conocer su propia descendencia, léase sus propios Estatutos:
     
    1 Juan 3:10, “En esto se manifiestan los hijos de Dios, y los hijos del diablo; todo aquel que no hace justicia, y que no ama a su hermano, no es de Dios.”
    ( Pues como busquemos la Justicia en ciertos ” santos lugares” y bajo ciertas mitras, vamos apañados.)

  • Manuel V.

    Javier:
    ¿Desde cuaándo tienes línea directa con Dios para afirmar tajantemente lo que hace o no y lo que dice o no y en lo que interviene o no? ¿Acaso no hace lo mismo que denuncias de otros?
    Todos no somo hijos de Dios, somos creaturas. Son hijos aquellos que comparten la naturaleza de sus padres.
    Solo es  mi humilde y modesta interrogación y opinión.
    Por cierto, seguimos con las falacias. Evidentemente hay diferencias entre la moral católica y la que viven personas “que se llaman” católicas. La moral católica es la afirma la Iglesia Católica y el que no la vive así, puede llamarse como quiera, pero en algún momento deberá plantaerselo, digo yo, ese es el reto actual, en mi modesta opinión. (El que quiera jugar al futbol con la mano, deberá apuntarse al baloncesto).

    Por cierto no ir a misa los Domingos no es pecado mortal. ¿Sabes cuántos días al año dice la Iglesia que es “obligatorio” asistir a la Eucaristía?. Entiendo que midiendo la moral y la doctrina de la Iglesia como un cúmulo de imposiciones, de cosas de obligado cumplimiento, tengas un visiòn tan sesgada de la ella y de la fe.

    P.D.- Los BM-21Grad , han sido utilizados por Hamas (Reconocido por el Ejercito Israelí)

  • Jaume PATUEL.Barcelona.

    En cuanto a la sexualidad, es un problema a continuar  indagando. Y poder  hacer un plateamiento no sólo biológico, que es bàsico, ni sólo psicológico, qu es necesario sino también pedagógico o educativo. Y así evitar la neurosis(represión irracional e incomprensible, bajo lema de pecado o nocivo) o el otro extremo pervesión (actuar sin freno ni miramiento). El caso de Agustin, Obispo de Hipona es un ejemplo a no seguir. Como mezcló su propia trayectoria con sus reflexiones, enseñanzas y pautas.  
    En  este sentido la psicología profunda da planteamientos razonables y con una pedagogia sólida.
    Así y todo, el ambiente familiar  continua siendo la base primaria y básica.Y que poco de sexualdiad habla  el evangelio y mucho de respeto a toda clase de persona sin diferencia de sexo

  • Carmen (Almendralejo)

    Por qué es calumnioso mantener relaciones con una mujer?
    Tengamos en cuenta que dentro de la vida consagrada, y las formadoras, o las provinciales incluso las superioras y gracias a la santa moral inculca por los santos visitadores- inspectores, han tenido muy estrechamente vigiladas que las religiosas (religiosos menos) no mantuviesen “amig*s particulares” como ellos dicen a las amistades .
    Me extraña que el santo papa, de estos que dan lecciones mantuviesen durante su  vida, y solo se supiese de esta amistad después de muerto.

    ¿Quienes ocultan, callan y tienen un doble rasero, por que y para qué?
    Es verdad, pensar que un santo padre pudiese amar, y seguir pensando como Juan Pablo segundo, es inconcebible porque cuando una persona se enamora se transforma, y este nunca se transformó en nada positivo para la mujer
     

  • Rodrigo, sin duda esos mensajes, en en lo que a moral sexual se refiere, corresponden a una época, social y religiosamente ya superada y dificilmente nadie se atrevería a usar ese lenguaje en los tiempos que vivimos. Efectivamente la moral actual distingue situaciones pero aun así, en mi opinión, seguir hablando de pecado me parece que no tiene el más mínmo sentido.
    De todas formas, mi intención al recordar esas citas no era otra que la de hacer ver que la postura de Pio XI en la Casti connubi tampoco está tan distante de la de Isidoro de Sevilla, por ejemplo. 
    No obstante, las distinciones a las que haces referencia, como bien dices no terminan de convencer, yo creo que a nadie.
    Saludos      

  • Javier Renobales Scheifler

    Manuel V,
     
    La ICAR  es una iglesia como las demás. Tratar de ponerla por encima de las demás, como hace por ejemplo Ratzinger.
     
    ¿Te crees tú, Manuel V que ese famoso Espíritu Santo –o sea Dios- le ha elegido Papa a Ratzinger, como él va diciendo por ahí? NO, Dios no se dedica a elegir Papas, ni Obispos, ni curas, ni a elegir pueblos judíos, ni a inspirar a evangelistas, ni se toma preferencias por unas Iglesias u otras, pues todos somos igualmente hijos de Dios.
     
    Todo es cosa nuestra, de las personas humanas. Dios no interviene, sostener que lo hace es pura magia, para tratar de atribuirse el poder de Dios, como hace el Papa que se dice elegido por Dios: somos libres y tenemos el mundo así de injusto por nuestra exclusiva responsabilidad, no porque Dios les dé más dones a unos sí y a otros no. Y al Papa lo eligen los Cardenales que el Papa nombra a dedo para ello.
     
    En cuanto a las frases (perlas) papales que tan oportunamente nos recuerda Agustín, creo que indican muy bien cómo los Papas se demuestran infalibles en materias de fe y de costumbres. Podríamos añadir la inHumanae Vitae de Pablo VI, o las de Ratzinger prohibiendo el condón.  ¿Alguien se cree que el famoso Espíritu les ha inspirado, soplado, o dictado en un sueño a los Papas, semejantes aberraciones inhumanas y estúpidas?
     
    Esto me recuerda que, para ser exactos, hay que distinguir entre moral de los Papas y sus jerarcas, y moral de los católicos o moral de la ICAR; esta última, la moral de los católicos, no hace caso, ‘gracias a Dios’, de las prohibiciones de la moral Papal , ni de las de condones y demás anticonceptivos, ni de las imposiciones de ir a misa todos los domingos bajo pecado mortal (el porcentaje de católicos que va a mis todos los domingos es bajísimo, y nadie se cree que los que no van cometen pecado mortal  …) …etc. 
     
    Y esto no es que dependa de mentalidades de otra época, ni de otra cultura: lo hemos vivido desde más pequeños …

  • Rodrigo Olvera

    Agustín
     
    La doctrina en cuestión moral de la Iglesia Católica en el siglo XX, sobre todo hacia el final, y actialmente justamente lo que pretende es desligarse de esa concepción que citas abundamentemente de que el placer sexual incluso si se da en relaciones sexuales para procrear dentro del matrimonio es pecado. Lo que dice la Iglesia es que el placer sexual no es pecado si se da en relaciones sexuales abiertas a la posibilidad de procreación dentro del matrimonio.
    Yo considero equivocada tanto la doctrina antigua como la actual. Pero alcanzo a ver que si una dice que en las condiciones A (placer sexual obtenido en relaciones sexuales para procrear dentro del matrimonio) es pecado, y otra dice que en esas mismas condiciones A no es pecado… pues lo que afirma la doctrina actual SE SALE de lo que decía la doctrina antigua.
     
    Pero bueno, no te preocupes, seguro que tu tienes la razón y basta que estés seguro de que la tienes.
     
    Saludos
     

  • Rodrigo Olvera

    Manuel
     
    Parece que sigues sin ver el video. Los misiles del video son de fabricación iraní, iban en un barco iraní con destino a Líbano (no Gaza) para Hezbollah (no Hamas).
     
    Jamás he dicho que los buenos sean todos buenos, y los malos sean todos malos. ¿Ni siquiera leíste mi condena al uso de los cohetes por Hamas?
     
    Los BM-21Grad son una plataforma múltiple de lanzamiento de cohetes (no misiles) que puede disparar 40 cohetes al mismo tiempo, aunque puede también disparalos individualmente, montados en vehículos morotizados (Ural-4320), de fabricación soviética (hasta donde entiendo, ya desapareció la Unión Soviética). Desde entonces, muchos otros países han fabricado sus propias versiones.
     
    Hamas no ha operado BM-21Grad (reconocido por el Ministerio Israelí de Relaciones Exteriores), sino que ha fabricado y/o contrabandeado improvisaciones de cohetes Qassam  (no misiles) que son lanzados desde lanzadores individuales de transportación personal, no en vehículos motores.
     
    La diferencia entre un cohete (rocket, en el argot militar) y un misil (misil, en el argot militar) es que el misil puede ser guidado durante toda o parte de su trayectoria, mientras que con el cohete sólo se puede puede apuntar al objetivo durante el lanzamiento.
     
    ¿Pero acaso importa la verdad?
     
     

  • Manuel V.

    Javier:
    Todo es según el color del cristal con que se mira.
    Es mi modesta opinión.

    P.D.: Lo sobre-natural no es lo que está más allá de la muerte. Pero lo dejo aquí.
    Leer a la Iglesis sin ese componente fundacional la convierte es un mero grupo humano, al que solo cabe aplicarle, como haces, categorias organizativas humanas. Sin el Espíritu Santo y sus dones sobre-naturales no hay Iglesia. La fe es un don sobrenatural, gratuito, la tiene quien la tiene, gratis.

  • Manuel V.

    Rodrigo:
    Me disculpé y me disculpo por el error en el vídeo, al asignarlo al acontecimiento de la flotilla. Después de verlo, tras los comentarios, habría que saber lo que hay de cierto en él, en el momento se filmó ¿no sería abueno saberlo? ¿no es buenp saber que hay de verdades y mentiras en todos los lados del conflicto? ¿No es la verdad lo que se busca?
    Los BM-21 “Grad” ¿también son de fabricación artesanal?
    Pásate unos mesecitos por la zona ¡por favor!, luego hablamos.
    Ya lo dije: Los buenos buenos buenso, malos, malos, malos, solo en alguna película del oeste.

  • Cuando mis hijas empezaban a estudiar les inculqué una norma (muy elemental) para que les sirviera de guía en sus primeros exámenes: fijaros en la pregunta; antes de contestar pensar en qué dice la pregunta. Les explicaba que si no se detenían en los términos de la pregunta corrían el riesgo de contestar lo que en cada caso ellas ya habían estudiado y podían perder el sentido de la propia pregunta. 

    Muy elemental, pero con frecuencia respondemos según nuestros esquemas a priori.

    Viene esto a cuento de la cita que Manuel V. hace de la encíclica de Pio XI y de las preguntas que   Javier Renobales formula a partir de esa cita. Leyendo la cita que trae Manuel V. casi se podría decir que Pio XI hace un elogio del erotismo dentro del matrimonio. Nada de eso. Respuesta incorrecta. Ese tipo de veleidades no se las permite ningún Romano Pontífice.
    Para responder correctamente hay que leer bien la pregunta. El título de la encíclica no hace referencia al matrimonio, ni siquiera al sacramento, ni a los cónyuges. La encíclica se llama CASTI CONNUBI. O sea que el mensaje es: CASTIDAD DENTRO DEL MATRIMONIO.
     (!Ahí es nada. Afortunadamente nadie hace el más mínimo caso al mensaje) 
    Así que la cita de Manuel V. aún siendo correcta (supongo) está fuera de contexto. El texto y el contexto del mensaje  de Pio XI no es otro que el de que el matrimonio sólo está para lo procreación. O sea, como los animales; que sólo se aparean (la mayoría de ellos) para procrear.
    Traigo a colación otra cita (no sacada de contexto puesto que responde al título de la encíclica) de la CASTI CONNUBI. 
    “Pero puesto que el ACTO matrimonial, por su propia naturaleza, está destinado a la generación de nueva vida, aquellos que al practicarlo lo despojan a sabiendas de su fuerza natural, obran CONTRA LA NATURALEZA, y hacen algo REPROBABLE. 
    (Las mayúsculas son mías)
    Yo soy incapaz de asistir pacificamente ( dicho sea en sentido dialéctico para no dar pie a ninguna réplica fundamentalista) a semejante aberración. La relación de pareja si no tiene un componente de atracción y deseo sexual se convierte en una relación de intereses y esa atracción no es posible limitarla ni activarla a los solos efectos de procrear. Eso es in humano.
    En cualquier caso Pio XI en esta encíclica no se sale de la línea de otros doctores de la ICAR, algunas de cuyas perlas sobre este tema, si me lo permitís, me gustaría dejar aquí con la intención de provocar alguna risa-

    Papa León I: ” No hay ninguna madre sobre la tierra en la que la concepción suceda sin pecado” (Este Papa va mucho más lejos; incluso la procreación es pecado. Se debe referir al orgasmo)

    Papa Gregorio I: “los  esposos que disfrutan durante el acto son los que pervierten el orden correcto” (Otro obsesionado con el orgasmo)

    Isidoro de Sevilla: ” el matrimonio es bueno en si pero las circunstancias inherentes al mismo son malas”.
    “todo trato sexual es pecado y el coito es un acto vicioso”
    “cuanto mayor es el placer mayor es el pecado”
    “quien ama a su esposa con pasión comete adulterio”

    Agustín de Hipona: “los esposos pecan tan pronto se entregan al placer”.

    Ni antes ni despúes no creo que nadie les haya hecho el más mínimo caso.
    El gra problema es que quienes hablan así dicen hacerlo en nombre de Dios. Eso sí que es una blasfemia.
    Saludos      

  • Rodrigo Olvera

    Pepe
    El que ese sea el único cánon que menciona la palabra aborto, o significa que sea el único cánon a tomar en cuenta respecto del aborto.
    A ver  si a Católicas por el Derecho a decidir sí les crees
    http://www.equidad.org.mx/eleccion/docs/79.1vprint.doc

  • Rodrigo Olvera

    Ah, la de malabares que hay que hacer para no reconocer que uno se ha equivocado, aún después de haber admitido que uno se equivocó y hasta haber ofrecido disculpas 😉
     
    No Manuel, nadie dice que que surjan de manera espontánea; pero eso no significa que surjan de los convoyes de ayuda humanitaria. Pero hay que calumniar los esfuerzos de ayuda humanitaria aunque se caiga en el ridículo del videíto que recomendaste sin haberlo visto, cierto?
     
    Y para mayor manipulación, en Gaza no se hace uso de misiles, sino de cohetes de fabricación rústica. Justo por éso, es que no hay control alguno sobre la dirección que tomará el cohete (a diferencia de los misiles dirigidos quirúrgicamente por Israel). Este efecto de usar armas que afectan indiscriminadamente (es decir, que no se puede controlar que sean usados únicamente contra efectivos militares, conforme a las Convenciones de Ginebra) es uno de los aspectos que se denuncia de Hamas.  Dicho lo cual, peor aún es que misiles dirigidos quirúrgicamente se usen contra población e instalaciones civiles y no militares, como hizo el ejército de Israel en la operación Plomo Fundido.

  • Javier Renobales Scheifler

    Pepe sala,

    no hay forma, NO, de que se respete la voluntad de la mujer respecto de su cuerpo embarazado contra su libre (libertad divino tesoro) voluntad.

    Es una cuestión de poder. El poder que no se ejerce se marchita y muere, desparece, deja de serlo.

    Los jerarcas católicos lo saben bien: en cuanto los católicos se den cuenta de la falacia del poder temporal de la jerarquía (les viene de lo sobrenatural, dicen ellos, Dios elige al Papa, y mentiras así dicen) , se les acaba el cuento, y ¡eso jamás! que el negocio es el negocio, y eso aún por instinto natural se mantiene; si le añadimos que el poder de la jerarquía sabe más por viejo que por jerarquía … tenemos el Vaticano, por lo menos.

    Ay Pepe, la nostalgia de un orujo codo a codo, comentando cómo vivimos la vida, ¡ tan gozando … ! (los que vivimos bien, amigo, que los otros … algún día alguien, misericordioso perosiempre justo, deseamos que nos debería pasar la cuenta?)

  • Javier Renobales Scheifler

    Manuel V,
     
    Te noto demasiado manejo de lo sobrenatural; pero no creo que puedes manejarlo, ni tú  ni nadie. De Dios no sabemos nada: creemos que es amor, y poco más. Creemos que nos puso  en el mundo natural, no en el sobrenatural por ahora, de modo que estamos bien puestos en el mundo natural, no en el sobrenatural. Si un día estamos en otro sobrenatural, entonces actuará lo sobrenatural en nosotros, si Dios quiere, nadie salvo él sabe cómo.
     
    Dios  ya hizo el mundo, y  nos concibió, así lo quiso, en este mundo natural, no en el sobrenatural, de modo que su voluntad es que vivamos conforme a este mundo natural. Lo sobrenatural ya nos tocará vivirlo en su momento, si lo hay (es cuestión de fe, de fe natural, creer que después de la muerte viviremos, ateos y creyentes, en un mundo más allá de este mundo natural). Mi fe me la doy yo, no ningún Espíritu, soy yo el que creo lo que quiero creer, lo que me parece mejor naturalmente (no sbrenaturalmente) creer.
     
    Tratar de meter lo sobrenatural en el mundo natural en el que nos ha querido poner Dios cuando creó el universo (valga la expresión) me parece falaz, propio de los que quieren  erigirse en controladores o mediadores de lo sobrenatural  (muchos sacerdotes)  en este mundo natural (os doy la bendición de Dios, convierto el pan y el vino en cuerpo y sangre de Dios, os aparto de los sacramentos excomulgándoos –Obispo jesuita Mtz. Camino- … y un largo etc.)
     
    La fe es creer por voluntad libre lo que nos parezca que debemos creer, naturalmente, sin necesidad de intervención de Espíritus sobrenaturales, que no intervienen, según mi fe.
     
    Lo inhumano es lo que no va con la naturaleza humana, con lo natural humano; inhumano es torturar. E inhumano es excluir a las mujeres discriminándolas respecto de los hombres en la organización de la ICAR. Jesús sin duda se equivocó a veces, como hombre que era, pero consideró a las mujeres en plano de igualdad con los hombres, y eso, en una cultura en la que el machismo (predominio o superioridad por la fuerza del hombre sobre la mujer en la vida de aquella sociedad) era aún más feroz que en la nuestra, hoy bien podemos llamarlo feminismo, aunque sea por analogía.
     
    Ya no hay judío ni griego, hombre ni mujer … ésa vivencia de igualdad de cada persona con cualquier otra, sin distinción de sexo ni nacionalidad, ni de sacramento del orden (mejor dicho, del desorden, mientras se empecinen-os empecinéis  en apartar a la mujer), parece que la percibió y trató de impulsarla Jesús, aunque también Él  fuera presa a veces de ramalazos de desigualdad, a veces, de puro judío que era. ¡Qué fascinantemente amable se hace Jesús persona humana que nos ha acercado la imagen-idea de Dios, con todo y sus errores de hombre, y sus pecados … una persona cojonuda, como bien dice, de las mujeres también, mi amiga Ana Rodrigo
     
    Manuel V, amigo, no puedo responder a todo ahora. Sólo añado que las normas del colegio de Abogados nos las damos los abogados, no un dictador que se pretende nombrado por Dios (en cuyo caso no las aceptaríamos como de los abogados),  y las españolas nos la damos los españoles.
     
     Las de la ICAR, o se las dan interviniendo TODOS los católicos, o no son las normas, ni la voz, ni la moral ni la doctrina ni los dogmas de la ICAR, sino exclusivamente los de esos señores jerarcas nombrados a dedo, todos machos pues por el sexo excluyen a las mujeres. (lo de vida consagrada se lo añaden ellos)
     
    La dictadura/monarquía absoluta de los jerarcas católicos es inhumana, y por lo tanto no es cristiana, y con la falacia de tratar de manipular y mezclar lo sobrenatural con el funcionamiento natural humano no lo arreglas, sino que lo empeoras. En  mi siempre modestísima opinión, con sus errores incluidos, que seguro los hay en lo que digo, pero no sé cuáles son, pues si lo supiera, los corregiría.
     
    Saludos cordiales.

  • pepe sala

    Hablar por no estar callado, pensando que los demás somos medio tontos.
     
    “Quien procura el aborto, si éste se produce, incurre en excomunión latae sententiae“.

    Éste es el único canon que se refiere al aborto específicamente.
    ( “Latae sententiae” significa que queda excomulgado POR CAUSA DEL PROPIO PECADO.)
    —–
     
    Ya me aburre hablar sobre el tema del aborto… ¿ no hay forma de que se respete la opción que cada cual elija LIBREMENTE?
     
    Por cierto, yo admiraría a cualquier sacerdote que fuera capaz de traer al mundo una docena de hijos y mantenerlos con su propio esfuerzo… ¿ no hay algún voluntario?.
     
    Joder!!!, con las exortaciones y los consejos que ” para mí no tengo”

  • Manuel V.

    Beato significa “bienaventurado” o “feliz”, además de ser una “categoría” eclesial.  En este caso es una convicción de que así es en Juan Pablo II

    ana:
    Los textos solo intentaban aclarar una de las afirmaciones del artículo, era lo ¡mportante, desmentir lo que la autora dice sobre la Iglesia y el placer sexual. No veo, ni siquiera entre las líneas de la ironía, que los comentarios hablen de ello. Sigues afirmando lo mismo que la autora y te “escojonas” (cosa dificil en una femina) del texto escrito en el año 1959 ¿Habrías escrito tú algo parecido en ese tiempo? ¿Cuánta gente crees que en la Iglesia o fuera de ella escribiría en 1959 algo similar? Es solo una cita corta, lee el texto completo y te asombrarás.

    Rodrigo:
    ¿Los misiles y cohetes en Gaza crecen “por generación expontánea”? ¿En huertos ecológicos?  la realidad es la que es, por desgracia.

    Javier Renobales:
    Confundes términos, no es lo mismo inhumano que sobre-natural. Entiendo que con la óptica con que planteas la cuestión solo tienes dos calificaciones contrapuestas. Pero, la fe (don sobre-natural) nos habla y posibilita la vivencia “sobre-natural”, esto es, vivir de un modo que está fuera de la capacidad natural de la persona.  A pesar de lo que afirmas y como un don sobre-natural gratuito, yo conozco muchísimas familias de 6, 7, 10, 12 hijos.
    Siento que la catolicidad no depende de una opinión, de lo que te parezca. Es la Iglesia Católica la que tiene la potestad de decir lo que es o no católico. No se puede seguir con el juego y la falacia de la Iglesia Católica Oficial y la heterodoxa. La catolicidad y su moral no se mide por la cantidad, posiblemente habrá que concluir que hay muy pocos católicos, cosa nada catastrófica y quizá necesaria y conveniente para que cada uno se situe. Porque parece que no deja de aparecer el maniqueísmo cuando hablamos de estas cosas. Yo no defiendo ni defenderé nunca que los católicos somos “buenos y mejores” que los demás que son  “malos”. Digo que los católicos son católicos si viven  lo que dice la Iglesia Católica y si no, son otra cosa diferente.
    Me parece extraño que lo que es común en la vida diaria, se le niegue a la Iglesia. Un ejemplo simplón: ¿Qué ocurre si un abogado no se ciñe a la ética y la praxis de su profesisión? Pues que el Colegio de abogados lo expulsa y le impide ejercer ¿no?  ¿Y si el 5PINO C.F.  decide que quieren jugar con la mano y sin portero? Pues la autoridad competente les dirá que han inventado otro deporte y que “en este” no lo pueden hacer.
    La voz de la Iglesia es la de todos sus miembros, seguro. Pero, y acabo regresando al inicio, existe un componente sobre-natural. Ya sé que no gusta demasiado por este lugar su preencia, pero existe el Espíritu Santo que es el que da a los hombre la capacidad de amar como Cristo nos amó y es ese amor (intuyo Javier que no es este al que te refieres) el que produce la unidad. También, como consecuencia, la comunión en lo que llamas dogmas, que me parece que extiendes más allá de lo que son realmente (existen muy poquitos). Y su expresión en la moral y las costumbres.

    Carmen (Almendralejo)
    Como ya ha sido publicado, no hay nada “morboso” (aunque algunas personas parecen desearlo) en las cartas del Papa. Juan Pablo II, jeararca de la Iglesia Católica,  tuvo muy buenas amistades femeninas durante toda su vida.  Imagino que no pretenderá afirmar entre líneas nada “oculto” en esas relaciones ¿no?o ¿si? Nunca me ha gustado aquello de “calumnia, que algo queda”
    Saludos

  • Luis González Morán

    Magníficas las últimas intervenciones en esta entrada de Oscar Varela y Rodrigo Olvera, introduciendo algunas matizaciones necesarias para entender mejor el tema propuesto. Quisiera incorporar mi granito de arena en esta espinosa cuestión.
    Con relación a las penas impuestas por el Derecho Canónico debe tenerse en cuenta, en primer lugar, el canon 1321 que dispone que nadie debe ser castigado, a no ser que la violación externa de una ley o precepto que ha cometido le sea gravemente imputable por dolo o culpa. Esta norma, que, por otra parte, forma parte de los principios generales de derecho, es muy importante en la cuestión del aborto, donde muchas mujeres puedan actuar sin dolo y sin culpa, por las específicas circunstancias que se concentran en el aborto.
    Por otra parte, el canon 1323 recoge las diferentes circunstancias o causas eximentes de toda punibilidad: ser menor de dieciséis años, ignorancia, inadvertencia y error inculpable; violencia y caso fortuito imprevisible o inevitable,  miedo grave, estado de necesidad y grave incómodo; legítima defensa; pérdida del uso de razón y otras circunstancias. Es una muestra de la primacía u atención que en el Derecho Canónico se concede a la persona, a las circunstancias subjetivas del autor sobre las circunstancias meramente objetivas.
    En el canon 1324 se recapitulan si bien no de forma exhaustiva, las diversas circunstancias que atenúan la imputabilidad y, en consecuencia, la punibilidad del que así obra. Son las siguientes: uso de razón imperfecto, perturbación mental culpable, apasionamiento, minoría de edad civil, miedo grave, estado de necesidad y grave incómodo; provocación, juicio erróneo culpable, ignorancia inculpable de la pena y otras causas. Expresamente señala el Código de Derecho Canónico que en estos supuestos (exceptuadas “otras causas”), quien haya realizado la conducta prohibida (en este caso el aborto) “no queda obligado por las penas de latae sententiae” “excomunión inmediata).
    Puede comprobarse que existen muchos matices y ponderación de las conductas para evitar la aplicación inmediata e inhumana de la pena: ya señalé anteriormente, que esta doctrina no es más que una aplicación de los principios universales de derecho.

  • Carmen (Almendralejo)

    Y no solo por el apoyo a Marcial, sino por las cartas que mantuvo con su gran amiga, de las cuales no todo ha salido a la luz, pero que pueden que salga.
    Ya sabemos que las amistades femeninas son muy peligrosas por aquello de que somos las maligna y las incitadoras del mal, ese mal qeu trae d ecabezas a la jerarquía de la ICAR y de otras confesiones piramidal donde solo aparece en la cúpula de esta, los grandes gurú “los varones”  ¡El hombre!

  • Luis González Morán

    Ana Rodrigo
    No, mujer, no andas despistada: Juan Pablo II aún no ha sido beatificado.
    Precisamente, según noticias procedentes de fuentes vaticanas , este proceso de beatificación está encontrando alguna dificultad por la benevolencia y trato de favor que en su momento dispensó al forajido (este calificativo no es mío, sino del Vaticano)  Marcial Maciel, famoso sinvergüenza.

  • Rodrigo Olvera

    Quizá el beato haya realizado el milagro de la multiplicación de los misiles entre la ayuda humanitaria… o quizá  sólo sea una más de las discrepancias entre Manuel y la realidad.

  • ana rodrigo

    No ha habido cuestión más cambiante en la historia que la moral. Si repasamos un poco la historia más reciente veremos cómo hasta hace bien poco tiempo era inmoral el que las mujeres no llevásemos medias, o manga larga; más recientemente recordamos el escándalo que se armó en España cuando se aprobó la ley del divorcio (¡¡ ¡!), y que en este momento estas costumbres (mos, moris, moral) se han normalizado sin crear mala conciencia a nadie. Lo mismo pasará con la ley del aborto, cuando alguien la necesite la utilizará (ya lo están haciendo aunque en secreto o en el extranjero), como han hecho los más combativos cuando han necesitado el divorcio. ¡Hay mucha hipocresía!.
     
    Alguien ha dicho que si el aborto fuese cosa de hombres, hace tiempo que ya hubiese dejado de ser un problema moral. Agustín ha puesto el ejemplo de la distinta vara de medir que se utilizaba hace 30 años en temas de infidelidad si se trataba de un hombre o de una mujer. Yo presencié cómo la policía fue a casa de mi vecina porque vivía con otro hombre que era su marido y del que estaba separada.
     
    Ciertamente que en la moral no hay dogmas, pero tratándose de sexo, en especial del sexo de las mujeres, se pone el grito en el cielo, mientras se han tolerado miles de pederastas en la Iglesia, o la sociedad tolera millones incalculables en casas de prostitución a las que acuden solamente hombres por millones. ¿Más hipocresía!.
     
    El que la procreación se haya utilizado para justificar el goce sexual, implica dos cosas, que con que sea sólo el hombre el que disfrute de su orgasmo es suficiente y, en segundo lugar, el que, cuando ya no se es fértil, el sexo debería ser apartado de nuestras vidas por coherencia con su justificante. Me ha hecho mucha gracia lo que dice la entrevistada, sin Dios nos dio el clítoris y es pecado utilizarlo para lo único que sirve, ¿para que nos lo dió? Y yo digo ¿no será una ofensa a Dios el despreciar un regalo tan preciado y que con tanto cariño Dios otorgó gratuitamente? (siempre pensado que sea Dios el artífice del mismo).
     
    La escrito por Manuel V citando a Karol Wojtyla (no sabía que ya fuese beato, qué despistada ando) es para escojonarse de risa: existen en este terreno (la vivencia sexual conyugal) un ritmo dictado por la naturaleza que los cónyuges han de encontrar para llegar al mismo momento al punto culminante de excitación sexual”. Es que no hay mejor sabiduría esa de que “zapatero a tus zapatos”. En el caso contrario, tenemos el neurótico de San Agustín, que después de habérselo pasado pipa, cuando deja su vida disoluta, haya sentado doctrina desde sus neurosis queriendo transmitírnoslas a las generaciones posteriores (como padre de la Iglesia, quizá me equivoque) sobre sexualidad.
     
    ¿La conciencia es nuestra o es cosa de agentes externos al propio sujeto?

  • Juan Escoto

    Jusús no pudo ser feminista (como no pudo ser, por ejemplo, darvinista ni socialista), porque el feminismo es un  movimiento que se ha desarrollado en el siglo XX.

  • Javier Renobales Scheifler

    vaya, me he liado con los comentarios y el último que he sacado es parte de la preparación del anterior; otro error. Perdón

  • Javier Renobales Scheifler

    Convendría distinguir entre moral católica y moral que predican o hace los jerarcas católicos. Lo mismo que se distingue entre ICAR oficial e ICAR heterodoxa.
     
    La moral católica es la que practican la mayoría de los católicos. La moral de los jerarcas católicos es la que ellos (su Magisterio) van estableciendo para quienes les quieran hacer caso, temerosos de sus condenas, o por lo que sea.
     
    Creo que en la moral de la mayoría de los católicos, la práctica del sexo sólo es pecado cuando hace daño a alguna persona. Sólo si hace daño a alguna persona humana, hace daño a Dios, y es inmoral.
     
    Dios no me juzga, ni me valora, conforme a la moral de los jerarcas católicos; estoy convencido de que Dios no juzgua ni valore a los católicos conforme a la moral que establece la jerarquía católica.
     
    Los jerarcas católicos no representan a los católicos, pues los católicos no les han elegido; sólo representan al jerarca que les ha nombrado a dedo. Así que su moral, su inHumanae Vitae y su inhumana prohibición del condón, y sus excomuniones, para ellos.
     
    Saludos cordiales.

  • Javier Renobales Scheifler

    Convendría distinguir, al hablar o expresarse en el foro, entre moral católica y moral que predican los jerarcas católicos, la cual no es lo mismo que la moral católica.
    Lo mismo que hay que distinguir entre ICAR oficial u ortodoxa, y el resto de la ICAR, o heterodoxa
    La moral católica sería el denominador común de la moral de la mayoría de los católicos, en el cual el placer sexual no es pecado, salvo que haga daño a alguna persona humana. La moral que practican la mayoría de los católicos, esa es la moral católica.
    En la moral que predican los jerarcas católicos (el llamado Magisterio) el placer sexual es pecado si no se produce dentro del matrimonio y con el fin primordial de la procreación, algo que a esos jerarcas no les atañe, pues son célibes obligatoriamente para no comprometerse con la difícil tarea de ser padres (tener un hijo es mucho más comprometido que conseguir hacerse Obispo). Podrá ser pecado para ellos en su moral de jerarcas, pero, ¡a quién le importa? Allá ellos.

    A mí Dios no me juzga ni me valora conforme a esa moral de los jerarcas católicos. Ni a los católicos tampoco.
     Esa moral que establecen los jerarcas católicos, de hecho no es la moral católica, sino sólo la de esos señores, mejor dicho, la que dicen esos señores. Darles cancha es hacerles el juego, en su inhumano proceder. Con su pan y su Humanae Vitae y su prohibición del condón se lo coman.
     El Código de Derecho Canónico también es cosa exclusiva de esos señores jerarcas, los cuales de ningún modo  representan a los católicos,( y menos aún a las católicas) –o sea, no representan a la  ICAR, pues los católicos/as no les han elegido.
    Solo se representan a sí mismos, y a nadie más.

    Saludos cordiales

  • Alfonso

    Católicas por el Derecho a Decidir es una organizacion pantalla del abortismo usamericano.¿Las pruebas?:
    el grupo abortista internacional conocido como “Católicas por el Derecho a Decidir”, que cuenta con la mayoría de sus adeptos en Cataluña, entre ellos una diputada de CIU, Carme Laura Gil, que votó a favor del 4º supuesto del aborto el año 1998. Este grupo supuestamente “católico” que ya ha sido repudiado por el Vaticano, defiende, además del aborto, la homosexualidad, el adulterio, y todas las demás “sanas costumbres morales” instauradas por el liberalismo y el feminismo. Llegan incluso a realizar “liturgias” para tranquilizar la conciencia de las madres que “optan” por el aborto (pues su ideología se basa en el derecho de la mujer a elegir la vida o muerte de su hijo). Sus miembros no llegan a 500 en todo el mundo, pero reciben subvenciones millonarias de grupos abortistas como la Fundación Sunnen (cuyo presidente considera a la Iglesia católica “perjudicial para el mundo”), la Fundación Ford (no la fabricante de automóviles) y la Fundación Playboy. Según Joseph O’Rourke, antiguo activista de “Católicos por el Derecho a Decidir”: “A la CDD la han mantenido viva durante años porque el movimiento pro-abortista quería una voz católica”. http://www.unidosporlavida.org/LAS%20RELIGIONES%20ANTE%20EL%20ABORTO.doc

  • Rodrigo Olvera

    p.d.
    Es falso que todos los abortos que ocurren en América Latina queden cobijados por la inaplicabilidad o reducción de pena de los cánones 1323 y 1324.  Ahí incurre en la misma generalización y falta de matiz que se critica del otro lado

  • Agustín

    Interesantes opiniones las que se vierten en esta entrevista. Interesantes y valientes. Pero… con el sexo hemos topado.
    Dice la moral católica que el aborto es pecado. Pues puede que sí o puede que no, dado que el pecado (no así el delito) no se mide por el hecho objetivo sino por la conciencia. Y, como todo el mundo sabe, la conciencia puede verse modificada por muchos factores. Pero concedamos que el aborto siempre es pecado. En ese caso  sigue el proceso de cualquier otro pecado. Sucede, sin embargo, que el Papa lo que quiere es volver (al menos en estos supuestos) a  la cooperación del poder eclesiástico y el poder civil: la moral católica decide qué es pecado y el código penal se encarga de procesar, enjuiciar y castigar con cárcel a la mujer que haya pecado. Como en la época de la Inquisición.  Pero la mayoría de los gobiernos han decidido que, en determinadas circunstancias que afectan a la mujer y al tiempo y condiciones del embarazo, el aborto no constituya delito. 
    Hubo un tiempo en  que en España el adulterio, además de pecado según la moral católica, también era delito. Hablando con propiedad era más  o menos delito según que el acusado fuera mujer  u hombre. La mujer cometía delito en cualquier caso mientras que el hombre sólo lo cometía en el supuesto de que fuera público y notorio que tenía una querida, pero no si se le limitaba de vez en cuando a algun que otro escarceo extraconyugal. La mujer ni eso. No gustó nada aquella despenalización a nuestra jerarquía pensando que así se abrian las puertas de Sodoma y Gomorra, pero la discriminación entre hombres y mujeres era tan flagrante que no hubo más remedio que resignarse.

    ¿No es sorprendente que frente a la campaña contra el aborto (por tierra, mar y aire), la jerarquía no haya dicho ni hecho nada para impedir, o simplemente clamar, por ejemplo, por la cantidad de subsaharianos que mueren al cruzar el estrecho? En muchas de esas àteras llegan niños, mujeres embarazadas y todos (hombres y mujeres, mayores y pequeños) en estado de angustia. La angustia de la supervivencia.
      Dice la enttrevistada María Mejía que no existe dogma en la moral católica. Así es, pero con matices. La moral no tiene categoría de dogma pero la moral sexual tiene, en el seno de la ICAR, más fuerza que mucho de los dogmas. Es un dogma la existencia del infierno y sin embargo Juan Pablo II llegó a cuestionarselo. Lo que nunca se va a cuestionar ningún Papa es el pecado del sexo; en ese terreno no se permiten dudas. Todo lo que sea sexo, erotismo, placer es pecado. Y todo lo que tenga su origen en el sexo, también.
    Los demás pecados pueden ser discutibles pero en lo tocante al sexo ahí no se admite ninguna deviación. Pero como da la casualidad de que ese “pecado” es algo tan natural que  no se han encontrado exhortaciones ni místicas bastantes para hacernos disuadir de él, la estrategia ha aconsejado siempre utilizar otros recursos más efectivos: el miedo al infierno, a la cárcel, al raquitismo (en el caso de la masturbación masculina), a la muerte. 
    ¿No es inhumano prohibir los preservativos aunque la gente muera masivamente en Africa por contagio del Sida? Pero la ICAR responde que la solución está en la castidad. Una solución más inhumana todavía. 
    Me estoy acordando ahora que Dante, en la Divina Comedia, situa a los que estaban en el infierno por lujuria en el círculo más cercano al purgatorio. Vaya, que para Dante casi no era pecado. Pero a ver quien era el guapo que en aquella época se atrevía a sacar del infierno a los lujuriosos. Bastante hizo con situarlos en ese círculo.
    Cierto, como dice Maria Mejía que la moral no contiene ningún dogma, pero, en lo referente al sexo el énfasis es mayor que el que se pone en cualquier otro dogma.
    Saludos    

  • Rodrigo Olvera

    El tema de la excomunión lata sententiae (lo que la entrevistada llama exomunión inmediata) está bien “intencionado” pero mal “ejecutado”
     
    Es falso que sólo se aplique tal excomunión a los delitos de intentar matar al Papa (¿o sea que si no sólo lo intentan, sino que lo consiguen, ya no aplica?; de hecho el cánon dice “quien ATENTA físicamente contra el Romano Pontífice”) y al aborto.  Justo el primer cánon referido a Penas para cada uno de los delitos, establece excomunión lata sentetiae para los siguientes delitos: al apóstata de la fe, hereje o cismático. También se aplica a quien arroje las especies consagradas, o las retenga con intención sacrílega; también el sacerdote que absuelve -fuera de peligro de muerte- a cómplice de delito contra el sexto mandamiento; también el obispo que otorgue consagración episcopal sin mandato pontificio; también la violación directa de sigilio sacramental.
     
    Es falso que el Código de Derecho Canónico “de plano deja de considerar el aborto como delito y el intento de matar al Papa, cuando la persona era menor de 16 años, cuando actuó por miedo, por culpa o porque pensaba que con esa acción prevenía un mal mayor, cuando ignoraba que estaba infringiendo una ley“. No deja de considerar delito los delitos, sino que establece que ciertas circunstancias no son aplicables las penas. Es decir, la conducta sigue siendo objetivamente un delito, pero no hay penalización.
    No existen los cánones “13.23, 13.24 y 13.25”. La no aplicablidad de penas se encuentra en el Cánon 1323; y el 1324 refiere que se aplica pena pero disminuída -o bien, sustituir la pena por penitencia-. En el texto, la entrevistada iguala la causas (se menor de 16 años con ignorancia, por ejemplo; cuando el Código las trata diferentes, en unos casos aplica el 1323 y en otros el 1324)
     
    Ahora, a pesar de esta mala “ejecución”,  reconozco que está bien “intencionado”, porque el punto importante es quela gente sepa que el Código muestra más matices que quienes afirman que en todos los casos se incurre en excomunión automática.
     
     
     

  • oscar varela

    Hola!
     
    I.- DEL ARTÍCULO:
     
    – “El Código de Derecho Canónico solamente considera dos crímenes que son sujetos de la aplicación de la pena de excomunión inmediata:
     
    1.- el intento de matar al Papa y
    2.-  el aborto.
    ·················
    Pero en los cánones 13.23, 13.24 y 13.25 dice que
     
    * ante determinadas circunstancias esa pena no se aplica:
     
    a) cuando la persona era menor de 16 años,
    b) cuando actuó por miedo, por culpa o porque pensaba que con esa acción prevenía un mal mayor,
    c)  cuando ignoraba que estaba infringiendo una ley.
    ·············
    Estas consideraciones cobijan todos los abortos que tienen las mujeres por lo menos en América latina.
    ·············
    Esa situación que la gente no conoce,
    porque la jerarquía se ha encargado de que no sea tan público,
     
    es un argumento bastante convincente para tomadores de decisiones.”-
    ···············
     
    II.- NOTA PROPIA:
     
    Suponemos que los Legisladores y Jueces conocen estas cosas del Derecho Canónico de la Igl. Cat. Apost y Rom.
     
    Lo que me parece más importante de este Artículo es que LA GENTE común quede enterada de la Doctrina COMPLETA (de la misma Igl. Cat. Apost y Rom.)
    ···········
    Vale la pena, entonces, repetir:
     
    Esa situación que la gente no conoce,
    porque la jerarquía se ha encargado de que no sea tan público
    ·············
    El lunes 7 de junio fue –en Argentina- el “Día del Periodista
    ¡Soy Periodista! y con esto voy cumpliendo mi Oficio.
     
    ¡Vamos todavía! – Oscar.

  • Javier Renobales Scheifler

    Manuel V,
     
    Y, si una pareja católica sigue manteniendo habitualmente relaciones sexuales por amor de la pareja, excluyendo sistemáticamente la posibilidad de embarazo con cualquiera de los métodos anticonceptivos (no digo abortivos), por que no querer un hijo (por ejemplo, por haber tenido ya todos los que su capacidad humana les permite), ¿puede esa pareja seguir siendo católica?
     
    Estoy convencido de que lo que no es humano, es decir, lo que es inhumano, no puede ser cristiano, ni tampoco católico, por mucho que lo que no es humano lo imponga o lo mande o diga un Papa, o el famoso Magisterio.
     
    Estoy convencido de que la mayoría de las parejas católicas utilizan métodos anticonceptivos: no hay más que ver el enorme descenso de la natalidad que se ha producido desde hace unas décadas en los países católicos, coincidiendo con el aumento del nivel de vida.
     
    Hoy casi ninguna pareja católica admite tener ‘todos los hijos que Dios les dé’, porque eso es inhumano plantearse las cosas así; las parejas católicas se aman teniendo relaciones sexuales y usan anticonceptivos para evitar embarazos no deseados, pasando olímpicamente de la Humanae Vitae, cuyas prohibiciones no van con ellos, en la práctica, sin que la autoridad vaticana pretenda excluirlos de la ICAR, pues se quedarían sólos.
     
    No creo que los católicos en general admitan que sólo se puede ser católico como manda el Magisterio católico y la autoridad católica. La ICAR son todos los católicos, no sólo la jerarquía, por mucha autoridad que se arrogue.
     
    Lo que manda la jerarquía es lo que manda la jerarquía, no lo que manda la ICAR. Lo que dice la ICAR es mucho más que lo que dice la jerarquía.
     
    Creo que la única voz de la ICAR no es la de la jerarquía, la del Papa (por muy monarca absoluto que se pretenda), la del Magisterio.

    La unidad de los cristianos es en el amor (por sus obras los conoceréis) no en los dogmas y doctrinas morales que se les ocurren a unos hombres elevados (a dedo) a jerarcas por otros hombre jeracas (endogamia), no por el pueblo de Dios, cuya mayoría son mujeres.

    Saludos cordiales

  • Carmen (Almendralejo)

    Entraré más tarde sobre este tema… solo decir que Católicas por el Derecho a Decidir, son Mujeres que están luchando por otras Mujeres que en un momentos crucial de su vida solo pueden dar ese paso…
    Si decimos que somos Cristian*s, debemos actuar en consecuencia, es decir no dejar sola a la persona que ha tomado una decisión, que quizás no sea la que yo, tú u otra persona eligiese ¡Pero es la suya! y la liberta de ella está por encima de cualquier otra, por muy sacerdote, o padre de la iglesia que uno se erija o elijan para autoafirmar los propios pegamientos.
    Jesús tuvo que “acceder” ante un sin fin de mujeres que le pusieron unos males estructúrela y ajenos a ellas , unos males estigmatizados, que sin el valor de esas mujeres no hubieses salido a flote y a la luz.
    Es verdad que para muchas de nosotras, ha sido la llave que ha abierto nuestra Caja de Pandora, ha dejado afluir  nuestros males y han pasado por el tamiz de su luz, no ha permitido hablar con D*s de tú a tú, de Mujer a Mujer.
    Y esto solo lo hemos logrado, individualmente en casi un 90% de nosotras, es verdad que no hemos agrupado en el camino, que hemos ido tejiendo redes, pero en definitiva el primer paso ha sido dado en un desierto árido y agreste, en un aislamiento malintencionado por parte de quienes ya tenían acceso a otras lecturas y otros prima de las lecturas bíblicas, pero el poder corrompe y es estatus nos asegura unos “asientos endiosados ” por encima de quienes se acercan dudando, buscando la parte de Mujer de D*s, aquella que nos rehabilite, como hiciera Jesús con cada una de la Mujeres que se fue encontrado y que a ninguna rechazó por el simple hecho de ser Mujer.
     

  • mªpilar garcía

    ¿Como se puede entrar a juzgar el interior de otras personas, sin conocer su interioridad, y el porque de sus decisiones…?

    Cada persona individualmente ¡¡es!! responsable de sus actos; y por ellos,  de “alguna manera”, la propia vida le pedirá “cuentas”…

    Ni siquiera Jesús entró en esos “barrizales” diciendo con claridad meridiana:

    “No juzguéis, y no seréis juzgados” parece que olvidamos ciertas enseñanzas del Maestro, y preferimos seguir otros “pareceres”…
    mª Pilar

  • Manuel V.

    (Repito el texto, los enanos informáticos los han mareado)

    ·         Sobre la negación del placer sexual de la mujer y el V Congreso citado, entre otros documentos, de hace ya muchos pero que muchos años:

    Pío XI en la Encíclica Casti Connubbi  (1930) enseñó que “los esposos pueden buscar justa y gustosamente el placer que acompaña la relación sexual”
    –  “… existen en este terreno (la vivencia sexual conyugal) un ritmo dictado por la naturaleza que los cónyuges han de encontrar para llegar al mismo momento al punto culminante de excitación sexual.   Karol Wojtyla (beato Juan Pablo II).  En  ”AMOR Y RESPONSABILIDAD” (1959)
    Además se puede consultar en los más que abundantes documentos de la Iglesia más recientes.
    Me extraña que para hablar de este tema se remita a S. Agustín. Imagino que si esta mujer buscara información “no católica”, simplemente científica, sobre la sexualidad y se refiriera a los textos y autores del siglo IV, alguna que otra reacción jocosa, por dejarlo en lo más leve, suscitaría ¿no?

    Otra cuestión más sencilla, solo se puede ser católico como lo dice la Iglesia Católica. Se podrá creer en Jesucristo de muchas formas, se podrá pensar que existe otra forma de vivir el cristianismo, se podrán hacer todas elucubraciones que se quieran al respecto, pero lo que es la Fe católica lo dice la Iglesia Católica y lo demás será otra cosa.

  • Manuel V.

    Sobre la negación del placer sexual de la mujer y el V Congreso citado, entre otros documentos, muy de hace ya muchos años:

    Pío XI en la Encíclica Casti Connubbi  (1930) enseñó que “los esposos pueden buscar justa y gustosamente el placer que acompaña la relación sexual”

    –  “… existen en este terreno (la vivencia sexual conyugal) un ritmo dictado por la naturaleza que los cónyuges han de encontrar para llegar al mismo momento al punto culminante de excitación sexual.   Karol Wojtyla (beato Juan Pablo II).  En  “AMOR Y RESPONSABILIDAD” (1959) y se refiriera a los textos y autores del siglo IV, alguna que otra reacción jocosa, por dejarlo en lo más leve, suscitaría ¿no?
    Otra cuestión es más sencilla, solo se puede ser católico como lo dice la Iglesia Católica. Se podrá creer en Jesucristo de muchas formas, se podrá pensar que existe otra forma de vivir el cristianismo, se podrán hacer todas elucubraciones que se quieran al respecto, pero lo que es la Fe católica lo dice la Iglesia Católica y lo demás será otra cosa.
    Además se puede consultar en los más que abundantes documentos de la Iglesia más recientes.
    Me extraña que para hablar de este tema se remita a S. Agustín. Imagino que si esta mujer buscara información “no católica”, simplemente científica, sobre la sexualidad

  • STELLA

    El Aborto jamás puede ser aceptado y quien a desarrollarlo esta cayendo en pecado al asesinar a una criatura que no tiene porque pagar por las aventuras no planeadas de otros.

  • oscar varela

    Hola!

    ···········
    – “la cruzada fundamentalista impulsada por la jerarquía conservadora de la Iglesia Católica,
    en alianza con los gobiernos mal llamados “de izquierda”,
    en contra de los derechos de las mujeres y los derechos sexuales y reproductivos,
    avanza con renovado ímpetu proveniente de la falsa creencia por parte de políticos y gobernantes,
    de que la jerarquía eclesiástica representa a quien dice representar.

    Nada más lejos de la realidad.

    Estamos viviendo en estos momentos un retorno del integrismo fundamentalista en todo el mundo por parte de las religiones,
    pero de un integrismo que utiliza el lenguaje de la democracia, de las libertades y de los derechos humanos y civiles”.-
    ··········
    – “la primacía de la conciencia sobre las enseñanzas del magisterio eclesial es parte esencial de la doctrina”.-
    ·········
    ¡Vamos todavía! – Oscar